Colom­bia. El terror del para­mi­li­ta­ris­mo: ¿Lle­ga­ron al Quin­dío los urabeños?

Por Hora­cio Duque. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de junio de 2020. 

En días recien­tes se han pre­sen­ta­do una serie de hechos en el depar­ta­men­to que tras­cien­den la nor­ma­li­dad regio­nal en mate­ria de convivencia. 

En la zona rural del muni­ci­pio de Sal­ten­to ha cir­cu­la­do un panfleto
don­de un gru­po para­mi­li­tar, liga­do al Clan del Gol­fo, pro­fie­re serias
ame­na­zas con­tra la vida de líde­res agra­rios de dicha localidad.

Se tra­ta de una gra­ve situa­ción, pues ya sabe­mos lo que está
suce­dien­do con los líde­res socia­les y los dere­chos huma­nos del res­to del
país: están sien­do some­ti­dos al exter­mi­nio del sica­ria­to, con­tra­ta­do en
muchas oca­sio­nes por poten­tes estruc­tu­ras vin­cu­la­das con el des­po­jo de
tie­rras, el extrac­ti­vis­mo mine­ro y el nar­co­trá­fi­co. Ade­más, estudios
recien­tes de la fun­da­ción Somos Defen­so­res indi­can que las ame­na­zas se han dis­pa­ra­do gra­ve­men­te y que el ase­si­na­to no se detiene.

Pues bien, Salen­to es de vital inte­rés estra­té­gi­co por su topo­gra­fía y
sue­los pro­pi­cios para el desa­rro­llo de la agro­in­dus­tria; por un
sub­sue­lo rico en mine­ra­les diver­sos que lo han pues­to en la mira de
empre­sas mine­ras nacio­na­les y trans­na­cio­na­les; por un sistema
hidro­grá­fi­co del cual depen­den bue­na par­te de muni­ci­pios del Quin­dío y
Nor­te del valle; y por una eco­no­mía atrac­ti­va para la inver­sión en
turis­mo (según afir­ma John Jai­ro Sali­nas, un des­ta­ca­do acti­vis­ta de los
dere­chos huma­nos de la region).

Así mis­mo, la zona rural de Salen­to reúne las mejo­res condiciones
para la siem­bra de agua­ca­tes Hass y la explo­ta­ción de recursos
natu­ra­les, por lo que empre­sa­rios loca­les e inter­na­cio­na­les quieren
desa­rro­llar allí sus pro­yec­tos del mal lla­ma­do oro ver­de y la extracción
de oro… ¿No son curio­sas enton­ces las ame­na­zas de las que son objeto
las fami­lias cam­pe­si­nas en las vere­das que están geo­rre­fe­ren­cia­das para
este tipo de cul­ti­vos y acti­vi­da­des mineras?

A pesar de eso, los jefes de la poli­cía y los mili­ta­res han dicho que
tal pan­fle­to no mere­ce ser toman­do en serio, repi­tien­do las respuestas
de las auto­ri­da­des de otros depar­ta­men­tos en los que la muer­te no se
detiene.

Sin embar­go, en el Quin­dío ya pare­ce sen­tir­se la pre­sen­cia de los
deno­mi­na­dos “ura­be­ños”, que es un con­glo­me­ra­do cri­mi­nal con alian­zas y
pac­tos con estruc­tu­ras loca­les. De hecho, las AUG (crea­das por Don Mario
en el sur de Cor­do­ba y enca­be­za­das hoy por Oto­niel) al pare­cer tienen
acuer­dos con la ban­da La Cor­di­lle­ra, que ope­ra en el Eje Cafe­te­ro y cuya
sede es Dos Que­bra­das, Risaralda.

A esto hay que sumar­le que Nata­lia Andrea Quim­ba­yo Pra­do (alias
Nata­lia o Pelu­che), recien­te­men­te con­de­na­da en Calar­cá a 15 años de
cár­cel, es el enla­ce con el Gru­po de Delin­cuen­cia Común Organizada
Cor­di­lle­ra, ade­más de la per­so­na de con­fian­za del líder de esa
estruc­tu­ra en Quin­dío. Ella se encar­ga­ba de mane­jar la contabilidad,
trans­por­tar armas de fue­go y sustancias.

Según la inves­ti­ga­ción de la Fis­ca­lía, la mujer es inte­gran­te la
orga­ni­za­ción cri­mi­nal La Flo­res­ta (con inje­ren­cia en Calar­cá) y cometió
dife­ren­tes deli­tos des­de el año 2016 para tener con­trol sobre el
terri­to­rio en el que se dedi­ca­ba a la ven­ta de estupefacientes.

Sobre La Cordillera

Recien­te­men­te, la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación entre­gó un mapa nacio­nal de las estruc­tu­ras cri­mi­na­les que ope­ran en dife­ren­tes regio­nes del país, a pro­pó­si­to del segui­mien­to y gol­pes con­tun­den­tes que han pro­pi­na­do las auto­ri­da­des al Clan Úsu­ga. Den­tro de este espec­tro se regis­tra La Cor­di­lle­ra como una ban­da cri­mi­nal que delin­que en el Eje Cafe­te­ro y el Nor­te del Valle.

* Fuen­te: Las 2 Orillas

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *