Bra­sil. Perío­do de incen­dios en Ama­zo­nía coin­ci­di­rá con pico de pan­de­mia, aler­ta especialista

Por Vanes­sa Nico­lav. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de junio de 2020 

Más de 10 mil km² de sel­va tala­da podrían ser­vir de com­bus­ti­ble para incen­dios que comien­zan en agos­to en la región

Entre agos­to de 2018 y julio de 2019, la defo­res­ta­ción de la
Ama­zo­nía cre­ció 34% en com­pa­ra­ción al mis­mo perío­do del año ante­rior. En
total, fue­ron más de 10 mil kiló­me­tros cua­dra­dos de sel­va per­di­da, de
acuer­do con datos del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Inves­ti­ga­cio­nes Espaciales
(INPE por su sigla en portugués).

Ade­más de la pér­di­da del más impor­tan­te bio­ma del pla­ne­ta, la defo­res­ta­ción de la región pue­de tener efec­tos preo­cu­pan­tes para Bra­sil, que lucha con­tra el núme­ro cre­cien­te de víc­ti­mas por el coro­na­vi­rus. Eso por­que, con­for­me aler­tan espe­cia­lis­tas, los incen­dios podrían coin­ci­dir con el pico de la pan­de­mia.

“Creo que vamos a entrar aho­ra en un perío­do muy crí­ti­co, que es el
perío­do de incen­dios, y va a coin­ci­dir con el posi­ble pico de esa
pan­de­mia. Y sabe­mos que varios estu­dios demues­tran que la cali­dad del
aire es una varia­ble que inter­fie­re en las esta­dís­ti­cas de internaciones
por casos res­pi­ra­to­rios. Y esa enfer­me­dad se agra­va exac­ta­men­te por esa
vía, el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio de las per­so­nas. Enton­ces usted tie­ne ahí
una tra­ge­dia anunciada”.

Quien lo afir­ma es Anto­nio Ovie­do, téc­ni­co ambien­tal del Instituto
Socio­am­bien­tal (ISA), que tra­ba­ja hace más de 15 años en la Ama­zo­nía con
mane­jo de recur­sos natu­ra­les. Para él, el aumen­to de sel­va talada
sig­ni­fi­ca, en la prác­ti­ca, más com­bus­ti­ble para los incen­dios y más humo
tóxi­co en la atmósfera.

“Enton­ces, usted tie­ne una cal­de­ra lis­to para incen­diar­se en un
perío­do de pan­de­mia. Hay mucha bio­ma­sa por que­mar. Por eso, es muy
impor­tan­te que las ins­ti­tu­cio­nes per­ma­nez­can aten­tas. Ins­ti­tu­cio­nes de
salud nece­si­tan tra­ba­jar de for­ma arti­cu­la­da con orga­nis­mos de
fis­ca­li­za­ción. Esas acti­vi­da­des Ile­ga­les, prin­ci­pal­men­te en la Amazonía,
ellas tam­bién tie­nen que ser vis­tas como cues­tión de salud públi­ca en
este momen­to.” aler­ta Oviedo.

Las polí­ti­cas del gobierno de Bol­so­na­ro, mien­tras tan­to no han seña­la­do gran preo­cu­pa­ción ni con la salud públi­ca, ni la pre­ser­va­ción del medio ambien­te.

Con
polí­ti­cas de devas­ta­ción de ins­ti­tu­cio­nes públi­cas como la Fundación
Nacio­nal del Indio (FUNAI) y el Ins­ti­tu­to Bra­si­le­ño del Medio Ambien­te y
los Recur­sos Natu­ra­les Reno­va­bles (IBAMA), quie­nes han defen­di­do en la
prác­ti­ca la vida de la sel­va, han sido las pobla­cio­nes indígenas,
aque­llos que his­tó­ri­ca­men­te más pre­ser­van y más sufren con la
deforestación.

Habi­tan­tes de la región al sur del Ama­zo­nas, los Apu­ri­nã viven hace
más de 300 años en las ori­llas del río Purus. La región es llamada
últi­ma fron­te­ra, por ser tie­rras con acce­so solo aéreo y fluvial.
Maku­pa­na­ri Apu­ri­nã, de 33 años, cuen­ta que inclu­so allí ya es posible
notar el avan­ce de la destrucción.

“La sema­na pasa­da un gru­po de indí­ge­nas fue­ron a la par­te sur del
terri­to­rio Peneri/​Tacaquiri y tra­je­ron la infor­ma­ción de que la
defo­res­ta­ción es gran­de allá. Ellos con­ta­bi­li­za­ron más o menos 6
moto­sie­rras tra­ba­jan­do.” afir­ma Maku­pa­na­ri que tam­bién es ingeniero
ambiental.

Maku­pa­na­ri con­si­de­ra que la defo­res­ta­ción ha sido y será aún mayor,
ya que las ron­das de vigi­lan­cia de los indí­ge­nas y de las instituciones
no están suce­dien­do debi­do a la pan­de­mia del nue­vo coro­na­vi­rus.

“Los incen­dios del año pasa­do se pue­den tri­pli­car este año por­que ya
están las ofer­tas y ya están las nue­vas áreas que ellos van allá a ver,
enton­ces pode­mos tener humo espar­ci­do ahí enci­ma en la atmós­fe­ra ahí”,
concluye.

Edi­ción: Lean­dro Melito

Tra­duc­ción: Pilar Troya

*Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *