Mar­tu­chis, nos aca­ba­mos de enterar

Has­ta aho­ra esta­mos vien­do con más cla­ri­dad la este­la delin­cuen­cial de la vice­pre­si­den­te de Colom­bia, Mar­ta Lucía Ramí­rez. Tras esa cara de «mama­san­ta» que pone, real­men­te se escon­de un alma horro­ro­sa y abo­mi­na­ble. Se reu­nía en el Club El Nogal con los más reco­no­ci­dos cabe­ci­llas del para­mi­li­ta­ris­mo para acor­dar polí­ti­cas de segu­ri­dad y pla­nifi­car la pró­xi­ma masa­cre. Los muer­tos y des­apa­re­ci­dos en ope­ra­cio­nes con- jun­tas de para­mi­li­ta­res, ejér­ci­to y poli­cía en las comu­nas de Mede­llín, la seña­lan como res­pon­sa­ble de crí­me­nes de lesa huma­ni­dad. La exmi­nis­tra de defen­sa de Álva­ro Uri­be, se hace aho­ra la morron­ga fren­te a los fal­sos posi­ti­vos. Pero Mar­ta Lucía, alias Mar­tu­chis, es una mujer mul­ti­fa­cé­ti­ca en las moda­li­da­des del deli­to y por eso la per­si­gue, noche y día, el espec­tro del Memo Fan­tas­ma, que es mafia pura y corrupción.

Ella y su mari­do tie­nen mucho que con­tar­le al país sobre esa tur­bia rela­ción. Y aho­ra que tras­cien­de con­tra su volun­tad, que su her­mano Ber­nar­do, pur­gó cár­cel en Esta­dos Uni­dos por tráfi­co de heroí­na y que ella pagó la fian­za por su libe­ra­ción, califi­ca la denun­cia como un acto de per­se­cu­ción polí­ti­ca. Pero lo más sor­pren­den­te es que el pre­si­den­te Duque la libra de todo peca­do, al igual que Uri­be y Gavi­ria, califi­can­do el hecho ocul­ta­do duran­te dos déca­das por la seño­ra, como un «dra­ma fami­liar» muy tris­te. Vaga­bun­dos y sin­ver­güen­zas es lo que son esos expresidentes.

Las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia, piden la renun­cia o la revo­ca­to­ria del man­da­to del Pre­si- den­te Duque, por haber finan­cia­do su cam­pa­ña pre­si­den­cial con dine­ros del nar­co­tráfi­co, más exac­ta­men­te con la masa de dine­ro reco­lec­ta­da por el Ñeñe Her­nán­dez entre sus socios mafio­sos, como lo confir­man las con­ver­sa­cio­nes de éste con Clau­dia Daza, de la UTL de Uri­be. Debe inva­li­dar­se igual­men­te, por el mis­mo moti­vo el car­go de vice­pre­si­den­te que osten­ta la seño­ra Mar­ta Lucía Ramí­rez. Al mis­mo tiem­po los colom­bia­nos debe­mos exi­gir cas­ti­go judi­cial para el frau­de elec­to­ral y la com­pra de votos ade­lan­ta­da de mane­ra impu­ne y des­ca­ra­da por los Char y los Ger­lein, con dine­ros lava­dos del nar­co­tráfi­co. Colom­bia tie­ne que dejar atrás, defi­ni­ti­va­men­te su indig­nan­te con­di­ción de narcoEstado.

Lo más dolo­ro­so para el país ha sido sopor­tar duran­te más de dos déca­das la impu­ni­dad de Álva­ro Uri­be y sus secuaces,

Corres­pon­sa­lía

FARC-EP,

Segun­da Mar­que­ta­liaJunio 15 de 2020

La entra­da Mar­tu­chis, nos aca­ba­mos de ente­rar se publi­có pri­me­ro en farc​-ep​.net.

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *