Afri­ca. Sáha­ra Occi­den­tal, 50 años de olvido

Por Lau­ra Casie­lles, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de junio de 2020.

«Bajo la idea de que la colo­ni­za­ción espa­ño­la era ama­ble, el Sáha­ra Occi­den­tal nun­ca se lle­gó a des­co­lo­ni­zar», refle­xio­na Casie­lles en ‘La mira­da’ de esta semana.

Un mani­fes­tan­te saha­raui es cachea­do por la poli­cía terri­to­rial en El Aaiún en 1975. Foto­gra­fía cedi­da por Pro­vin­cia 53

Hace 50 años, en estos mis­mos días calu­ro­sos en los que se acer­ca ya el verano y todo pare­ce coger cier­ta pere­za, en una capi­tal de pro­vin­cia espa­ño­la se esta­ba pre­pa­ran­do una movi­li­za­ción cuyas con­se­cuen­cias –como las de casi todo lo que real­men­te impor­ta – , no se alcan­za­ban a pre­ver en aque­llos momen­tos de pre­pa­ra­ción clandestina.

La orga­ni­za­ción que esta­ba detrás de lo que se tra­ma­ba había naci­do ape­nas unos meses antes, cuan­do seis jóve­nes char­lan­do en un cuar­to dije­ron: “Has­ta aquí hemos lle­ga­do”. No mucho des­pués, ya tenían detrás a unas cin­co mil per­so­nas. Aun­que su orga­ni­za­ción esta­ba prohi­bi­da, cla­ro: como cual­quier orga­ni­za­ción polí­ti­ca bajo la legis­la­ción fran­quis­ta.

Era junio de 1970 y las cosas no esta­ban pre­ci­sa­men­te en cal­ma. Un par de años antes, ETA había rea­li­za­do su pri­mer aten­ta­do con una víc­ti­ma mor­tal: el poli­cía y tor­tu­ra­dor fran­quis­ta Meli­tón Man­za­nas. Juan Car­los de Bor­bón había sido nom­bra­do legí­ti­mo suce­sor por Fran­co poco des­pués, en vir­tud de una ley de 1947. En todo el país, las pro­tes­tas y huel­gas se esta­ban inten­si­fi­can­do, y la repre­sión tam­bién. Así que, mien­tras aque­llos jóve­nes pre­pa­ra­ban lo que esta­ba a pun­to de pasar, la poli­cía y los ser­vi­cios secre­tos tenían bas­tan­te tarea inten­tan­do ente­rar­se de quié­nes eran. Corrían de mano en mano por las ofi­ci­nas más oscu­ras fichas per­so­na­les e inten­tos de dilu­ci­dar qué hacer con ellos. Infor­mes que decían: “Una acción direc­ta con­tra los com­po­nen­tes del par­ti­do (…) no pre­sen­ta una gran difi­cul­tad en la prác­ti­ca (deten­cio­nes, inte­rro­ga­to­rios, san­cio­nes, expul­sio­nes, etc.)”. 

La his­to­ria sue­na conocida. 

Empie­za a sor­pren­der cuan­do se pre­ci­sa dón­de ocurre. 

Ocu­rre en El Aaiún, capi­tal del Sáha­ra Occidental. 

Hace unos días, el Tri­bu­nal Supre­mo negó la nacio­na­li­dad espa­ño­la a una saha­raui naci­da en el tiem­po en que este terri­to­rio esta­ba colo­ni­za­do por Espa­ña. Esta sen­ten­cia supo­ne un cam­bio de juris­pru­den­cia que, de fac­to, dice que el Sáha­ra no for­ma­ba par­te de este país, aun­que esta­ba bajo su domi­nio. Has­ta aho­ra, muchos y muchas saha­rauis sí habían podi­do aco­ger­se a ese víncu­lo his­tó­ri­co para rei­vin­di­car la nacio­na­li­dad espa­ño­la, una vía legal que se faci­li­ta tam­bién a per­so­nas sefar­díes o lati­no­ame­ri­ca­nas por moti­vos aná­lo­gos, y que les ha abier­to opor­tu­ni­da­des de vida y dere­chos que no son evi­den­tes en la con­di­ción de apa­tri­dia que supo­ne que su país no sea reconocido. 

Que este giro judi­cial lle­gue jus­to en estos días lo con­vier­te en una maca­bra pos­tal de ani­ver­sa­rio. Por­que, no: aque­lla movi­li­za­ción que se orga­ni­za­ba hace aho­ra jus­to 50 años no aca­bó bien. Aca­bó en lo que ha dado en lla­mar­se “la masa­cre de Zemla”. 

Zem­la era un barrio de El Aaiún en el que en el tiem­po de la colo­ni­za­ción espa­ño­la se aglu­ti­na­ban los edi­fi­cios y resi­den­cias ofi­cia­les. Ante el cre­cien­te run­rún nacio­na­lis­ta, la admi­nis­tra­ción que los ocu­pa­ba había teni­do la idea de con­vo­car a los y las saha­rauis a una mani­fes­ta­ción de adhe­sión a Espa­ña. Y lo que esta­ban orga­ni­zan­do esos mucha­chos clan­des­ti­nos era, cla­ro, una con­tra­ma­ni­fes­ta­ción. Esos mucha­chos clan­des­ti­nos, por su par­te, eran los fun­da­do­res del Movi­mien­to de Van­guar­dia para la Libe­ra­ción del Sáha­ra, que se con­si­de­ra el pre­ce­den­te del aún vivo Fren­te Poli­sa­rio. Su líder se lla­ma­ba Moha­med Basi­ri, y era un perio­dis­ta de algo menos de trein­ta años. 

Espa­ña, ese país que aho­ra dice que el Sáha­ra nun­ca fue par­te de su mapa, ocu­pa­ba el terri­to­rio des­de 1884. Aun­que su pre­sen­cia –que se hizo efec­ti­va más por la vía comer­cial que por la béli­ca– cobró más peso des­de fina­les de la déca­da de 1940, cuan­do se des­cu­brió que el sub­sue­lo de aque­lla tie­rra igno­ta guar­da­ba una bue­na reser­va de fos­fa­tos. El pro­ble­ma es que ese inte­rés lle­ga­ba de mane­ra algo ana­cró­ni­ca: en esos años, las metró­po­lis ya esta­ban empe­zan­do más bien a tener que asu­mir que los paí­ses afri­ca­nos se esta­ban descolonizando.

Pero el régi­men fran­quis­ta no se dejó arre­drar –tam­po­co en esto– ni por la reali­dad ni por los dere­chos de las per­so­nas: des­oyen­do los man­da­tos de la ONU, optó por una tre­ta de tri­le­ro. Con­vir­tió al Sáha­ra Occi­den­tal en una pro­vin­cia más, “tan espa­ño­la como Cuen­ca o Alba­ce­te”, como se solía decir. Y así pudo seguir explo­tan­do el terri­to­rio duran­te otras dos décadas. 

En ese tiem­po, en el Sáha­ra había Correos y Casino, DNI y pese­tas. Había igle­sias, había kios­cos con los mis­mos perió­di­cos que se leían en Madrid (aun­que lle­ga­ban un poco más tar­de). Esos niños y niñas a los que hoy se dice que nun­ca fue­ron espa­ño­les apren­dían en escue­las fran­quis­tas los afluen­tes del Ebro y la his­to­ria de los Reyes Cató­li­cos. Los y las saha­rauis tenían repre­sen­tan­tes que acu­dían ves­ti­dos con su derráa a las Cor­tes espa­ño­las. La Sec­ción Feme­ni­na ense­ña­ba a coci­nar arroz con leche y gui­sa­do de came­llo en sus cur­sos de domes­ti­ci­dad. Entre 1958 y 1975 en todos los mapas de Espa­ña el Sáha­ra salía en un cua­dri­to, como Cana­rias. Era la pro­vin­cia núme­ro 53

Para 1970, lo que venía pasan­do era que todo aque­llo ya empe­za­ba a resul­tar un poco lar­go y for­za­do de más. Los movi­mien­tos anti­co­lo­nia­les ya esta­ban has­ta disuel­tos tras cum­plir su labor en todo el con­ti­nen­te, y los y las saha­rauis empe­za­ban a rei­vin­di­car de mane­ra más urgen­te su inde­pen­den­cia. La polí­ti­ca que esta­ba siguien­do el fran­quis­mo era la mis­ma que muchas otras poten­cias euro­peas: tra­tar de pac­tar ese pro­ce­so. Lle­va­ba años inten­tan­do gene­rar unas éli­tes con­ni­ven­tes en cuyas manos pudie­ra dejar la sobe­ra­nía del país, para que no se resin­tie­ran mucho ni la geo­po­lí­ti­ca ni los nego­cios. Pero la len­ti­tud del pro­ce­so dejó tiem­po al pue­blo saha­raui para orga­ni­zar una vía menos dócil. 

Aquel 17 de junio de hace 50 años en El Aaiún, lo que ocu­rrió es que ante la con­vo­ca­to­ria ofi­cia­lis­ta de adhe­sión –un pari­pé con el que el régi­men pen­sa­ba que podría ganar algo más de tiem­po ante la comu­ni­dad inter­na­cio­nal – , el movi­mien­to lide­ra­do por Basi­ri mon­tó otra con­vo­ca­to­ria, no muy lejos, que tuvo sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más éxi­to. Y, a lo lar­go de la tar­de, la cosa se fue ponien­do fea. Los mani­fes­tan­tes nacio­na­lis­tas mon­ta­ron un cam­pa­men­to y exi­gie­ron hablar con el gober­na­dor. Las ten­sio­nes cre­cie­ron, y, horas más tar­de, mien­tras en los actos ofi­cia­les se pro­nun­cia­ban dis­cur­sos de her­man­dad entre el pue­blo espa­ñol y el saha­raui, la admi­nis­tra­ción envió a la Legión para disol­ver a tiros a los mani­fes­tan­tes, lo que aca­bó con un alto núme­ro de heri­dos y detenidos. 

Nadie sabe con segu­ri­dad dón­de esta­ba Basi­ri aque­lla noche. Nadie vol­vió a ver­le nun­ca, con­vir­tién­do­se en el des­apa­re­ci­do más famo­so de la his­to­ria saha­raui. Espa­ña en nin­gún momen­to ha reco­no­ci­do su res­pon­sa­bi­li­dad en estos hechos, como recuer­da la cam­pa­ña ¿Qué fue de Bas­si­ri?, lan­za­da hace unos días.

Y su caso no es el úni­co. La juris­dic­ción direc­ta de Espa­ña sobre el Sáha­ra Occi­den­tal se man­tu­vo has­ta noviem­bre de 1975, cuan­do, en el mis­mo día de la muer­te de Fran­co, el BOE publi­có la ley de des­co­lo­ni­za­ción. Cons­ta­ba de un solo artícu­lo y, lejos de ser el ale­gre comien­zo de un camino de inde­pen­den­cia, lo que hacía era des­en­ten­der­se de la que has­ta ese momen­to había sido una de sus pro­vin­cias, dejan­do a quie­nes la habi­ta­ban en manos de las colum­nas de ocu­pa­ción marro­quíes que entra­ban en la lla­ma­da Mar­cha Ver­de. Las últi­mas tro­pas espa­ño­las salie­ron del terri­to­rio en febre­ro de 1976, para cuan­do dece­nas de miles de per­so­nas ya esta­ban en el exi­lio en los cam­pa­men­tos de refu­gia­dos de Tin­duf, en Arge­lia, en los que con­ti­núan, con sus des­cen­dien­tes, 45 años más tarde. 

En el tiem­po que media entre la masa­cre de Zem­la y la cul­mi­na­ción de ese aban­dono, dece­nas de saha­rauis des­apa­re­cie­ron o fue­ron ase­si­na­dos, fue­ra direc­ta­men­te por las auto­ri­da­des espa­ño­las, o bajo su acquies­cen­cia. Cuan­do el Tri­bu­nal Supre­mo nie­ga la vin­cu­la­ción con ese tiem­po y ese espa­cio, tam­bién es de esa res­pon­sa­bi­li­dad de lo que está rene­gan­do. Pero cuan­do se exca­va en el desier­to, se encuen­tran fosas comu­nes tan pare­ci­das a las que se han veni­do abrien­do en la penín­su­la en la últi­ma déca­da que es impo­si­ble no enten­der que se tra­ta de dos caras de un mis­mo pro­ce­so, con el mis­mo enemi­go enfrente.

Por lo demás, quien inten­ta inves­ti­gar se encuen­tra muchos cajo­nes vacíos. Aun­que 50 años pare­ce­ría un pla­zo más que razo­na­ble para la des­cla­si­fi­ca­ción de archi­vos, esta his­to­ria sigue blin­da­da en gran medi­da por una Ley de Secre­tos Ofi­cia­les que con­ti­núa apun­ta­lan­do muchos de los pac­tos de silen­cio que hemos heredado.

Como sobre tan­tas cosas en este país, sobre la his­to­ria colo­nial recien­te pesa un man­to de silen­cio, men­ti­ras y ter­gi­ver­sa­cio­nes. Man­te­ne­mos una ver­sión edul­co­ra­da que ensal­za la con­vi­ven­cia, un mito de colo­ni­za­ción ama­ble que no nos per­mi­te ver todo lo que hay que repa­rar. Bajo la idea de que la colo­ni­za­ción espa­ño­la era ama­ble se ocul­ta que Gui­nea Ecua­to­rial se arra­só con polí­ti­cas de segre­ga­ción racial y lue­go se dejó en manos de una dic­ta­du­ra. Bajo la idea de que la colo­ni­za­ción espa­ño­la era ama­ble se ocul­ta que en el nor­te de Marrue­cos sigue habien­do cán­ce­res que se deben a los bom­bar­deos quí­mi­cos de la gue­rra del Rif. Bajo la idea de que la colo­ni­za­ción espa­ño­la era ama­ble, el Sáha­ra Occi­den­tal nun­ca se lle­gó a descolonizar. 

Es fácil pedir per­dón de mane­ra sim­bó­li­ca por el expo­lio y la vio­len­cia come­ti­das en la mal lla­ma­da con­quis­ta de Amé­ri­ca. Lo que es más difí­cil es arre­man­gar­se para tra­ba­jar en las repa­ra­cio­nes nece­sa­rias a quie­nes sufrie­ron la colo­ni­za­ción espa­ño­la en el siglo XX y aún viven sus con­se­cuen­cias. Seña­lar con nom­bres y ape­lli­dos a quie­nes se bene­fi­cia­ron de ello, que son –poca sor­pre­sa– los mis­mos que se bene­fi­cia­ron de todo en aque­llos años en este país. Enten­der que el impe­ria­lis­mo fue una herra­mien­ta dis­cur­si­va y polí­ti­ca fun­da­men­tal para el gol­pe de Esta­do y para la dic­ta­du­ra; y que olvi­dar­lo fue uno de los pre­cios a pagar por la tran­qui­li­dad apa­ren­te de nues­tra tran­si­ción a la demo­cra­cia.

En estos días se cum­plen 50 años de una masa­cre per­pe­tra­da por el fran­quis­mo con­tra una mani­fes­ta­ción ciu­da­da­na, 50 años de la des­apa­ri­ción de un líder polí­ti­co que se opo­nía al régi­men, 50 años de olvido. 

No por­que se lla­ma­ra Moha­med y vivie­ra en El Aaiún esta his­to­ria es menos nues­tra his­to­ria que cual­quier otra de las que rei­vin­di­ca­mos. Aun­que el Tri­bu­nal Supre­mo insis­ta en decir­nos lo contrario.

Fuen­tes: https://​www​.lama​rea​.com/​2​0​2​0​/​0​6​/​1​2​/​l​a​u​r​a​-​c​a​s​i​e​l​l​e​s​-​5​0​-​a​n​o​s​-​d​e​-​o​l​v​i​do/

Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *