Chi­le. 22 años de lucha de las muje­res de ANAMURI

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de junio de 2020

Hoy, la Aso­cia­ción Nacio­nal de Muje­res Rura­les e Indí­ge­nas (ANAMURI) cele­bra 22 años de lucha y acción. Esta vez de mane­ra vir­tual a tra­vés de la pági­na de Facebook. 

«Cre­cí en San­tia­go, con todo lo que sig­ni­fi­ca la dife­ren­cia y la dis­cri­mi­na­ción por el hecho de ser mapu­che. Cuan­do ter­mi­né la uni­ver­si­dad esta­ba en bús­que­da de mi iden­ti­dad, de la his­to­ria de mi pue­blo, del sig­ni­fi­ca­do de mi ape­lli­do» (Gabrie­la Curinao)

Mafal­da Gal­da­més, vin­cu­la­da a las orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas que exis­tían en ese momen­to y con quien Gabrie­la Curi­nao tra­ba­ja­ba en una ONG dedi­ca­da al desa­rro­llo comu­ni­ta­rio para pobla­cio­nes en situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad de San­tia­go, invi­tó a Curi­nao a sumar­se a las reunio­nes en las que orga­ni­za­ban lo que pron­to sería la Aso­cia­ción Nacio­nal de Muje­res Rura­les (ANAMUR) y, un año des­pués ANAMURI ‑al aña­dir a las com­pa­ñe­ras indí­ge­nas en la sigla-.

En esa reu­nión cons­ti­tu­ti­va del 13 de junio de 1998 esta­ban refe­ren­tes his­tó­ri­cas, que has­ta hoy siguen pre­sen­tes y mar­can­do hue­lla en las cam­pa­ñas de Ana­mu­ri, como Fran­cis­ca “Pan­cha” Rodri­guez y Ali­cia Muñoz, que venían de la mili­tan­cia cam­pe­si­na y en la polí­ti­ca de izquierda.

Des­de enton­ces ANAMURI sería cla­ve en la inte­gra­ción de La Vía Cam­pe­si­na y de la CLOC (Coor­di­na­do­ra Lati­no­ame­ri­ca­na de Orga­ni­za­cio­nes del Cam­po). En esos espa­cios de arti­cu­la­ción cam­pe­si­na pro­pu­sie­ron cam­pa­ñas que se vol­ve­rían mun­dia­les como la de pro­te­ger las semi­llas nati­vas, otras con­tra la vio­len­cia hacia las muje­res, y acu­ña­ron el femi­nis­mo cam­pe­sino y popu­lar ‑una ela­bo­ra­ción teó­ri­ca y prác­ti­ca for­ja­da a tra­vés de varias escue­las de peda­go­gía femi­nis­ta loca­les y con­ti­nen­ta­les, dis­cu­ti­da tam­bién en con­gre­sos y asam­bleas de la CLOC‑, pasan­do de la con­sig­na “Sin femi­nis­mo no habrá socia­lis­mo” de 2009 has­ta la cer­te­za del pre­sen­te: “Con femi­nis­mo cons­trui­mos socia­lis­mo”.

“El femi­nis­mo trae su rui­do ‑dice Gabrie­la Curi­nao- y es muy intere­san­te por­que hace a las muje­res cues­tio­nar­se sobre el géne­ro, suma­do al cru­ce inter­sec­cio­nal con la cla­se, con la raza, y la auto­for­ma­ción, en un pro­ce­so de for­ta­le­ci­mien­to polí­ti­co indi­vi­dual y colec­ti­vo. ANAMURI ha hecho un gran apor­te en el deba­te del feminismo”.

Fue el 30 de abril de 2009 en Cuba cuan­do la CLOC pro­nun­ció que “Sin femi­nis­mo no habrá socia­lis­mo”. “El reto era cómo esta con­cep­ción femi­nis­ta emer­ge­ría des­de un sec­tor de muje­res que his­tó­ri­ca­men­te nos situá­ba­mos tan lejos de las posi­cio­nes femi­nis­tas, pero al mis­mo tiem­po tan inter­pre­ta­das por ellas”, decía Fran­cis­ca Rodrí­guez en mayo de 2019.

“Nues­tro femi­nis­mo cam­pe­sino popu­lar se va impreg­nan­do de nues­tras his­to­rias y viven­cias, dán­do­le sen­ti­do a todo el acu­mu­la­do polí­ti­co que las muje­res hemos desa­rro­lla­do”, con­ti­núa Fran­cis­ca Rodrí­guez en el artícu­lo de ALAI. ¿Por qué es nece­sa­ria esta pers­pec­ti­va? Para la for­ma­ción de nue­vas gene­ra­cio­nes cam­pe­si­nas y “para la ela­bo­ra­ción y for­mu­la­ción polí­ti­ca de nues­tra con­cep­ción femi­nis­ta (…) enca­mi­nan­do la lucha por alcan­zar una socie­dad entre igua­les, una socie­dad sin vio­len­cia, don­de la exclu­sión, la sumi­sión, la dis­cri­mi­na­ción y la pobre­za sean cosas del pasa­do y poda­mos vivir en este paso por la vida en ple­ni­tud tran­si­tan­do por los cami­nos del buen vivir”.

Las muje­res que inte­gran ANAMURI sufren ata­ques en sus tie­rras, per­se­cu­ción y cri­mi­na­li­za­ción. Sin ir más lejos, a lo lar­go de 2019 (con­vul­sio­na­do y movi­li­za­do año, inau­gu­ra­do por la masi­va mar­cha y huel­ga gene­ral femi­nis­ta del 8 de mar­zo, que reu­nió más de un millón 200 mil muje­res y don­de Ana­mu­ri par­ti­ci­pó como par­te de la Coor­di­na­do­ra 8M‑, has­ta el esta­lli­do social de ociu­bre con deman­das con­tra el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, patriar­cal, racis­ta, sólo fre­na­do ‑ape­nas- por la pan­de­mia) esta aso­cia­ción sufrió ata­ques en terri­to­rio mapu­che y ata­ques a la sede en Santiago.

Como dice Gabrie­la Curi­nao, la lucha por el des­per­tar de Chi­le no era aje­na a Ana­mu­ri, más bien ellas venían hace años luchan­do por varios de los pun­tos que lue­go fue­ron par­te de la movi­li­za­ción popu­lar del año pasa­do, como: exi­gir una nue­va Cons­ti­tu­ción , deci­di­da no solo por ple­bis­ci­to sino a tra­vés de una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, luchar con­tra las paten­tes en semi­llas y defen­der las varie­da­des nati­vas y crio­llas para todo el cam­pe­si­na­do y la pro­duc­ción fami­liar, como par­te del dere­cho a la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, movi­li­zar­se con­tra tra­ta­dos de libre comer­cio, entre otros puntos.

«Chi­le es un país don­de pri­van los intere­ses eco­nó­mi­cos pri­va­dos, y el buen vivir de las per­so­nas no exis­te. En el últi­mo con­gre­so de Ana­mu­ri plan­tea­mos que una de las mane­ras de cam­biar eso era cam­biar la Cons­ti­tu­ción pino­che­tis­ta que nos man­tie­ne en esta situa­ción eco­nó­mi­ca, social y polí­ti­ca des­me­jo­ra­da», dijo Gabrie­la Curi­nao. Duran­te la pan­de­mia se han que­da­do «en casa, pero no en silen­cio», como dice la La Vía Cam­pe­si­na. «Hace­mos todo el rui­do que pode­mos», dice la direc­to­ra de Ana­mu­ri, y espe­ran vol­ver pron­to a las calles hacia el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te y el ple­bis­ci­to del 25 de octubre.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *