Argen­ti­na. La Auto­con­vo­ca­to­ria por la sus­pen­sión del pago e inves­ti­ga­ción de la deu­da exter­na pide audien­cia urgen­te al Pre­si­den­te Fernández

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 junio 2020

Sr. Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Argentina
Dr. Alber­to Fernandez

Des­de la Auto­con­vo­ca­to­ria por la Sus­pen­sión del pago e Inves­ti­ga­ción de la Deu­da, nos
diri­gi­mos a usted para soli­ci­tar una audien­cia urgente.

En nues­tro espa­cio, en el que quie­nes fir­ma­mos (Nora Cor­ti­ñas y Adol­fo Pérez Esquivel)
somos par­te impul­so­ra, con­flu­yen cien­tos de orga­ni­za­cio­nes y refe­ren­tes popu­la­res que desde
comien­zos de este año exi­gi­mos que no se con­ti­núe pagan­do la deu­da ni rene­go­cian­do la mis­ma a libro
cerra­do. Le hace­mos lle­gar en ane­xo, nues­tra decla­ra­ción más reciente.

Ante el carác­ter ile­gal, ile­gi­ti­mo y odio­so de la deu­da, sos­te­ne­mos la nece­si­dad de una
pro­fun­da inves­ti­ga­ción y audi­to­ría inte­gral con par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na de la Deu­da Públi­ca que debe
ser pre­ce­di­da por la sus­pen­sión de los pagos y de cual­quier nego­cia­ción con los supues­tos acree­do­res. El
obje­ti­vo es que el pue­blo argen­tino no sea con­de­na­do, nue­va­men­te, a pagar a per­pe­tui­dad una deuda
que no debe y que nun­ca le bene­fi­ció. Es por eso que desea­mos poder pre­sen­tar direc­ta­men­te ante
usted nues­tros argu­men­tos, por medio de una reu­nión pre­sen­cial y/​o vir­tual (con los recaudos
nece­sa­rios o por los medios que la situa­ción sani­ta­ria permita).

Aspi­ra­mos a que una con­ver­sa­ción fran­ca cla­ri­fi­que la nece­si­dad de con­tar con una
inves­ti­ga­ción a fon­do del pro­ce­so de endeu­da­mien­to, su carác­ter ile­gí­ti­mo y odio­so en el mar­co de
pro­ce­sos de empo­bre­ci­mien­to social y pér­di­da de sobe­ra­nía, con vin­cu­la­cio­nes espu­rias entre los
fun­cio­na­rios, ban­cos, inter­me­dia­rios, fon­dos de inver­sión. Expo­ner el rol del endeu­da­mien­to para
garan­ti­zar la fuga de capi­ta­les de empre­sa­rios nacio­na­les y fir­mas transnacionales.

Sabe­mos que la pan­de­mia requie­re esfuer­zos socia­les sin pre­ce­den­tes. Es por eso que ahora
más que nun­ca, pre­ci­sa­mos evi­tar que la deu­da ile­gal, ile­gi­ti­ma y odio­sa sea una san­gría de los recursos
nece­sa­rios para la aten­ción de la gra­ví­si­ma cri­sis sani­ta­ria, social y eco­nó­mi­ca en que nos vemos
inmer­sos. No pode­mos que­dar­nos de bra­zos cru­za­dos cuan­do vemos evi­den­te la subor­di­na­ción de
cual­quier mode­lo eco­nó­mi­co a la obten­ción de recur­sos para el repa­go, en des­me­dro de las condiciones
de vida de nues­tros pueblos.

El pedi­do es urgen­te, a tono con el dra­ma­tis­mo de los tiem­pos que vivi­mos y de la necesidad
de evi­tar que se con­so­li­de un rum­bo que con­si­de­ra­mos errado.

Aten­ta­men­te,

Adol­fo Pérez Esqui­vel Nora Cortiñas 

en repre­sen­ta­ción de la
AUTOCONVOCATORIA POR LA SUSPENSION DEL PAGO E INVESTIGACIÓN DE LA DEUDA

Adj/​”Sus­pen­der el Pago e Inves­ti­gar la Deu­da: el Pue­blo tie­ne dere­cho a saber de qué se tra­ta, para no pagar lo que no
debe”

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *