Israel. Geo­po­lí­ti­ca de gáns­te­res y los pla­nes de anexión

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de junio de 2020—

El pro­fe­sor Richard Falk ex Rela­tor Espe­cial de Nacio­nes Uni­das sobre los dere­chos huma­nos expo­ne sobre el nue­vo orden mun­dial de Trump basa­do en la fuer­za y la pre­po­ten­cia mili­tar don­de el dere­cho y la lega­li­dad son piso­tea­dos par los mas fuertes.

Por Richard Falk *

El plan israe­lí de ane­xio­nar par­tes de Cis­jor­da­nia ocu­pa­da, hace gala de un escan­da­lo­so des­pre­cio por el dere­cho internacional

Esta es una épo­ca de lo más extra­ña; casi todo el mun­do esta­rá de acuer­do en eso. La COVID-19 está des­tro­zan­do vidas en todo el pla­ne­ta por la pan­de­mia o como resul­ta­do de sus devas­ta­do­ras dis­lo­ca­cio­nes socia­les y eco­nó­mi­cas. No sor­pren­de que en un momen­to así emer­ja lo mejor y lo peor de la huma­ni­dad. Y sin embar­go, aún peor que todos los pro­nós­ti­cos es la per­sis­ten­cia de la geo­po­lí­ti­ca de los gáns­te­ress en sus diver­sas manifestaciones.

La inten­si­fi­ca­ción de las san­cio­nes esta­dou­ni­den­ses en medio de la cri­sis sani­ta­ria en paí­ses ya pro­fun­da­men­te afec­ta­dos como Irán y Vene­zue­la es un ejem­plo lla­ma­ti­vo. Esta demos­tra­ción de la pri­ma­cía de la geo­po­lí­ti­ca se pone mani­fies­to en cómo EEUU ha recha­za­do los nume­ro­sos lla­ma­mien­tos huma­ni­ta­rios que se han hecho des­de altas ins­tan­cias para que sus­pen­da las san­cio­nes al menos mien­tras dure la pan­de­mia. En lugar de sus­pen­sión y empa­tía encon­tra­mos a un Washing­ton sor­do que incre­men­ta casi con rego­deo su polí­ti­ca de “máxi­ma pre­sión” apro­ve­chan­do per­ver­sa­men­te la opor­tu­ni­dad para aumen­tar el gra­do de sufrimiento.

Otro cuen­to tene­bro­so es el de la maca­bra dan­za israe­lí en torno a la inquie­tan­te ile­ga­li­dad de la ane­xión de par­tes de Cis­jor­da­nia ocu­pa­da que ha pro­me­ti­do el pri­mer minis­tro israe­lí Ben­ja­min Netanyahu.

Insis­tir en que toda ane­xión de terri­to­rio pales­tino ocu­pa­do vio­la expre­sa­men­te las nor­mas fun­da­men­ta­les del dere­cho inter­na­cio­nal ya no se toma en serio. Tal vez por ello, Israel está a pun­to de ane­xio­nar­se terri­to­rios sin ni siquie­ra inten­tar ofre­cer jus­ti­fi­ca­cio­nes jurí­di­cas que inva­li­den una nor­ma amplia­men­te res­pal­da­da y estric­ta­men­te inter­pre­ta­da: que a un Esta­do sobe­rano no se le per­mi­te ane­xio­nar­se terri­to­rio extran­je­ro adqui­ri­do por la fuerza.

Este caso de ane­xión impli­ca ade­más un repu­dio extre­mo del dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio tal como lo con­sa­gra la Cuar­ta Con­ven­ción de Gine­bra. Equi­va­le a una medi­da uni­la­te­ral de Israel que modi­fi­ca el esta­tu­to del terri­to­rio de Cis­jor­da­nia como terri­to­rio ocu­pa­do des­de 1967 para situar­lo bajo la sobe­ra­nía de la auto­ri­dad terri­to­rial de Israel. Asi­mis­mo la ane­xión pre­vis­ta pone en jaque direc­ta­men­te la auto­ri­dad de Nacio­nes Uni­das, que con un con­sen­so con­tun­den­te y man­te­ni­do en el tiem­po, ava­la que la pre­sen­cia de Israel en Cis­jor­da­nia, Jeru­sa­lén Orien­tal y Gaza se sus­ten­ta úni­ca­men­te en la fuer­za y en la ocu­pa­ción, hacien­do depen­der cual­quier modi­fi­ca­ción de una pre­via expre­sión auto­ri­za­da de con­sen­ti­mien­to pales­tino, lo que cues­ta ima­gi­nar que se pro­duz­ca algu­na vez.

El “deba­te” de segu­ri­dad israelí

Por todas estas razo­nes no sor­pren­de que inclu­so pesos pesa­dos israe­líes, entre ellos ex jefes del Mos­sad y del Shin Bet, así como ofi­cia­les reti­ra­dos del ejér­ci­to estén dan­do la alar­ma. Por supues­to, en este deba­te interno israe­lí nadie se opo­ne a la ane­xión por­que vio­le el dere­cho inter­na­cio­nal, o por­que recha­ce la auto­ri­dad de Nacio­nes Uni­das o de la Unión Euro­pea, o por­que igno­re los dere­chos inalie­na­bles de los y las palestinas.

Todas las obje­cio­nes a la ane­xión que se están plan­tean­do en el inte­rior de Israel se refie­ren exclu­si­va­men­te a preo­cu­pa­cio­nes varias rela­cio­na­das con los supues­tos efec­tos nega­ti­vos que ten­dría para la segu­ri­dad israe­lí. En par­ti­cu­lar, a estos crí­ti­cos que for­man par­te del sta­blish­ment de la segu­ri­dad nacio­nal de Israel les preo­cu­pa que los veci­nos ára­bes se alar­men y se ale­je aún más a la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal, espe­cial­men­te a la euro­pea; y en cier­ta medi­da a los crí­ti­cos les preo­cu­pa que se debi­li­te la soli­da­ri­dad de los judíos esta­dou­ni­den­ses y euro­peos con Israel.

El lado favo­ra­ble a la ane­xión en el deba­te de la polí­ti­ca israe­lí tam­bién men­cio­na con­si­de­ra­cio­nes de segu­ri­dad –espe­cial­men­te con res­pec­to al Valle del Jor­dán y los asen­ta­mien­tos– aun­que en menor medi­da. A dife­ren­cia de los crí­ti­cos, los más ardien­tes defen­so­res de la ane­xión recla­man territorio.

Invo­can un dere­cho bíbli­co judío a Judea y Sama­ria (cono­ci­da inter­na­cio­nal­men­te como Cis­jor­da­nia). Argu­men­tan este dere­cho remi­tién­do­se a pro­fun­das tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les judías y a los siglos de cone­xio­nes his­tó­ri­cas entre una peque­ña pre­sen­cia judía y esta tie­rra con­si­de­ra­da sagrada.

Al igual que los crí­ti­cos israe­líes de la ane­xión, sus par­ti­da­rios no sien­ten la nece­si­dad de expli­car ni con­si­de­rar su des­pre­cio a las recla­ma­cio­nes y dere­chos de los pales­ti­nos. Obvia­men­te, los ane­xio­nis­tas no se atre­ven a argu­men­tar que las rei­vin­di­ca­cio­nes judías son más mere­ce­do­ras de reco­no­ci­mien­to que las rei­vin­di­ca­cio­nes nacio­na­les pales­ti­nas habi­da cuen­ta de la incon­sis­ten­cia de sus recla­ma­cio­nes en tér­mi­nos de la moder­na doc­tri­na del dere­cho y de la éti­ca de la justicia.

Como es habi­tual en la narra­ti­va sio­nis­ta, las rei­vin­di­ca­cio­nes y aspi­ra­cio­nes pales­ti­nas, e inclu­so la exis­ten­cia de un pue­blo pales­tino, no for­man par­te del ima­gi­na­rio sio­nis­ta sal­vo como obs­tácu­los polí­ti­cos e impe­di­men­tos demográficos.

Al mis­mo tiem­po, el sio­nis­mo siem­pre ha sido tác­ti­ca­men­te opor­tu­nis­ta en lo que se refie­re a pro­cla­mar el alcan­ce final de su pro­yec­to; antes bien, se ha cen­tra­do en lo que pue­de obte­ner pun­tual­men­te bajo deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias como si no aspi­ra­ra a más.

Si se exa­mi­na la deri­va del prin­ci­pal obje­ti­vo del sio­nis­mo des­de su crea­ción se apre­cia que nun­ca ha aban­do­na­do la aspi­ra­ción de mar­gi­nar a los y las pales­ti­nas en un úni­co Esta­do judío domi­nan­te que abar­ca­ra toda la “tie­rra pro­me­ti­da” de Israel. En este sen­ti­do, el Plan de Par­ti­ción de Nacio­nes Uni­das, aun­que se acep­ta­ra como una solu­ción en su momen­to, se entien­de mejor como un paso para recu­pe­rar la mayor par­te posi­ble de la tie­rra pro­me­ti­da. En el cur­so de los últi­mos cien años y des­de una pers­pec­ti­va sio­nis­ta, la uto­pía se ha hecho reali­dad mien­tras que para los pales­ti­nos la reali­dad se ha con­ver­ti­do en distopía.

Geo­po­lí­ti­ca de los gánsteres

El modo en que Israel y Esta­dos Uni­dos abor­dan el pre­lu­dio de la ane­xión es tan des­alen­ta­dor como la erra­di­ca­ción de los pales­ti­nos que com­por­ta: los dese­cha­rán por ser una pobla­ción obs­ti­na­da a la que man­ten­drán frag­men­ta­da y tan des­uni­da como sea posi­ble para poder silen­ciar con efi­ca­cia su resis­ten­cia y su oposición.

Netan­yahu se las arre­gló para ase­gu­rar­se la apro­ba­ción de su plan de ane­xión en el acuer­do de gobierno de uni­dad con su rival con­ver­ti­do en socio de coa­li­ción, Benny Gantz. La úni­ca con­di­ción pre­via para la pro­pues­ta que va a pre­sen­tar des­pués del 1 de julio fue que se fija­ra el tra­za­do de la ane­xión a las asig­na­cio­nes terri­to­ria­les que esta­ble­ce la pro­pues­ta noto­ria­men­te uni­la­te­ral de “Paz para la pros­pe­ri­dad” pre­sen­ta­da por la admi­nis­tra­ción Trump.

Inclu­so antes de haber­se divul­ga­do el plan de paz de Trump, la apro­ba­ción táci­ta de la ane­xión por par­te de Esta­dos Uni­dos casi nun­ca se puso en duda. Así se des­pren­de del res­pal­do de Trump a la ane­xión israe­lí del terri­to­rio sirio ocu­pa­do de los Altos del Golán en mar­zo de 2019.

Como era de espe­rar, la Amé­ri­ca de Donald Trump no plan­tea dis­cre­pan­cias, ni le susu­rra a Netan­yahu que ofrez­ca al menos algu­na jus­ti­fi­ca­ción legal, ni siquie­ra brin­da una excu­sa sobre los efec­tos nega­ti­vos de la ane­xión para las pers­pec­ti­vas de paz de Pales­ti­na. Por el con­tra­rio, el secre­ta­rio de Esta­do de Esta­dos Uni­dos, Mike Pom­peo, dio luz ver­de a la ane­xión de Cis­jor­da­nia inclu­so antes de que Israel for­ma­li­za­ra su pre­ten­sión, y decla­ró de mane­ra pro­vo­ca­ti­va que se tra­ta de una cues­tión que com­pe­te deter­mi­nar a los israe­líes (como si ni los pales­ti­nos ni el dere­cho inter­na­cio­nal tuvie­ran rele­van­cia algu­na). Aña­dió que EEUU trans­mi­ti­rá sus opi­nio­nes en pri­va­do al gobierno de Israel.

En el tras­fon­do no reve­la­do, la bar­ba­ri­dad de la ini­cia­ti­va de ane­xión pare­ce des­ti­na­da a neu­tra­li­zar a Nacio­nes Uni­das y a ate­nuar las crí­ti­cas inter­na­cio­na­les con­tra Israel. Cuen­tan con que la ane­xión reci­bi­rá una enér­gi­ca denun­cia retó­ri­ca de algu­nos diri­gen­tes euro­peos y posi­ble­men­te del hipo­té­ti­co can­di­da­to pre­si­den­cial demó­cra­ta Joe Biden, pero sin que se sume nin­gún impul­so serio para una cam­pa­ña inter­na­cio­nal que revier­ta la apro­pia­ción de tie­rras palestinas.

Como ha pasa­do otras veces, des­pués de algu­nos días de cober­tu­ra mediá­ti­ca las preo­cu­pa­cio­nes pro­ba­ble­men­te dis­mi­nu­yan y el mun­do siga ade­lan­te. Has­ta los pales­ti­nos, des­alen­ta­dos por años de espe­ra infruc­tuo­sa, pare­cen estar pade­cien­do, aun­que sea pun­tual­men­te, una mez­cla de fati­ga de la resis­ten­cia y de ini­cia­ti­vas de soli­da­ri­dad ineficaces.

Tal valo­ra­ción es una señal más de que las rela­cio­nes entre Israel y Esta­dos Uni­dos se están mane­jan­do según la “geo­po­lí­ti­ca de los gáns­te­res” y sin pres­tar aten­ción al dere­cho inter­na­cio­nal ni a la auto­ri­dad de Nacio­nes Uni­das. Es un acto des­pre­cia­ble que se lle­va por delan­te el dere­cho y la éti­ca para des­pe­jar el espa­cio polí­ti­co y robar tie­rras por la fuerza.

Tan­to EEUU como Israel están siguien­do un patrón de com­por­ta­mien­to ofi­cial inad­mi­si­ble: en pri­mer lugar, por la natu­ra­le­za arro­gan­te de la exi­gen­cia de la ane­xión israe­lí. En segun­do lugar, por­que antes de seguir ade­lan­te con la ane­xión, la úni­ca cer­ti­fi­ca­ción de sello geo­po­lí­ti­co que Israel debe obte­ner es la apro­ba­ción del gobierno de EEUU. En ter­cer lugar, por la juga­da del gobierno de Esta­dos Uni­dos de devol­ver la pelo­ta a Israel dicien­do que la deci­sión de la ane­xión es de Israel aun­que le dará el bene­fi­cio de su opi­nión sobre el asun­to en pri­va­do, pre­su­mi­ble­men­te sobre las tác­ti­cas de la elec­ción del momen­to y de pre­sen­ta­ción, sin nin­gu­na con­si­de­ra­ción de cues­tio­nes de principio.

Hay una fan­tas­mal melo­día que acom­pa­ña a esta dan­za maca­bra. Israel con­tie­ne su uni­la­te­ra­lis­mo con un ges­to de defe­ren­cia geo­po­lí­ti­ca y, con esta apa­rien­cia, actúa como si la apro­ba­ción de EEUU impor­ta­ra, como si fue­ra algo más que una mues­tra de apo­yo polí­ti­co. EEUU no cues­tio­na la lógi­ca israe­lí pero no quie­re acep­tar la res­pon­sa­bi­li­dad de mos­trar públi­ca­men­te su apro­ba­ción. Decla­ra públi­ca­men­te que Israel es libre de actuar como desee aun­que evi­tan­do, al menos por el momen­to, cual­quier expre­sión públi­ca de apro­ba­ción o des­apro­ba­ción con res­pec­to a la anexión.

Es poco pro­ba­ble que esto cau­se pro­ble­mas a medi­da que se apro­xi­ma la fecha de julio, espe­cial­men­te por­que Israel pre­sen­ta­rá la ane­xión como una apli­ca­ción par­cial de las pro­pues­tas de Trump.

Sos­pe­cho que el men­sa­je pri­va­do de EEUU será de apro­ba­ción dis­cre­ta, lo que sin duda Netan­yahu con­si­de­ra­rá que satis­fa­ce el acuer­do con Gantz.

Lo que sobre­sa­le aquí es la arro­gan­cia de la polí­ti­ca de ane­xión. No sólo se dejan de lado las reglas y pro­ce­di­mien­tos del orde­na­mien­to públi­co inter­na­cio­nal sino que el dis­cur­so interno sobre la trans­fe­ren­cia de dere­chos se plan­tea como si las per­so­nas a las que afec­ta fue­ran irre­le­van­tes, una espe­cie de “orien­ta­lis­mo interno”. Tal es la reali­dad de la geo­po­lí­ti­ca de los gánsteres.

*Richard Falk es Pro­fe­sor Emé­ri­to de Dere­cho Inter­na­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton e inves­ti­ga­dor del Cen­tro de Estu­dios Mun­dia­les Orfa­lea. Tam­bién ha sido Rela­tor Espe­cial de Nacio­nes Uni­das sobre los dere­chos huma­nos palestinos.

Tra­duc­ción para Rebe­lión de Loles Oli­ván Hijós

Fuen­te en Espa­ñol: Rebe​lion​.org /​/​/​/​PALES​TI​NA​LI​BRE​.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *