Esta­dos Uni­dos. El len­gua­je de los ignorados

Por Sha­ron Smith, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de junio de 2020

¿Pue­den oír­nos aho­ra?” Esas pala­bras fue­ron pin­ta­das con aero­sol sobre las ven­ta­nas sella­das de la East Lake Cli­nic en Min­nea­po­lis, cer­ca de la esta­ción de poli­cía que fue que­ma­da por los mani­fes­tan­tes duran­te la noche de 28 de mayo.

El mun­do ente­ro pudo ver que los poli­cías ase­si­na­ron a Geor­ge Floyd. No obs­tan­te, fue­ron nece­sa­rios ocho días de pro­tes­tas masi­vas y mul­ti­rra­cia­les para que los poli­cías fue­ran encau­sa­dos. Sin las mani­fes­ta­cio­nes ‑y sí, inclu­so los dis­tur­bios- el ase­si­na­to a san­gre fría de Geor­ge Floyd hubie­ra sido tra­ta­do como otro ejem­plo de la poli­cía “hacien­do su trabajo”.

Al fin, las pro­tes­tas han logra­do que todo el mun­do admi­ta que la supre­ma­cía blan­ca no for­ma par­te del pasa­do, sino que está per­ma­nen­te­men­te ancla­da en la base de la socie­dad esta­dou­ni­den­se, des­de los tiem­pos de la escla­vi­tud y del geno­ci­dio con­tra los pue­blos ori­gi­na­rios que posi­bi­li­ta­ron el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. El racis­mo no es una sim­ple abe­rra­ción del sis­te­ma, sino el com­po­nen­te cen­tral del mis­mo. Quie­nes denun­cia­ron la “vio­len­cia” que esta­lló duran­te las pro­tes­tas a tra­vés del país, no lo entien­den. Mien­tras, a la cla­se capi­ta­lis­ta no le impor­tan nada las vidas negras y mula­tas (o sea, lati­nas), los patro­nes defien­den con devo­ción la pro­pie­dad pri­va­da y la “legi­ti­mi­dad” de las fuer­zas poli­cia­les que “sir­ven y pro­te­gen” sus intereses.

El len­gua­je inau­di­ble

Como el reve­ren­do Dr. Mar­tin Luther King Jr. seña­ló en 1967:

“la revuel­ta es el len­gua­je de los igno­ra­dos. ¿Y qué es lo que Esta­dos Uni­dos no ha escu­cha­do? No ha escu­cha­do que la situa­ción de los negros pobres ha empeo­ra­do en los últi­mos años. No ha escu­cha­do que las pro­me­sas de la liber­tad y la jus­ti­cia no se han cum­pli­do. Y no ha escu­cha­do que gran­des seg­men­tos de la socie­dad blan­ca están más preo­cu­pa­dos por la tran­qui­li­dad y el sta­tus quo que por la jus­ti­cia, la igual­dad y la huma­ni­dad. Y así, en un sen­ti­do real, los vera­nos de dis­tur­bios de nues­tra nación son cau­sa­dos por los invier­nos de retra­so de nues­tra nación”.

King con­clu­yó, “mien­tras Amé­ri­ca pos­pon­ga la jus­ti­cia, esta­mos en la posi­ción de tener estas recu­rren­cias de vio­len­cia y dis­tur­bios una y otra vez. La jus­ti­cia social y el pro­gre­so son los garan­tes abso­lu­tos de la pre­ven­ción de los dis­tur­bios”.

Las pala­bras de King son igual­men­te rele­van­tes hoy en día, demos­tran­do lo poco que ha dis­mi­nui­do el racis­mo viru­len­to en la socie­dad esta­dou­ni­den­se, más de cin­co déca­das des­pués. Y enton­ces, como aho­ra, los levan­ta­mien­tos urba­nos sacu­die­ron a la socie­dad has­ta el fon­do, ponien­do en el cen­tro del esce­na­rio el tema de la vio­len­cia poli­cial racis­ta. Pero mien­tras que las rebe­lio­nes urba­nas de los años 60 fue­ron casi total­men­te negras, las pro­tes­tas que tie­nen lugar hoy en día, en todo el país, son com­ple­ta­men­te mul­ti­rra­cia­les. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo no sólo que los blan­cos se unan a las pro­tes­tas, sino que otras per­so­nas racial­men­te opri­mi­das ‑como los indios ame­ri­ca­nos, que tam­bién han sufri­do siglos de bru­ta­li­dad- se iden­ti­fi­quen con la lucha. Como Ben Pea­se, un artis­ta indí­ge­na de Mon­ta­na, afir­mó, “Per­so­nal­men­te, me pre­gun­to, ¿cuán fuer­te tie­nes que ser para que te escu­chen? ¿Cuán­tas veces tie­nes que morir? ¿Cuán­tos afro­ame­ri­ca­nos tie­nen que morir a manos de la poli­cía para que haya un cam­bio sis­té­mi­co? Los dis­tur­bios obtie­nen resul­ta­dos. El saqueo obtie­ne resul­ta­dos. La pro­tes­ta tie­ne éxi­to”. Debe­mos pre­gun­tar­nos qué sig­ni­fi­ca todo esto para orga­ni­zar­nos en el futu­ro con­tra el racismo.

Si bien la mayo­ría de los comen­ta­ris­tas de la reali­dad, con­de­nan la que­ma y el saqueo como actos gra­tui­tos de des­truc­ción, rebe­lar­se con­tra el racis­mo es una tác­ti­ca que se ha demos­tra­do efi­caz, al poner el foco sobre la vio­len­cia sis­te­má­ti­ca infli­gi­da a los negros y los mula­tos (o lati­nos), nor­ma­li­za­da den­tro del mains­tream de la socie­dad, sos­te­ni­da por la apli­ca­ción del sta­tu quo por par­te de los fun­cio­na­rios polí­ti­cos, y per­pe­tra­da por la poli­cía y los supre­ma­cis­tas blan­cos (que, con dema­sia­da fre­cuen­cia son los mis­mos). El ase­si­na­to de Geor­ge Floyd fue nada menos que un lin­cha­mien­to del siglo 21.

“No pue­do res­pi­rar” fue­ron tam­bién las últi­mas pala­bras de Eric Gar­ner en 2014, pro­nun­cia­das deses­pe­ra­da­men­te 11 veces antes de ser ase­si­na­do por un estran­gu­la­mien­to poli­cial en Sta­ten Island, Nue­va York, tam­bién cap­tu­ra­da en vídeo. Cada ciu­dad impor­tan­te de los Esta­dos Uni­dos tie­ne sus pro­pias víc­ti­mas afro­ame­ri­ca­nas y lati­nas, muchas de ellas ase­si­na­das por la poli­cía y otras por vigi­lan­tes arma­dos blan­cos. Entre ellas se inclu­yen, más recien­te­men­te, Breon­na Tay­lor, la joven soco­rris­ta de Louis­vi­lle, Ken­tucky, a quien la poli­cía dis­pa­ró y mató mien­tras dor­mía, y Ahmoud Arbery, de Bruns­wick, Geor­gia, ase­si­na­do mien­tras corría a manos de dos hom­bres blan­cos (uno de ellos un ex poli­cía). “Diga sus nom­bres” ha sido el coro gri­ta­do duran­te las pro­tes­tas por todo el país en memo­ria de tan­tas otras víc­ti­mas afro­ame­ri­ca­nas cuyos ase­si­nos esqui­va­ron el cas­ti­go ‑des­de Tray­von Mar­tin, has­ta Michael Brown, Fred­die Gray y Tamir Rice‑, para nom­brar sólo algu­nos de una lis­ta muy larga.

Las pro­tes­tas se exten­die­ron a tra­vés del mun­do en soli­da­ri­dad con la lucha en los Esta­dos Uni­dos, por­que el racis­mo y la vio­len­cia poli­cial racis­ta son carac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les del capi­ta­lis­mo en todas par­tes. La con­sig­na “No pue­do res­pi­rar” se ha con­ver­ti­do en un can­to uni­ver­sal de los anti­rra­cis­tas de todo el mun­do, ya que los mani­fes­tan­tes lle­van fotos de Geor­ge Floyd y, como era de espe­rar, la poli­cía les res­pon­de con gas lacri­mó­geno. El impac­to del ase­si­na­to de Floyd y la pro­tes­ta con­tra el cri­men se demos­tró vívi­da­men­te el 30 de mayo, cuan­do cien­tos de per­so­nas se mani­fes­ta­ron en Tel Aviv para exi­gir jus­ti­cia por Iliad Hallak, un pales­tino con autis­mo que recien­te­men­te fue ase­si­na­do a tiros por la poli­cía en la Ciu­dad Vie­ja de Jeru­sa­lén. Los car­te­les de la pro­tes­ta decían “La vida de los pales­ti­nos impor­ta” y “Jus­ti­cia para Iyad, jus­ti­cia para George”.

Toques de que­da y vio­len­cia poli­cial

Al prin­ci­pio, los polí­ti­cos y exper­tos res­pon­die­ron al ase­si­na­to de Geor­ge Floyd con expre­sio­nes de angus­tia (que osci­la­ban entre fin­gi­das y sin­ce­ras), pero se vol­ca­ron con­tra los mani­fes­tan­tes tan pron­to cuan­do comen­za­ron los incen­dios y los saqueos. Los fun­cio­na­rios impu­sie­ron toques de que­da noc­tur­nos casi inme­dia­ta­men­te, mien­tras que 24 esta­dos más el Dis­tri­to de Colum­bia lla­ma­ron a la Guar­dia Nacio­nal, trans­for­man­do las pro­tes­tas en asam­bleas “ile­ga­les”. Los medios de comu­ni­ca­ción cen­tra­ron su aten­ción en las pro­tes­tas repen­ti­na­men­te “ile­ga­les” en lugar de la vio­len­cia poli­cial racis­ta que las pro­vo­có en pri­mer lugar.

Mien­tras que los medios de comu­ni­ca­ción cor­po­ra­ti­vos se cen­tra­ron casi exclu­si­va­men­te en la “vio­len­cia” de los mani­fes­tan­tes, la poli­cía se amo­ti­nó por todas par­tes, dis­pa­ran­do balas de goma, gol­pean­do, patean­do, apli­can­do gas lacri­mó­geno y, en algu­nos casos, ata­can­do a los mani­fes­tan­tes con las manos en alto y a los perio­dis­tas que expo­nían la vio­len­cia poli­cial. Medios como Vox, Sla­te y The Ver­ge, jun­to con los medios socia­les, fue­ron de los pri­me­ros en docu­men­tar los innu­me­ra­bles casos de vio­len­cia poli­cial con­tra los mani­fes­tan­tes, mucho antes de que los medios de comu­ni­ca­ción se die­ran cuen­ta. Un vídeo espe­cial­men­te inquie­tan­te mos­tra­ba a la poli­cía de Aus­tin (Texas) dis­pa­ran­do con­tra una mul­ti­tud de mani­fes­tan­tes pací­fi­cos con balas de goma y gas lacri­mó­geno, y lue­go dis­pa­ran­do con­tra los que inten­ta­ban lle­var a un mani­fes­tan­te heri­do a un lugar segu­ro. En otro caso, la poli­cía y la Guar­dia Nacio­nal de Louis­vi­lle dis­pa­ra­ron y mata­ron al que­ri­do pro­pie­ta­rio de un res­tau­ran­te local, David McA­tee. Nin­guno de los poli­cías había acti­va­do sus cáma­ras cor­po­ra­les antes de abrir fue­go con­tra McA­tee. Los poli­cías de Buf­fa­lo, Nue­va York, fue­ron mos­tra­dos en video usan­do cachi­po­rras para empu­jar a un pací­fi­co mani­fes­tan­te de 75 años, mien­tras el anciano yacía san­gran­do por la cabeza.

La bru­ta­li­dad poli­cial fue tan feroz y tan exten­di­da que nadie que la haya vis­to, y mucho menos la haya expe­ri­men­ta­do, podría seguir cul­pan­do de la vio­len­cia poli­cial a “sólo un puña­do de mala gen­te”. Es obvia­men­te sistémico.

Es impo­si­ble igno­rar el con­tras­te con el tra­to benigno de las fuer­zas del orden a los reac­cio­na­rios blan­cos que pro­tes­ta­ron en las capi­ta­les de Michi­gan y otros esta­dos exi­gien­do la reaper­tu­ra de las eco­no­mías esta­ta­les a par­tir del cie­rre del coro­na­vi­rus. Esos blan­cos arma­dos no sufrie­ron ni un solo arres­to a pesar de gri­tar obs­ce­ni­da­des y escu­pir a la poli­cía, mien­tras que el Pre­si­den­te Trump los vito­rea­ba lla­man­do a los gober­na­do­res de los esta­dos para “libe­rar­los” de la tira­nía del dis­tan­cia­mien­to social en medio de la pandemia.

Donald Trump y los de su cala­ña, sin duda, fomen­ta­ron más vio­len­cia poli­cial con­tra los mani­fes­tan­tes. En 2017 Trump acon­se­jó a la poli­cía que arres­ta­ra a los “mato­nes” para ser “duros” con ellos. A la mis­ma línea, Trump res­pon­dió a los mani­fes­tan­tes por Geor­ge Floyd con una tor­men­ta de tui­tes, lla­mán­do­los “¡mato­nes!” y decla­ran­do “Cuan­do empie­zan los saqueos, empie­zan los dis­pa­ros”, repi­tien­do la ame­na­za de un jefe de poli­cía segre­ga­cio­nis­ta de sure­ño de la era de los 1960. Trump y su laca­yo fis­cal, William Barr, apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad para cul­par de la vio­len­cia a “agi­ta­do­res radi­ca­les” de izquier­da como “anti­fa” (anti-fas­cis­ta). Trump tui­teó poco des­pués que desig­na­ría a la anti­fa como una “orga­ni­za­ción terro­ris­ta” (¡aun­que no exis­te tal organización!).

Trump se pasa de la raya

Enton­ces, el infan­til Trump, exce­dió gro­se­ra­men­te su pro­pia auto­ri­dad. Apa­ren­te­men­te, el 31 de mayo Trump se refu­gió en el bún­ker de la Casa Blan­ca ante las cre­cien­tes pro­tes­tas en Washing­ton, D.C. Al día siguien­te Trump deci­dió hacer una nue­va sesión foto­grá­fi­ca para con­tra­rres­tar esa ima­gen cobar­de. Se fue por la calle des­de la Casa Blan­ca has­ta la par­cial­men­te que­ma­da Igle­sia de San Juan, y posó con una biblia para refor­zar su base de votan­tes. Por orden de Trump, Barr cru­zó la calle a toda pri­sa para exi­gir a las fuer­zas del orden que expul­sa­ran a los mani­fes­tan­tes pací­fi­cos para des­pe­jar el camino antes de la desea­da sesión de fotos de Trump. 

Los ofi­cia­les con equi­po anti­dis­tur­bios usa­ron balas de goma, gra­na­das de flash y gas lacri­mó­geno con­tra la pro­tes­ta que habían sido per­fec­ta­men­te legal, al rea­li­zar­se antes del toque de que­da de las 7 de la tar­de en Washing­ton D.C. Mien­tras Trump cele­bra­ba una con­fe­ren­cia de pren­sa en el Jar­dín de Rosas de la Casa Blan­ca ‑don­de anun­ció su plan de invo­car la Ley de Insu­rrec­ción de 1807 para movi­li­zar a las tro­pas fede­ra­les y así “domi­nar” las calles con­tra los mani­fes­tan­tes- se podían oír en el fon­do los gri­tos de los mani­fes­tan­tes y el estruen­do de las armas de la poli­cía. Cuan­do Trump, que rara­men­te asis­te a la igle­sia, sos­tu­vo la biblia (al revés) para los fotó­gra­fos fren­te a la Igle­sia de San Juan, se le pre­gun­tó si tenía su pro­pia biblia. Res­pon­dió: “Es una biblia”.

Pare­ce que Trump pro­vo­có una cri­sis cons­ti­tu­cio­nal al ame­na­zar con uti­li­zar la Ley de Insu­rrec­ción en todo el país, mien­tras que tam­bién con­vo­có a las tro­pas en ser­vi­cio acti­vo de la Divi­sión 82 Aero­trans­por­ta­da a Washing­ton, D.C. El apo­yo comen­zó a des­ha­cer­se inclu­so entre los alia­dos más cer­ca­nos de Trump a raíz de estos acon­te­ci­mien­tos. El Secre­ta­rio de Defen­sa Mark Esper regis­tró su opo­si­ción a Trump invo­can­do la Ley de Insu­rrec­ción, decla­ran­do: “La opción de uti­li­zar fuer­zas de ser­vi­cio acti­vo en un papel de apli­ca­ción de la ley sólo debe uti­li­zar­se como últi­mo recur­so y sólo en las situa­cio­nes más urgen­tes y gra­ves”. No esta­mos en una de esas situa­cio­nes ahora”.

El ex Secre­ta­rio de Defen­sa del Pre­si­den­te Trump, el ex gene­ral James Mat­tis, decla­ró que esta­ba “eno­ja­do y horro­ri­za­do” por la res­pues­ta de Trump. Mat­tis aña­dió, “Nun­ca soña­ria que las tro­pas… reci­bi­rían la orden, bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, de vio­lar los dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les de sus con­ciu­da­da­nos, y mucho menos de pro­por­cio­nar una extra­ña foto para el coman­dan­te en jefe ele­gi­do, con el lide­raz­go mili­tar a su lado”. Un puña­do de con­gre­sis­tas repu­bli­ca­nos han apo­ya­do abier­ta­men­te a Mat­tis, inclu­yen­do a la sena­do­ra Lisa Mur­kows­ki (Alas­ka), quien dijo que está “tenien­do difi­cul­ta­des” sobre si vota­rá o no por Trump en 2020.

Es cier­to que fal­tan casi cin­co meses para las elec­cio­nes de noviem­bre, pero hay seña­les omi­no­sas que emer­gen para el futu­ro polí­ti­co de Trump. El repre­sen­tan­te Ste­ve King de Iowa, des­pués de cum­plir nue­ve man­da­tos y cono­ci­do por man­te­ner una ban­de­ra con­fe­de­ra­da en su ofi­ci­na, fue derro­ta­do en las pri­ma­rias de junio de 2020. King fue infa­me­men­te cita­do por el New York Times en enero de 2019 pre­gun­tan­do, “Nacio­na­lis­ta blan­co, supre­ma­cis­ta blan­co, civi­li­za­ción occi­den­tal, ¿cómo se con­vir­tió ese len­gua­je en ofensivo?”

Los ecos polí­ti­cos libe­ra­les

El Gober­na­dor de Min­ne­so­ta Timothy Walz es miem­bro del libe­ral Par­ti­do Demó­cra­ta-Agri­cul­tor-Labo­ral, o DFL. Los alcal­des libe­ra­les gobier­nan tan­to en Min­nea­po­lis (Jacob Frey, tam­bién del DFL) como en St. Paul (Mel­vin Car­ter III, el pri­mer alcal­de afro­ame­ri­cano de la ciu­dad). Los tres expre­sa­ron su decep­ción y eno­jo por el ase­si­na­to de Geo­ge Floyd, aun­que se hicie­ron eco de la idea de que “agi­ta­do­res exter­nos” come­tie­ron la vio­len­cia una vez que comen­zó. A dife­ren­cia de Trump y sus com­pin­ches, cul­pa­ron no sólo a los izquier­dis­tas sino tam­bién a los supre­ma­cis­tas blan­cos que inva­die­ron el esta­do para fomen­tar la vio­len­cia. Sin embar­go, se vie­ron obli­ga­dos a reti­rar esas afir­ma­cio­nes una vez que sur­gie­ron prue­bas con­cre­tas de que los que habían sido arres­ta­dos en Min­nea­po­lis eran en su mayo­ría de ori­gen local.

Hay algu­nas prue­bas de que los supre­ma­cis­tas blan­cos inten­ta­ron (con poco éxi­to) fomen­tar la vio­len­cia o cul­par a los anti­fas­cis­tas de la vio­len­cia, mien­tras que toda­vía no hay prue­bas creí­bles de que los “radi­ca­les vio­len­tos” lo hicie­ran. El gru­po nacio­na­lis­ta blan­co Iden­ti­dad Evro­pa, por ejem­plo, iden­ti­fi­cán­do­se fal­sa­men­te como @ANTIFA_US en Twit­ter, tui­teó el 31 de mayo, “Esta noche es la noche, cama­ra­das”, acom­pa­ña­do de un emo­ji de puño levan­ta­do marrón y “Esta noche deci­mos ‘Joder La Ciu­dad’ y nos move­mos a las zonas resi­den­cia­les… las capu­chas blan­cas… y toma­mos lo que es nuestro…”

No obs­tan­te, los líde­res polí­ti­cos libe­ra­les res­pon­die­ron a los mani­fes­tan­tes con un anta­go­nis­mo con­si­de­ra­ble. Por ejem­plo, des­pués de que la poli­cía de la ciu­dad de Nue­va York con­du­je­ra deli­be­ra­da­men­te dos vehícu­los con­tra un gru­po de mani­fes­tan­tes, el alcal­de Bill de Bla­sio dijo que no “cul­pó” a la poli­cía, y aña­dió: “Si esos mani­fes­tan­tes se hubie­ran apar­ta­do y no hubie­ran crea­do un inten­to de rodear ese vehícu­lo, no esta­ría­mos hablan­do de esto”. Días des­pués, el alcal­de defen­dió a la poli­cía que gol­pea­ba a los mani­fes­tan­tes con porras, decla­ran­do: “En el con­tex­to de la cri­sis, en el con­tex­to del toque de que­da, hay un pun­to en el que ya es sufi­cien­te”. No fue sor­pren­den­te enton­ces que cuan­do de Bla­sio se levan­tó para hablar en un ser­vi­cio con­me­mo­ra­ti­vo por Geor­ge Floyd el 4 de junio, la mul­ti­tud, can­tan­do “No pue­do res­pi­rar” lo abu­cheó has­ta que él se replie­ga el escenario.

Asi­mis­mo, el alcal­de de Min­nea­po­lis, Jacob Frey, a pesar de casi dos sema­nas de pro­tes­tas con­ti­nuas, se negó a com­pro­me­ter­se a des­fi­nan­ciar al depar­ta­men­to de poli­cía y fue expul­sa­do de una pro­tes­ta de Geor­ge Floyd el 6 de junio con fuer­tes abu­cheos y bur­las como “Vete a casa, Jacob”.

Mien­tras tan­to, el pre­sun­to nomi­na­do pre­si­den­cial demó­cra­ta Joe Biden no dio con­sue­lo a quie­nes bus­ca­ban un cam­bio trans­for­ma­dor del sis­te­ma poli­cial racis­ta cuan­do ofre­ció el siguien­te con­se­jo tác­ti­co para que la poli­cía lo uti­li­za­ra duran­te los alter­ca­dos con sos­pe­cho­sos des­ar­ma­dos: “les dis­pa­ras en la pier­na en vez de en el corazón”.

El supues­ta­men­te “libe­ral” New York Times publi­có el 3 de junio un artícu­lo de opi­nión titu­la­do “Send in the Troops” (Envíe las tro­pas) del sena­dor de Arkan­sas Tom Cot­ton, en el que se hacía eco del lla­ma­mien­to de Trump a uti­li­zar la Ley de Insu­rrec­ción para movi­li­zar al ejér­ci­to fede­ral con el fin de crear “una abru­ma­do­ra demos­tra­ción de fuer­za para dis­per­sar, dete­ner y, en últi­ma ins­tan­cia, disua­dir a los infrac­to­res de la ley”. Cot­ton tam­bién repi­tió la fal­sa afir­ma­ción de Trump de que la des­truc­ción de la pro­pie­dad fue cau­sa­da por “cua­dros de radi­ca­les de izquier­da como anti­fa infil­trán­do­se en las mar­chas de pro­tes­ta para explo­tar la muer­te de Floyd para sus pro­pios pro­pó­si­tos anárquicos”.

El artícu­lo de opi­nión de Cot­ton, sin embar­go, pro­vo­có una rebe­lión de los emplea­dos del Times, y doce­nas de ellos tui­tea­ron que “Publi­car esto pone en peli­gro al per­so­nal de @nytimes afro­ame­ri­cano”. Ade­más, más de 800 miem­bros del per­so­nal fir­ma­ron una car­ta de pro­tes­ta y le ame­na­za­ron al Times con un “paro vir­tual”. El Times publi­có un artícu­lo de opi­nión titu­la­do “El artícu­lo de opi­nión fas­cis­ta de Tom Cot­ton” ese mis­mo día y emi­tió una dis­cul­pa al día siguien­te. El 7 de junio, el edi­tor de la pági­na edi­to­rial renun­ció bajo presión.

Min­ne­so­ta: un micro­cos­mos de todo lo que está mal en EE.UU.

La fami­lia de Geor­ge Floyd pidió no sólo el arres­to de los cua­tro ofi­cia­les que lo ase­si­na­ron, sino tam­bién un car­go de homi­ci­dio pre­me­di­ta­do para Chau­vin debi­do a la gra­ve­dad y la inten­ción del cri­men. Resul­ta que Chau­vin y Floyd tra­ba­ja­ban en el mis­mo club noc­turno local, El Nue­vo Rodeo (que se que­mó duran­te los dis­tur­bios), con tur­nos super­pues­tos los mar­tes por la noche. El anti­guo pro­pie­ta­rio del club des­cri­bió a Floyd como “muy que­ri­do en la comu­ni­dad lati­na”, al tiem­po que seña­la­ba que los clien­tes negros se que­ja­ban del tra­to rudo que Chau­vin les daba, seña­lan­do que rocia­ba a la mul­ti­tud con spray de pimien­ta cuan­do esta­lla­ban las peleas, lo que se lla­ma­ba un “exce­so”.

El abo­ga­do de la fami­lia Floyd, Ben­ja­min Crump, dijo que el empleo com­par­ti­do de Floyd y Chau­vin “va a ser un aspec­to intere­san­te de este caso y espe­ra­mos que estos car­gos se ele­ven a ase­si­na­to en pri­mer gra­do por­que cree­mos que él sabía quién era Geor­ge Floyd”. Cree­mos que tenía inten­ción de hacerlo”.

Chau­vin tie­ne regis­tra­das 18 que­jas duran­te sus casi dos déca­das como miem­bro de la fuer­za poli­cial. Sólo dos de esas que­jas resul­ta­ron en una car­ta ofi­cial de repri­men­da, mien­tras que las otras no pro­du­je­ron nin­gu­na san­ción dis­ci­pli­na­ria. Por el con­tra­rio, Chau­vin fue pre­mia­do por el Depar­ta­men­to de Poli­cía de Min­nea­po­lis y des­ta­ca­do por su “valen­tía” en el tra­ba­jo. Se le con­ce­die­ron dos meda­llas al valor, una en 2006 y otra en 2008. Tam­bién ganó dos meda­llas de reco­no­ci­mien­to, en 2008 y en 2009.

Min­nea­po­lis es téc­ni­ca­men­te una ciu­dad muy libe­ral, con un con­se­jo muni­ci­pal for­ma­do por 12 demó­cra­tas y un miem­bro del Par­ti­do Ver­de y dos miem­bros negros tran­se­xua­les. Pero Robert Lilli­gren, el pri­mer nati­vo ame­ri­cano ele­gi­do al Con­se­jo de la Ciu­dad en 2001, expli­có, “Min­nea­po­lis se ha sos­te­ni­do de esta repu­tación de ser pro­gre­sis­ta”, y aña­dió, “Esa es la vibra­ción: hacer algo super­fi­cial y sen­tir que has hecho algo gran­de. Crea una comi­sión de dere­chos civi­les, crea una jun­ta civil para revi­sar a la poli­cía, pero no les des la auto­ri­dad para cam­biar las polí­ti­cas y cam­biar el sis­te­ma”. Un resi­den­te de lar­go tiem­po naci­do en Soma­lia, des­cri­bió la cul­tu­ra de la ciu­dad como “racis­mo con una sonrisa”.

Y el depar­ta­men­to de poli­cía de Min­nea­po­lis es noto­ria­men­te racis­ta, matan­do a 30 per­so­nas entre 2000 y 2018 del cual la cla­ra mayo­ría de ellos eran afro­ame­ri­ca­nos, en una ciu­dad con una pobla­ción negra de menos del 20 por cien­to. Los regis­tros de la poli­cía de Min­nea­po­lis mues­tran al menos 237 casos de poli­cías aga­rran­do a los arres­ta­dos del cue­llo duran­te los arres­tos, dejan­do a 44 per­so­nas incons­cien­tes. Tres quin­tas par­tes de los que resul­ta­ron incons­cien­tes eran afroamericanos.

Sin embar­go, sólo un poli­cía ha sido con­de­na­do en déca­das: Moha­med Noor, el poli­cía negro que en 2017 dis­pa­ró y mató a Jus­ti­ne Ruszczyk, una mujer blan­ca des­ar­ma­da. A su fami­lia se le con­ce­dió una com­pen­sa­ción de 2 millo­nes de dóla­res. Si bien esa con­de­na y ese acuer­do están jus­ti­fi­ca­dos, el doble están­dar ilu­mi­na aún más las dis­cre­pan­cias racia­les en los casos de ase­si­na­to poli­cial, cuan­do las fami­lias negras no obtie­nen la satis­fac­ción de una con­de­na, ni un acuer­do finan­cie­ro de nin­gún tipo, por muy fuer­tes que sean las pruebas.

En 2016, por ejem­plo, Phi­lan­dro Cas­ti­le fue dete­ni­do por una vio­la­ción de trá­fi­co. Des­pués de infor­mar al poli­cía de que esta­ba en pose­sión de un arma de fue­go legal y auto­ri­za­da, el ofi­cial res­pon­dió dis­pa­rán­do­le sie­te veces. La novia de Cas­ti­lla entró en Face­book Live y gra­bó sus últi­mos momen­tos mien­tras su hija de 4 años mira­ba des­de el asien­to tra­se­ro. Los fis­ca­les acu­sa­ron al poli­cía de homi­ci­dio, pero fue absuel­to meses des­pués, a pesar del video, toma­do por la cáma­ra de la poli­cía sobre el tiroteo.

Y el Tenien­te Bob Kroll, el jefe del sin­di­ca­to de la poli­cía de Min­nea­po­lis, es un racis­ta vocal, que apa­ren­te­men­te lle­va un par­che de “poder blan­co” en su cha­que­ta de moto­ci­cle­ta y per­te­ne­ce al City Heat Motorcy­cle Club, un gru­po de moto­ci­clis­tas poli­cia­les de supre­ma­cía blan­ca. Es un entu­sias­ta par­ti­da­rio de Trump que ha lla­ma­do a Black Lives Mat­ter (BLM) una “orga­ni­za­ción terro­ris­ta” y, ante las recien­tes pro­tes­tas con­tra la bru­ta­li­dad poli­cial, denun­ció al difun­to Geor­ge Floyd como un “cri­mi­nal violento”.

De hecho, Min­ne­so­ta es un micro­cos­mos de todo lo que está mal en EE.UU. Como Kan­da­ce Mont­go­mery y Mis­ki Noor resu­mie­ron en Vox,

Min­ne­so­ta, que tie­ne una pobla­ción negra del alre­de­dor de 6 por cien­to, tam­bién ha teni­do la cuar­ta mayor bre­cha de empleo entre los resi­den­tes negros y blan­cos en el EE.UU. Duran­te años recien­tes, alre­de­dor de 8 por cien­to de las fami­lias afro­ame­ri­ca­nas esta­ban des­em­plea­dos, com­pa­ra­do con el 3 por cien­to de los fami­lias blan­cas. Los resul­ta­dos de los exá­me­nes de lec­tu­ra de los estu­dian­tes negros de cuar­to gra­do han sido mucho más bajos que los de sus homó­lo­gos blan­cos, lo que lo con­vier­te en la segun­da mayor bre­cha de los 41 esta­dos que exa­mi­na­ron a sufi­cien­tes estu­dian­tes negros. De acuer­do de datos del Buro Cen­so en 2017, el 76 por cien­to de los hoga­res de Min­nea­po­lis enca­be­za­dos por una per­so­na blan­ca son pro­pie­ta­rios de su casa, en com­pa­ra­ción con el 24 por cien­to de los hoga­res negros, una de las mayo­res dis­pa­ri­da­des del país. En 2019, un sitio web de noti­cias finan­cie­ras cla­si­fi­có a Min­nea­po­lis como la cuar­ta peor área metro­po­li­ta­na de los Esta­dos Uni­dos para los afro­ame­ri­ca­nos, basán­do­se en tales disparidades.

Estas des­igual­des se refle­jan en el com­por­ta­mien­to del Depar­ta­men­to de Poli­cía de Min­nea­po­lis. Según City Lab, un infor­me de 2015 de la Unión Ame­ri­ca­na de Liber­ta­des Civi­les encon­tró que en Min­nea­po­lis, las per­so­nas negras tenían “8,7 veces más pro­ba­bi­li­da­des que los blan­cos de ser arres­ta­dos por deli­tos de bajo nivel como alla­na­mien­to de vivien­da, tocar músi­ca dema­sia­do fuer­te des­de un auto (esto es en reali­dad ile­gal), beber en públi­co y con­duc­ta des­or­de­na­da”, y cin­co veces más pro­ba­bi­li­da­des de ser arres­ta­dos por fal­ta de prue­ba del segu­ro del auto. Es 25 veces más pro­ba­ble que una per­so­na negra sea arres­ta­da por “vaguear con inten­ción de come­ter un deli­to de nar­có­ti­cos”, con­si­de­ra­do un deli­to inclu­so si los nar­có­ti­cos no están en pose­sión de alguien.

Cam­biar los cora­zo­nes y las men­ta­li­da­des

No es exa­ge­ra­do decir que las recien­tes pro­tes­tas ‑que debe­rían des­cri­bir­se con mayor pre­ci­sión como levan­ta­mien­tos con­tra el racis­mo- han logra­do en pocos días, mucho más que lo con­se­gui­do por déca­das de orga­ni­za­ción pacien­te en bus­ca de cam­bios len­tos y graduales.

Min­nea­po­lis ha prohi­bi­do aho­ra los estran­gu­la­mien­tos y las suje­cio­nes del cue­llo por par­te de la poli­cía, lo que deja a muchos con la duda de por qué estas téc­ni­cas sádi­cas se han con­ver­ti­do en prác­ti­cas poli­cia­les acep­ta­das. El con­ce­jal de la ciu­dad Jere­miah Elli­son escri­bió que su obje­ti­vo es reem­pla­zar en últi­ma ins­tan­cia a los orga­nis­mos de apli­ca­ción de la ley de Min­nea­po­lis con un “nue­vo mode­lo trans­for­ma­dor de segu­ri­dad públi­ca”. Aun­que este resul­ta­do sería bien­ve­ni­do por los anti­rra­cis­tas de todo el mun­do, la his­to­ria nos dice que es poco pro­ba­ble que esto ocu­rra una vez que el calor de este momen­to se apa­gue ‑o dicho de otro modo, sin una lucha masi­va, orga­ni­za­da y per­sis­ten­te- por lo que, tras siglos de lucha de los negros, los lati­nos, los indí­ge­nas y los asiá­ti­cos con­tra el racis­mo, este ele­men­to cru­cial del sis­te­ma capi­ta­lis­ta per­ma­ne­ce intacto.

El Comi­sio­na­do de la Liga Nacio­nal de Fút­bol Ame­ri­cano (NFL), Roger Goo­dell, por fin se dis­cul­pó ante los juga­do­res negros el 5 de junio, admi­tien­do que “nos equi­vo­ca­mos” por no haber escu­cha­do antes sus preo­cu­pa­cio­nes con res­pec­to al racis­mo. Si bien se tra­ta de un cam­bio impor­tan­te en la pos­tu­ra de la NFL, Goo­dell no abor­dó la injus­ti­cia come­ti­da con­tra Colin Kae­per­nick, quien comen­zó a arro­di­llar­se en 2016 duran­te el himno nacio­nal para pro­tes­tar por la vio­len­cia poli­cial con­tra los negros y des­de enton­ces no ha sido con­tra­ta­do por nin­gún equi­po de la NFL. Pero la cone­xión entre el sacri­fi­cio de Kae­per­nick y las recien­tes pro­tes­tas no podría ser más cla­ra. Como escri­bió en apo­yo, “Cuan­do el civis­mo lle­va a la muer­te, la úni­ca reac­ción lógi­ca es la repugnancia”.

El impac­to de las enor­mes pro­tes­tas en res­pues­ta al ase­si­na­to de Geor­ge Floyd se ha demos­tra­do en los cam­bios de opi­nión de la mayo­ría de la pobla­ción de los Esta­dos Uni­dos, que está de acuer­do con los mani­fes­tan­tes. Una encues­ta de Reuters publi­ca­da el 2 de junio infor­mó que “64 por cien­to de los adul­tos esta­dou­ni­den­ses sim­pa­ti­za­ron con la gen­te que está pro­tes­tan­do aho­ra mis­mo”. Una encues­ta de ABC/​Ipsos del 5 de junio mos­tró que casi tres cuar­tos de los encues­ta­dos (inclu­yen­do el 70 por cien­to de los blan­cos) veían la muer­te de Geor­ge Floyd como un signo de un pro­ble­ma de injus­ti­cia racial sub­ya­cen­te, com­pa­ra­do con sólo el 43 por cien­to en 2014, des­pués de los ase­si­na­tos de Eric Gar­ner y Michael Brown. Sólo el 32 por cien­to de los encues­ta­dos de ABC/​Ipsos apro­ba­ron la reac­ción de Trump des­de el ase­si­na­to de Floyd.

Pero las pro­tes­tas no sólo han arro­ja­do luz sobre el carác­ter pro­fun­da­men­te racis­ta de la socie­dad esta­dou­ni­den­se. En medio de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus y el des­em­pleo masi­vo, las pro­tes­tas con­tra el ase­si­na­to de Geor­ge Floyd tam­bién han visi­bi­li­za­do todas las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo, inclu­yen­do la defi­ni­ción de “el cri­men” del sis­te­ma legal. A medi­da que Jeff Bezos de Ama­zon se abre camino hacia la con­di­ción de tri­llo­na­rio a cos­ta de sus emplea­dos mal paga­dos y sobre­car­ga­dos de tra­ba­jo, muchos de ellos negros y more­nos, se le con­si­de­ra, no obs­tan­te, un ciu­da­dano res­pe­tuo­so de la ley. El cos­to de los daños a la pro­pie­dad infli­gi­dos por los mani­fes­tan­tes supues­ta­men­te “cri­mi­na­les” es minúscu­lo en com­pa­ra­ción con la can­ti­dad que Bezos reci­be dia­ria­men­te por el robo de sala­rios de sus trabajadores.

El 6 de junio, el día 12 con­se­cu­ti­vo de pro­tes­ta, cien­tos de miles de per­so­nas en todo EE.UU. salie­ron a las calles –mani­fes­ta­cio­nes más gran­des que nun­ca antes– inclu­yen­do Washing­ton, D.C., don­de Trump había for­ti­fi­ca­do la valla de segu­ri­dad alre­de­dor de la Casa Blan­ca. Los mani­fes­tan­tes eran de todas las eda­des, muchas razas y géne­ros, y algu­nos asis­tían a la pri­me­ra pro­tes­ta de sus vidas. Pan­car­tas con el lema “Silen­cio blan­co = vio­len­cia” han reso­na­do en todas par­tes. Un nati­vo blan­co de Vir­gi­nia Occi­den­tal lle­va­ba un car­tel que decía: “Los rús­ti­cos apo­yan la impor­tan­cia de las vidas negras”. Días antes, un gru­po de 50 vaque­ros negros a caba­llo se unió a una pro­tes­ta de 60.000 per­so­nas en Hous­ton, uno con una cami­se­ta de “Los vaque­ros negros impor­tan”. El gober­na­dor de Vir­gi­nia orde­nó que se reti­ra­ra una esta­tua del gene­ral con­fe­de­ra­do Robert E. Lee en Rich­mond, Vir­gi­nia, mien­tras que los fun­cio­na­rios de la ciu­dad de Fre­de­ricks­burg reti­ra­ron un blo­que de subas­ta de escla­vos que había esta­do expues­to de for­ma pro­mi­nen­te en su cen­tro des­de los años 1830 o 1840. “Dejar de finan­ciar la poli­cía” es aho­ra una deman­da con­cre­ta de los mani­fes­tan­tes en las comu­ni­da­des devas­ta­das por la cri­sis eco­nó­mi­ca, ya que los mani­fes­tan­tes recha­zan la opción de con­ti­nuar con los infla­dos pre­su­pues­tos de los depar­ta­men­tos de poli­cía, mien­tras que recor­tan la edu­ca­ción y la aten­ción sani­ta­ria, y nie­gan el acce­so a la vivien­da. Por pri­me­ra vez en muchos años, un sen­ti­do de espe­ran­za ha comen­za­do a reem­pla­zar la deses­pe­ra­ción que ha impreg­na­do la socie­dad esta­dou­ni­den­se duran­te tan­to tiem­po. Pode­mos agra­de­cer a los mani­fes­tan­tes, y sí, a los albo­ro­ta­do­res, por dar final­men­te voz a los igno­ra­dos. El mun­do ente­ro está aho­ra escu­chan­do y observando.

* mili­tan­te de la izquier­da socia­lis­ta revo­lu­cio­na­ria de lar­ga data, vive en Chica­go. Auto­ra de Women and Socia­lism: Class, Race and Capi­tal (Chica­go: Hay­mar­ket Books, 2015); Fue­go sub­te­rrá­neo: His­to­ria del radi­ca­lis­mo de la cla­se obre­ra en los Esta­dos Uni­dos (Edi­to­rial Hiru, Eus­ka­di, 2015); en cola­bo­ra­ción con Miche­le Bollin­ger y Dao Tran: Rebels and Radi­cals Who Chan­ged US His­tory (Chica­go: Hay­mar­ket Books, 2012); con Lan­ce Sel­fa, Poli­tics in an Age of Uncer­tainty: Essays on a New Reality (Chica­go: Hay­mar­ket Books, 2018). 

Fuen­te: Corres​pon​den​cia​de​pren​sa​.com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *