Denun­cian des­de Anda­lu­cía los “rotos en la cohe­ren­cia jurí­di­ca” del Esta­do espa­ñol en el Saha­ra Occi­den­tal – La otra Andalucía

La recien­te sen­ten­cia del Tri­bu­nal Supre­mo (207÷2020, de 29 de mayo, sobre Recur­so 32262017. Sala 1ª del TS), median­te la cua­les se inten­ta negar una reali­dad his­tó­ri­ca y jurí­di­ca bien defi­ni­da en dere­cho inter­na­cio­nal, sigue estan­do en el pun­to de mira y gene­ran­do fir­mes crí­ti­cas por par­te de dis­tin­tos sec­to­res al Esta­do espa­ñol y sus manio­bras en el Saha­ra Occidental. 

Aho­ra han sido orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil anda­lu­za las que han mos­tra­do su recha­zo y han adver­ti­do que “cuan­do una sen­ten­cia no es enten­di­da por una socie­dad, aque­lla que es su des­ti­na­ta­ria, algo está fallan­do en los prin­ci­pios jurí­di­cos en que se fun­da­men­ta, por­que las bases del con­cep­to de jus­ti­cia de una comu­ni­dad huma­na, y por ende de las sen­ten­cias que en ella se pro­du­cen, deben ema­nar de los pro­fun­dos con­cep­tos éti­cos de dicha comu­ni­dad o sociedad”.

“Esto, que pue­de resul­tar obvio, no siem­pre lo es, inclu­so en una socie­dad avan­za­da como la nues­tra. Muchas veces, dema­sia­das, qui­zás, los tri­bu­na­les sor­pren­den a la pobla­ción con una sen­ten­cia incom­pren­si­ble para la mayo­ría”, se lamen­tan las orga­ni­za­cio­nes al refe­rir­se al paso dado por el Tri­bu­nal Supremo.

Con­si­de­ran­do de “extre­ma­da­men­te gra­ve la sen­ten­cia”, la Fede­ra­ción de Aso­cia­cio­nes de Cádiz – Coope­ra­ción con el Pue­blo Saha­raui “Al Huri­ya” y la Aso­cia­ción de Amis­tad con el Pue­blo saha­raui de Sevi­lla expo­nen las siguien­tes refle­xio­nes para poner en evi­den­cia las con­tra­dic­cio­nes de la sen­ten­cia y los “rotos en la cohe­ren­cia jurí­di­ca” pal­pa­bles en una “Esta­do que dice hacer de la jus­ti­cia y la res­pon­sa­bi­li­dad inter­na­cio­nal ban­de­ra de actuación”:

• En pleno fran­quis­mo, y ante la pre­sión de Nacio­nes Uni­das para que Espa­ña pro­ce­die­ra a des­co­lo­ni­zar el Saha­ra Occi­den­tal, el régi­men “blin­da” el terri­to­rio, dotán­do­lo de esta­tus pro­vin­cial, defen­dien­do pues que el Saha­ra Occi­den­tal no era una colo­nia (Ley 8/​1961, sobre orga­ni­za­ción y régi­men jurí­di­co de la Pro­vin­cia del Sahara).

• La ley 401975 des­pa­cha­ba la rela­ción de Espa­ña con el Saha­ra Occi­den­tal en una cuar­ta par­te de pági­na del BOE de 20 de noviem­bre de 1975, “curio­sa­men­te” el día de la muer­te del dic­ta­dor. En esa ley se basa el TS para decir que Espa­ña man­te­nía una admi­nis­tra­ción terri­to­rial pare­ci­da al régi­men pro­vin­cial, pero que nun­ca for­mó par­te del terri­to­rio nacio­nal. Así, la ley en su día, y el TS aho­ra, cam­bian la inter­pre­ta­ción legal del asun­to, de for­ma sobre­ve­ni­da, y a inte­rés del Esta­do, de nuevo.

• El Real Decre­to 22581976, uti­li­za­do tam­bién de base en la sen­ten­cia supo­ne el col­mo de la igno­mi­nia: cuan­do en la ley ante­rior se nega­ba la nacio­na­li­dad, en este pos­te­rior decre­to se reco­no­cía el dere­cho a la mis­ma, pero en él se esta­ble­cía la nece­si­dad de recla­mar­la expre­sa­men­te y, en una vuel­ta más de lo que no pue­de defi­nir­se sino como mal­dad, se exi­gía que se hicie­ra en pla­zo de un año median­te com­pa­re­cen­cia ante un juez espa­ñol o con­su­la­do de resi­den­cia: es decir, la pobla­ción saha­raui, que en aquel momen­to esta­ba sien­do bom­bar­dea­da con napalm y fós­fo­ro blan­co por el ejér­ci­to inva­sor marro­quí debía bus­car un con­su­la­do, o venir a Espa­ña, a recla­mar su nacio­na­li­dad, y con plazo.

“Dado que esto pue­de pare­cer algo impo­si­ble de creer, repro­du­ci­mos dos artícu­los del decre­to men­cio­na­do, invi­tan­do a con­sul­tar el BOE 233, de 28 de sep­tiem­bre de 1976, pági­na 18.904, en caso de que la incre­du­li­dad per­sis­ta. Por cier­to, esta nor­ma tam­po­co ocu­pa media pági­na del BOE”

Res­pon­dien­do a los entre­si­jos que rodean todas las accio­nes y “trai­cio­nes” al pue­blo saha­raui y sus legí­ti­mas rei­vin­di­ca­cio­nes, las orga­ni­za­cio­nes anda­lu­zas defi­nen que  “esto ocu­rre por­que hay un pro­ble­ma crea­do por el Esta­do, sobre el que el Esta­do tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad ante la nación saha­raui y la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, y al no con­cluir­lo debi­da­men­te está pudrién­do­se en el cora­zón del Esta­do, ori­gi­nan­do estos meca­nis­mos de defen­sa que sólo aumen­tan la posi­ción de indig­ni­dad de nues­tro país. Aho­ra, el Tri­bu­nal Supre­mo se ha uni­do a la lar­ga his­to­ria de igno­mi­nias e indig­ni­da­des que el Esta­do espa­ñol ha come­ti­do en el asun­to del Saha­ra Occi­den­tal“. 

Por ello, se exi­gen al Gobierno de Pedro Sán­chez que “actúe, de una vez por todas, en el asun­to inaca­ba­do de la des­co­lo­ni­za­ción del Saha­ra Occi­den­tal, y así evi­te que sigan pasan­do cosas que, no sólo, ata­can al dere­cho a la jus­ti­cia de una per­so­na o un pue­blo, sino que arras­tran al Esta­do a posi­cio­nes de indig­ni­dad difí­cil­men­te com­pa­ti­bles con una socie­dad moder­na, jus­ta y avanzada.”

Para fina­li­zar “con la igno­mi­nia y con los lati­ga­zos del Esta­do colo­nial que aún aso­man de vez en cuan­do”, las orga­ni­za­cio­nes denun­cian­tes expo­nen ante el Esta­do espa­ñol la memo­ra­ble acti­tud asu­mi­da por Por­tu­gal en Timor Orien­tal, por lo que exi­gen asu­mir una res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca y jurí­di­ca como poten­cia admi­nis­tra­do­ra del terri­to­rio del Saha­ra Occi­den­tal, y asu­ma el lide­raz­go en la con­clu­sión de su pro­ce­so des­co­lo­ni­za­dor, como le exi­gen la Comu­ni­dad inter­na­cio­nal, las reso­lu­cio­nes de Nacio­nes Uni­das, y el Dere­cho, ade­más de la pobla­ción española”.

Para con­cluir pre­sen­tan­do una pro­pues­ta via­ble, rea­lis­ta y acor­de a la lega­li­dad inter­na­cio­nal, se exi­ge “el inme­dia­to reco­no­ci­mien­to a la Repú­bli­ca Ára­be Saha­raui Demo­crá­ti­ca para poner fin a la indig­ni­dad que arras­tra­ron en el asun­to saha­raui todos los gobier­nos del actual perío­do democrático”. 

Fuen­te: www​.sps​rasd​.info

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *