Puer­to Rico. Lo peque­ño es hermoso

Por Alfre­do Torres /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de junio de 2020

El jue­ves pasa­do se cele­bró con bom­bos y pla­ti­llos el acto ofi­cial en el cual la alcal­de­sa de San Juan, Car­men Yulín Cruz, le trans­fi­rió al Fidei­co­mi­so para el Desa­rro­llo de Río Pie­dras varias pro­pie­da­des muni­ci­pa­les. Tan pron­to vi la noti­cia, reac­cio­né tal como lo había hecho cuan­do el exse­na­dor Ramón Luis Nie­ves me visi­tó en la Ter­tu­lia para dar­me la nue­va de la crea­ción del fideicomiso.

En el año 1952 Río Pie­dras dejó de ser muni­ci­pio inde­pen­dien­te cuan­do fue ane­xa­do, median­te un refe­rén­dum, al muni­ci­pio de San Juan. Des­de el 1946 has­ta el año 1968 el muni­ci­pio fue admi­nis­tra­do inin­te­rrum­pi­da­men­te por la alcal­de­sa Feli­sa Rin­cón (PPD). En el 1968, tras la fun­da­ción del PNP, lle­gó Car­los Rome­ro Bar­ce­ló a la pol­tro­na muni­ci­pal por 8 años, lue­go Her­nán Padi­lla (8), Bal­ta­zar Corra­da del Río (4), vol­vien­do el PPD con Héc­tor Luis Ace­ve­do (8), Sila Cal­de­rón (4), regre­sa el PNP con Jor­ge San­ti­ni (12). Otra vuel­ta de tuer­ca trae al PPD con Car­men Yulín duran­te los últi­mos 8 años. La alcal­día de San Juan ha sido para todos el ascen­sor para subir a For­ta­le­za (con la excep­ción de San­ti­ni, ven­ga Dios a saber por qué). Car­men Yulín juró que For­ta­le­za no esta­ba en su mira, pero como todos sabe­mos tam­po­co pudo resis­tir­se a esa ten­ta­ción. En 50 años, 7 pla­nes dis­tin­tos de desa­rro­llo, cada uno incon­clu­so. Cada alcal­de venía con su nue­vo plan del plan del plan para su feudo.

Mien­tras tan­to Río Pie­dras se fue hun­dien­do en medio de la bata­lla ppd-pnp por el con­trol san­jua­ne­ro. Río Pie­dras siguió jal­da aba­jo, y pare­ce que subir la jal­da fue como el impo­si­ble amor. Y jun­to con Río Pie­dras, la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico siguió barran­co aba­jo, con el solo con­sue­lo de ser un buen botín de gue­rra. El cas­co urbano se fue des­po­blan­do, las vivien­das aban­do­na­das a la suer­te de los here­de­ros, el comer­cio extin­guién­do­se, las barria­das El Ampa­ro (borra­do de la faz de la Tie­rra), Blon­det, Cape­ti­llo, Buen Con­se­jo y Vene­zue­la per­die­ron su bri­llo y el dete­rio­ro pasó a ser el pan nues­tro de cada día. Pla­za Uni­ver­si­ta­ria y el Tren Urbano, dos gran­des embe­le­co$$$ que habrá que arras­trar has­ta que la muer­te nos sepa­re, se con­vir­tie­ron en los nue­vos jugue­tes. La Uni­ver­si­dad tuvo la opor­tu­ni­dad de adqui­rir bue­na par­te de San­ta Rita y los sec­to­res ale­da­ños a la Ave­ni­da Pon­ce de León y a la Ave­ni­da Uni­ver­si­dad para con­ver­tir­se en una ver­da­de­ra ciu­dad uni­ver­si­ta­ria (entre estu­dian­tes, pro­fe­so­res y tra­ba­ja­do­res tie­ne más pobla­ción que muchos muni­ci­pios). De la mis­ma mane­ra, con la cons­truc­ción del Tren Urbano, con una for­za­da esta­ción adi­cio­nal fren­te a Pla­za Uni­ver­si­ta­ria, se supo­ne que no ten­dría que con­ver­tir la mitad de sus pre­dios en estacionamientos.

Se podría argu­men­tar que esa ha sido la reali­dad de los 78 muni­ci­pios. Fren­te al shop­pig mall, las urba­ni­za­cio­nes y el auto­mó­vil, es poco el espa­cio de manio­bra que tie­nen los cas­cos urba­nos. Pero nadie en su sano jui­cio está plan­tean­do que la cosas vuel­van a ser lo que eran, no. Se tra­ta de encon­trar nue­vos usos a estos luga­res, for­mas espe­cí­fi­cas de inte­gra­ción. Los ejem­plos de trans­for­ma­ción de los cas­cos urba­nos de Caro­li­na, Baya­món, Caguas, Guay­na­do, o Maya­güez, por men­cio­nar algu­nos, dicen que había otros caminos.

En el 1995 se apro­bó la Ley 75, Ley Espe­cial para el desa­rro­llo de Río Pie­dras. Y depen­dien­do del ocu­pan­te de turno en For­ta­le­za, se incre­men­tó la bata­lla por el con­trol de Río Pie­dras; enmien­das en el 1999, 2009, 2013 y final­men­te en el 2016 don­de se crea el famo­so Fidei­co­mi­so. El qui­ta y pon para el con­trol, muni­ci­pio vs. Cau­ce (UPR), y aho­ra el Fidei­co­mi­so. Y no sería de extra­ñar que depen­dien­do de quién gane las elec­cio­nes, vol­va­mos nue­va­men­te al mis­mo vaci­lón. Y es que cada deci­sión está basa­da en intere­ses polí­ti­co-par­ti­dis­tas, que no son nece­sa­ria­men­te los intere­ses comu­ni­ta­rios, mucho menos universitarios.

Por eso de este acto sur­gen muchas pre­gun­tas. ¿Por qué el muni­ci­pio por los pasa­dos 8 años no asu­mió su fun­ción rec­to­ra en el desa­rro­llo de Río Pie­dras, o al menos tra­tó de parar su dete­rio­ro? ¿Por qué se espe­ró has­ta la hora cero para hacer el tras­pa­so de pro­pie­da­des, cuan­do la alcal­de­sa no es can­di­da­ta a reelec­ción y ven­drá otra admi­nis­tra­ción con otro plan del plan del plan del plan? ¿Por qué la desidia con Río Pie­dras y la Uni­ver­si­dad? Hace algu­nos años se sugi­rió la sepa­ra­ción de Río Pie­dras, con­ver­tir­se en muni­ci­pio inde­pen­dien­te otra vez. Tal vez tenía razón Leo­pold Kohr con su Con­de de Buen Con­se­jo. Tal vez debe­ría­mos asu­mir que Small is beau­ti­full, o qui­zás debe­mos cam­biar­le la direc­ción por la mis­ma, a ver si algún día sali­mos o lle­ga­mos a algún lugar.

FUENTE: Cla­ri­dad 60

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *