Femi­nis­mos. “La situa­ción de las muje­res afga­nas nece­si­ta una revolución”

Por José Ángel Sán­chez Roca­mo­ra, Eleute­rio Gabón, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de junio de 2020.

Foto: Lida Mah­moo­da, con pañue­lo azul, impar­te una for­ma­ción a jóve­nes afganas

Entre­vis­ta a Lida Mah­moo­da, inte­gran­te de la orga­ni­za­ción RAWA de Afganistán

Fun­da­da en 1977, la orga­ni­za­ción RAWA ha sobre­vi­vi­do a la inva­sión rusa, a los gobier­nos tali­ba­nes y a la inva­sión esta­dou­ni­den­se. Su inte­gran­te, Lida Mah­moo­da, tra­ba­ja por los dere­chos de las muje­res des­de la clan­des­ti­ni­dad, en un Afga­nis­tán atra­ve­sa­do por el auge del Esta­do Islámico.

Lida Mah­moo­da, acti­vis­ta y femi­nis­ta afga­na, per­se­gui­da por los tali­ba­nes en su país, se encuen­tra actual­men­te en la clan­des­ti­ni­dad. Es miem­bro de RAWA, la orga­ni­za­ción defen­so­ra de dere­chos huma­nos más anti­gua de Afga­nis­tán. Una orga­ni­za­ción que tra­ba­ja por la jus­ti­cia social, la paz y en con­tra de las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, par­ti­cu­lar­men­te de los dere­chos de las muje­res afga­nas. Fun­da­da en 1977, ha sobre­vi­vi­do a la inva­sión rusa, a los gobier­nos tali­ba­nes y a la inva­sión esta­dou­ni­den­se. Actual­men­te sigue en activo.

Afga­nis­tán es un país roto des­de que a comien­zos de siglo y tras los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre, se fija­ra en él toda la aten­ción inter­na­cio­nal en la lla­ma­da gue­rra con­tra el terro­ris­mo. Tras la inva­sión esta­dou­ni­den­se en la que miles de per­so­nas ino­cen­tes per­die­ron la vida, la gue­rra se asen­tó en el país, aun­que ya fue­ra de los focos mediá­ti­cos. EEUU ha man­te­ni­do su pre­sen­cia en Afga­nis­tán, mien­tras el enfren­ta­mien­to entre tali­ba­nes y nue­vos gru­pos yiha­dis­tas ha segui­do cobrán­do­se vidas entre la pobla­ción civil. El pasa­do mes de mar­zo, con la par­ti­ci­pa­ción de Esta­dos Uni­dos, se fir­mó un acuer­do de paz que ya ha sido vio­la­do varias veces por los talibanes.

¿Cuá­les son los intere­ses que los esta­dou­ni­den­ses han teni­do duran­te esta gue­rra inter­na?
Los intere­ses esta­dou­ni­den­ses en Afga­nis­tán son varios. Por un lado, el país tie­ne una posi­ción estra­té­gi­ca en Asia, ya que está situa­do en el cen­tro del con­ti­nen­te. A día de hoy EEUU tie­ne nue­ve bases mili­ta­res en Afga­nis­tán que por su posi­ción per­mi­ti­rían alcan­zar paí­ses como Chi­na, Rusia, India, Siria o Pakis­tán. Por otro lado, están los intere­ses eco­nó­mi­cos. Has­ta la fecha, Afga­nis­tán es el mayor pro­duc­tor de opio del mun­do, el noven­ta por cien­to del opio que se pro­du­ce en el mun­do es afgano. Apar­te de opio, el país cuen­ta con un recur­so natu­ral muy valio­so, el litio.

EEUU tie­ne nue­ve bases mili­ta­res en Afga­nis­tán que por su posi­ción per­mi­ti­rían alcan­zar paí­ses como Chi­na, Rusia, India, Siria o Pakis­tán. Ade­más, Afga­nis­tán es el mayor pro­duc­tor de opio del mundo

El papel de EE.UU. en la recons­truc­ción del país des­pués de la inva­sión y la gue­rra ha sido deter­mi­nan­te en Afga­nis­tán.
Han uti­li­za­do su poder para colo­car gobier­nos títe­res que favo­rez­can sus intere­ses. Ade­más han gene­ra­do mucha divi­sión entre la pobla­ción y nume­ro­sos con­flic­tos reli­gio­sos que antes no exis­tían. De este modo pudie­ron jus­ti­fi­car la nece­si­dad de una inter­ven­ción supues­ta­men­te demo­crá­ti­ca en la polí­ti­ca de Afganistán.

¿Podría­mos decir que esto res­pon­de a una estra­te­gia del divi­de y ven­ce­rás?
Sí, por supues­to, uno de los obje­ti­vos de EEUU era crear divi­sión. Afga­nis­tán es un país mul­ti­ét­ni­co, pro­vo­ca­ron el con­flic­to reli­gio­so entre dife­ren­tes corrien­tes del Islam que antes podían con­vi­vir sin pro­ble­mas. Esto tenía un obje­ti­vo con­cre­to, que la gen­te de Afga­nis­tán vie­se como su enemi­go a otra etnia, a otro gru­po reli­gio­so y no se die­ra cuen­ta de que el ver­da­de­ro enemi­go del país son los EE.UU.

Otro tema de con­flic­to ha sido la crea­ción de gru­pos para­mi­li­ta­res. Se tra­ta de yiha­dis­tas que antes lucha­ron con­tra la pre­sen­cia de la Unión Sovié­ti­ca y aho­ra luchan con­tra los tali­ba­nes. Com­ba­ten con arma­men­to esta­dou­ni­den­se, lo que lle­va a pen­sar que cum­plen un papel cla­ro para los intere­ses de EEUU. Este con­flic­to ha pro­vo­ca­do que muchas per­so­nas ino­cen­tes que no tenían nada que ver con los tali­ba­nes y que tam­po­co par­ti­ci­pa­ron en el con­flic­to, hayan muer­to a manos de estos gru­pos paramilitares.Además dichos gru­pos para­mi­li­ta­res pen­sa­mos que siguen el mode­lo esta­ble­ci­do en otros pai­ses por par­te de EEUU, como es el caso de Colom­bia, arman­do gru­pos cri­mi­na­les al mar­gén de la ley con el fin de pro­te­ger sus intereses.

Actual­men­te ¿qué con­trol real tie­nen sobre el país el gobierno afgano por un lado y los tali­ba­nes por otro?
Se pue­de decir que el con­trol de los tali­ba­nes está en las áreas más remo­tas del país. Aun­que la cifra ofi­cial es que están con­tro­lan­do el 10% del terri­to­rio, es evi­den­te que la cifra real es mucho más alta, por otro lado el gobierno afgano a penas tie­ne con­trol sobre el país.

El pasa­do mes de mar­zo se pre­sen­tó ante la opi­nión inter­na­cio­nal un acuer­do de paz para Afga­nis­tán ¿qué opi­nión te mere­ce este acuer­do y has­ta qué pun­to pue­de supo­ner un repar­to del con­trol del país entre el gobierno proes­ta­dou­ni­den­se y los talibanes?

En reali­dad no es un acuer­do de paz, sino efec­ti­va­men­te, un alto al fue­go entre los para­mi­li­ta­res yiha­dis­tas y los tali­ba­nes. El inte­rés prin­ci­pal de EEUU con este acuer­do ha sido reba­jar el con­flic­to con los tali­ba­nes y per­mi­tir así pro­mo­cio­nar la for­ma­ción del Esta­do Islá­mi­co que está cre­cien­do a una velo­ci­dad increí­ble den­tro del país. Pare­ce cla­ro que ya van a supe­rar en núme­ro a los tali­ba­nes y cómo este hecho for­ma par­te del jue­go que intere­sa a los EE.UU y a sus pro­pios intere­ses eco­nó­mi­cos y geos­tra­té­gi­cos en la región.

¿Cómo se ha dado este auge del Esta­do Islá­mi­co en detri­men­to de los tali­ba­nes den­tro de Afga­nis­tán?
El Esta­do Islá­mi­co está atra­yen­do a los isla­mis­tas más con­ser­va­do­res del país. Por su par­te los tali­ba­nes, a pesar de tener aho­ra su pues­to en la polí­ti­ca ofi­cial de Afga­nis­tán, creo que van a per­der poco a poco su poder, ya no son tan impor­tan­tes como el Esta­do Islá­mi­co. Esta nue­va situa­ción se pro­du­jo a raíz de que un gru­po de coman­dan­tes de los más con­ser­va­do­res entre los tali­ba­nes, se pasa­ron a las filas del Esta­do Islá­mi­co don­de fue­ron muy bien reci­bi­dos. Se creó fama de que los tali­ba­nes eran “blan­di­tos”, inca­pa­ces de con­fron­tar a los EE.UU. Hay que decir que, den­tro del mar­co inter­na­cio­nal, los tali­ba­nes son pro­pen­sos a cola­bo­rar con Chi­na y Rusia, mien­tras que el Esta­do Islá­mi­co es más cer­cano a los EE.UU.

Den­tro del mar­co inter­na­cio­nal, los tali­ba­nes son pro­pen­sos a cola­bo­rar con Chi­na y Rusia, mien­tras que el Esta­do Islá­mi­co es más cer­cano a los EE.UU

Reto­man­do el Acuer­do de Paz, ¿exis­te algu­na alu­sión a algún tipo de tri­bu­nal penal por crí­me­nes de gue­rra o res­pec­to a las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos huma­nos duran­te el con­flic­to?
No, en reali­dad no hay nada de esto, no se men­cio­na nin­gún tipo de jus­ti­cia o repa­ra­ción de nin­gu­na cla­se. Menos aún se habla de crí­me­nes de gue­rra o de un tri­bu­nal penal. Tam­po­co se men­cio­nan los dere­chos huma­nos. Lo úni­co que se men­cio­na es el cese del fue­go entre los para­mi­li­ta­res y los tali­ba­nes y la libe­ra­ción de los pre­sos tali­ba­nes de las cár­ce­les de Afga­nis­tán y Guantánamo.

Antes has habla­do del opio como uno de los prin­ci­pa­les intere­ses que pue­de tener Esta­dos Uni­dos en Afga­nis­tán. Cuan­do habla­mos del cul­ti­vo del opio gene­ral­men­te se pien­sa en el nar­co­trá­fi­co de heroí­na, pero el opio tam­bién pue­de des­ti­nar­se al comer­cio con mul­ti­na­cio­na­les y far­ma­céu­ti­cas que fabri­can mor­fi­na u otro tipo de medi­ca­men­tos.
En este sen­ti­do se han hecho varias inten­tos de lle­gar a acuer­dos de este tipo pero resul­ta más bene­fi­cio­so la ven­ta ile­gal de este pro­duc­to. Actual­men­te, ésta es la prin­ci­pal fuen­te de rique­za del país, lo que con­vier­te a la eco­no­mía de Afga­nis­tán, la ofi­cial, la del Esta­do, en una eco­no­mía mafiosa.

¿Cómo afec­ta a la pobla­ción del país este nego­cio de trá­fi­co y pro­duc­ción a nivel de adic­cio­nes?
Des­tru­ye muchas vidas, hay un millón de afga­nos que con­su­men opio o heroí­na, habla­mos de un por­cen­ta­je muy alto, un 10% de la pobla­ción del país. Este nego­cio tam­bién gene­ra des­igual­dad. El 54% de la pobla­ción está en una situa­ción de pro­fun­da pobre­za. El dine­ro del opio sale del país, no se que­da en la pobla­ción. Aho­ra es muy nota­ble, ya que con la situa­ción de pan­de­mia y la cua­ren­te­na, nadie pue­de reci­bir nin­gún tipo de apo­yo eco­nó­mi­co esta­tal por­que ofi­cial­men­te el gobierno no dis­po­ne del dine­ro. Todas las ganan­cias que el Esta­do obtie­ne de este nego­cio van direc­ta­men­te a las mafias, no lle­gan nun­ca a la población.

Por lo que has con­ta­do, se pue­de enten­der que los EE.UU obtie­ne bene­fi­cios con este comer­cio inter­na­cio­nal de heroí­na.
Des­pués de la inva­sión, EEUU fomen­tó la crea­ción de un minis­te­rio con­tra la pro­duc­ción del opio pero en reali­dad este minis­te­rio se con­vir­tió en la prin­ci­pal mafia de con­trol para la pro­duc­ción de este pro­duc­to. Se han hecho cam­pa­ñas en las que se tele­vi­sa­ban que­mas de gran­jas ile­ga­les de opio para hacer pro­pa­gan­da de una supues­ta lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co. Pero se demos­tró que en reali­dad se des­truían cul­ti­vos par­ti­cu­la­res de per­so­nas que no que­rían cola­bo­rar con la mafia. Nun­ca han toca­do nin­guno de los cul­ti­vos de las mafias.

Una de las ban­de­ras que se esgri­mie­ron para jus­ti­fi­car la inva­sión de Afga­nis­tán en el año 2001 fue la de la libe­ra­ción de sus muje­res, ¿cuál es la situa­ción las muje­res afga­nas casi vein­te años des­pués?
Las muje­res han sufri­do más vio­len­cia que el res­to de la pobla­ción duran­te el con­flic­to arma­do. Pero inde­pen­dien­te­men­te del con­flic­to, exis­te la vio­len­cia de géne­ro en gene­ral; vio­len­cia sexual, domés­ti­ca, psi­co­ló­gi­ca… Cabe des­ta­car el nego­cio de tra­ta que hay en el país, las muje­res cues­tan muy bara­tas, la vida de una mujer no vale nada.

Las muje­res han sufri­do más vio­len­cia que el res­to de la pobla­ción duran­te el con­flic­to arma­do. Cabe des­ta­car el nego­cio de tra­ta que hay en el país, las muje­res cues­tan muy baratas

Por otro lado tam­bién pode­mos decir que las muje­res son víc­ti­mas del silen­cio, no pue­den tomar nin­gu­na deci­sión, siem­pre depen­de de los hom­bres, su voz no cuen­ta. Las muje­res en Afga­nis­tán a tra­vés de la cul­tu­ra y de la pre­sión de la fami­lia apren­den a callar­se y no pue­den com­par­tir sus expe­rien­cias y sus pro­ble­mas con los demás por­que esto resul­ta inacep­ta­ble para mayo­ría de la pobla­ción, que, en gene­ral, tam­po­co está intere­sa­da en los dere­chos de las mujeres.

En este sen­ti­do, ¿pue­des expli­car cómo fun­cio­na RAWA, la orga­ni­za­ción a la que per­te­ne­ces?
RAWA es la Aso­cia­ción Revo­lu­cio­na­ria de Muje­res de Afga­nis­tán, fue fun­da­da en 1977 por Mee­na Kesh­war Kamal, que fue ase­si­na­da por sus ideas polí­ti­cas en 1987. RAWA es una aso­cia­ción polí­ti­ca y clan­des­ti­na, que lucha por los dere­chos de las muje­res con estra­te­gias polí­ti­cas y socia­les. Noso­tras pen­sa­mos que los cul­pa­bles de esta situa­ción son por un lado los ocu­pan­tes extran­je­ros y por otro lado los fun­da­men­ta­lis­tas afga­nos. Mejo­rar la situa­ción de las muje­res en mi país no pasa por refor­mas, se nece­si­ta una revolución.

Tra­ba­ja­mos en las áreas más remo­tas del país rea­li­zan­do apo­yo eco­nó­mi­co a las muje­res que cul­ti­van la tie­rra y no tie­nen recur­sos. Gene­ral­men­te son muje­res anal­fa­be­tas, por eso las orga­ni­za­mos para que se alfa­be­ti­cen y dar­les una herra­mien­ta para poder cono­cer sus dere­chos y luchar por ellos. Al tra­ba­jar de for­ma clan­des­ti­na, pre­sen­ta­mos como pro­yec­tos de otras aso­cia­cio­nes de muje­res, los que en reali­dad pro­vie­nen de RAWA . A veces ni siquie­ra las muje­res que tra­ba­jan en estos pro­yec­tos, saben que depen­den de RAWA, se tra­ta de una estra­te­gia de infil­tra­ción en otras orga­ni­za­cio­nes socia­les u ONG.

Por lo que estás con­tan­do, estáis rea­li­zan­do un tra­ba­jo de infil­tra­ción.
Par­te de nues­tro tra­ba­jo es en dife­ren­tes par­ti­dos polí­ti­cos pro­mo­vien­do nues­tras ideas. Tra­ta­mos de influir en los par­ti­dos más demo­crá­ti­cos, den­tro de lo que se pue­den ver en Afga­nis­tán, como por ejem­plo el Par­ti­do de Soli­da­ri­dad y otros par­ti­dos. A veces saben que cola­bo­ran con noso­tras, otras veces no. Es muy impor­tan­te tra­ba­jar con ellos, aun­que a veces no este­mos de acuer­do con sus dis­cur­sos polí­ti­cos, por­que por lo menos tene­mos el dere­cho de tener voz ahí.

Tra­ta­mos de influir en los par­ti­dos más demo­crá­ti­cos, den­tro de lo que se pue­den ver en Afga­nis­tán. A veces saben que cola­bo­ran con noso­tras, otras veces no

Hay una gran can­ti­dad de muje­res que a pesar de todo siguen luchan­do y levan­tan­do su voz, hablan­do en los medios de comu­ni­ca­ción cuan­do tie­nen la posi­bi­li­dad o inclu­so crean­do los medios de comu­ni­ca­ción si no exis­ten. Noso­tras tra­ba­ja­mos con muchos medios, en redes socia­les, tene­mos nues­tra pági­na en face­book, don­de reci­bi­mos men­sa­jes y pro­pues­tas. Tam­bién rea­li­za­mos nues­tra pro­pia revis­ta, “Men­sa­je de Muje­res”, que impri­mi­mos y repar­ti­mos entre las muje­res en todo el país para que sepan que la lucha de las muje­res exis­te, conoz­can en qué con­sis­te y qué pue­den aportar.

Como has expli­ca­do RAWA tra­ba­ja des­de la paz pero dada la situa­ción de vio­len­cia en el país, ¿os habéis lle­ga­do a plan­tear otros esce­na­rios en un futu­ro?
Nues­tra resis­ten­cia es no vio­len­ta, pero nun­ca des­car­ta­mos la posi­bi­li­dad de, en un futu­ro, si hubie­se la nece­si­dad, pasar a las armas. A veces pen­sa­mos que todo nos empu­ja a ello, que no nos que­da otra. Cuan­do tu enemi­go son los EEUU que tie­nen armas y las uti­li­zan con­tra ti y los tali­ba­nes, que tam­bién tie­nen y emplean armas. No tene­mos mie­do y lle­ga­do el caso, acu­di­ría­mos a las armas si fue­ra necesario.

Fuen­tes: https://​www​.elsal​to​dia​rio​.com/​a​f​g​a​n​i​s​t​a​n​/​l​i​d​a​-​m​a​h​m​o​o​d​a​-​R​A​W​A​-​s​i​t​u​a​c​i​o​n​-​m​u​j​e​r​e​s​-​n​o​-​r​e​f​o​r​m​a​s​-​s​e​-​n​e​c​e​s​i​t​a​-​r​e​v​o​l​u​c​i​onn

Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *