Colom­bia. Al orde­nar des­alo­jos, el alcal­de de Cali trai­cio­nó a su cla­se de ori­gen (Opi­nión)

Por Fer­nan­do Ale­xis Jimé­nez. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de junio de 2020. 

El alcal­de de Cali, la segun­da ciu­dad más impor­tan­te de Colom­bia, hijo de un com­ba­tien­te ague­rri­do y con­ven­ci­do de sus ideas del enton­ces Movi­mien­to 19 de Abril (M‑19) quien murió cre­yen­te en la lucha por los más des­fa­vo­re­ci­dos, es el mis­mo que hoy impul­sa des­alo­jos, y anun­cia que pro­se­gui­rá con esa polí­ti­ca, que final­men­te favo­re­ce a la empre­sas constructoras.

Iró­ni­co por­que Jor­ge Iván Ospi­na se for­mó en
Cuba, en don­de no solo estu­dió ciru­gía, sino que se espe­cia­li­zó y reci­bió en
las aulas de estu­dio, no sola­men­te lec­cio­nes sobre ana­to­mía e intervenciones
para sal­var enfer­mos, sino una cla­ra soli­dez polí­ti­ca. Fue­ron lar­gos años en un
país que ha libra­do una bata­lla vale­ro­sa — en medio de inmi­se­ri­cor­des bloqueos – ,
pero que ha sali­do airo­so, favo­re­cien­do a la gen­te humil­de, popu­lar, esa clase
a la que per­te­ne­ció el hoy man­da­ta­rio caleño.

Pare­cie­ra que no apren­dió mucho. Los hechos
sal­tan a la vis­ta: la orden para un des­alo­jo en la zona rural cono­ci­da como
Pan­ce, en don­de se eri­gen apar­ta­men­tos y casas de quie­nes osten­tan per­te­ne­cer a
la cla­se pri­vi­le­gia­da cale­ña. ¡Por supues­to, no se podían per­mi­tir ranchos
delan­te de las lujo­sas construcciones!¡Perderían su valor comer­cial! La pobreza
hue­le mal y resul­ta insul­tan­te para los ricos, en todas par­tes del mun­do. Y Ospina
es un rico emer­gen­te que olvi­dó su ori­gen de pueblo.

Con máqui­nas y fuer­za poli­cial, se
des­tru­ye­ron cam­bu­ches y en medio de una per­ti­naz llo­viz­na y el frío, nume­ro­sas familias,
con muchos niños, que­da­ron a la intem­pe­rie mien­tras que sus espe­ran­zas caían en
medio de la gri­te­ría para que se fue­ran. En su mayo­ría, son indígenas. 

La nota vale­ro­sa la escri­bió para la
his­to­ria un agen­te de poli­cía, de ascen­den­cia indí­ge­na, Ángel Zúñi­ga Valencia,
quien se negó a
arre­me­ter
con­tra su pro­pio pue­blo y hoy enfren­ta un pro­ce­so
dis­ci­pli­na­rio
que pue­de deri­var en des­ti­tu­ción y cár­cel por “des­aca­tar
órde­nes”. Por supues­to, la indig­na­ción de los colom­bia­nos se ha hecho sentir,
pidien­do res­pe­to para los dere­chos de quie­nes hoy son des­te­cha­dos, y para quien — en
su con­di­ción de patrullero‑, no se sumó
a la apli­ca­ción de lar arbitrariedades. 

Los des­acier­tos del alcal­de de Cali yéndose
lan­za en ris­tre con­tra el pue­blo, no es nada nue­vo. El pasa­do 16 de mayo ya
había orde­na­do que el mis­mo apa­ra­to des­truc­ti­vo echa­rá por tie­rra los cambuches
cons­trui­dos en
la par­te alta Siloé,
una zona vul­ne­ra­ble del orien­te de la ciudad. 

Recuer­do el día en que, tomán­do­me un tinto
con el pro­fe­sor y poli­tó­lo­go, Hora­cio Duque, le expli­qué mis razo­nes para no
apo­yar a Jor­ge Iván Ospi­na. “Estás equi­vo­ca­do—me dijo – ; éste es un
buen hom­bre, con bue­nas inten­cio­nes
”. Com­pren­do que a Hora­cio lo
trai­cio­na­ron en su bue­na fe.

Las bue­nas inten­cio­nes del alcal­de son evi­den­tes: aca­bar con la cla­se popu­lar, a la que él per­te­ne­ció y a la que deci­dió vol­ver­le la espal­da. Hora­cio, mi her­mano, el tiem­po me ha dado la razón… 

* Fuen­te: Rebelión.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *