Puer­to Rico. Lo peque­ño es hermoso

Por Alfre­do Torres /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de junio de 2020

El jue­ves pasa­do se cele­bró con bom­bos y pla­ti­llos el acto ofi­cial en el cual la alcal­de­sa de San Juan, Car­men Yulín Cruz, le trans­fi­rió al Fidei­co­mi­so para el Desa­rro­llo de Río Pie­dras varias pro­pie­da­des muni­ci­pa­les. Tan pron­to vi la noti­cia, reac­cio­né tal como lo había hecho cuan­do el exse­na­dor Ramón Luis Nie­ves me visi­tó en la Ter­tu­lia para dar­me la nue­va de la crea­ción del fideicomiso.

En el año 1952 Río Pie­dras dejó de ser muni­ci­pio inde­pen­dien­te cuan­do fue ane­xa­do, median­te un refe­rén­dum, al muni­ci­pio de San Juan. Des­de el 1946 has­ta el año 1968 el muni­ci­pio fue admi­nis­tra­do inin­te­rrum­pi­da­men­te por la alcal­de­sa Feli­sa Rin­cón (PPD). En el 1968, tras la fun­da­ción del PNP, lle­gó Car­los Rome­ro Bar­ce­ló a la pol­tro­na muni­ci­pal por 8 años, lue­go Her­nán Padi­lla (8), Bal­ta­zar Corra­da del Río (4), vol­vien­do el PPD con Héc­tor Luis Ace­ve­do (8), Sila Cal­de­rón (4), regre­sa el PNP con Jor­ge San­ti­ni (12). Otra vuel­ta de tuer­ca trae al PPD con Car­men Yulín duran­te los últi­mos 8 años. La alcal­día de San Juan ha sido para todos el ascen­sor para subir a For­ta­le­za (con la excep­ción de San­ti­ni, ven­ga Dios a saber por qué). Car­men Yulín juró que For­ta­le­za no esta­ba en su mira, pero como todos sabe­mos tam­po­co pudo resis­tir­se a esa ten­ta­ción. En 50 años, 7 pla­nes dis­tin­tos de desa­rro­llo, cada uno incon­clu­so. Cada alcal­de venía con su nue­vo plan del plan del plan para su feudo.

Mien­tras tan­to Río Pie­dras se fue hun­dien­do en medio de la bata­lla ppd-pnp por el con­trol san­jua­ne­ro. Río Pie­dras siguió jal­da aba­jo, y pare­ce que subir la jal­da fue como el impo­si­ble amor. Y jun­to con Río Pie­dras, la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico siguió barran­co aba­jo, con el solo con­sue­lo de ser un buen botín de gue­rra. El cas­co urbano se fue des­po­blan­do, las vivien­das aban­do­na­das a la suer­te de los here­de­ros, el comer­cio extin­guién­do­se, las barria­das El Ampa­ro (borra­do de la faz de la Tie­rra), Blon­det, Cape­ti­llo, Buen Con­se­jo y Vene­zue­la per­die­ron su bri­llo y el dete­rio­ro pasó a ser el pan nues­tro de cada día. Pla­za Uni­ver­si­ta­ria y el Tren Urbano, dos gran­des embe­le­co$$$ que habrá que arras­trar has­ta que la muer­te nos sepa­re, se con­vir­tie­ron en los nue­vos jugue­tes. La Uni­ver­si­dad tuvo la opor­tu­ni­dad de adqui­rir bue­na par­te de San­ta Rita y los sec­to­res ale­da­ños a la Ave­ni­da Pon­ce de León y a la Ave­ni­da Uni­ver­si­dad para con­ver­tir­se en una ver­da­de­ra ciu­dad uni­ver­si­ta­ria (entre estu­dian­tes, pro­fe­so­res y tra­ba­ja­do­res tie­ne más pobla­ción que muchos muni­ci­pios). De la mis­ma mane­ra, con la cons­truc­ción del Tren Urbano, con una for­za­da esta­ción adi­cio­nal fren­te a Pla­za Uni­ver­si­ta­ria, se supo­ne que no ten­dría que con­ver­tir la mitad de sus pre­dios en estacionamientos.

Se podría argu­men­tar que esa ha sido la reali­dad de los 78 muni­ci­pios. Fren­te al shop­pig mall, las urba­ni­za­cio­nes y el auto­mó­vil, es poco el espa­cio de manio­bra que tie­nen los cas­cos urba­nos. Pero nadie en su sano jui­cio está plan­tean­do que la cosas vuel­van a ser lo que eran, no. Se tra­ta de encon­trar nue­vos usos a estos luga­res, for­mas espe­cí­fi­cas de inte­gra­ción. Los ejem­plos de trans­for­ma­ción de los cas­cos urba­nos de Caro­li­na, Baya­món, Caguas, Guay­na­do, o Maya­güez, por men­cio­nar algu­nos, dicen que había otros caminos.

En el 1995 se apro­bó la Ley 75, Ley Espe­cial para el desa­rro­llo de Río Pie­dras. Y depen­dien­do del ocu­pan­te de turno en For­ta­le­za, se incre­men­tó la bata­lla por el con­trol de Río Pie­dras; enmien­das en el 1999, 2009, 2013 y final­men­te en el 2016 don­de se crea el famo­so Fidei­co­mi­so. El qui­ta y pon para el con­trol, muni­ci­pio vs. Cau­ce (UPR), y aho­ra el Fidei­co­mi­so. Y no sería de extra­ñar que depen­dien­do de quién gane las elec­cio­nes, vol­va­mos nue­va­men­te al mis­mo vaci­lón. Y es que cada deci­sión está basa­da en intere­ses polí­ti­co-par­ti­dis­tas, que no son nece­sa­ria­men­te los intere­ses comu­ni­ta­rios, mucho menos universitarios.

Por eso de este acto sur­gen muchas pre­gun­tas. ¿Por qué el muni­ci­pio por los pasa­dos 8 años no asu­mió su fun­ción rec­to­ra en el desa­rro­llo de Río Pie­dras, o al menos tra­tó de parar su dete­rio­ro? ¿Por qué se espe­ró has­ta la hora cero para hacer el tras­pa­so de pro­pie­da­des, cuan­do la alcal­de­sa no es can­di­da­ta a reelec­ción y ven­drá otra admi­nis­tra­ción con otro plan del plan del plan del plan? ¿Por qué la desidia con Río Pie­dras y la Uni­ver­si­dad? Hace algu­nos años se sugi­rió la sepa­ra­ción de Río Pie­dras, con­ver­tir­se en muni­ci­pio inde­pen­dien­te otra vez. Tal vez tenía razón Leo­pold Kohr con su Con­de de Buen Con­se­jo. Tal vez debe­ría­mos asu­mir que Small is beau­ti­full, o qui­zás debe­mos cam­biar­le la direc­ción por la mis­ma, a ver si algún día sali­mos o lle­ga­mos a algún lugar.

FUENTE: Cla­ri­dad 60

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.