Perú.Vargas Llo­sa y el libe­ra­lis­mo en el mane­jo de la pandemia

Arie­la Ruiz Caro*/ Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de junio de 2020

En un artícu­lo recien­te, El ejem­plo uru­gua­yo, el pre­mio Nobel de Lite­ra­tu­ra ana­li­za la estra­te­gia de Uru­guay fren­te a la pan­de­mia del covid-19 y se pre­gun­ta “por qué no se ha publi­ci­ta­do más la mane­ra tan efi­cien­te como Uru­guay ha lucha­do con­tra el coro­na­vi­rus”, país al que des­cri­be como uno peque­ño, “de ape­nas tres millo­nes y medio de habi­tan­tes, aplas­ta­do por veci­nos tan enor­mes como Bra­sil y Argentina”. 

A ren­glón segui­do afir­ma que “a estos gigan­tes les hubie­ra ido bas­tan­te mejor si, en vez de hacer lo que han hecho para dete­ner (o incen­ti­var, se diría más bien, en el caso bra­si­le­ño) la pan­de­mia, hubie­ran segui­do el ejem­plo uru­gua­yo”. Solo la fan­ta­sía crea­ti­va de un nove­lis­ta pue­de ima­gi­nar que la estra­te­gia lle­va­da ade­lan­te en un país de las carac­te­rís­ti­cas demo­grá­fi­cas y socio­eco­nó­mi­cas de Uru­guay pue­de apli­car­se en sus gran­des veci­nos, que cuen­tan con con­glo­me­ra­dos urba­nos de las dimen­sio­nes de Bue­nos Aires, Sao Pau­lo o Rio de Janei­ro, en don­de la pobre­za, con sus novias igno­ran­cia e infor­ma­li­dad atra­vie­san, en dis­tin­tas medi­das, los vasos san­guí­neos de esas gran­des metró­po­lis. No es posi­ble ana­li­zar la res­pues­ta a la pan­de­mia dejan­do de lado las reali­da­des de cada país.

Uru­guay tie­ne una pobla­ción y dimen­sión terri­to­rial simi­la­res a la pro­vin­cia argen­ti­na de San­ta Fe, sin gran­des urbes, con una den­si­dad demo­grá­fi­ca de 20 habi­tan­tes por kiló­me­tro cua­dra­do. El covid-19 ha cau­sa­do 23 falle­ci­dos, mien­tras que San­ta Fe, con una cua­ren­te­na obli­ga­to­ria, ha regis­tra­do tres. Casi toda la pobla­ción uru­gua­ya tie­ne acce­so al agua pota­ble y el tra­ba­jo infor­mal es solo el 24%, el más bajo de la región. Es un país más homo­gé­neo, sin la diver­si­dad y las com­ple­ji­da­des cul­tu­ra­les de Bra­sil, con los más altos indi­ca­do­res socia­les de la región. Es ilu­so­rio pen­sar que la estra­te­gia lle­va­da a cabo por Uru­guay pue­de apli­car­se en paí­ses con pobla­cio­nes de 208 millo­nes de habi­tan­tes, como Bra­sil, y de 40 millo­nes, como Argen­ti­na, con terri­to­rios 50 y 15 veces mayo­res, res­pec­ti­va­men­te, que el de Uruguay.

Sus dos gigan­tes veci­nos han teni­do estra­te­gias muy dis­tin­tas. A dife­ren­cia de Bra­sil, con un pre­si­den­te que emu­la a Donald Trump al mini­mi­zar la pan­de­mia, resis­tir las medi­das de dis­tan­cia­mien­to social y difun­dir el uso irres­pon­sa­ble de medi­ca­men­tos como tra­ta­mien­to pre­ven­ti­vo y cura­ti­vo del virus, cuya efi­ca­cia no ha sido com­pro­ba­da cien­tí­fi­ca­men­te, el gobierno argen­tino optó por una cua­ren­te­na obli­ga­to­ria que se ini­ció el 20 de mar­zo y con­ti­núa vigen­te. Los alcan­ces de la medi­da se han ido modi­fi­can­do y hoy se con­cen­tra bási­ca­men­te en el área metro­po­li­ta­na de Bue­nos Aires, don­de resi­de casi el 40% de la pobla­ción del país. El con­fi­na­mien­to obli­ga­to­rio ha per­mi­ti­do con­tro­lar la enfer­me­dad y se han pro­du­ci­do 820 muer­tes (18 por cada millón de habi­tan­tes) en com­pa­ra­ción con las 43 000 muer­tes que regis­tra Bra­sil (202 por cada millón de habitantes).

Var­gas Llo­sa subli­ma la demo­crá­ti­ca estra­te­gia uru­gua­ya y exal­ta el res­pe­to a la liber­tad del indi­vi­duo que tie­ne el pre­si­den­te Luis Laca­lle Pou, del Par­ti­do Libe­ral, al no haber impues­to una cua­ren­te­na obli­ga­to­ria. Dice que “el resul­ta­do de esta polí­ti­ca que no qui­so apro­ve­char­se del virus, como algu­nos gobier­nos demo­crá­ti­cos en Euro­pa y en Amé­ri­ca Lati­na, para res­trin­gir las liber­ta­des y pro­mo­ver su agen­da polí­ti­ca sin las inco­mo­di­da­des de una opo­si­ción par­la­men­ta­ria, no pue­de haber sido más positiva”. 

El escri­tor no acla­ra que, al cono­cer­se los pri­me­ros casos de coro­na­vi­rus en Uru­guay, el 13 de mar­zo, el gobierno puso en mar­cha inme­dia­ta­men­te medi­das simi­la­res a las de otros paí­ses de la región, como Argen­ti­na y Perú: cerró fron­te­ras y sus­pen­dió vue­los y cru­ce­ros, cla­ses, ser­vi­cios reli­gio­sos, cen­tros comer­cia­les, even­tos socia­les, cul­tu­ra­les y depor­ti­vos, así como la Admi­nis­tra­ción Públi­ca. Asi­mis­mo, prohi­bió el tra­ba­jo del sec­tor de la cons­truc­ción por tres sema­nas para pre­ve­nir la pro­pa­ga­ción del covid-19 y pagó el segu­ro de des­em­pleo a los cien mil tra­ba­ja­do­res del sec­tor, con recur­sos del Estado. 

Es cier­to que “nadie que qui­sie­ra salir a la calle o seguir tra­ba­jan­do sería impe­di­do de hacer­lo, mul­ta­do o dete­ni­do”, pero tam­bién lo es, que las acti­vi­da­des sus­pen­di­das por el gobierno impi­die­ron de fac­to el tra­ba­jo de mucha gen­te. Si bien los peque­ños nego­cios podían aten­der, la gran mayo­ría per­ma­ne­ció cerra­da por la esca­sa afluen­cia del públi­co debi­do a que la pobla­ción aca­tó las reco­men­da­cio­nes del gobierno de que­dar­se en casa por el temor al virus. En su últi­mo infor­me, la Cáma­ra de Comer­cios y Ser­vi­cios del Uru­guay (CCSU) refle­jó la dura reali­dad que atra­vie­san las empre­sas, con una caí­da en las ven­tas de más del 75% tras la apa­ri­ción del coro­na­vi­rus. Ade­más, men­cio­na que el 60% con­si­de­ra que las medi­das de apo­yo son insu­fi­cien­tes. Uru­guay no ha podi­do esca­par de la tor­men­ta y enfren­ta una seve­ra rece­sión económica.

La fuer­te inver­sión públi­ca en salud rea­li­za­da duran­te el gobierno del Fren­te Amplio per­mi­tió que el 87% de los casos se aten­die­ran en los domi­ci­lios o en cen­tros del pri­mer nivel de aten­ción, de acuer­do con las cifras ofi­cia­les del Minis­te­rio de Salud Públi­ca, gra­cias a que Uru­guay cuen­ta con un sis­te­ma muy desa­rro­lla­do y des­ple­ga­do en todo el país. Ello evi­tó la cir­cu­la­ción de la pobla­ción, así como la satu­ra­ción de los hos­pi­ta­les, y con­tri­bu­yó a con­te­ner la enfermedad.

Wil­son Benia, repre­sen­tan­te de Sis­te­mas y Ser­vi­cios de Salud de la Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Salud (OPS) en Uru­guay, con­si­de­ra que “el desa­rro­llo del pri­mer nivel de aten­ción, con­tar con un sis­te­ma de vigi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­co, con un sis­te­ma nacio­nal inte­gra­do de salud con un fuer­te lide­raz­go de la auto­ri­dad sani­ta­ria, ade­más de dis­po­ner de his­to­rias clí­ni­cas elec­tró­ni­cas, una amplia red de inter­net y una ley de ser­vi­cios de comu­ni­ca­ción audio­vi­sual, han sido aspec­tos cla­ve a la hora de res­pon­der a la deman­da asis­ten­cial por covid-19”. 

El lau­rea­do escri­tor afir­ma que “el izquier­dis­ta Fren­te Amplio come­tió duran­te sus quin­ce años de gobierno equi­vo­ca­cio­nes nota­bles en polí­ti­ca eco­nó­mi­ca”. Este dejó un défi­cit fis­cal equi­va­len­te al 5% del PBI y un endeu­da­mien­to públi­co que había cre­ci­do alre­de­dor de 10 pun­tos en tér­mi­nos del PBI en los años ante­rio­res. Sin embar­go, como seña­la el minis­tro de Salud del gober­nan­te Par­ti­do Libe­ral del Uru­guay, Daniel Sali­nas, se mejo­ra­ron nota­ble­men­te las con­di­cio­nes socia­les, espe­cial­men­te el sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio. El nivel del défi­cit y endeu­da­mien­to gene­ra­do para inver­tir en desa­rro­llo social resul­ta ínfi­mo com­pa­ra­do con el que gene­ró el expre­si­den­te argen­tino Mau­ri­cio Macri, quien con­tra­jo una deu­da exter­na que des­ti­nó a ganan­cias espe­cu­la­ti­vas apro­ve­cha­das por su círcu­lo más cer­cano y que hoy tie­ne a Argen­ti­na al bor­de del default.

Var­gas Llo­sa recuer­da que lo que más le sor­pren­dió de su pri­me­ra visi­ta a Uru­guay en 1966 fue “su demo­cra­cia, la más genui­na de todo el con­ti­nen­te”. Esa demo­cra­cia es la que per­mi­tió a los uru­gua­yos impe­dir, median­te refe­rén­dum, la pri­va­ti­za­ción de la mayor par­te de las empre­sas de ser­vi­cios públi­cos en la déca­da de los noven­ta. Nin­gún otro país lati­no­ame­ri­cano uti­li­zó un meca­nis­mo simi­lar, lo que ha dado lugar a que sea el úni­co país en la región en don­de el Esta­do no se ha des­pren­di­do de sus empre­sas en los sec­to­res eléc­tri­co, petro­le­ro y de telecomunicaciones. 

Así, duran­te el gobierno del Fren­te Amplio, las empre­sas esta­ta­les de tele­fo­nía fija, Antel, y la de tele­fo­nía móvil, Ancel, rea­li­za­ron gran­des inver­sio­nes en la exten­sión de la red de fibra ópti­ca en todo el país, lo que per­mi­te hoy rea­li­zar con éxi­to la edu­ca­ción a dis­tan­cia. En 2007 se creó El Plan de Conec­ti­vi­dad Edu­ca­ti­va de Infor­má­ti­ca Bási­ca para el Apren­di­za­je en Línea (Plan Cei­bal) que, según el Ban­co Mun­dial, “es uno de los ejem­plos a nivel mun­dial de cómo un pro­gra­ma pue­de lle­var la tec­no­lo­gía a las aulas y ser un vehícu­lo para acer­car los maes­tros y pro­fe­so­res a solu­cio­nes inno­va­do­ras, con el obje­ti­vo de influir sobre apren­di­za­jes para potenciarlos”. 

La pan­de­mia del covid-19 ha pues­to en entre­di­cho los mode­los neo­li­be­ra­les y ha dado lugar a que muchos eco­no­mis­tas (por ejem­plo, Ricar­do Ffrench-Davis y José Anto­nio Ocam­po) con­si­de­ren que esta es una opor­tu­ni­dad para repen­sar el rol del Esta­do y hacer cam­bios estruc­tu­ra­les que inclu­yan a la gen­te. Perú, por ejem­plo, es una cla­ra mues­tra del exitis­mo macro­eco­nó­mi­co y del libe­ra­lis­mo eco­nó­mi­co que todas las cali­fi­ca­do­ras de ries­go aplau­die­ron y eva­lua­ron con notas de exce­len­cia, sin tomar en cuen­ta sus deplo­ra­bles indi­ca­do­res socia­les, con tres cuar­tos de los tra­ba­ja­do­res en el sec­tor infor­mal y un sis­te­ma de salud y edu­ca­ción abso­lu­ta­men­te pre­ca­rios. Chi­le, a pesar de sus mejo­res indi­ca­do­res socia­les, cuen­ta con un sis­te­ma de edu­ca­ción y de salud frac­tu­ra­do entre ricos y pobres. Sin embar­go, ha sido pre­sen­ta­do duran­te lus­tros como ejem­plo de demo­cra­cia y libe­ra­lis­mo eco­nó­mi­co exi­to­so. Actual­men­te es el ter­cer país sud­ame­ri­cano des­bor­da­do por la pan­de­mia, pre­ce­di­do por Bra­sil y Perú.

La refle­xión y el inter­cam­bio de mira­das a las que nos invi­ta El ejem­plo uru­gua­yo nos per­mi­te con­cluir que la cua­ren­te­na en Uru­guay fue obli­ga­to­ria para un gran núme­ro de acti­vi­da­des. En el caso de aque­llas que no se prohi­bie­ron en los sec­to­res comer­cio y ser­vi­cios se per­mi­tió que el ciu­da­dano opta­ra libre­men­te (y es esto lo que más impre­sio­na a Var­gas Llo­sa) por con­cu­rrir o por adop­tar las reco­men­da­cio­nes de ais­la­mien­to social impar­ti­das por el gobierno. El alto nivel edu­ca­ti­vo de la ciu­da­da­nía y los meno­res nive­les de pobre­za, en com­pa­ra­ción con el res­to de la región, per­mi­tie­ron que la mayo­ría aca­ta­ra la medi­da en todo el país, de la mis­ma for­ma que lo hacen los sec­to­res medios y altos de otros paí­ses latinoamericanos. 

Solo en este con­tex­to se pue­de enten­der la posi­ti­va expe­rien­cia uru­gua­ya; no es un mode­lo expor­ta­ble y mucho menos para paí­ses como Bra­sil y Argen­ti­na. Otros, como Nue­va Zelan­da y Para­guay, han teni­do inclu­si­ve mejo­res resul­ta­dos que Uru­guay (3 y 2 muer­tes por millón de habi­tan­tes, res­pec­ti­va­men­te) como resul­ta­do de drás­ti­cas cua­ren­te­nas obli­ga­to­rias. Los hechos mues­tran que las pan­de­mias no se con­tro­lan con prin­ci­pios libe­ra­les. Las medi­das de con­fi­na­mien­to impues­tas para enfren­tar el coro­na­vi­rus por la gran mayo­ría de paí­ses han sal­va­do millo­nes de vidas y evi­ta­do dece­nas de millo­nes de con­ta­gios en el mun­do ente­ro. Son las con­clu­sio­nes de dos estu­dios recien­tes publi­ca­dos en la revis­ta cien­tí­fi­ca Nature.

* Eco­no­mis­ta. [email protected]​gmail.​com
Twit­ter: @arielaruizcar

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.