Bra­sil. Las alar­man­tes cifras de coro­na­vi­rus en las comu­ni­da­des indígenas

Por Luna Gámez. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de junio de 2020.

Son una de las pobla­cio­nes más vul­ne­ra­bles a la pan­de­mia y
que más están sufrien­do las limi­ta­cio­nes del ser­vi­cio de salud público
brasileño.

Bra­sil regis­tra 240 muer­tes de indí­ge­nas por Coro­na­vi­rus y 2.523contagiados en 93 pue­blos ori­gi­na­rios dife­ren­tes, según las cifras proporcionadas
el 7 de junio por la Arti­cu­la­ción de los Pue­blos Indí­ge­nas de Brasil
(APIB), que lla­man la aten­ción por la sub­es­ti­ma­ción de casos deri­va­da de
la fal­ta de aten­ción sani­ta­ria en muchas comu­ni­da­des o la ausen­cia de
test de covid-19, entre otros factores.

Bra­sil es el segun­do país del mun­do con mayor núme­ro de contagiados
por Coro­na­vi­rus (más de 739.000) des­pués de Esta­dos Uni­dos y el tercero
en núme­ro de falle­ci­dos (38.406), según los últi­mos datos del Minis­te­rio de Salud, que se ha vis­to obli­ga­do a pro­por­cio­nar de nue­vo las esta­dís­ti­cas com­ple­tas del país tras la polé­mi­ca deci­sión del
gobierno de Bol­so­na­ro de anun­ciar solo los nue­vos casos reco­gi­dos cada
24 horas, exclu­yen­do el total acu­mu­la­do des­de el prin­ci­pio de la
pandemia.

En Bra­sil viven un total de 305 pue­blos ori­gi­na­rios reco­no­ci­dos ofi­cial­men­te y se con­cen­tra el grue­so de pue­blos indí­ge­nas en ais­la­mien­to volun­ta­rio con­ta­bi­li­za­dos por Sur­vi­val Inter­na­tio­nal, la mayo­ría de ellos ubi­ca­dos en la región amazónica.

Sani­ta­rios indí­ge­nas de la etnia Kam­be­ba atien­den a un hom­bre en el pue­blo Tres Uni­dos, esta­do de Ama­zo­nas, 21 de mayo de 2020.Bruno Kelly /​Reuters

«Los pro­fe­sio­na­les de salud están enfren­tan­do una pre­ca­rie­dad enorme
en todo el país, pero espe­cial­men­te en la Ama­zo­nia y, más aún, en las
áreas rura­les. Muchas aldeas indí­ge­nas no tie­nen ni siquie­ra la aten­ción de un equi­po sani­ta­rio, lo que difi­cul­ta lle­var un con­trol de los con­ta­gia­dos», afir­ma Ange­la Ama­nak­wa Kaxu­ya­na,
inte­gran­te de la Coor­di­na­ción de las Orga­ni­za­cio­nes Indí­ge­nas de la
Ama­zo­nia Bra­si­le­ña (COIAB) y miem­bro del pue­blo Kah­ya­na, que vive en el
muni­ci­pio de Ori­xi­mi­ná, esta­do de Pará. «Los indí­ge­nas no tene­mos un
plano de ruta espe­cí­fi­co para todo el mun­do, pero sabe­mos por
expe­rien­cia que vivir en armo­nía con la natu­ra­le­za es una garan­tía para
pro­te­ger nues­tra salud», decla­ra Ama­nak­wa, que aler­ta del ries­go de
pro­pa­ga­ción de cier­tas enfer­me­da­des pro­ve­nien­tes del mun­do ani­mal si sus
hábi­tats son deforestados.

La Ama­zo­nia con­cen­tra la mayor par­te de indí­ge­nas contagiados

«En medio a la pan­de­mia del covid-19 los pue­blos indí­ge­nas de la
Ama­zo­nia bra­si­le­ña viven actual­men­te en una situa­ción de emergencia
nun­ca ima­gi­na­da», anun­ció el pasa­do vier­nes la COIAB, que ha lan­za­do una
cam­pa­ña inter­na­cio­nal para recau­dar dona­cio­nes. El obje­ti­vo es ayu­dar a
los pue­blos indí­ge­nas con la entre­ga tan­to de ali­men­tos como de
pro­duc­tos bási­cos de higie­ne, así como pro­por­cio­nar recur­sos des­ti­na­dos a
la adqui­si­ción de equi­pos de pro­tec­ción y mate­rial sani­ta­rio para los pro­fe­sio­na­les de la salud, que están evi­tan­do que la pan­de­mia con­ti­núe expan­dién­do­se entre las pobla­cio­nes originarias.

«El obje­ti­vo es que los equi­pos de salud indí­ge­na pue­dan dar por lo menos una aten­ción bási­ca a las comu­ni­da­des den­tro de las tie­rras indí­ge­nas. Para ello, nece­si­tan tener más­ca­ras y test rápi­dos de covid-19 para con­fir­mar que no están con­ta­gia­dos antes de entrar en cada aldea«, expli­ca Amanakwa.

Van­der­le­cia Orte­ga dos San­tos, enfer­me­ra de la etnia Wito­to, ofre­ce su ayu­da a 700 fami­lias fren­te al covid-19, dis­tri­to Taru­ma, Manaos, 26 de abril de 2020.Bruno Kelly /​Reuters

Las comu­ni­da­des indí­ge­nas son una de las pobla­cio­nes más vul­ne­ra­bles a
la pan­de­mia y que, ade­más, más están sufrien­do las limi­ta­cio­nes del
ser­vi­cio de salud públi­co bra­si­le­ño (SUS, por sus siglas en por­tu­gués). Del total de muer­tes de indí­ge­nas por covid-19, un 88% se regis­tró en los esta­dos bra­si­le­ños de la Ama­zo­nia. Las
mayo­res ciu­da­des colin­dan­tes con el río Ama­zo­nas for­man una espe­cie de
pasi­llo flu­vial con alta inci­den­cia de con­ta­gios de coro­na­vi­rus, debi­do a
que es la prin­ci­pal vía de trans­por­te en la zona, según ha demostrado
un estu­dio de la Uni­ver­si­dad de Pelo­tas, Sao Pau­lo, publi­ca­do en la revis­ta Medi­cal Archive.

Fren­te a la ame­na­za de con­ta­gio, la mayo­ría de comu­ni­da­des tienen
blo­quea­das las entra­das y sali­das de las tie­rras indí­ge­nas sal­vo por
cues­tio­nes de pri­me­ra nece­si­dad, entre las que figu­ran el abastecimiento
de alimentos.

«La reali­dad de muchos pue­blos indí­ge­nas es que no con­si­guen auto­sus­ten­tar­se solo con sus cul­ti­vos, son tres meses de con­fi­na­mien­to y en muchos casos se ha per­di­do la sobe­ra­nía ali­men­ti­cia, hay terri­to­rios que sufren por la defo­res­ta­ción ile­gal o por la inva­sión clan­des­ti­na», rela­ta Ama­nak­wa, que es ori­gi­na­ria de la Tie­rra Indí­ge­na Kaxu­ya­na-Tuna­ya­na, ubi­ca­da den­tro del Escu­do de la Gua­ya­nas, una deli­mi­ta­ción geo­grá­fi­ca con una de las mayo­res bio­di­ver­si­da­des del mun­do y, por tan­to, con una ele­va­da pre­ser­va­ción ambien­tal. Su pue­blo, los Kah­ya­na, se han des­pla­za­do a las aldeas más dis­tan­tes que hay den­tro de su pro­pia tie­rra indí­ge­na, orga­ni­za­dos gene­ral­men­te por fami­lias, como medi­da de pro­tec­ción fren­te a la pandemia.

Enfer­me­ra de la etnia Kam­be­ba hace un test de coro­na­vi­rus a un hom­bre en el pue­blo Tres Uni­dos, esta­do de Ama­zo­nas, 21 de mayo de 2020.Bruno Kelly /​Reuters

«La comu­ni­dad se sepa­ra en núcleos fami­lia­res igual que cuan­do van a
cazar en fami­lias, pasan un tiem­po fue­ra y lue­go vuel­ven», expli­ca esta
líder indí­ge­na, que deta­lla que su pue­blo man­tie­ne cier­tos conocimientos
ances­tra­les que les per­mi­ten man­te­ner­se ale­ja­dos de los núcleos urbanos
en este momen­to, entre ellos la extrac­ción de un tipo de sal
pro­ve­nien­te de una pal­me­ra para cuan­do no tie­nen sal indus­tria­li­za­do. No
obs­tan­te, enfa­ti­za que la mayo­ría de pue­blos indí­ge­nas están vivien­do un momen­to de extre­ma nece­si­dad,
lo que ha lle­va­do a muchos a expo­ner­se a los ries­gos de con­ta­gio y
des­pla­zar­se a las ciu­da­des. Ade­más de la com­pra de ali­men­tos, un motivo
de tras­la­do ha sido la ges­tión y el cobro del auxi­lio de emer­gen­cia del
gobierno de unos 200 euros (600 reales) en algu­nas sucur­sa­les de bancos
don­de se han for­ma­do gran­des filas.

Asi­mis­mo, la incer­ti­dum­bre fren­te al coro­na­vi­rus ha reavi­va­do memo­rias de otras epi­de­mias. «Mis padres y abue­los con­ti­núan recor­dan­do la expe­rien­cia trau­má­ti­ca de las epi­de­mias que casi exter­mi­na­ron nues­tro pue­blo des­pués de los pri­me­ros con­tac­tos con el exte­rior», cuen­ta Ama­nak­wa. De acuer­do con infor­ma­cio­nes del Ins­ti­tu­to Socio­am­bien­tal (ISA), los Kaxu­ya­na se com­po­nían de entre 300 y 500 per­so­nas cuan­do una epi­de­mia de saram­pión redu­jo este pue­blo a unos 80 miem­bros, de entre los cua­les menos de una dece­na eran adul­tos de más de 30 años y el res­to niños. «Mi pue­blo tam­bién sufrió epi­de­mias de fie­bre ama­ri­lla. Aun­que inten­ta­ron dis­per­sar­se para com­ba­tir­las, per­di­mos en aquel momen­to una gran par­te de la pobla­ción, aña­de la líder indí­ge­na. Hoy en día este pue­blo suma un total de 382 miembros.

El coro­na­vi­rus se está expan­dien­do con rapi­dez tam­bién entre los
pue­blos indí­ge­nas de los paí­ses colin­dan­tes. En el total de la
Pan-Ama­zo­nia, que inclu­ye los paí­ses de Bra­sil, Boli­via, Colombia,
Ecua­dor, Gua­ya­na, Gua­ya­na Fran­ce­sa, Perú, Suri­na­me y Vene­zue­la, ya se
regis­tran 6.996 casos de con­ta­gios en indí­ge­nas y 629 falle­ci­dos por
covid-19, según datos del
9 de junio de la Coor­di­na­do­ra de las Orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas de la
Cuen­ca Ama­zó­ni­ca (Coi­ca) y de la Red Ecle­sial Pana­ma­zó­ni­ca (REPAM).

La Coi­ca jun­to con otras orga­ni­za­cio­nes, entre las que figu­ran Ama­zon Watch y Rain­fo­rest Foun­da­tion, entre otras,también lan­za­ron a prin­ci­pios de mayo un Fon­do de Emer­gen­cia para la Ama­zo­nia con el obje­ti­vo de recau­dar dona­cio­nes para aten­der a los pue­blos ori­gi­na­rios de la región. «En las fron­te­ras no hay hos­pi­tal, no lle­gan las medi­ci­nas, no hay apo­yo huma­ni­ta­rio. Si no se toman medi­das urgen­tes en esas loca­li­da­des habrá un etno­ci­dio», decla­ró José Gre­go­rio Díaz Mira­bal, coor­di­na­dor gene­ral de la Coi­ca, con moti­vo del lan­za­mien­to del Fon­do. Ade­más, sub­ra­yó su preo­cu­pa­ción sobre el rápi­do avan­ce del coro­na­vi­rus: «No pode­mos seguir espe­ran­do a los gobier­nos ni las polí­ti­cas socia­les de los nue­ve países».



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *