Opi­nión. Fut­bol y sio­nis­mo histérico

Por José Steins­le­ger. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de junio de 2020. 

El anti­se­mi­tis­mo es una cier­ta per­cep­ción de los judíos que pue­de expre­sar­se como el odio a los judíos. Las mani­fes­ta­cio­nes físi­cas y retó­ri­cas del anti­se­mi­tis­mo se diri­gen a las per­so­nas judías o no judías y/​o sus bie­nes, a las ins­ti­tu­cio­nes de las comu­ni­da­des judías y a sus luga­res de cul­to […]” (Reso­lu­ción 1142020, Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Bue­nos Aires, 8 de junio de 2020).

Aun­que el voca­blo anti­se­mi­tis­mo se pres­ta a con­fu­sión (los no judíos tam­bién pue­den asu­mir­se como semi­tas, y de hecho los ára­bes de Pales­ti­na tam­bién son semi­tas), dicha reso­lu­ción es tras­cen­den­te. El Esta­do argen­tino (¡por fin!) fijó posi­ción fren­te a la per­cep­ción de marras, que explí­ci­ta o implí­ci­ta­men­te pre­di­có la Igle­sia cató­li­ca des­de fina­les del siglo XIX, con per­ver­sos alcan­ces en la socie­dad del país rioplatense.

Has­ta ahí lo polí­ti­ca­men­te correc­to. Sin embar­go, ape­nas expe­di­da la reso­lu­ción, la inco­rrec­ción polí­ti­ca ter­gi­ver­só sus con­te­ni­dos. Fue el caso del Cen­tro Simón Wie­senthal, en pala­bras de su direc­tor de Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les, Shi­mon Samuels, difun­di­das en el tóxi­co por­tal sio­nis­ta ‘Info­bae’, entre otros:

«La adop­ción por par­te de Argen­ti­na de la defi­ni­ción que equi­pa­ra anti­sio­nis­mo con anti­se­mi­tis­mo va en la direc­ción correc­ta, como la deci­sión de cali­fi­car a Hez­bo­lá como gru­po terro­ris­ta, de hace un año…»

Por cier­to, en tra­mo alguno la reso­lu­ción de marras aso­cia anti­sio­nis­mo con anti­se­mi­tis­mo. Así como tam­po­co men­cio­na a Hez­bo­lá, uno de los par­ti­dos polí­ti­cos más repre­sen­ta­ti­vos de Líbano. Pero así fun­cio­na el sio­nis­mo, expre­sión ideo­ló­gi­ca racis­ta que al aso­ciar polí­ti­ca y reli­gión, res­pon­de a los intere­ses de la enti­dad terro­ris­ta, neo­co­lo­nial y ane­xio­nis­ta lla­ma­da Israel.

Una con­fu­sión nada ino­cen­te que, afor­tu­na­da­men­te, han escla­re­ci­do inte­lec­tua­les judíos des­pre­jui­cia­dos con libros como La indus­tria del holo­caus­to, de Nor­man G. Fin­kels­tein; La ame­na­za inte­rior, de Yakov M. Rab­kin, o La revo­lu­ción sio­nis­ta ha muer­to, con tex­tos com­pi­la­dos por Michael Warschawsky.

Aho­ra bien. Si el espa­cio impi­de tra­tar con pro­fun­di­dad asun­tos com­ple­jos como el refe­ri­do, es posi­ble que algo de luz arro­je, por ejem­plo, un sim­ple par­ti­do de fut­bol de la Copa Liber­ta­do­res. Me refie­ro al cele­bra­do en la pri­me­ra sema­na de abril, entre el Inter­na­cio­nal de Por­to Ale­gre y el Pales­tino de San­tia­go de Chile.

Enton­ces, la minús­cu­la Orga­ni­za­ción Sio­nis­ta de Río Gran­de del Sur advir­tió a la CBF, la Com­me­bol y el Minis­te­rio Públi­co bra­si­le­ño, que se incu­rri­ría en gra­ves vio­la­cio­nes a la ley bra­si­le­ña de per­mi­tir­se el uso de la cami­se­ta ofi­cial de Pales­tino. En efec­to, la cami­se­ta luce en los hom­bros un mapa de Pales­ti­na y los colo­res de su ban­de­ra, que “mues­tra fron­te­ras ante­rio­res a la crea­ción del Esta­do (de ‘Israel’) en 1948”, según la refe­ri­da organización.

El Club Depor­ti­vo Pales­tino se fun­dó en 1920, cuan­do Israel no exis­tía. Y en 2014, en nom­bre de la comu­ni­dad judía chi­le­na, la ins­ti­tu­ción depor­ti­va había sido mul­ta­da por la Aso­cia­ción Nacio­nal del Fut­bol Pro­fe­sio­nal (ANFP), por usar en su cami­se­ta un mapa de la Fran­ja de Gaza. Des­de Por­to Ale­gre, en car­ta abier­ta publi­ca­da en Face­book, el con­se­je­ro del Inter Fabio Lavinsky, pidió que se tomen “los cui­da­dos nece­sa­rios para que la afi­ción de ‘Pales­tino’ no haga mani­fes­ta­cio­nes ofen­si­vas a los judíos duran­te el par­ti­do” (sic).

Pero más intere­san­te fue el comen­ta­rio de Sebas­tián Waten­berg, pre­si­den­te de la Fede­ra­ción Israe­lí de Río Gran­de del Sur, que en el medio local judío Gau­chazh seña­ló que «Los ale­ga­tos de los sio­nis­tas no repre­sen­tan el sen­ti­mien­to de toda la comu­ni­dad judía del Estado.»

Waten­berg agre­gó: «Tene­mos mucho res­pe­to y cui­da­mos mucho de nues­tra ima­gen y de la rela­ción armó­ni­ca con la comu­ni­dad pales­ti­na local, con la que tene­mos un diá­lo­go bas­tan­te avan­za­do y pací­fi­co. Yo que­ría hacer hin­ca­pié en este pun­to: la orga­ni­za­ción sio­nis­ta actúa como repre­sen­tan­te de la dere­cha israe­lí, y no tie­ne legi­ti­mi­dad para hablar en nom­bre de la comu­ni­dad judía. Tene­mos serias diver­gen­cias con ellos.»

Final­men­te, no pasó nada. El par­ti­do se des­en­vol­vió sin agre­sio­nes. El Inter derro­tó al Pales­tino (3−2), y el pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro (ex capi­tán de reser­va del Ejér­ci­to bra­si­le­ño, ex cató­li­co deve­ni­do en neo­pen­te­cos­tal y fir­me alia­do de Tel Aviv), fes­te­jó la vic­to­ria sin­tien­do, posi­ble­men­te, que Dios siem­pre jue­ga en favor de Bra­sil [excep­to cuan­do jue­ga con­tra los alemanes].

* Fuen­te: La Jornada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *