EE.UU. Jef­frey Eps­tein, la ima­gen putre­fac­ta del capi­ta­lis­mo contemporáneo

Por Hum­ber­to Decar­li, Resu­men Latinoamericano,13 de junio de 2020.

La pla­ta­for­ma de strea­ming Net­flix ha lan­za­do una serie lla­ma­da «Filthy Rich» (rico asque­ro­so) sobre el rai­der de las finan­zas Jef­frey Eps­tein. Se tra­ta de la his­to­ria de un mul­ti­mi­llo­na­rio del sec­tor finan­cie­ro quien orga­ni­zó un ser­vi­cio pedó­fi­lo encu­bier­to en acti­vi­da­des de masa­jes. La serie está bien docu­men­ta­da, con videos, foto­gra­fías, entre­vis­tas y repor­ta­jes sobre el escán­da­lo pro­ta­go­ni­za­do por este sinies­tro per­so­na­je que ope­ra­ba en Palm Beach, Flo­ri­da; en una isla pri­va­da en las Islas Vír­ge­nes Ame­ri­ca­nas; en Nue­va York y en Nue­vo México.

Per­fil de Epstein

Era una per­so­na de cla­se media baja que incur­sio­nó en el mun­do finan­cie­ro y por manio­bras en este seg­men­to logró el éxi­to y se con­vir­tió en un poten­ta­do cuya liqui­dez le per­mi­tía tener ami­gos pode­ro­sos, el res­pe­to de mucha gen­te auna­do a una per­so­na­li­dad sim­pá­ti­ca y caris­má­ti­ca. Sus pro­ble­mas radi­ca­ron en la exa­cer­ba­ción de la pedofi­lia y para­fi­lias ane­xas, com­bi­na­das con aco­so sexual, vio­la­cio­nes y corrup­ción de menores.

Sus alle­ga­dos estruc­tu­ra­ron el ser­vi­cio pres­ta­do bus­can­do sus clien­tes en niñas de 12, 14 y 16 años, per­te­ne­cien­tes a los estra­tos pobres y a fami­lias dis­fun­cio­na­les, vale decir, per­so­nas muy vul­ne­ra­bles. Eso, suma­do al poder y sus influen­cias, inti­mi­da­ban a las ado­les­cen­tes cap­ta­das con pagos ele­va­dos en pro­por­ción a su con­di­ción social. La ofer­ta era de masa­jes encu­bri­do­res de ona­nis­mo, actos las­ci­vos, aco­sos, vio­la­cio­nes e inclu­so pro­mo­ción de pros­ti­tu­ción median­te la con­tra­ta­ción de jóve­nes inter­me­dia­rias a quie­nes se les paga­ba por con­se­guir a otras menores.

Escán­da­lo en Florida

Sus actos, suma­dos a humi­lla­cio­nes a las niñas, gene­ra­ron un cúmu­lo enor­me de denun­cias en Palm Beach y se acti­vó una inves­ti­ga­ción don­de par­ti­ci­pó la fis­ca­lía de la zona, la poli­cía de la loca­li­dad y el FBI. Un acuer­do entre el fis­cal René Ale­xan­der Acos­ta y los abo­ga­dos de Eps­tein, mar­có su con­fe­sión y pidie­ron al juez que lo homo­lo­ga­ra lo cual hizo dejan­do sin con­sul­ta a las innu­me­ra­bles víc­ti­mas del soció­pa­ta. Eso ocu­rrió en el año 2008 y pur­gó una pena de un año y frac­ción en un correc­cio­nal don­de tenía todas las como­di­da­des. El ave­ni­mien­to fue denun­cia­do por corrup­ción pero que­dó tran­si­to­ria­men­te como cosa juz­ga­da vio­lán­do­se el dere­cho de defen­sa de las víc­ti­mas como par­te del debi­do pro­ce­so y los dere­chos huma­nos en juego.

El fis­cal Acos­ta fue increí­ble­men­te decano de Dere­cho de la Uni­ver­si­dad de la Flo­ri­da has­ta el año 2019. Tam­bién estu­vo como Secre­ta­rio del Tra­ba­jo en el gabi­ne­te del pre­si­den­te Trump des­de 2017, cuan­do fue nom­bra­do y rati­fi­ca­do por el sena­do, has­ta el 2019, cuan­do hubo de renun­ciar por el escán­da­lo de los acuer­dos repa­ra­to­rios en los cua­les par­ti­ci­pó. Insó­li­to que con esos gra­ves ante­ce­den­tes haya sido desig­na­do como titu­lar de un des­pa­cho del alto gobierno.

Sus com­pin­ches

Gran par­te de la efi­ca­cia de Eps­tein fue con­se­cuen­cia de sus rela­cio­nes, vin­cu­la­cio­nes y amis­ta­des bien pode­ro­sas. En la serie docu­men­tal apa­re­ce el pre­si­den­te Donald Trump como ami­go y vecino en su desa­rro­llo inmo­bi­lia­rio deno­mi­na­do Mar-a-Lago; Bill y Hillary Clin­ton con quie­nes cons­ti­tu­yó la Fun­da­ción Clin­ton; el prín­ci­pe bri­tá­ni­co Andrés gra­cias a las ges­tio­nes de quien fun­gía como espo­sa de Eps­tein, hija de un millo­na­rio inglés de ape­lli­do Max­well; el pro­duc­tor cine­ma­to­grá­fi­co Harold Weins­tein, actual­men­te con­de­na­do a más de vein­te años de pre­si­dio por deli­tos sexua­les; el actor Kevin Spa­cey, enjui­cia­do actual­men­te por la mis­ma cla­se de hechos puni­bles; Woody Allen y el prín­ci­pe sau­di­ta bin Salman.

Los ante­rio­res ami­gos, rela­cio­na­dos o cono­ci­dos apa­re­cen en múl­ti­ples via­jes en los avio­nes de Eps­tein así como en cali­dad de visi­tan­tes asi­duos de la isla pri­va­da y de su man­sión­Palm Beach y se jac­ta­ban de sus víncu­los. Foto­gra­fías, videos, tes­ti­mo­nios y docu­men­tos indi­ca­dos en el docu­men­tal, así lo corro­bo­ran. Es muy difí­cil acep­tar que no cono­cie­ran de las prác­ti­cas sexua­les del pro­ta­go­nis­ta real del film.El fin de las tropelías

No obs­tan­te que había cosa juz­ga­da en el jui­cio de Flo­ri­da, siguie­ron las denun­cias en Nue­va York y se comi­sio­nó al FBI para la inves­ti­ga­ción tan­to en esa ciu­dad como en Palm Beach y las Islas Vír­ge­nes Ame­ri­ca­nas. En el año 2019 un juz­ga­do penal neo­yor­quino orde­nó su deten­ción pre­ven­ti­va y al regre­sar de un via­je de París fue aprehen­di­do en un aero­puer­to de Nue­va Jer­sey en el mes de agos­to de ese año.

Se dio comien­zo al jui­cio y sus abo­ga­dos ofre­cie­ron has­ta un millón de dóla­res en cali­dad de fian­za pero el juez le negó este bene­fi­cio pro­ce­sal. Ulte­rior­men­te en el correc­cio­nal a don­de se había orde­na­do la pri­va­ción de liber­tad apa­re­ce muer­to en un pre­sun­to sui­ci­dio. Unos días antes, el finan­cis­ta habría tras­la­da­do sus fon­dos a su fami­lia para eva­dir los daños que pudie­ran resul­tar de una sen­ten­cia condenatoria.

El hipo­té­ti­co suicidio

Eps­tein fue reclui­do en un penal mien­tras se desa­rro­lla­ba el pro­ce­so puni­ti­vo en su con­tra y fue encon­tra­do muer­to en su cel­da. Las inte­rro­gan­tes sobre el sui­ci­dio radi­can en varias cir­cuns­tan­cias que lo ponen en duda. Pri­me­ro, ese día el com­pa­ñe­ro de cel­da no esta­ba; segun­do, un guar­dia que debía vigi­lar­lo cada media hora no lo hizo: tres, las cáma­ras de gra­ba­ción inter­na no funcionaron.

La con­clu­sión de la necrop­sia ofi­cial fue sui­ci­dio pero lue­go el exper­to res­pon­sa­ble sos­tu­vo que no había sufi­cien­te infor­ma­ción para lle­gar a esa con­clu­sión. Apar­te, un espe­cia­lis­ta con­tra­ta­do por la fami­lia Eps­tein des­car­ta­ba el sui­ci­dio por­que unos múscu­los ubi­ca­dos deba­jo del maxi­lar no se des­pren­dían en tal caso y aho­ra sí lo esta­ban con­tra­di­cien­do esa hipótesis.

Res­pon­sa­bi­li­da­des pendientes

Des­pués de su des­apa­ri­ción físi­ca con­clu­ye el jui­cio penal res­pec­to a su per­so­na pero fal­ta deter­mi­nar la impu­tabi­li­dad de sus cóm­pli­ces y la red orga­ni­za­da de sus andan­zas sexua­les. Son encu­bri­mien­tos y com­pli­ci­da­des san­cio­na­bles con penas cor­po­ra­les apar­te de los daños y per­jui­cios cole­gi­dos de todas esas bar­ba­ri­da­des. Su viu­da y demás emplea­dos impor­tan­te deben enfren­tar esas acu­sa­cio­nes pero has­ta aho­ra no se abier­to nin­gún pro­ce­so al respecto.

Con­clu­sio­nes

Los fac­to­res de poder mun­dial, con su encu­bri­mien­to y com­pli­ci­dad, ayu­da­ron por lar­go tiem­po a la impu­ni­dad de Eps­tein. No es que par­ti­ci­pa­ban todos en los actos de pedofi­lia, las­ci­via y vio­la­cio­nes sino que es impro­ba­ble el des­co­no­ci­mien­to de esas ope­ra­cio­nes cua­si públi­cas. Esta situa­ción la expre­san varios ex tra­ba­ja­do­res del billo­na­rio e inclu­so advir­tie­ron la eva­sión de muchos de ellos cuan­do salie­ra a la luz públi­ca el desas­tre humano come­ti­do. Trump expre­só que des­de hace quin­ce años no le diri­gía la pala­bra al pedó­fi­lo por un inci­den­te. No obs­tan­te, como ya lo seña­la­mos, desig­nó Secre­ta­rio del Tra­ba­jo a René Ale­xan­der Acos­ta, el fis­cal vec­tor en el arre­glo en Flo­ri­da a espal­da de las innu­me­ra­bles víc­ti­mas de deli­tos sexua­les. Los Clin­ton nega­ron vin­cu­la­ción tam­bién des­de tiem­po atrás pero están las sufi­cien­tes prue­bas en el docu­men­tal que veri­fi­can sus ope­ra­cio­nes como via­jes en avio­nes pri­va­dos a Palm Beach y la isla pri­va­da en el Cari­be. El miem­bro de la reale­za ingle­sa, el prín­ci­pe Andrés, lle­ga al col­mo de la bella­que­ría cuan­do nie­ga su rela­ción con una menor aun cuan­do exis­te una foto don­de apa­re­ce abra­za­do con ella toma­da pre­ci­sa­men­te por quien pade­cía tan­tas abe­rra­cio­nes. Para algo sir­vie­ron las múl­ti­ples dona­cio­nes efec­tua­das por Eps­tein a dife­ren­tes fun­da­cio­nes y orga­nis­mos de estos pro­hom­bres del poder inter­na­cio­nal. Su éxi­to se fun­da­men­tó en las des­co­mu­na­les can­ti­da­des de dine­ro uti­li­za­das como ele­men­to com­pro­me­te­dor y pro­mo­tor de complicidades.

Las pre­mi­sas ante­rio­res nos per­mi­ten con­cluir en la sór­di­da cata­du­ra moral de los per­so­ne­ros del poder en el mun­do. Un orbe don­de lo úni­co de valor es el dine­ro y las rique­zas acu­mu­la­das no pue­de pro­du­cir sino la abyec­ción infe­ri­da de tan abo­mi­na­bles hechos. Es el estruen­do­so fra­ca­so de un mode­lo civi­li­za­to­rio cuyo eje es la cre­ma­tís­ti­ca y pade­ce­mos como con­se­cuen­cial, no como cau­sa, de efec­tos como la pan­de­mia del Covid-19, el cam­bio cli­má­ti­co, los enor­mes incen­dios en la Ama­zo­níay en a y Aus­tra­lia y la ero­ga­ción pre­su­pues­ta­ria ele­va­das en armas suma­das a recor­tes en edu­ca­ción y salud. Solo un cam­bio radi­cal pue­de sal­var al pla­ne­ta de su des­apa­ri­ción por par­te de unas éli­tes depra­va­das e irres­pon­sa­bles. Supe­rar la pan­de­mia no es sufi­cien­te, es menes­ter aca­bar con esta mane­ra des­pre­cia­ble de actuar.

Fuen­tes: El Liber­ta­rio, Kao­sen­la­red.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *