Boli­via. Pacha­cu­ti! Por nues­tra iden­ti­dad por nues­tra his­to­ria y cos­mo­vi­sión por la Pacha­ma­ma y las Wak’as

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de junio de 2020.

21 de junio sols­ti­cio de invierno un nue­vo Taqui Onqoy. (Can­to de retorno de nues­tras estre­llas de nues­tro futu­ro)
Esta­mos vivien­do un momen­to en que las dife­ren­cias de cla­se, como de nación están sien­do expues­tas en la pug­na por el poder y el con­trol del esta­do para el cum­pli­mien­to de los hori­zon­tes ideo­ló­gi­cos y polí­ti­cos impues­ta por nues­tra his­to­ria, dos visio­nes de con­ce­bir a Boli­via: Por una par­te, la bur­gue­sía blan­ca – mes­ti­za. Que repre­sen­ta a los intere­ses del capi­ta­lis­mo y los intere­ses ideo­ló­gi­cos, polí­ti­cos y reli­gio­sos occi­den­ta­les, colo­ni­za­do­res, patriar­ca­les y expo­lia­do­res de nues­tras rique­zas natu­ra­les y cul­tu­ra­les, que defien­den los intere­ses de enti­da­des como el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano Y fun­da­men­tal­men­te, los sec­to­res popu­la­res, repre­sen­ta­da en los indios, como en una pre­sen­cia cul­tu­ral y polí­ti­ca, anta­gó­ni­ca a la bur­gue­sía blan­ca – mes­ti­za. En la his­to­ria, la india­da; ayma­ra, que­chua, gua­ra­ní y otras nacio­nes han reco­rri­do un lar­go camino, des­de el prin­ci­pio de su crea­ción muje­res y hom­bres, como pro­pie­ta­rios de la tie­rra y de los con­fi­nes de su exten­sión, que nos fue dado por las divi­ni­da­des crea­do­ras; las Wak’as, los Apus, la Pacha­ma­ma, los Acha­chi­las, los Uywi­ris… el indio es en si el due­ño y par­te natu­ral de esta Boli­via, el indio no es paria, el indio tie­ne cul­tu­ras mile­na­rias, el indio a cons­trui­do Tia­wa­na­ku, el indio deten­to el esta­do inka, el indio cons­tru­yó tam­bién con su sacri­fi­cio y muer­te la “colo­nia­li­dad” y la deno­mi­na­da “repu­bli­ca” aun en el mar­gi­na­mien­to y empo­bre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y edu­ca­ti­vo, solo a cam­bio de la sal­va­ción de su alma, pro­me­ti­da y miti­fi­ca­da por la reli­gión judai­ca cris­tia­na, que hoy este ele­men­to reli­gio­so aun pre­ten­de ser usa­do por la dere­cha oli­gár­qui­ca y racis­ta, repre­sen­ta­da por un sec­tor mino­ri­ta­rio corrup­to y pre­ben­dal de la “socie­dad boli­via­na”.
¿El MAS cons­tru­yo esta­do? La cons­ti­tu­ción polí­ti­ca del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, si bien fue el ini­cio refun­da­cio­nal de Boli­via, hoy la coyun­tu­ra nos mues­tra que tan solo admi­nis­tra­mos el esta­do, que para reini­ciar un nue­vo pro­ce­so se requie­re de un pro­ce­so de con­so­li­da­ción de la “Hege­mo­nía Cul­tu­ral Andi­na – Ama­zó­ni­ca” es decir la ple­na incor­po­ra­ción de los indí­ge­nas en la apro­pia­ción del apa­ra­to y admi­nis­tra­ción del esta­do. Con el ejer­ci­cio pleno del poder polí­ti­co, judi­cial, inte­lec­tual. Fue insu­fi­cien­te “que nos lo admi­nis­tra­ran”, fue como dar a cui­dar la pro­pie­dad de la casa al inqui­lino que siem­pre nos gober­nó y explo­to, esta­mos segu­ros que los sec­to­res rura­les, indí­ge­na ori­gi­na­rios, refle­ja­dos en cam­pe­si­nos, obre­ros, estu­dian­tes, pro­fe­sio­na­les, inte­lec­tua­les, tan­to muje­res y hom­bres de esta tie­rra, logra­re­mos el retorno y triun­fo del MAS – IPSP al poder, para poder con­so­li­dar un ver­da­de­ro PACHACUTI y con­cluir este tiem­po de gue­rra, es momen­to de dar la vuel­ta el mun­do que nos opri­me, es el ini­cio una revo­lu­ción cós­mi­ca que impli­ca el rena­cer de las nacio­nes y pue­blos, nues­tra his­to­ria nos ense­ña que debe­mos asi­mi­lar todos los ele­men­tos de lucha des­de las armas has­ta la reli­gión, este nue­vo Taki Onqoy, que incor­po­ra a todas las nacio­nes y sus cul­tu­ras que tie­nen de emble­ma y sím­bo­lo su Ayra o pasa­do, para cons­truir su futu­ro, tene­mos la for­ta­le­za de nues­tras; Wak’as, Apus, Pacha­ma­ma, Acha­chi­las, Uywi­ris, que impul­san des­de el ini­cio de los tiem­pos nues­tra lucha este nue­vo Taki Onqoy, debe­rá con­cluir con la defi­ni­ti­va toma del poder del esta­do para cons­truir un esta­do Plu­ral, soli­da­rio y demo­crá­ti­co comu­ni­ta­rio, solo la ente­re­za del indio podrá con­so­li­dar esta eta­pa his­tó­ri­ca.
Las ban­de­ras de Saca­ba – Sen­ka­ta envuel­tas en la his­to­ria y la wipha­la son el ini­cio de este nue­vo Taki Onqoy, que nos mues­tra el retorno de las; Wak’as, Apus, Pacha­ma­ma, Acha­chi­las, Uywi­ris, dio­ses tute­la­res de los andes, los espí­ri­tus de nues­tras mon­ta­ñas, rocas, manan­tia­les y ríos. Serán hoy sím­bo­los de esta insur­gen­cia polí­ti­ca. Es el retorno de nues­tros dio­ses tute­la­res y noso­tros los mile­na­rios indios, ayma­ras, que­chuas, gua­ra­níes, el Ayllu, la comu­ni­dad, las muje­res y hom­bres de esta tie­rra, esta­mos con ellas y ellas con noso­tros, cria­mos la vida, todos somos hijas e hijos de la Pacha­ma­ma. Nues­tra lucha tam­bién es por nues­tra espi­ri­tua­li­dad.
Este nue­vo Taki Onkoy, encar­na, pues, un ver­da­de­ro Pacha­cu­ti, es tiem­po de gue­rra de resis­ten­cia cul­tu­ral y reli­gio­sa ante el ava­sa­lla­mien­to de la corrup­ción y la men­ti­ra de la polí­ti­ca y cul­tu­ra occi­den­tal. Este retorno de la Pacha­ma­ma, Wak’as, Apus, Acha­chi­las, Uywi­ris, dio­ses tute­la­res de los andes y la ama­zo­nia, vol­ve­rán al “pala­cio que­ma­do – casa Gran­de del Pue­blo” será el ini­cio de un nue­vo cam­bio y trans­for­ma­ción irre­ver­si­ble del mun­do, el triun­fo de los valo­res cul­tu­ra­les pro­pa­gan­do por las nacio­nes del mun­do andino y ama­zó­ni­co. el retorno de nues­tros crea­do­res que resu­ci­ta­das con­so­li­da­ran el poder ideo­ló­gi­co, polí­ti­co y espi­ri­tual, para con­so­li­dar la sal­va­ción de las nacio­nes del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via. ilu­mi­na­dos por el tata Inti.
Esta­mos ante la cele­bra­ción del Año Nue­vo Andino Ama­zó­ni­co; en medio de un gol­pe de Esta­do que nos tra­jo dolor (por las muer­tes, vio­len­cia, el racis­mo), en medio de la enfer­me­dad que nos tra­jo más pobre­za (por la corrup­ción y pési­ma ges­tión de Añez). A pesar de todo eso… ¿Qué sig­ni­fi­ca el sols­ti­cio de invierno? Ya había­mos avan­za­do en la recu­pe­ra­ción de esta cele­bra­ción y aun­que algu­nos la cri­ti­ca­ban de ser mera­men­te fol­clor sim­bó­li­co; en los hechos, la masi­fi­ca­ción de estas cele­bra­cio­nes y la reva­lo­ri­za­ción de nues­tros sitios sagra­dos repre­sen­ta la des­co­lo­ni­za­ción de la reli­gión y la teología.

21 de junio sols­ti­cio de invierno un nue­vo rena­cer!!!
Pacha­ma­ma o muerte!!!

Foto: del archivo.

Fuen­te: Gue­rre­ros del Arco Iris – Insurgentes

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *