Colom­bia. El terror del para­mi­li­ta­ris­mo: ¿Lle­ga­ron al Quin­dío los urabeños?

Por Hora­cio Duque. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de junio de 2020. 

En días recien­tes se han pre­sen­ta­do una serie de hechos en el depar­ta­men­to que tras­cien­den la nor­ma­li­dad regio­nal en mate­ria de convivencia. 

En la zona rural del muni­ci­pio de Sal­ten­to ha cir­cu­la­do un panfleto
don­de un gru­po para­mi­li­tar, liga­do al Clan del Gol­fo, pro­fie­re serias
ame­na­zas con­tra la vida de líde­res agra­rios de dicha localidad.

Se tra­ta de una gra­ve situa­ción, pues ya sabe­mos lo que está
suce­dien­do con los líde­res socia­les y los dere­chos huma­nos del res­to del
país: están sien­do some­ti­dos al exter­mi­nio del sica­ria­to, con­tra­ta­do en
muchas oca­sio­nes por poten­tes estruc­tu­ras vin­cu­la­das con el des­po­jo de
tie­rras, el extrac­ti­vis­mo mine­ro y el nar­co­trá­fi­co. Ade­más, estudios
recien­tes de la fun­da­ción Somos Defen­so­res indi­can que las ame­na­zas se han dis­pa­ra­do gra­ve­men­te y que el ase­si­na­to no se detiene.

Pues bien, Salen­to es de vital inte­rés estra­té­gi­co por su topo­gra­fía y
sue­los pro­pi­cios para el desa­rro­llo de la agro­in­dus­tria; por un
sub­sue­lo rico en mine­ra­les diver­sos que lo han pues­to en la mira de
empre­sas mine­ras nacio­na­les y trans­na­cio­na­les; por un sistema
hidro­grá­fi­co del cual depen­den bue­na par­te de muni­ci­pios del Quin­dío y
Nor­te del valle; y por una eco­no­mía atrac­ti­va para la inver­sión en
turis­mo (según afir­ma John Jai­ro Sali­nas, un des­ta­ca­do acti­vis­ta de los
dere­chos huma­nos de la region).

Así mis­mo, la zona rural de Salen­to reúne las mejo­res condiciones
para la siem­bra de agua­ca­tes Hass y la explo­ta­ción de recursos
natu­ra­les, por lo que empre­sa­rios loca­les e inter­na­cio­na­les quieren
desa­rro­llar allí sus pro­yec­tos del mal lla­ma­do oro ver­de y la extracción
de oro… ¿No son curio­sas enton­ces las ame­na­zas de las que son objeto
las fami­lias cam­pe­si­nas en las vere­das que están geo­rre­fe­ren­cia­das para
este tipo de cul­ti­vos y acti­vi­da­des mineras?

A pesar de eso, los jefes de la poli­cía y los mili­ta­res han dicho que
tal pan­fle­to no mere­ce ser toman­do en serio, repi­tien­do las respuestas
de las auto­ri­da­des de otros depar­ta­men­tos en los que la muer­te no se
detiene.

Sin embar­go, en el Quin­dío ya pare­ce sen­tir­se la pre­sen­cia de los
deno­mi­na­dos “ura­be­ños”, que es un con­glo­me­ra­do cri­mi­nal con alian­zas y
pac­tos con estruc­tu­ras loca­les. De hecho, las AUG (crea­das por Don Mario
en el sur de Cor­do­ba y enca­be­za­das hoy por Oto­niel) al pare­cer tienen
acuer­dos con la ban­da La Cor­di­lle­ra, que ope­ra en el Eje Cafe­te­ro y cuya
sede es Dos Que­bra­das, Risaralda.

A esto hay que sumar­le que Nata­lia Andrea Quim­ba­yo Pra­do (alias
Nata­lia o Pelu­che), recien­te­men­te con­de­na­da en Calar­cá a 15 años de
cár­cel, es el enla­ce con el Gru­po de Delin­cuen­cia Común Organizada
Cor­di­lle­ra, ade­más de la per­so­na de con­fian­za del líder de esa
estruc­tu­ra en Quin­dío. Ella se encar­ga­ba de mane­jar la contabilidad,
trans­por­tar armas de fue­go y sustancias.

Según la inves­ti­ga­ción de la Fis­ca­lía, la mujer es inte­gran­te la
orga­ni­za­ción cri­mi­nal La Flo­res­ta (con inje­ren­cia en Calar­cá) y cometió
dife­ren­tes deli­tos des­de el año 2016 para tener con­trol sobre el
terri­to­rio en el que se dedi­ca­ba a la ven­ta de estupefacientes.

Sobre La Cordillera

Recien­te­men­te, la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación entre­gó un mapa nacio­nal de las estruc­tu­ras cri­mi­na­les que ope­ran en dife­ren­tes regio­nes del país, a pro­pó­si­to del segui­mien­to y gol­pes con­tun­den­tes que han pro­pi­na­do las auto­ri­da­des al Clan Úsu­ga. Den­tro de este espec­tro se regis­tra La Cor­di­lle­ra como una ban­da cri­mi­nal que delin­que en el Eje Cafe­te­ro y el Nor­te del Valle.

* Fuen­te: Las 2 Orillas

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.