Pue­blos ori­gi­na­rios. José Gre­go­rio Díaz Mira­bal: «El día que des­apa­rez­can los pue­blos indí­ge­nas tam­bién des­apa­re­ce­rá la Amazonía»

Por Yvet­te Sie­rra Prae­li. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de junio de 2020. 

José Gre­go­rio Díaz Mira­bal está por cum­plir dos años a car­go de la Coor­di­na­do­ra de las Orga­ni­za­cio­nes Indí­ge­nas de la Cuen­ca Ama­zó­ni­ca (COICA). Pero qui­zá han sido los dos últi­mos meses los más com­pli­ca­dos de su ges­tión, pues la pan­de­mia del coro­na­vi­rus se ha ins­ta­la­do en la mayo­ría de los paí­ses de la Amazonía.

Has­ta el momen­to, más de 600 indí­ge­nas han per­di­do la vida por el COVID-19, una cifra que solo se cono­ce por el esfuer­zo de las orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas de regis­trar el avan­ce del virus en las comu­ni­da­des nati­vas de la sel­va Sud­ame­ri­ca­na. Des­de el ini­cio de la emer­gen­cia por la pan­de­mia, Coi­ca y la Red Ecle­sial Pana­ma­zó­ni­ca unie­ron esfuer­zos para rea­li­zar un moni­to­reo de los casos de COVID-19 en los pue­blos indí­ge­nas de los nue­ve paí­ses amazónicos.

Diaz Mira­bal cues­tio­na la fal­ta de res­pues­ta y demo­ra de los gobier­nos para aten­der a las pobla­cio­nes indí­ge­nas. Foto: COICA. 

Díaz Mira­bal es enér­gi­co al cues­tio­nar a los gobier­nos por su falta
de reac­ción ante el avan­ce del coro­na­vi­rus en terri­to­rios indígenas,
aun­que le cam­bia la voz cuan­do habla de su pue­blo, Wakue­nai Kurripaco,
una etnia ama­zó­ni­ca de la tri­ple fron­te­ra entre Vene­zue­la, Bra­sil y
Colom­bia. “Mi pue­blo es trans­fron­te­ri­zo”, dice, aun­que recuer­da que,
antes de que lle­ga­ran los espa­ño­les, no había fronteras.

En esta con­ver­sa­ción con Mon­ga­bay Latam habla de la situa­ción que
atra­vie­san las comu­ni­da­des nati­vas por la pre­sen­cia del COVID-19 en sus
terri­to­rios, la reac­ción de los gobier­nos y la resis­ten­cia de los
pue­blos indígenas.

¿Cuál es la situa­ción de los pue­blos indí­ge­nas ante el avan­ce del COVID-19?

Hemos hecho un lla­ma­do de urgen­cia des­de la deses­pe­ra­ción por­que la situa­ción sigue igual. En el caso de Colom­bia, en Leti­cia [en la tri­ple fron­te­ra entre Perú, Colom­bia y Bra­sil] lo que hicie­ron fue mili­ta­ri­zar la fron­te­ra y eso no resuel­ve nada, los hos­pi­ta­les están colap­sa­dos, no hay médi­cos, muchos han muer­to y no hay medi­ca­men­tos. Y del lado de Bra­sil, Taba­tin­ga y Manaos, son casos gra­ves. Por el lado de la fron­te­ra entre Colom­bia, Ecua­dor y Perú, esa es la zona roja y lo que esta­mos vien­do es que nues­tros ríos se han con­ver­ti­do en rutas de contagio.

La tri­ple fron­te­ra entre Perú, Colom­bia y Bra­sil es una de las más afec­ta­das en la cuen­ca Ama­zó­ni­ca. Foto: Omar Montes. 

Men­cio­nó como zona roja la fron­te­ra entre Colom­bia, Perú y Ecua­dor ¿Qué otras zonas rojas hay en la Amazonía?

El año pasa­do, el pre­si­den­te Bol­so­na­ro de Bra­sil, el pre­si­den­te Duque
de Colom­bia, tam­bién Lenin Moreno de Ecua­dor estu­vie­ron en Leti­cia y
fir­ma­ron un pac­to. Se saca­ron fotos, lan­za­ron su dis­cur­so polí­ti­co e
hicie­ron pro­me­sas de que iban a sal­var la Ama­zo­nía, pero se olvi­da­ron de
ir a los hos­pi­ta­les, de ver cómo esta­ban las escue­las, de bajar al río
don­de está la tri­ple fron­te­ra y ver el movi­mien­to que hay en esa
fron­te­ra: hay nar­co­trá­fi­co, trá­fi­co de com­bus­ti­ble, tra­ba­jo infor­mal que
se mue­ve por los tres paí­ses, no hay con­trol de nada ni Fuer­zas Armadas
ni Minis­te­rio de Salud que val­ga, y no eva­lua­ron eso. Si lo hubieran
hecho, esta­ría­mos en mejo­res con­di­cio­nes de enfren­tar esta pan­de­mia. En
estos momen­tos uno de los ejes prin­ci­pa­les de la pan­de­mia es la minería
ile­gal de Bra­sil, Colom­bia, Perú y Ecua­dor y los mine­ros cru­zan las
fron­te­ras, enton­ces mucha gen­te ha lle­va­do el virus por los ríos, por
las avio­ne­tas. Hay mucha gen­te forá­nea en la tri­ple fron­te­ra y ahí están
las comu­ni­da­des indí­ge­nas, por supues­to que se tie­nen que infec­tar. El
pano­ra­ma de lo que pasa en Leti­cia se repi­te en otras fron­te­ras. Ahora
lo esta­mos vivien­do en la fron­te­ra de Bra­sil con Vene­zue­la y Guyanas,
don­de ya hay muer­tos indí­ge­nas pero no están con­ta­bi­li­za­dos. Solamente
fal­ta la tri­ple fron­te­ra entre Bra­sil, Colom­bia y Vene­zue­la. Enton­ces se
com­ple­ta­ría el cua­dro de emer­gen­cia terri­ble en rojo de todas las
tri­ples fron­te­ras ama­zó­ni­cas don­de hay pue­blos indígenas.

La Coor­di­na­do­ra de las Orga­ni­za­cio­nes Indí­ge­nas de la Cuenca
Ama­zó­ni­ca cuen­ta con infor­ma­ción sobre el avan­ce del COVID-19 en la
Ama­zo­nía. ¿Cómo sur­ge esta base de datos?

En coor­di­na­ción con la REPAM [Red Ecle­sial Pana­ma­zó­ni­ca] hici­mos una base de datos. Lamen­ta­ble­men­te, nin­gún minis­te­rio de salud ni gobierno tie­ne datos espe­cí­fi­cos sobre el COVID-19 en los pue­blos indí­ge­nas, solo hay subre­gis­tros. La mis­ma pobla­ción de los paí­ses de la Cuen­ca Ama­zó­ni­ca des­con­fía de los datos que publi­can los gobier­nos por­que no apa­re­ce nada de los pue­blos indí­ge­nas. En la Ama­zo­nía somos 3 millo­nes de indí­ge­nas, de los más de 40 millo­nes de habi­tan­tes. Tene­mos una red en los nue­ve paí­ses ama­zó­ni­cos y uni­mos esfuer­zos des­pués del 11 de mar­zo, cuan­do la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud decla­ró la pan­de­mia mun­dial, al no ver nin­gún esfuer­zo de los gobier­nos. Des­de las comu­ni­da­des indí­ge­nas nos lle­ga­ron aler­tas de que no había médi­co ni men­sa­jes de pre­ven­ción en nin­gún idio­ma, enton­ces decla­ra­mos emer­gen­cia en la Cuen­ca Ama­zó­ni­ca y deci­di­mos tomar car­tas en el asunto.

Des­de el ini­cio de la pan­de­mia, los pue­blos indí­ge­nas soli­ci­ta­ron apo­yo a sus gobier­nos. Foto: Vale­ria Sorgato. 

¿Qué infor­ma­ción tie­nen has­ta el momento?

El 2 de abril no había nin­gún caso indí­ge­na, nin­gún falle­ci­do ni con­ta­gia­do indí­ge­na. En la Ama­zo­nía en gene­ral había 819 casos y 19 falle­ci­dos. Aho­ra apa­re­cen los núme­ros nues­tros, de cero con­ta­gios hace 60 días, aho­ra tene­mos más de 6000 con­ta­gia­dos y esta­mos superan­do los 600 falle­ci­dos. Se están con­ta­gian­do más de diez indí­ge­nas por día. Hay pue­blos con solo 40 per­so­nas y si ellos mue­ren, des­apa­re­ce su cul­tu­ra, mue­re un idio­ma, mue­re toda la pre­sen­cia ances­tral en la Ama­zo­nía vía un etnocidio.

¿Cuál ha sido la res­pues­ta de los gobiernos?

Los gobier­nos deci­den la cua­ren­te­na, el esta­do de excep­ción, la mili­ta­ri­za­ción pero esas medi­das vio­lan los dere­chos de los pue­blos indí­ge­nas en las fron­te­ras. La pri­me­ra vio­la­ción es el dere­cho a la salud, por­que no reco­no­cen los pro­to­co­los sani­ta­rios indí­ge­nas ni la guar­dia indí­ge­na ni la medi­ci­na tra­di­cio­nal. Los pue­blos indí­ge­nas esta­mos resis­tien­do en todos los paí­ses de la Cuen­ca Ama­zó­ni­ca con nues­tros pro­pios pro­to­co­los que no han sido reco­no­ci­dos por los gobier­nos. La segun­da vio­la­ción es el dere­cho a la vida, si no hay pre­ven­ción, si no hay asis­ten­cia se está vio­lan­do el dere­cho a la vida. Y tam­bién se están vio­lan­do los dere­chos a los niños, a su edu­ca­ción, por­que en estos momen­tos sola­men­te están reci­bien­do cla­ses los niños de las ciu­da­des que tie­ne Inter­net, pero nues­tros niños van más de 60 días sin cla­ses. Esta pan­de­mia está des­nu­dan­do la cri­sis estruc­tu­ral sis­té­mi­ca de nues­tros gobier­nos. Debie­ron hacer una con­sul­ta de cómo ata­car la pan­de­mia con­jun­ta­men­te con los pue­blos indí­ge­nas, con sus pro­to­co­los, con sus autoridades.

El COVID-19 tam­bién ha lle­ga­do a los pue­blos indí­ge­nas en Ecua­dor. Foto Luke Weiss /​Ama­zon Frontli­nes y Alian­za Ceibo. 

¿Qué paí­ses les preo­cu­pan más?

El peor esce­na­rio es la tri­ple fron­te­ra de Perú, Bra­sil y Colom­bia y
un segun­do esce­na­rio es el de la fron­te­ra entre Bra­sil, Vene­zue­la y
Guya­na, don­de aún no hay falle­ci­dos. Pero la cri­sis de Tabatinga,
Leti­cia y San­ta Rosa se pue­de tras­la­dar hacia esa otra fron­te­ra, ese es
un ries­go. Por eso hemos hecho un lla­ma­do a un plan de contingencia
arti­cu­la­do con los gobier­nos, pues que­re­mos sal­var todas las vidas
posi­bles y des­ti­nar todos los recur­sos huma­nos, espi­ri­tua­les eco­nó­mi­cos y
rea­li­zar las accio­nes nece­sa­rias para parar esta pan­de­mia en la
Ama­zo­nía. Si los esta­dos no lo hacen, enton­ces esta­mos soli­ci­tan­do a la
ONU [Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das] que se decla­re la Amazonía
como zona de desas­tre sani­ta­rio para que pue­da entrar ayu­da humanitaria
internacional.

¿Por qué cree que no reac­cio­nan los gobiernos?

El gobierno de Colom­bia deci­dió mili­ta­ri­zar la fron­te­ra, pero eso no
resuel­ve nada. El gobierno de Perú emi­tió un decre­to para aten­der la
emer­gen­cia que inclu­ye a los pue­blos indí­ge­nas pero no están incluidas
las orga­ni­za­cio­nes. Son los dos úni­cos gobier­nos que han res­pon­di­do y en
nin­gún momen­to toman en cuen­ta la peti­ción y las pro­pues­tas de las
orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas. Por otro lado, tan­to el gobierno de Chi­na como
el de Esta­dos Uni­dos prác­ti­ca­men­te tie­nen com­pra­da la Ama­zo­nía, hay
com­pro­mi­sos de explo­ta­ción de petró­leo y de minas de oro que se han
fir­ma­do con estos paí­ses. El Ban­co Mun­dial, el Fon­do Monetario
Inter­na­cio­nal y el Ban­co de Chi­na han des­em­bol­sa­do fon­dos para asistir
sobre todo a Colom­bia, a Perú, a Ecua­dor, a Boli­via, y el caso de
Vene­zue­la con los chi­nos. Prác­ti­ca­men­te la Ama­zo­nía está ven­di­da, no
impor­tan los pue­blos indí­ge­nas. Están lle­gan­do recur­sos para aten­der la
cri­sis de las ciu­da­des, com­pro­me­tien­do los recur­sos natu­ra­les de la
Ama­zo­nía. En Ecua­dor se apro­ba­ron leyes duran­te esta pan­de­mia para
des­pi­do de tra­ba­ja­do­res, recor­tes de pre­su­pues­tos, pago de deu­das y lo
que vie­ne es una cri­sis social muy fuer­te, des­em­pleo, ham­bre, y el
pano­ra­ma para los pue­blos indí­ge­nas es mucho peor.

Esta­mos per­dien­do la Ama­zo­nía y a toda su población…

Perú tie­ne deu­das con Chi­na y Esta­dos Uni­dos; en Ecua­dor es igual; Colom­bia, lo mis­mo y en los demás paí­ses es igual. Nues­tros paí­ses están suma­men­te endeu­da­dos con Esta­dos Uni­dos, con Chi­na y con Rusia tam­bién, y esas deu­das se van a pagar con petró­leo y con recur­sos natu­ra­les. ¿Y dón­de están? Bueno, en la Ama­zo­nía. Pero los pue­blos se están orga­ni­zan­do para defen­der­se, por­que no vamos a per­mi­tir que se des­tru­ya la Ama­zo­nía. Vamos a luchar por la vida que es lo úni­co que nos que­da. Pero noso­tros segui­mos insis­tien­do en un plan de con­tin­gen­cia arti­cu­la­do con los gobier­nos, toda­vía esta­mos a tiem­po de sen­tar­nos, hablar y coordinar.

Al ini­cio de la pan­de­mia las comu­ni­da­des nati­vas cerra­ron sus fron­te­ras, sin embar­go, el coro­na­vi­rus lle­gó a sus terri­to­rios. Foto: Den­nis Verde. 

Así como ha des­cri­to la situa­ción en la Ama­zo­nía por el avan­ce del coro­na­vi­rus ¿Qué accio­nes se debe­rían tomar?

Los gobier­nos tie­nen capa­ci­dad de tras­la­dar los recur­sos por vía
flu­vial y por vía aérea. Tam­bién apos­ta­mos por la ayu­da humanitaria
inter­na­cio­nal que trae­ría médi­cos de varios paí­ses, prue­bas para el
COVID-19 y otros insu­mos por­que tam­bién hay casos de mala­ria y de
saram­pión y se nece­si­ta medi­ca­men­tos para todas estas enfer­me­da­des. Y no
hemos habla­do de que en Colom­bia y Bra­sil se han dis­pa­ra­do los
ase­si­na­tos por las inva­sio­nes de terri­to­rios indí­ge­nas y la
cri­mi­na­li­za­ción por la dispu­ta de los recur­sos natu­ra­les, ade­más que no
ha para­do la mine­ría ile­gal ni la deforestación.

Usted aca­ba de men­cio­nar las acti­vi­da­des ile­ga­les que no han
des­can­sa­do duran­te la pan­de­mia. ¿Cuá­les son los paí­ses más afec­ta­dos por
estas acti­vi­da­des ilegales?

En cada tri­ple fron­te­ra hay gran­des minas de oro. Colom­bia, Brasil,
Vene­zue­la, Perú, Ecua­dor, gran­des dra­gas en los ríos es lo más visi­ble. Y
eso que no esta­mos hablan­do de los made­re­ros ile­ga­les. Enton­ces, las
pre­gun­tas son: ¿tene­mos fuer­zas arma­das que no están hacien­do su
tra­ba­jo? ¿están con­tro­lan­do los sitios más inac­ce­si­bles don­de están los
pue­blos en ais­la­mien­to voluntario?

¿Cuál es la situa­ción de los pue­blos en ais­la­mien­to volun­ta­rio y con­tac­to inicial?

Se ha repor­ta­do el caso de una per­so­na falle­ci­da del pue­blo indí­ge­na en con­tac­to ini­cial de los wao­ra­nis, en Ecua­dor. Pero no hay más regis­tros. Son los más vul­ne­ra­bles y son cul­tu­ras trans­fron­te­ri­zas por­que están cru­zan­do las fron­te­ras de Boli­via con Bra­sil, entre Ecua­dor y Perú, entre Colom­bia y Perú. En estos momen­tos, quie­nes tie­nen más infor­ma­ción son los mine­ros ile­ga­les, los made­re­ros que andan des­tru­yen­do la sel­va y quie­nes se dedi­can a los cul­ti­vos ilícitos.

Usted ha dicho que hay pue­blos muy peque­ños, de 40 personas,
que podrían des­apa­re­cer si lle­ga este virus ¿Cuá­les son estos pueblos?

Son alre­de­dor de 40 pue­blos en esta situa­ción, con pobla­cio­nes peque­ñas de 40, 80, 100 y 200 personas.

La extrac­ción de oro en terri­to­rio indí­ge­na y cer­ca de las áreas natu­ra­les pro­te­gi­das en Boli­via no se detu­vo duran­te la cua­ren­te­na. Foto: Miguel Roca. 

¿Cómo ve el futu­ro de los pue­blos indígenas?

Tene­mos espe­ran­za de que esta situa­ción mejo­re para los pueblos
indí­ge­nas. Nun­ca vamos a per­der la espe­ran­za ante tan­to dolor y tanta
pér­di­da. Noso­tros siem­pre hemos resis­ti­do. La pri­me­ra pan­de­mia la
vivi­mos con la inva­sión de la colo­nia espa­ño­la, lue­go vinie­ron los
esta­dos nacio­na­les y nos divi­die­ron. Éra­mos más de 80 millo­nes de
indí­ge­nas y aho­ra somos tres millo­nes, pero hemos resis­ti­do más de 11
000 años, hemos sido casi exter­mi­na­dos, pero toda­vía esta­mos aquí,
segui­mos en la Ama­zo­nía y eso no va a cam­biar, vamos a seguir
resis­tien­do por­que con­vi­vi­mos con la natu­ra­le­za y sabe­mos conservar
nues­tros terri­to­rios. La gen­te quie­re vivir en las ciu­da­des y nosotros
esta­mos don­de nadie quie­re vivir, pero aho­ra quie­ren nues­tros recursos
natu­ra­les y los han veni­do sacan­do des­de hace más de 50 años. El día que
des­apa­rez­can los pue­blos indí­ge­nas tam­bién des­apa­re­ce­rá la Ama­zo­nía y
la humanidad.

Ima­gen prin­ci­pal: José Gre­go­rio Diaz Mira­bal. Foto: COICA

* Fuen­tes: mon​ga​bay​.comdes​in​for​me​mo​nos​.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *