Argen­ti­na. Comu­ni­dad cien­tí­fi­co aca­dé­mi­ca de Chu­but recha­za la megaminería

Por Fla­via Nuñez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de junio de 2020

Ayer en el día de la Cien­cia Dig­na en home­na­je a Andrés Carras­co, refe­ren­tes de la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca y aca­dé­mi­ca de Chu­but aler­ta­ron al gobierno pro­vin­cial sobre las con­se­cuen­cias irre­ver­si­bles que deja la acti­vi­dad mine­ra meta­lí­fe­ra. Median­te una car­ta expli­ca­ron su recha­zo a la avan­za­da mine­ra que reno­vó su impul­so en for­ma inver­sa­men­te pro­por­cio­nal a la cri­sis cre­cien­te que vive la pro­vin­cia y como con­tra­par­ti­da a la pro­pues­ta de la Secre­ta­ría de Mine­ría de Nación que bus­ca crear un con­se­jo de nota­bles para ava­lar la acti­vi­dad, como la red de aca­dé­mi­cos por una mine­ría sustentable.

Ayer en el día de la Cien­cia Dig­na en home­na­je a Andrés Carras­co, refe­ren­tes de la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca y aca­dé­mi­ca de Chu­but aler­ta­ron al gobierno pro­vin­cial sobre las con­se­cuen­cias irre­ver­si­bles que deja la acti­vi­dad mine­ra meta­lí­fe­ra. Median­te una car­ta expli­ca­ron, su recha­zo a la avan­za­da mine­ra que reno­vó su impul­so en for­ma inver­sa­men­te pro­por­cio­nal a la cri­sis cre­cien­te que vive la pro­vin­cia y como con­tra­par­ti­da a la pro­pues­ta de la Secre­ta­ría de Mine­ría de Nación que bus­ca crear un con­se­jo de nota­bles para ava­lar la acti­vi­dad, como la red de aca­dé­mi­cos por una mine­ría sustentable.

En Chu­but no hay licen­cia social para la mega­mi­ne­ría y quie­nes fir­man la car­ta así lo con­si­de­ran, al reno­var su com­pro­mi­so con la socie­dad y demos­trar que la cien­cia es dig­na cuan­do pro­mue­ve el cui­da­do y salud comu­ni­ta­rios, ya que como expre­san en el comu­ni­ca­do “la habi­li­ta­ción de la mine­ría meta­lí­fe­ra en cual­quier pun­to de la pro­vin­cia repre­sen­ta­rá una con­de­na para todo el terri­to­rio chubutense”.

El docu­men­to esta diri­gi­do al Gober­na­dor de la pro­vin­cia Mariano Arcio­ni, y otras auto­ri­da­des provinciales.

“Con­si­de­ra­mos que una acti­vi­dad extrac­ti­va, dis­rup­ti­va social­men­te, con­ta­mi­nan­te y poco bene­fi­cio­sa en lo eco­nó­mi­co, no debe ser con­si­de­ra­da una alter­na­ti­va para Chu­but. Dina­mi­tar cerros y des­truir toda su natu­ra­le­za para extraer unos gra­mos de mine­ral, no pare­ce ser un bene­fi­cio para ningún/​a habi­tan­te de esta pro­vin­cia, sólo para las empre­sas que fun­di­rán y comer­cia­li­za­rán esos meta­les. Nin­gún gobierno de turno tie­ne potes­tad para dar este paso con con­se­cuen­cias irre­ver­si­bles para el ambien­te y la pobla­ción. En nues­tras ins­ti­tu­cio­nes y gru­pos de inves­ti­ga­ción estu­dia­mos e inves­ti­ga­mos nues­tro terri­to­rio, los bie­nes comu­nes, la his­to­ria y acti­vi­da­des de la región des­de hace muchos años, más de lo que dura la vida polí­ti­ca de cual­quier gobierno. Por lo tan­to, comprometido/​as con ello y con la vida de las pró­xi­mas gene­ra­cio­nes, inten­ta­mos sin­te­ti­zar aque­llas face­tas de la mine­ría meta­lí­fe­ra (de oro, pla­ta, ura­nio, plo­mo, cobre, entre otros) que ponen en gran ries­go la pobla­ción que uste­des repre­sen­tan y a la que deben res­pon­der por haber sido ele­gi­dos” expre­sa el tex­to de la carta.

Asi­mis­mo en una serie de pun­tos esta­ble­ce cua­les serían las prin­ci­pa­les con­se­cuen­cias de la imple­men­ta­ción de dichos pro­yec­tos extrac­ti­vos en cuan­to a su impac­to sobre el medio y las pobla­cio­nes que allí habitan.

  1. Las sus­tan­cias quí­mi­cas que se uti­li­zan en esta acti­vi­dad (cual­quie­ra sea su gra­do de mane­jo) pro­du­cen daño ambien­tal irre­ver­si­ble y ponen en ries­go la salud de las pobla­cio­nes del área de influen­cia de las minas. Este hecho ha sido com­pro­ba­do en otros luga­res don­de se desa­rro­lló este tipo de mine­ría: A las pobla­cio­nes cer­ca­nas a la mina la con­ta­mi­na­ción quí­mi­ca las afec­ta­rá direc­ta­men­te por cer­ca­nía; a las pobla­cio­nes aso­cia­das a cuer­pos de agua (ríos, arro­yos, lagos y lagu­nas, napas de agua sub­te­rrá­nea, mar) por vin­cu­la­ción hidro­ló­gi­ca; los vien­tos arras­tran par­tí­cu­las con­ta­mi­na­das, por lo que algu­nas pobla­cio­nes reci­bi­rán la con­ta­mi­na­ción por afec­ta­ción de vien­tos; debi­do a que los quí­mi­cos para el tra­ta­mien­to del mine­ral deben entrar a la pro­vin­cia, tam­bién se expon­drá a las pobla­cio­nes de los puer­tos de entra­da y sali­da de estas sus­tan­cias y los cami­nos de trans­por­te de insu­mos y resi­duos; las pobla­cio­nes rura­les serán las más afec­ta­das por cer­ca­nía y con­tac­to direc­to con la tie­rra y el agua.
  2. El dre­na­je áci­do de la mina es inevi­ta­ble y libe­ra meta­les pesa­dos de las rocas (arsé­ni­co, cad­mio, plo­mo, cro­mo, cobre, cobal­to, mer­cu­rio, níquel, esta­ño y zinc) que entran en las redes tró­fi­cas y por efec­to de bio­acu­mu­la­ción enfer­man y matan duran­te miles de años.
  3. Has­ta la fecha no exis­ten regis­tros de pue­blos mine­ros sin daños regis­tra­dos por con­ta­mi­na­ción de sue­los y de cuen­cas hidro­ló­gi­cas, emi­sio­nes gaseo­sas o pol­vo tóxi­co en el aire, afec­ta­ción a salud huma­na y a la diver­si­dad biológica.
  4. Se reco­no­cen gra­ves impac­tos ambien­ta­les vin­cu­la­dos a la mine­ría meta­lí­fe­ra sub­te­rrá­nea en rela­ción a los depó­si­tos de resi­duos con­ta­mi­na­dos y mate­rial roco­so, alte­ra­ción a gran esca­la de la estruc­tu­ra inter­na de la cor­te­za terres­tre, alte­ra­ción de cali­dad y flu­jo de aguas subterráneas.
  5. El agua dul­ce es afec­ta­da irre­me­dia­ble­men­te: la mine­ría uti­li­za volú­me­nes de agua equi­va­len­tes a millo­nes de litros por mes. Esto redu­ce con­si­de­ra­ble­men­te la can­ti­dad de agua dis­po­ni­ble para con­su­mo, rie­go y otros usos pro­duc­ti­vos, y defi­ni­ti­va­men­te con­ta­mi­na los cuer­pos de agua en for­ma irre­ver­si­ble inha­bi­li­tán­do­los para uso de las comunidades.
  6. La infan­cia es la eta­pa más vul­ne­ra­ble del desa­rro­llo del ser humano, por su inma­du­rez aná­to­mo-fisio­ló­gi­ca y depen­den­cia psi­co­so­cial. El impac­to de la con­ta­mi­na­ción mine­ra sobre los niño/​as, se mani­fies­ta en varios pro­ble­mas de salud y enfer­me­da­des neu­ro­ló­gi­cas, gas­tro­en­te­ro­ló­gi­cas, der­ma­to­ló­gi­cas, res­pi­ra­to­rias, endo­cri­nas, car­dio­vas­cu­la­res y repro­duc­ti­vas. Ade­más pue­de afec­tar a tra­vés de las madres emba­ra­za­das a las nue­vas gene­ra­cio­nes, cau­san­do mal­for­ma­cio­nes en los bebés en desarrollo.
  7. La apro­ba­ción de la acti­vi­dad mega mine­ra como está plan­tea­da pue­de ser inter­pre­ta­da como una vio­la­ción de la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal que en su Art. 41, expre­sa: “Todos los habi­tan­tes goza­mos del dere­cho a un ambien­te sano, equi­li­bra­do, apto para el desa­rro­llo humano y para que las acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas satis­fa­gan las nece­si­da­des pre­sen­tes sin com­pro­me­ter a las gene­ra­cio­nes futu­ras; y tie­nen el deber de preservarlo”.
  8. Así tam­bién, la Ley Gene­ral del Ambien­te Nro. 25.675 brin­da un mar­co de segu­ri­dad fren­te a este tipo de acti­vi­da­des de altí­si­mo ries­go, según impor­tan­tes prin­ci­pios pre­ven­ti­vos, pre­cau­to­rios y de sustentabilidad.
  9. El uso fre­cuen­te del cia­nu­ro como insu­mo mine­ro es de alto ries­go ya que su mani­pu­la­ción y mane­jo requie­re con­di­cio­nes muy espe­cí­fi­cas y cos­to­sas de lograr, y ade­más, duran­te su des­com­po­si­ción libe­ra pro­duc­tos inter­me­dios que son igual­men­te tóxicos.
  10. Se cons­ta­ta­ron diver­sas enfer­me­da­des en las pobla­cio­nes que se encuen­tran den­tro del área de influen­cia de las minas meta­lí­fe­ras, des­de vómi­tos y dia­rreas, hema­tu­ria, cirro­sis, hiper­ten­sión, leu­co­pe­nia, fibro­sis, dia­be­tes, EPOC, ence­fa­lo­pa­tías, neu­ro­pa­tías, abor­tos espon­tá­neos, micro­ce­fa­lia, cán­cer espi­no­ce­lu­lar, baso­ce­lu­lar y satur­nis­mo, entre otras dolen­cias agu­das y cró­ni­cas, deri­va­das de la expo­si­ción a meta­les pesados.
  11. La mine­ría no gene­ra sus­ten­ta­bi­li­dad labo­ral ni eco­nó­mi­ca. Se tra­ta de un sec­tor capi­tal-inten­si­vo que de pen­de de los mane­jos finan­cie­ros en bol­sas extran­je­ras. Es decir, no tie­nen nin­gún com­pro­mi­so con el terri­to­rio don­de explo­tan, ya que los capi­ta­les de este tipo y los direc­to­rios de estos fon­dos de inver­sio­nes, están inte­gra­dos por per­so­nas que des­co­no­cen don­de ha sido inver­ti­do su capi­tal, pero espe­ran gran­des ren­ta­bi­li­da­des. Cuan­do esa ren­ta­bi­li­dad no sea tal, inme­dia­ta­men­te des­ti­nan sus inver­sio­nes a otra explo­ta­ción más rentable.
  12. Exis­te alta rota­ción de tra­ba­ja­do­res por alta tasa de acci­den­tes y enfer­me­da­des. En cada eta­pa de avan­ce de la mina se hace una reduc­ción sus­tan­cial de pues­tos de tra­ba­jo básico.
  13. Por últi­mo debe­mos remar­car que la acti­vi­dad mine­ra con­lle­va impac­tos nega­ti­vos que son ocul­ta­dos a la pobla­ción gene­ral que se cons­ta­tan en todos los pro­yec­tos de Lati­noa­mé­ri­ca que son estu­dia­dos por el Obser­va­to­rio de Con­flic­tos Mine­ros de Amé­ri­ca Latina.
  • Com­pe­ten­cia y exclu­sión de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca tradicional;
  • Colap­so de los ser­vi­cios bási­cos por aumen­to de la población;
  • Fal­ta de bene­fi­cios para las pobla­cio­nes locales;
  • Cam­bios cul­tu­ra­les nega­ti­vos, redes de tra­ta y narcotráfico.
  • Aumen­to de enfer­me­da­des sociales;
  • Fal­ta de opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo para pobladore/​as locales;
  • Inva­sión de pobla­ción aje­na a la región;
  • Ame­na­za a la tenen­cia tra­di­cio­nal de tierras;
  • Ries­go de con­ta­mi­na­ción de los cam­pos ale­da­ños al empren­di­mien­to minero;
  • Fal­ta de reco­no­ci­mien­to de los dere­chos de los pue­blos originarios;
  • Mili­ta­ri­za­ción de los territorios;
  • Fuer­te con­flic­ti­vi­dad social;
  • Per­se­cu­ción, ame­na­zas, judi­cia­li­za­ción y violencia.

Final­men­te, la cam­pa­ña de fir­mas cie­rra el 19 de junio y has­ta el momen­to se han suma­do adhe­sio­nes de toda la pro­vin­cia, como las de trabajadoras/​es de ins­ti­tu­tos pro­vin­cia­les depen­dien­tes del CONICET, la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de la Pata­go­nia San Juan Bos­co, la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca Nacio­nal y la Uni­ver­si­dad del Chubut. 

Quie­nes quie­ran sumar su adhe­sión debe­rán hacer­lo escri­bien­do al mail: asamblea.​[email protected]​gmail.​com

Fuen­te Anred

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.