Argen­ti­na. Con­di­cio­nes de tra­ba­jos actua­les, pre­sen­cia­les y a distancia

Por Ester Kan­del*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de junio de 2020

Las preocupaciones
actua­les por el efec­to de la pan­de­mia y las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas y
socia­les, ame­ri­ta pro­fun­di­zar la refle­xión sobre el pre­sen­te y el futuro.

La inten­ción de pagar una deu­da impa­ga­ble, odio­sa y sin
inves­ti­ga­ción, ame­na­za doble­men­te el futu­ro de la mayo­ría de nues­tro pueblo.
Pro­fun­di­zar la depen­den­cia de los lobos de las finan­zas en el mar­co de una
pro­fun­da cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, es un camino errado.

Las pala­bras “nacio­nal” y “popu­lar” son vacia­das de
con­te­ni­dos al some­ter a jubilados/​as a habe­res indig­nos y en diversas
situa­cio­nes don­de com­pa­trio­tas están obli­ga­dos a “que­dar­se en casa con hambre”

Tam­bién que­dan vacías de con­te­ni­do los dis­cur­sos del trabajo
decen­te pre­go­na­das por la OIT duran­te décadas.

Vea­mos algu­nos con­cep­tos ver­ti­dos en un pro­yec­to personal
que no tuvo cau­ce, don­de defi­nía­mos el
pro­ble­ma y esta­do de la cuestión:

El tra­ba­jo decen­te pro­pues­to por la OIT se ins­cri­be en el
mar­co de los cua­tro obje­ti­vos estra­té­gi­cos: los prin­ci­pios y derechos
fun­da­men­ta­les en el tra­ba­jo, el empleo, la pro­tec­ción social y el diálogo
social.

El tra­ba­jo decen­te se aso­cia con una cali­dad acep­ta­ble, pero
como seña­la el docu­men­to tenien­do en cuen­ta que “Hoy en día, es indispensable
crear unos sis­te­mas eco­nó­mi­cos y socia­les que garan­ti­cen el empleo y seguridad,
a la vez que son capa­ces de adap­tar­se a unas cir­cuns­tan­cias en rápida
evo­lu­ción, en un mer­ca­do mun­dial competitivo. (…)

El tra­ba­jo decen­te es sinó­ni­mo de tra­ba­jo pro­duc­ti­vo, en el
cual se pro­te­gen los dere­chos, lo cual engen­dran ingre­sos ade­cua­dos con una
pro­tec­ción social apro­pia­da. Sig­ni­fi­ca tam­bién un tra­ba­jo sufi­cien­te, en el
sen­ti­do de que todos debe­rían tener pleno acce­so a las opor­tu­ni­da­des de
obten­ción de ingresos”.

Otro tema muy divul­ga­do fue el futu­ro del trabajo

En las jor­na­das rea­li­za­das en mayo de 2018 por la
Uni­ver­si­dad Di Tella con la OIT se hizo refe­ren­cia a varios aspectos:

– Pre­mi­sa: que el futu­ro del tra­ba­jo ofrez­ca seguridad,
igual­dad y prosperidad.

– Inte­rro­gan­tes: el deba­te actual se cen­tra no sólo en los
nive­les de empleo (¿cuán­to tra­ba­ja­mos?) sino, prin­ci­pal­men­te en su composición
(¿quié­nes tra­ba­ja­mos?, moda­li­dad (¿cómo tra­ba­ja­mos?) y remu­ne­ra­ción (¿por
cuán­to trabajamos?)

– Un pano­ra­ma en el que la tec­no­lo­gía efec­ti­va­men­te vie­ne a
des­truir pues­tos de tra­ba­jo, redu­cien­do el núme­ro de horas tra­ba­ja­das. ¿Cómo se
expli­ca esta contradicción? 

– Aumen­tos en la
pro­duc­ti­vi­dad laboral:

– un doble efec­to en
los nive­les de empleo: uno “direc­to” nega­ti­vo que, pre­vi­si­ble­men­te, gene­ra una
reduc­ción del empleo den­tro de esa indus­tria en par­ti­cu­lar y 

– efecto
“indi­rec­to” posi­ti­vo a tra­vés del
aumen­to en el empleo en las demás indus­trias que se bene­fi­cian de la mayor pro­duc­ti­vi­dad laboral.

– Hipó­te­sis: “cam­bio tec­no­ló­gi­co con ses­go de tareas”: el cam­bio tec­no­ló­gi­co tien­de a auto­ma­ti­zar “tareas ruti­na­rias” que siguen pro­ce­di­mien­tos fácil­men­te defi­ni­bles y espe­ci­fi­ca­bles median­te una serie de ins­truc­cio­nes que pue­den ser eje­cu­ta­das por equi­pos computarizados.

Tipos de arre­glos laborales:

1. empleo temporario;

2. tra­ba­jo a tiem­po par­cial o a demanda ;

3. empleo tem­po­ra­rio de agen­cia y otras for­mas de empleo que
invo­lu­cran a múl­ti­ples actores;

4. rela­cio­nes labo­ra­les encu­bier­tas y auto­em­pleo dependiente

– Incóg­ni­ta a resol­ver: La dis­yun­ti­va entre la fle­xi­bi­li­dad por elec­ción y la pre­ca­rie­dad por necesidad 

Desa­fíos en las rela­cio­nes labo­ra­les ¿cómo exten­der su
cober­tu­ra al cre­cien­te núme­ro de tra­ba­ja­do­res inde­pen­dien­tes e informales?

Pre­vio a la pan­de­mia los/​as trabajadores/​as nos
preo­cu­pá­ba­mos sobre los cam­bios tec­no­ló­gi­cos y la fle­xi­bi­li­za­ción laboral.

Tener en cuen­ta expe­rien­cias ante­rio­res don­de el capi­tal nos
“ven­dió” mode­los de tra­ba­jo como idea­les y con el tiem­po se vol­vie­ron armas
con­tra los tra­ba­ja­do­res (Cepe­tel)

Una vez esta­ble­ci­da la cua­ren­te­na con­ti­nua­ron las
preo­cu­pa­cio­nes alre­de­dor del tema, expre­sa­dos en varios artículos.

La com­ple­ji­dad del con­tex­to nos exi­ge arti­cu­lar la rela­ción entre la deu­da exter­na y el futu­ro de nues­tro tra­ba­jo. Coin­ci­di­mos con la refle­xión de Julio Gam­bi­na: Seguir pagan­do no ase­gu­ra bene­fi­cios para la mayo­ría de nues­tra socie­dad, sino más de lo mis­mo. Con­fron­tar con el poder local y glo­bal supo­ne pro­ble­mas, si, otros pro­ble­mas, pero supo­ne defi­ni­cio­nes sobe­ra­nas para cul­mi­nar con años de deca­den­cia que aumen­ta­ron las gra­ves con­se­cuen­cias socia­les y eco­nó­mi­cas sobre millo­nes de argen­ti­nos. Los fon­dos acree­do­res segui­rán pre­sio­nan­do para ami­no­rar la pér­di­da de ganan­cias y la socie­dad ten­drá que mejo­rar su ini­cia­ti­va para impo­ner solu­cio­nes sobe­ra­nas. Sue­na a revo­lu­ción y que mejor home­na­je en la vís­pe­ra de los 210 años de la Revo­lu­ción de Mayo 

* Magis­ter de la UBA en Cien­cias Socia­les del Trabajo 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.