Bra­sil. Cómo se desa­rro­lla la ‘ube­ri­za­ción’ total del trabajo

Por Ricar­do Antu­nes. Resu­men Latinoamericano,14 de junio de 2020. 

Ya están cla­ros los pro­yec­tos del gran capi­tal para la pos-pan­de­mia: Infor­ma­ti­zar todo; abu­sar del tra­ba­jo en casa, des­ar­ti­cu­lar la fuer­za colec­ti­va de los asalariados.

Pri­mer Acto

El mun­do comen­zó este trá­gi­co año de 2020 de modo muy dife­ren­te. No
bas­ta­ba la rece­sión eco­nó­mi­ca glo­bal y en cur­so acen­tua­da en Bra­sil, que
ya visua­li­zá­ba­mos en el radar seña­les de expre­si­vo aumen­to de los
índi­ces de infor­ma­li­dad, pre­ca­ri­za­ción y des­em­pleo, por la proliferación
de una mon­ta­ña de tra­ba­jos inter­mi­ten­tes, oca­sio­na­les, fle­xi­bles etc., y
por las for­mas abier­tas y ocul­tas de sub-ocu­pa­ción, sub-uti­li­za­ción y
des­em­pleo, todos con­tri­bu­yen­do para la amplia­ción de los nive­les ya
abis­ma­les de des­igual­dad y mise­ria social.

Para­le­la­men­te a ese cua­dro social crí­ti­co, el léxi­co empre­sa­rial que
se expan­día en el uni­ver­so maquino-infor­ma­cio­nal-digi­tal se estampabacon
mucha pom­po­si­dad:  plat­form eco­nomycrowd sour­cinggig-eco­nomyhome offi­cehome worksha­ring eco­nomy
entre tan­tas otras deno­mi­na­cio­nes, sin olvi­dar que los altos gestores
(antes pre­si­den­tes y direc­to­res de las gran­des cor­po­ra­cio­nes) fue­ron renom­bra­dos como chief execu­ti­ve offi­cer (CEO). Has­ta el coaching ‑entre­na­mien­to- fue inven­ta­do, al final sería pre­ci­so alguien que gana­se un buen suel­do para rea­li­zar algún abra­zo espiritual.

Y ese nue­vo pala­bre­río, pro­pa­la­do por la gra­má­ti­ca del capi­tal, se sumó a aquel ya con­so­li­da­do y que adul­te­ra­ba los reales sig­ni­fi­ca­dos eti­mo­ló­gi­cos de las pala­bras, que todos cono­ce­mos: man­te­ner siem­pre la resi­lien­cia (En psi­co­lo­gía, capa­ci­dad que tie­ne una per­so­na para supe­rar cir­cuns­tan­cias trau­má­ti­cas como la muer­te de un ser que­ri­do, un acci­den­te, o la pér­di­da del tra­ba­jo), actuar con mucha siner­gia, con­ver­tir­se en auten­ti­co cola­bo­ra­dor y en ver­da­de­ro socio, vana­glo­riar­se de la nue­va con­di­ción de empren­de­dor, ejer­ci­tar el tra­ba­jo volun­ta­rio (en ver­dad una “sutil” impo­si­ción, ya que el volun­ta­ria­do se tor­nó con­di­ción sine qua non para obten­ción de empleo), entre tan­tos otros insul­tos al len­gua­je, que le impo­nen nue­vas “sig­ni­fi­ca­cio­nes”. Mas lo ines­pe­ra­do hizo que esa vis­to­sa nomen­cla­tu­ra, que pare­cía tan bella, vira­ra a pura pala­bre­ría barata.

La pan­de­mia del capi­tal tra­tó de demos­trar su impostura:
“cola­bo­ra­do­res” están sien­do cesa­dos por milla­res, “socios” están
pudien­do optar entre redu­cir los sala­rios o sumar­se al des­em­pleo y los
peque­ños empren­de­do­res no encuen­tran con­su­mi­do­res y ven como su renta
desaparece.

Es bueno recor­dar, tam­bién, que así mis­mo antes de la explo­sión de la
pan­de­mia de coro­na­vi­rus la reali­dad coti­dia­na del tra­ba­jo ya venía
expre­san­do ente­ra­men­te otro: pejo­ti­za­ción, (tra­ba­jo intermitente,
sub-ocu­pa­ción, sub-uti­li­za­ción info-pro­le­ta­ria­do, cibertariado,
escla­vi­tud digi­tal, etc., ter­mi­no­lo­gía esa que, con tono iró­ni­co y
crí­ti­co, se ori­gi­nó del pro­pio lugar­del tra­ba­jo. Y por eso que ube­ri­za­ción (de la empre­sa Uber Tech­no­lo­gies Inc. –trans­por­te terres­tre) tie­ne hoy el mis­mo tra­zo peyo­ra­ti­vo que wal­mar­ti­za­ción ‑de
Wal­mar cor­po­ra­ción inter­na­cio­nal de tien­das- que osten­tó cuan­do se
habla­ba de las pési­mas con­di­cio­nes de tra­ba­jo en los hipermercados.

Si toda­vía era el esce­na­rio de navi­dad de 2019, con Trump, Bolsonaro,
Vic­tor Orban ‑pri­mer minis­tro de Hun­gría- y otras aberraciones
seme­jan­tes, todo comen­zó a agra­var­se al des­atar­se la pan­de­mia. Con la
pro­pa­ga­ción glo­bal del coro­na­vi­rus, lo que era des­ani­ma­dor se tornó
deso­la­dor. Y la cri­sis eco­nó­mi­ca que atin­gía dura­men­te al Bra­sil pasó a
ser ampli­fi­ca­da por las cri­sis del gobierno Bol­so­na­ro-Gue­des, una
sim­bio­sis nada esdrú­ju­la entre con­cep­cio­nes dic­ta­to­ria­les y fas­cis­tas y
una varian­te de neo­li­be­ra­lis­mo pri­mi­ti­vo, des­bas­tan­do toda­vía más
nues­tra base social ya bas­tan­te disminuida.

Algu­nos datos ejem­pla­res estam­pan esa abier­ta agre­sión a los tra­ba­ja­do­res. En lo refe­ren­te al pri­mer tri­mes­tre de 2020, IBGE (Ins­ti­tu­to Bra­si­le­ro de Geo­gra­fía y Esta­dís­ti­ca)
pre­sen­tó una inten­si­fi­ca­ción de las con­di­cio­nes des­hu­ma­nas para la
cla­se tra­ba­ja­do­ra: alcan­za­mos el con­tin­gen­te de 12,9 millo­nes de
des­em­plea­dos, y la infor­ma­li­dad (fla­ge­lo que se tor­nó el impul­so cen­tral para
la acción del capi­tal) supero el 40% con cer­ca de 40 millo­nes de
tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras al mar­gen de la legis­la­ción social
pro­tec­to­ra del trabajo.

Vale resal­tar que esos datos no refle­jan lo que pasa en el presente
(segun­do tri­mes­tre), dada la expan­sión expo­nen­cial de la pan­de­mia en
Bra­sil, mas tan sola­men­te lo poco que era visi­ble has­ta los primeros
días de mar­zo, vis­to que el des­em­pleo ‑tan­to abier­to como aquel que
refle­ja el des­alien­to- está en gran medi­da invi­si­ble por la paralización
de amplios sec­to­res de la eco­no­mía, per­mi­tien­do tan sola­men­te una
apro­xi­ma­ción sin­to­má­ti­ca de la reali­dad. Si a esos datos inclui­mos los
sub-ocu­pa­dos (que tra­ba­jan menos de 40 horas) y los sub-uti­li­za­dos (que
segun­do o IBGE englo­ban tan­to los sub-ocu­pa­dos como los des­ocu­pa­dos y la
fuer­za de tra­ba­jo poten­cial), (1) ten­dre­mos una idea más pre­ci­sa del
tama­ño de la tra­ge­dia social que no para de ampli­fi­car­se en el país, que
en fines de mayo se encuen­tra en el epi­cen­tro de la pandemia.

Segun­do acto

Fue en esa situa­ción ver­da­de­ra­men­te catas­tró­fi­ca, en que la
simul­ta­nei­dad de la cri­sis eco­nó­mi­ca, social y polí­ti­ca se veri­fi­có, que
la nue­va pan­de­mia ate­rri­zó en nues­tros aero­puer­tos. Muy dis­tan­te de un
virus cuya res­pon­sa­bi­li­dad se debie­se a algún error de la naturaleza,
tan a gus­to de la apo­lo­gía de la igno­ran­cia que hoy se des­pa­rra­ma aquí y
en el mun­do, y que esta­mos pre­sen­cian­do, a esca­la glo­bal, y nunca
resul­tan­te de la expan­sión y gene­ra­li­za­ción del sis­te­ma de metabolismo
anti­hu­mano del capi­tal. Su ver­da­de­ra causa.

Car­gan­do una lógi­ca esen­cial­men­te des­truc­ti­va, ese meta­bo­lis­mo solo
pue­de vivir y repro­du­cir­se por medio de la des­truc­ción, sea de la
natu­ra­le­za, que jamás estu­vo en situa­ción tan deplo­ra­ble, sea de la
fuer­za de tra­ba­jo, cuya corro­sión sha­ring eco­nomy, y
dila­pi­da­ción se tor­na­ron abso­lu­ta­men­te insus­ten­ta­bles. Siendo
expan­sio­nis­ta e incon­tro­la­ble, des­con­si­de­ran­do la tota­li­dad de los
lími­tes huma­nos, socie­ta­rios y ambien­ta­les, el sis­te­ma de metabolismo
anti­so­cial del capi­tal se alter­na entre pro­duc­ción, des­truc­ción y
letalidad.

Si de esto duda­mos que sig­ni­fi­ca la enor­me pre­sión de amplias
par­ce­las del empre­sa­ria­do pre­da­dor que exi­ge jun­to al gobierno
‑de-tipo-lum­pen– la inme­dia­ta vuel­ta al tra­ba­jo y la pro­duc­ción, en
medio de la explo­sión de muer­tes que no paran de cre­cer por cuen­ta de la
pan­de­mia? Será para pre­ser­var los empleos, como afir­man con total
desvergüenza?

La res­pues­ta es de una sim­ple cla­ri­dad y está estam­pa­da no solo en el
país, sino en todos los rin­co­nes del mun­do. De Chi­na a Sue­cia, de
Ale­ma­nia a Áfri­ca del Sur, de India a los EEUU, de Fran­cia a Méxi­co, de
Japón a Rusia, con la eclo­sión de la pan­de­mia del capi­tal, la creación
de rique­za y de lucro se estan­có, dada la para­li­za­ción de producción,
con excep­ción de las lla­ma­das acti­vi­da­des esen­cia­les (al ampliar o
res­trin­gir esa defi­ni­ción, cada gobierno estam­pa su nivel de mayor
subor­di­na­ción y ser­vi­lis­mo al capital)

Como las cor­po­ra­cio­nes glo­ba­les saben mejor que nadie que la fuerza
de tra­ba­jo es una mer­ca­de­ría espe­cial, una vez que es la úni­ca capaz de
des­en­ca­de­nar e impul­sar el com­ple­jo pro­duc­ti­vo pre­sen­te en las cadenas
pro­duc­ti­vas glo­ba­les que hoy coman­dan el pro­ce­so de crea­ción de valor y
de rique­za social, los capi­ta­les apren­die­ron bien, al lar­go de estos
casi tres siglos de domi­na­ción, a lidiar con (y con­tra) el trabajo.

Sabe­do­res de que, si efec­tua­sen la com­ple­ta eli­mi­na­ción del trabajo,
ellos se verían en la incó­mo­da posi­ción de extin­guir su pro­pia ganan­cia,
su alqui­mia dia­ria, coti­dia­na y sin inte­rrup­ción está volcado
fun­da­men­tal­men­te para redu­cir al máxi­mo el tra­ba­jo humano nece­sa­rio a la
pro­duc­ción. Y así se hace por medio de la intro­duc­ción com­pen­sa­do­ra del
arse­nal maquino-infor­ma­cio­nal-digi­tal dis­po­ni­ble, o sea, por el uso de las tec­no­lo­gías de infor­ma­ción y comu­ni­ca­ción (TIC), “inter­net de las cosas”, impre­sión 3D, big data, inte­li­gen­cia arti­fi­cial, todo eso reu­ni­do, en nues­tros días, en la más emble­má­ti­ca pro­pues­ta de la indus­tria 4.0.

Que ese com­ple­jo tec­no­ló­gi­co-digi­tal-infor­ma­cio­nal no ten­ga como fina­li­dad cen­tral los valo­res humano-socia­les, eso es más que una obviedad.

O será que alguien cree que la gue­rra entre la nor­te­ame­ri­ca­na Apple y
la chi­na Hua­wei ten­ga como prin­ci­pal obje­ti­vo mejo­rar sus­tan­ti­va e
igua­li­ta­ria­men­te de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo de los miles de
millo­nes de hom­bres y muje­res, blan­cos, negros, indí­ge­nas, inmigrantes,
que se des­pla­zan entre el des­em­pleo, sub-empleo, infor­ma­li­dad e
intermitencia?

Alguien pue­de ima­gi­nar que el obje­ti­vo de las gran­des cor­po­ra­cio­nes glo­ba­les sea dar tra­ba­jo digno, sala­rios jus­tos, vida dota­da de sen­ti­do, aten­ción ple­na de sus nece­si­da­des mate­ria­les y simbólicas?

Una bre­ve mira­da para las con­di­cio­nes de tra­ba­jo de la tercerizada
glo­bal Fox­conn, en sus uni­da­des en Chi­na don­de pro­du­ce la mar­ca Apple,
nos reve­ló que hubo die­ci­sie­te ten­ta­ti­vas de sui­ci­dio en 2010, de las
cua­les tre­ce lamen­ta­ble­men­te se con­cre­ti­za­ron. Pode­mos recor­dar también
las rebe­lio­nes con­tra el noto­rio “sis­te­ma 9−9−6”, prac­ti­ca­do por Huawei
(y tan­tas otras empre­sas chi­nas del ramo digi­tal, como Ali­ba­ba), que
sig­ni­fi­ca tra­ba­jar de las 9 a 21 horas (9 horas), seis días por semana.
Fácil, no?

Si así cami­na­ba el admi­ra­ble mun­do del tra­ba­jo antes de la explosión
del coronavirus,imaginen lo que está sien­do ges­ta­do en el pre­sen­te, en
ple­na pan­de­mia del capi­tal? Cuan­tas expe­ri­men­ta­cio­nes del tra­ba­jo están
sien­do maqui­na­das en los labo­ra­to­rios del capi­tal, en cuan­to una parte
expre­si­va de la cla­se tra­ba­ja­do­ra lle­na los túmu­los que, a cielo
abier­to, están aco­gien­do sus cuerpos?

Ter­cer acto

Si nues­tro aná­li­sis está en la direc­ción cier­ta, si estamos
des­cu­brien­do la ten­den­cia gene­ral, la prin­ci­pal for­ma expe­ri­men­tal del
tra­ba­jo post-pan­dé­mi­co se encuen­tra en el tra­ba­jo ‘ube­ri­za­do’.
apro­ve­chán­do­se ili­mi­ta­da­men­te de la infor­ma­li­dad, flexibilidad,
pre­ca­ri­za­ción y des-regla­men­ta­ción, tra­zos des­ta­ca­dos del capi­ta­lis­mo en
el Sur glo­bal (y que se expan­de inten­sa­men­te tam­bién en el Nor­te), cabe
a las gran­des pla­ta­for­mas digi­ta­les y apli­ca­ti­vos, como Ama­zon (y Ama­zon Mecha­ni­cal Turk),
Uber (y Uber Eats), Goo­gle, Face­book, Airbnb, Cabify, 99, Lyft, iFood,
Glo­vo, Deli­ve­roo, Rap­pi etc., dar un gran sal­to por la adop­ción y
adi­ción de las tec­no­lo­gías informacionales.

Y aquí los algo­rit­mos se des­ta­can, vis­to que son programas
cui­da­do­sa­men­te pre­pa­ra­dos para pro­ce­sar inmen­so volu­men de informaciones
(tiem­po, lugar, cua­li­dad), capa­ces de con­du­cir la fuer­za de trabajo
según las deman­das reque­ri­das, dán­do­les la apa­rien­cia de neutralidad. 

Jun­ta­men­te con la inte­li­gen­cia arti­fi­cial y todo el arse­nal digital
cana­li­za­do para fines estric­ta­men­te lucra­ti­vos, eso vie­ne posibilitando
la crea­ción de un nue­vo mons­truo que adul­te­ra la con­cre­ción y
efec­ti­vi­dad de las rela­cio­nes con­trac­tua­les vigentes.

Los tra­ba­jos asa­la­ria­dos se trans­fi­gu­ran en “pres­ta­ción de
ser­vi­cios”, lo que resul­ta su exclu­sión de la legis­la­ción social
pro­tec­to­ra del tra­ba­ja­dor. Impul­sa­dos por el idea­rio que los hacía soñar
con un “tra­ba­jo sin patrón”, se con­vir­tie­ron en lo que, en el pri­vi­le­gio del ser­vi­cio, deno­mi­ne la escla­vi­tud digital

Rea­li­zan­do jor­na­das de tra­ba­jo fre­cuen­te­men­te supe­rio­res a 8, 10, 12 o
más horas por día, muchas veces sin des­can­so sema­nal; percibiendo
sala­rios bajos y que están sien­do sus­traí­dos duran­te la pan­de­mia sin
expli­ca­ción por par­te de las pla­ta­for­mas digi­ta­les; padeciendo
expul­sio­nes sin nin­gu­na jus­ti­fi­ca­ción; tenien­do que car­gar con los
cos­tos de manu­ten­ción de vehícu­los, motos, celu­la­res y equipamientos
etc., comen­za­mos a des­cu­brir, en los labo­ra­to­rios del capi­tal, los
múl­ti­ples expe­ri­men­tos que pre­ten­den implan­tar des­pués de la pandemia,
que se pue­den así resu­mir: explo­ra­ción y espo­lia­ción acen­tua­das y ningún
dere­cho del trabajador.

Si la des­me­di­da impo­si­ción empre­sa­rial con­ti­nua dic­tan­do el tono,
ten­dre­mos más infor­ma­li­dad con infor­ma­ti­za­ción, “jus­ti­fi­ca­da” por la
nece­si­dad de recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía pos-Covid-19. Y sabe­mos que la
exis­ten­cia de una monu­men­tal fuer­za sobran­te de tra­ba­jo favorece
sobre­ma­ne­ra esa ten­den­cia des­truc­ti­va del capi­tal pos-pandémico.

Hay toda­vía otros ejem­plos ilus­tra­ti­vos de las expe­ri­men­ta­cio­nes del
capi­tal en cur­so. La sim­bio­sis entre tra­ba­jo infor­mal y mun­do digital
vie­ne per­mi­tien­do que los ges­to­res pue­dan soñar con tra­ba­jos toda­vía más
indi­vi­dua­li­za­dos y visibilizados

Al per­ci­bir que el ais­la­mien­to social rea­li­za­do duran­te la pandemia
vie­ne frag­men­tan­do la cla­se tra­ba­ja­do­ra y así difi­cul­tan­do las acciones
colec­ti­vas y la resis­ten­cia sin­di­cal, ellos pro­cu­ran avan­zar en la
amplia­ción del home offi­ce (tra­ba­jo des­de la casa)  y del
tele­tra­ba­jo. De ese modo, ade­más de la reduc­ción de cos­tos, abren nuevas
puer­tas para una mayor dis­mi­nu­ción de los dere­chos del trabajador,
acen­tuan­do la des­igual divi­sión socio-sexual y racial del tra­ba­jo y
con­fun­dien­do a la vez el tiem­po de tra­ba­jo y de vida de la clase
trabajadora.

Los ban­cos, que ejer­ci­tan una prag­má­ti­ca de enor­me explo­ta­ción desde
hace déca­das, una vez que hayan uti­li­za­do inten­sa­men­te del arsenal
digi­tal, ya deben estar hacien­do los cálcu­los de cuán­to van a lucrar con
la intro­duc­ción del home offi­ce y del teletrabajo.

Vale, por fin, des­ta­car otro ejem­plo que ha sido emble­má­ti­co: el EAD
(ense­ñan­za a dis­tan­cia). Esa prác­ti­ca, que se está intensificando
duran­te la pan­de­mia, tan­to en la ense­ñan­za pri­va­da como en la públi­ca y
espe­cial­men­te en las facul­ta­des pri­va­das, ade­más de pro­mo­ver la
reduc­ción de los cos­tos y aumen­tar los lucros, per­mi­te fortalecer
gran­des con­glo­me­ra­dos pri­va­dos “edu­ca­cio­na­les”. Recien­te­men­te, como
infor­mó amplia­men­te la pren­sa, la Lau­rea­te, que con­gre­ga varias
facul­ta­des pri­va­das, ade­más de uti­li­zar robot en la correc­ción de
tra­ba­jos ‑sin cono­ci­mien­to de los alumnos‑, des­pi­dió más de un centenar
de profesores.

Así, por medio de esos y de otros meca­nis­mos, nue­vas moda­li­da­des de
corro­sión del tra­ba­jo vie­nen ganan­do fuer­te impul­so duran­te la pan­de­mia y
exten­dién­do­se en las más diver­sas acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, invadiendo
tam­bién el espa­cio públi­co y las empre­sas esta­ta­les. Pocas semanas
atrás, el CEO de Petro­bras se sumó al coro al decir que la esta­tal puede
“tra­ba­jar con 50% de las per­so­nas en su casa” y así “libe­rar varios
pre­dios que cues­tan mucho”. Vale recor­dar que, poco antes de la eclosión
del coro­na­vi­rus, hubo una impor­tan­te huel­ga nacio­nal de los petroleros.

En medio de tan­ta refle­xión, ima­gi­nar que el apo­yo de 600 reales (120 dóla­res) por tres meses para los que se encuen­tran en la infor­ma­li­dad sea sufi­cien­te para redu­cir el fla­ge­lo y la mise­ria a que están some­ti­dos solo es posi­ble para un gobierno que prac­ti­ca la necro-polí­ti­ca y la necro-eco­no­mía, lo que lo lle­vo a “des­cu­brir” que exis­ten más de 40 millo­nes de trabajadores/​as invi­si­bles, una dura cons­ta­ta­ción del prin­ci­pal resul­ta­do de su polí­ti­ca genocida.

Tér­mi­nos en ingles del tex­to que defi­nen nue­vas for­mas y varian­tes actua­les de desa­rro­llar el tra­ba­jo aumen­tan­do la explotación:

Plat­form eco­nomy es la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y social faci­li­ta­da por plataformas.

Crowd­sour­cing es el pro­ce­so de exter­na­li­zar o ter­ce­ri­zar un tra­ba­jo, nor­mal­men­te por internet

Gig eco­nomy: tran­sac­cio­nes comer­cia­les que se rea­li­zan vía de pla­ta­for­mas digitales.

Home offi­ce: ofi­ci­na de tra­ba­jo en su casa

Home work: tra­ba­jo en casa

Sha­ring eco­nomy: eco­no­mía compartida

Le Mon­de Diplo­ma­ti­que Bra­sil. Tra­du­ci­do por Juan Luis Ber­te­rret­che. Revi­sa­do por La Hai­ne.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *