Doce apun­tes sobre mar­xis­mo (XII de XII)

De las sub­cri­sis al Covid-19: 1987, 1991, 1994, 1996, 2001, 2007… (2−2)

Des­kar­gak /​Des­car­gas (406 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] Doce apun­tes sobre mar­xis­mo (XII de XII)Des­car­gar 
[PDF] [A5] Doce apun­tes sobre mar­xis­mo (XII de XII)Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Doce apun­tes sobre mar­xis­mo (XII de XII)Des­car­gar 
[EPUB] Doce apun­tes sobre mar­xis­mo (XII de XII)Des­car­gar 
[mobi] Doce apun­tes sobre mar­xis­mo (XII de XII)Des­car­gar 

Hemos lle­ga­do al final de la serie de doce apun­tes rea­li­za­da para el colec­ti­vo inter­na­cio­na­lis­ta Paki­to Arria­ran. Pode­mos sin­te­ti­zar esta últi­ma entre­ga así: la vera­ci­dad his­tó­ri­ca del mar­xis­mo se con­fir­ma en el agra­va­mien­to suce­si­vo de las cri­sis que refuer­zan el avan­ce al comu­nis­mo o por el con­tra­rio, lo detie­nen, lo hacen retro­ce­der, refor­zan­do así la vuel­ta a la bar­ba­rie, al caos. Para enten­der en su pleno alcan­ce esta sín­te­sis es con­ve­nien­te releer la ante­rior y penúl­ti­ma entre­ga –De las sub­cri­sis al Covid-19: 1987, 1991, 1994, 1996, 2001, 2007 (1−2)– en la que inten­ta­mos expli­car el des­en­vol­vi­mien­to de la dia­léc­ti­ca his­tó­ri­ca recien­te, des­de la déca­da de los años oche­ta, has­ta esta­llar en una cri­sis nun­ca cono­ci­da has­ta aho­ra. La nove­dad radi­ca en que es la pri­me­ra vez en la que la bur­gue­sía mun­dial para­li­za en gran medi­da su eco­no­mía, asu­mien­do no sin pro­fun­das dis­cre­pan­cias inter­nas, una drás­ti­ca caí­da de la tasa de ganan­cia mien­tras mul­ti­pli­ca sus fuer­zas repre­si­vas para aplas­tar las pre­vi­si­bles resis­ten­cias obre­ras y popu­la­res que ya venían cre­cien­do antes del Covid-19.

Para enten­der esta nove­dad y sus impli­ca­cio­nes debe­mos cono­cer antes lo esen­cial de la teo­ría mar­xis­ta de las cri­sis como nece­sa­rias dis­rrup­cio­nes des­truc­ti­vas en una «épo­ca de revo­lu­ción social», no como ano­ma­lías o dis­fun­cio­nes casua­les, aza­ro­sas, que per­tur­ban acci­den­tal­men­te el equi­li­brio capi­ta­lis­ta que siem­pre ter­mi­na recom­po­nién­do­se. Las cri­sis son los cru­ji­dos de la lucha de con­tra­rios en la civi­li­za­ción del capi­tal, cata­clis­mos tec­tó­ni­cos que lla­man la aten­ción del mar­xis­mo des­de sus ini­cios. Una refe­ren­cia bási­ca apa­re­ce en estas pala­bras de Marx de 1859:

En un esta­dio deter­mi­na­do de su desa­rro­llo, las fuer­zas pro­duc­ti­vas mate­ria­les de la socie­dad entran en con­tra­dic­ción con las rela­cio­nes de pro­duc­ción exis­ten­tes o –lo cual sólo cons­ti­tu­ye una expre­sión jurí­di­ca de lo mis­mo– con las rela­cio­nes de pro­duc­ción den­tro de las cua­les se habían esta­do movien­do has­ta ese momen­to. Esas rela­cio­nes se trans­for­man de for­mas de desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas en ata­du­ras de las mis­mas. Se ini­cia enton­ces una épo­ca de revo­lu­ción social. (Con­tri­bu­ción a la crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca, Siglo XXI, Madrid 2008, p. 5.)

Aquí está el fun­da­men­to últi­mo de las cri­sis sis­té­mi­cas: momen­tos en los que esta­lla la con­tra­dic­ción incon­ci­lia­ble entre el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas mate­ria­les y las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción exis­ten­tes. Pode­mos deba­tir si la épo­ca de revo­lu­ción social se ini­ció embrio­na­ria­men­te con los ludi­tas en la segun­da déca­da del siglo XIX y con la crea­ción del pri­mer par­ti­do obre­ro revo­lu­cio­na­rio en esa épo­ca o con la revo­lu­ción de 1848 y la suble­va­ción india de 1857; sobre si avan­zó con la Comu­na de París de 1871 y las rebe­lio­nes anti­co­lo­nia­lis­tas de fina­les del siglo XIX, etc. Para Marx y Engels, un momen­to cla­ve en este deba­te fue la derro­ta de 1848. Según lo expli­có Engels en 1888:

En polí­ti­ca no exis­ten más que dos fuer­zas deci­si­vas: la fuer­za orga­ni­za­da del Esta­do, el ejér­ci­to, y la fuer­za no orga­ni­za­da, la fuer­za ele­men­tal de las masas popu­la­res. En 1848, la bur­gue­sía había des­apren­di­do de ape­lar a las masas; les tenía más mie­do que al abso­lu­tis­mo […] era una revo­lu­ción com­ple­ta lle­va­da a cabo por medios revo­lu­cio­na­rios. Por supues­to, esta­mos lejos de repro­char­lo. Al con­tra­rio, le repro­cha­mos el no haber sido sufi­cien­te­men­te revo­lu­cio­na­rio, el haber sido nada más que un revo­lu­cio­na­rio pru­siano, el haber ini­cia­do toda una revo­lu­ción des­de unas posi­cio­nes des­de las que sólo se pue­de rea­li­zar­la a medias… (El papel de la vio­len­cia en la his­to­ria, Pro­gre­so, Mos­cú 1976, t. 3, pp. 418 y 420.)

Des­pués lle­ga­ría la revo­lu­ción de 1905, la meji­ca­na de 1910, la olea­da ini­cia­da con la bol­che­vi­que de 1917, refor­za­da con la revo­lu­ción chi­na de 1949… inter­ca­lan­do siem­pre en este deve­nir los impac­tos de las suce­si­vas cri­sis socio­eco­nó­mi­cas, sobre todo las gran­des depre­sio­nes de 1873 y 1929, o las bru­ta­les gue­rras regio­na­les y mun­dia­les. Al mar­gen de estas pre­ci­sio­nes, sí es cier­to que el anta­go­nis­mo entre el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción lle­ga a ser obje­ti­vo, ate­rra­dor e inocul­ta­ble des­de el perío­do que va de 1914 a 1945, momen­to en el que la «épo­ca de revo­lu­ción social» es ya una nece­si­dad de super­vi­ven­cia.

Pero se equi­vo­can quie­nes creen que toda esta expe­rien­cia cul­mi­nó en una espe­cie de «teo­ría com­ple­ta», «aca­ba­da», «defi­ni­ti­va» de las cri­sis. La dia­léc­ti­ca de la his­to­ria hace que esto sea impo­si­ble. Nadie mejor que Marx para expre­sar­lo así en una car­ta a Lasa­lle sobre la len­ti­tud en su redac­ción de la Con­tri­bu­ción a la crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca: «Pero avan­za muy len­ta­men­te, por­que los temas de los que des­de hace muchos años se ha hecho el cen­tro de los estu­dios de uno, cuan­do se quie­re ter­mi­nar con ellos siem­pre ofre­cen nue­vos aspec­tos y exi­gen nue­vas refle­xio­nes» (idem, p. 316). Por esto Marx, ocho años des­pués de la Con­tri­bu­ción a la crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca, plas­mó en El Capi­tal el cho­que entre las fuer­zas pro­duc­ti­vas y las rela­cio­nes socia­les, desa­rro­llan­do la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción de capi­tal, y en la ley de la caí­da ten­den­cial de la tasa media de ganan­cia, como las bases fun­da­men­ta­les, esen­cia­les, de la teo­ría de la cri­sis en cuan­to teo­ría abier­ta, en enri­que­ci­mien­to inaca­ba­ble.

Uno de los esfuer­zos de Engels al final de su vida fue expli­car el avan­ce teó­ri­co como par­te de la acción per­ma­nen­te de las con­tra­dic­cio­nes. Engels decía que: «Tam­bién Marx come­tió erro­res de cálcu­lo y a pesar de ello tie­ne razón en lo fun­da­men­tal» (Pró­lo­go de 1894, El Capi­tal, FCE, Méxi­co 1975, t. 3 p. 22). Cin­co meses antes de su muer­te escri­bió: «Toda la con­cep­ción de Marx no es una doc­tri­na, sino un méto­do. No ofre­ce dog­mas hechos, sino pun­tos de par­ti­da para la ulte­rior inves­ti­ga­ción y el méto­do para dicha inves­ti­ga­ción. Por con­si­guien­te, aquí habrá que rea­li­zar toda­vía cier­to tra­ba­jo que Marx, en su pri­mer esbo­zo, no ha lle­va­do has­ta el fin» (Car­ta a Wer­ner Som­bart, 11 de mar­zo de 1895, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1976, t. 3, p. 532). Y en ese mis­mo año actua­li­zó la teo­ría del capi­tal-dine­ro escri­ta por Marx en 1865, trein­ta años antes, afir­man­do que: «Hoy, la cosa ha cam­bia­do». («La Bol­sa», El Capi­tal, FCE, Méxi­co 1975, t. 3, pp. 40 – 42.)

Y en ese mis­mo año, Engels insis­te en que: «Cuan­do se apre­cian suce­sos y series de suce­sos de la his­to­ria dia­ria, jamás pode­mos remon­tar­nos has­ta las últi­mas cau­sas eco­nó­mi­cas. […] has­ta el pun­to de poder, en cual­quier momen­to, hacer el balan­ce gene­ral de estos fac­to­res, múl­ti­ple­men­te com­ple­jos y cons­tan­te­men­te cam­bian­tes; máxi­me cuan­do los más impor­tan­tes de ellos actúan, en la mayo­ría de los casos, escon­di­jos duran­te lar­go tiem­po antes de salir repen­ti­na­men­te y de un modo vio­len­to a la super­fi­cie […] La esta­dís­ti­ca es un medio auxi­liar nece­sa­rio para esto, y la esta­dís­ti­ca va siem­pre a la zaga, ren­quean­do» (Intro­duc­ción de 1895 a La lucha de cla­ses en Fran­cia, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, t. 1, pp. 190 – 191). Lue­go vol­ve­re­mos a este tex­to impres­cin­di­ble para enten­der el sig­ni­fi­ca­do de la nove­do­sa cri­sis actual.

Com­pren­de­mos así, por tan­to, la cau­sa fun­da­men­tal de las cri­sis como erup­cio­nes vio­len­tas de la con­tra­dic­ción cre­cien­te entre el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y las rela­cio­nes socia­les, mag­ma sub­te­rrá­neo expul­sa­do por la ten­den­cia obje­ti­va a la sobre­pro­duc­ción median­te la sobre­acu­mu­la­ción de capi­ta­les y sobre­pro­duc­ción de mer­can­cías. Este núcleo interno fun­da­men­tal es acti­vo por diver­sas cau­sas: la caí­da de la tasa de ganan­cia, la sobre­pro­duc­ción, el sub­con­su­mo, la des­pro­por­ción entre los bie­nes de pro­duc­ción y los bie­nes de con­su­mo… Lo fun­da­men­tal, y lo con­fir­ma­do siem­pre, es la inevi­ta­bi­li­dad, la ten­den­cia obje­ti­va a la sobre­pro­duc­ción que una y otra vez reapa­re­ce en la his­to­ria capi­ta­lis­ta; las cau­sas con­cre­tas en las que se mues­tra esa ley fun­da­men­tal depen­den de muchos fac­to­res que sólo pue­den des­cu­brir­se en cada situa­ción par­ti­cu­lar. Las cri­sis, sobre todo las sis­té­mi­cas, se carac­te­ri­zan al menos por seis pun­tos:

Uno, agu­di­zan la lucha de cla­ses en su doble faz, revo­lu­cio­na­ria y reac­cio­na­ria.

Dos, exi­gen la inter­ven­ción socio­po­lí­ti­ca y repre­si­va del Esta­do para que la reac­ción aplas­te a la revo­lu­ción.

Tres, des­tru­yen fuer­zas pro­duc­ti­vas, recur­sos natu­ra­les y dere­chos socia­les, lle­gán­do­se a atro­ces gue­rras, para reini­ciar lue­go otra expan­sión sobre ese desier­to.

Cua­tro, se redu­cen los pla­zos tem­po­ra­les entre las cri­sis y se ace­le­ran sus inter­ac­cio­nes hacia su mun­dia­li­za­ción, de modo que esta­llan antes y a esca­la cada vez más amplia, tan­to en la des­truc­ción social como natu­ral.

Cin­co, cada cri­sis aña­de for­mas nue­vas sobre la ante­rior, que refle­jan los cam­bios pro­fun­dos en el sis­te­ma, y en las gran­des cri­sis –1873, 1929, 1968 – 1973, 2007, 2020– apa­re­cen con­tra­dic­cio­nes nue­vas que no anu­lan sino que agra­van las fun­da­men­ta­les.

Y seis, pue­den ace­le­rar el avan­ce al socia­lis­mo y al comu­nis­mo depen­dien­do no solo de la inter­ac­ción de los pun­tos ante­rio­res sino sobre todo de la fuer­za mate­rial­men­te orga­ni­za­da de la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria del pro­le­ta­ria­do, del lla­ma­do «fac­tor sub­je­ti­vo», que derro­ta al Esta­do y a las fuer­zas reac­cio­na­rias.

El desa­rro­llo de esta teo­ría ha sido simul­tá­neo a deba­tes que la encua­dra­ban en la mar­cha hacia el irra­cio­na­lis­mo des­con­tro­la­do: en La ideo­lo­gía ale­ma­na de 1845 se teo­ri­za­ba que a par­tir de un deter­mi­na­do momen­to las fuer­zas pro­duc­ti­vas se trans­for­man en fuer­zas des­truc­ti­vas. En el Mani­fies­to comu­nis­ta de 1848 se adver­tía que la lucha de cla­ses podía con­du­cir al exter­mi­nio mutuo de los ban­dos en lucha. En El 18 Bru­ma­rio de 1852 se ana­li­zó el bona­par­tis­mo y ¿al pro­to­fas­cis­mo? Engels «pro­fe­ti­zó» con años de ante­la­ción el esta­lli­do de una espe­luz­nan­te gue­rra mun­dial con millo­nes de muer­tos. A fina­les del siglo XIX Kautsky plan­teó el dile­ma de socia­lis­mo o bar­ba­rie, actua­li­za­do en 1915 por Rosa Luxem­burg. En 1914, Lenin expli­có la esen­cia ani­qui­la­do­ra del impe­ria­lis­mo. En 1918 los bol­che­vi­ques habla­ron de comu­nis­mo o caos. Grams­ci, Trotsky, Ben­ja­min, Dimi­trov y otros ana­li­za­ron el nazi­fas­cis­mo. Lukács en 1952 advir­tió que el nue­vo irra­cio­na­lis­mo yan­qui podía reavi­var en deter­mi­na­das con­di­cio­nes un nue­vo fas­cis­mo. En 1967, H. Lefeb­vre denun­ció el impa­ra­ble poder de la tec­no­cra­cia. En los años ochen­ta Thom­pson y otros deba­tie­ron sobre la lla­ma­da «fase exter­mi­nis­ta» del capi­ta­lis­mo.

Des­de la gue­rra de Corea de 1950 – 1953 Esta­dos Uni­dos y en menor medi­da Israel han esta­do a pun­to de lan­zar bom­bas nuclea­res para aplas­tar las resis­ten­cias de varios pue­blos, sien­do impe­di­dos por la URSS. La inaca­ba­ble teo­ría de la cri­sis se ha ido enri­que­cien­do bajo las estre­me­ce­do­ras lec­cio­nes de estos y otros acon­te­ci­mien­tos, ejem­plos del « alma vir­tuo­sa» de la bur­gue­sía. La incom­pa­ti­bi­li­dad entre el capi­tal y la natu­ra­le­za se ha ido agu­di­zan­do des­de la mitad del siglo XV con el escla­vis­mo bur­gués, se inten­si­fi­có des­de fina­les del siglo XVIII con la revo­lu­ción indus­trial y con la indus­tria de la matan­za huma­na en las gue­rras napo­leó­ni­cas, dio un sal­to con la nuclea­ri­za­ción des­de 1945, con el ago­ta­mien­to de los recur­sos y la cri­sis socio­eco­ló­gi­ca des­de la déca­da de 1960. La defo­res­ta­ción sis­te­má­ti­ca, el calen­ta­mien­to cli­má­ti­co, la agro­in­dus­tria y la far­ma­in­dus­tria, el haci­na­mien­to en conur­ba­cio­nes, la devas­ta­ción social, el empo­bre­ci­mien­to y la sobre­ex­plo­ta­ción, etc., han roto el meta­bo­lis­mo socio­na­tu­ral abrien­do bre­chas por las que se expan­den epi­de­mias y pan­de­mias tal como la cien­cia crí­ti­ca adver­tía cada vez más insis­ten­te­men­te des­de fina­les del siglo XX, con­fir­mán­do­se en 2014 con el ébo­la.

Para 2017 se cons­ta­ta­ba otro «enfria­mien­to» de la eco­no­mía mun­dial y la ten­den­cia al alza de las resis­ten­cias obre­ras y popu­la­res mul­ti­fa­cé­ti­cas. Las pug­nas por una nue­va hege­mo­nía mun­dial iban en aumen­to pre­sio­na­das cada vez más por el ago­ta­mien­to de los recur­sos, el parón eco­nó­mi­co, la deu­da impa­ra­ble y el males­tar social. A lo lar­go de 2019 empeo­ra­ron todos los índi­ces de gra­ve­dad y las esta­dís­ti­cas fun­da­men­ta­les caían hacia el rojo: según el infor­me de la OCDE de prin­ci­pios de junio, que ana­li­za las 33 gran­des eco­no­mías, a fina­les de 2019 alre­de­dor del 25% de las empre­sas del mun­do care­cían de recur­sos para pagar sus deu­das de 2020. Des­bor­da­da y sobre­co­gi­da por la nue­va y des­co­no­ci­da cri­sis, pre­sio­na­da por las cre­cien­tes pro­tes­tas, revuel­tas e insu­rrec­cio­nes popu­la­res en muchos paí­ses, e intu­yen­do por los inquie­tan­tes infor­mes de Inte­li­gen­cia, el grue­so de la bur­gue­sía mun­dial ha recu­rri­do a una estra­te­gia doble: cerrar gran par­te de la eco­no­mía y apro­ve­char el con­fi­na­mien­to para para­li­zar por mie­do las pre­vi­si­bles luchas pos­te­rio­res.

La irrup­ción del Covid-19 con­fir­mó la «pro­fe­cía» mar­xis­ta de la inevi­ta­bi­li­dad de la «ven­gan­za de la natu­ra­le­za». La OCDE habla de una recu­pe­ra­ción vaci­lan­te depen­dien­do de si rebro­ta y con qué gra­ve­dad la pan­de­mia, y en todo caso de una pers­pec­ti­va «excep­cio­nal­men­te incier­ta». En esos días, la CBO, ofi­ci­na del Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano, des­au­to­ri­za­ba el opti­mis­mo de D. Trump avi­san­do que la recu­pe­ra­ción de Esta­dos Uni­dos será len­ta e incier­ta, pudien­do durar un dece­nio. Otros infor­mes sobre Chi­na e India ponen el acen­to en la espa­da de Damo­cles de los rebro­tes del coro­na­vi­rus, como aho­ra mis­mo suce­de en Pekín, y en la caí­da de la eco­no­mía mun­dial. Una dura Gran Depre­sión regio­nal ha empe­za­do en Nues­tra­mé­ri­ca. La Unión Euro­pea está rota y la fac­ción bur­gue­sa que obe­de­ce a euro­ale­ma­nia babea pen­san­do cómo va a chu­par la san­gre al res­to. M. Roberts ter­mi­na así uno de sus artícu­los: «el retorno a la nor­ma­li­dad se está eva­po­ran­do en el hori­zon­te».

Lle­ga­dos a este pun­to, la nove­dad de la actual cri­sis no anu­la sino actua­li­za la vali­dez de la pre­mo­ni­to­ra Intro­duc­ción de 1895 de Engels arri­ba cita­da, cen­su­ra­da duran­te muchos años por el refor­mis­mo social­de­mó­cra­ta pre­ci­sa­men­te en las cues­tio­nes deci­si­vas enton­ces y aho­ra: ¿siguen sien­do váli­dos los méto­dos insu­rrec­cio­na­les ante­rio­res a la Comu­na de París, por ejem­plo, méto­dos ópti­mos para las calle­jue­las estre­chas, con un urba­nis­mo caó­ti­co en las barria­das popu­la­res, medie­va­les en bue­na medi­da? ¿O han que­da­do defi­ni­ti­va­men­te supe­ra­dos por las inno­va­cio­nes en las estra­te­gias repre­si­vas y mili­ta­res, por el nue­vo urba­nis­mo con calles anchas y lar­gas, con la enor­me sepa­ra­ción entre las zonas resi­den­cia­les y los cen­tros de poder socio­eco­nó­mi­co y polí­ti­co, y las empo­bre­ci­das ciu­da­des-dor­mi­to­rio del pro­le­ta­ria­do y de las decré­pi­tas «cla­ses medias», etc.? ¿Por qué el capi­tal ha crea­do uni­da­des poli­cía­co-mili­ta­res, cuer­pos espe­cia­les de gue­rra urba­na en el cen­tro mis­mo del capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta e inte­gra en un man­do polí­ti­co-mili­tar la indus­tria repre­si­va «pri­va­da»?

Si estu­dia­mos el heroís­mo de la insu­rrec­ción chi­le­na, o ecua­to­ria­na, o el ascen­so de las luchas en Colom­bia, Bra­sil, Hon­du­ras, Méxi­co… por hablar de Nues­tra­mé­ri­ca; o las movi­li­za­cio­nes del pro­le­ta­ria­do fran­cés y las de otros muchos otros colec­ti­vos que de una u otra for­ma se enfren­tan a la dic­ta­du­ra del capi­tal, todas ellas de fina­les de 2019, vemos siem­pre el mis­mo pro­ble­ma: la inca­pa­ci­dad para reuni­fi­car la teo­ría de la cri­sis con la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria y con la teo­ría de la orga­ni­za­ción, rup­tu­ra impues­ta por el refor­mis­mo, ya en vida de Marx, refor­za­da tras su muer­te con la cen­su­ra a Engels y sos­te­ni­da por todos los refor­mis­mos. Si estu­dia­mos la rebe­lión obre­ra en Esta­dos Uni­dos que ver­te­bra la lucha con­tra el racis­mo, esta­lli­do que venía anun­cia­do por movi­li­za­cio­nes ante­rio­res y por las ten­sio­nes den­tro del par­ti­do demó­cra­ta, des­cu­bri­mos la mis­ma falla inter­na: la inca­pa­ci­dad para enten­der que no hay posi­bi­li­dad de vic­to­ria sin rein­te­grar esas par­tes en una pra­xis cohe­ren­te. Engels sos­te­nía que:

Pri­me­ro, que su tex­to no pre­ten­día pon­ti­fi­car ni impo­ner­se a otras luchas obre­ras en Esta­dos dife­ren­tes al ale­mán del momen­to.

Segun­do, defen­día ardien­te­men­te el dere­cho a la revo­lu­ción como dere­cho vital.

Ter­ce­ro, adver­tía que tar­de o tem­prano la bur­gue­sía ale­ma­na inten­ta­ría des­truir con la repre­sión la cre­cien­te fuer­za del pro­le­ta­ria­do y, en otro tex­to de la mis­ma épo­ca, recor­da­ba que Marx recha­za­ba la posi­bi­li­dad de una toma pací­fi­ca del poder por­que la bur­gue­sía orga­ni­za­ría antes una con­tra­rre­vo­lu­ción.

Cuar­to, sos­te­nía que mien­tras lle­ga­ba ese momen­to, en Ale­ma­nia el pro­le­ta­ria­do podía avan­zar median­te la lucha par­la­men­ta­ria pero pre­pa­rán­do­se para ese momen­to.

Quin­to, que debía estu­diar con deta­lle los cam­bios habi­dos, orga­ni­zar­se y ela­bo­rar una estra­te­gia para inte­grar a la mayor can­ti­dad posi­ble de las masas popu­la­res de cara a otra insu­rrec­ción cuan­do lle­ga­se el momen­to.

Esta visión adquie­re mayor actua­li­dad con­for­me somos gol­pea­dos por la extre­ma des­truc­ción de fuer­zas pro­duc­ti­vas des­en­ca­de­na­das cons­cien­te­men­te por la bur­gue­sía mun­dial, al mar­gen de sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas, y empe­za­mos a sufrir los pri­me­ros zar­pa­zos y den­te­lla­das del enor­me arse­nal repre­si­vo del que se está dotan­do el capi­tal. Otra de las razo­nes por las que el refor­mis­mo cen­su­ró a Engels es por­que, ade­más de lo ante­rior, el pro­le­ta­ria­do, ilu­sio­na­do por su Intro­duc­ción, podría abrir La lucha de cla­ses en Fran­cia de 1848 a 1850, y leer este párra­fo de Marx:

El pro­le­ta­ria­do va agru­pán­do­se más en torno al socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio, en torno al comu­nis­mo, que la mis­ma bur­gue­sía ha bau­ti­za­do con el nom­bre de Blan­qui. Este socia­lis­mo es la decla­ra­ción de la revo­lu­ción per­ma­nen­te, de la dic­ta­du­ra de cla­se del pro­le­ta­ria­do como pun­to nece­sa­rio de tran­si­ción para la supre­sión de las dife­ren­cias de cla­se en gene­ral, para la supre­sión de todas las rela­cio­nes de pro­duc­ción en que estas des­can­san, para la supre­sión de todas las rela­cio­nes socia­les que corres­pon­den a esas rela­cio­nes de pro­duc­ción, para la sub­ver­sión de todas la ideas que bro­tan de estas rela­cio­nes socia­les. (La lucha de cla­ses en Fran­cia de 1848 a 1850, p. 288.)

Marx escri­bió estas pala­bras nue­ve años antes de la Con­tri­bu­ción a la crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca, en don­de pone la pie­dra angu­lar de la teo­ría de la cri­sis sis­té­mi­ca: la con­tra­dic­ción entre las fuer­zas pro­duc­ti­vas y las rela­cio­nes socia­les. En 1850 la pre­ci­sión con­cep­tual no era tan rigu­ro­sa como en 1859, pero ya apun­ta­ba a lo deci­si­vo: la teo­ría de la cri­sis lle­va en su inte­rior la teo­ría del poder pro­le­ta­rio como úni­ca solu­ción al capi­ta­lis­mo. El Covid-19 ha lle­va­do esa con­tra­dic­ción a su nivel más alto posi­ble aho­ra, vali­dan­do otra vez al mar­xis­mo como la pra­xis que se rea­li­za y se con­fir­ma en el perío­do de revo­lu­ción social que ace­le­ra el avan­ce al comu­nis­mo.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 17 de junio de 2020

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *