Argen­ti­na. Covid 1984 (segun­da parte)

Por Alfre­do Gran­de, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de junio de 2020 

A media­dos del siglo IX los expe­ri­men­tos sobre elec­tri­ci­dad se desa­rro­lla­ron. Ese fue el ori­gen. Uno de los des­ti­nos fue el uso de la pica­na eléc­tri­ca. No creo que nadie pue­da echar­le la cul­pa al inves­ti­ga­dor Max­well. Al momen­to de suge­rir el mode­lo de núcleo pro­tón-neu­trón, en 1932, Hei­sen­berg sugi­rió tam­bién la exis­ten­cia de un cam­po de fuer­za que unía los pro­to­nes, por medio de la exis­ten­cia efí­me­ra de una par­tí­cu­la. No creo que nadie pue­da cul­par al físi­co nuclear del bom­bar­deo de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki. Bau­ti­za­do como Pro­yec­to Manhat­tan. O sea: no me intere­sa de don­de vie­ne el virus cau­san­te de la pandemia.

Su ori­gen qui­zá nun­ca sea cono­ci­do y esa cir­cuns­tan­cia faci­li­ta todo tipo de espe­cu­la­ción cons­pi­ra­ti­va. Des­de la sopa de mur­cié­la­go has­ta la inge­nie­ría gené­ti­ca que lo habría dise­ña­do. Lo que sí me intere­sa, inclu­so me des­ve­la, es la mani­pu­la­ción polí­ti­ca y cul­tu­ral que el virus pro­pi­cia. En este sen­ti­do, a pesar de haber escri­to que “nadie es pro­fe­ta en su mace­ta”, muy tem­pra­na­men­te seña­lé el ries­go de la cap­tu­ra reac­cio­na­ria de la cuarentena.

Acla­ro, espe­ran­do que no oscurezca.

Deje­mos toda espe­cu­la­ción sobre el ori­gen y pen­se­mos en el des­tino. Una brú­ju­la intere­san­te es el tra­ba­jo con los ana­li­za­do­res. Pue­den ser espon­tá­neos, cons­trui­dos o his­tó­ri­cos. En un tex­to, Car­los del Fra­de seña­la: “Al cie­rre de la pri­me­ra expo­si­ción del minis­tro, el comi­sa­rio Pablo Bagli seña­la una ver­dad inape­la­ble y mul­ti­di­men­sio­nal: ´Para for­mar un comi­sa­rio se nece­si­ta inver­tir vein­te años, que son cin­co ciclos de gober­na­do­res´. La polí­ti­ca pasa, la poli­cía queda”.

Si la poli­cía que­da, enton­ces el hori­zon­te del “nun­ca más” se ale­ja y la del­ga­da línea roja entre demo­cra­cia y dic­ta­du­ra se afi­na. La poli­cía tie­ne fuer­te pre­sen­cia terri­to­rial barrial y comu­ni­ta­ria. Pero como toda orga­ni­za­ción jerár­qui­ca, aun­que decai­ga en valor, nun­ca dis­mi­nu­ye en subor­di­na­ción. Y ese comi­sa­rio en el cual se invir­tie­ron 20 años res­pon­de a una Jefa­tu­ra que a su vez res­pon­de, en el mejor de los casos, a un poder polí­ti­co constitucional.

Para el pen­sa­mien­to de izquier­da siem­pre la fun­ción empie­za antes de que uno lle­gue. El Nava­rra­zo, cono­ci­do tam­bién como Con­tra­cor­do­ba­zo, fue un gol­pe de esta­do poli­cial rea­li­za­do en Argen­ti­na, que derro­có al gober­na­dor cons­ti­tu­cio­nal de la pro­vin­cia de Cór­do­ba, Ricar­do Obre­gón Cano y su vice­go­ber­na­dor Ati­lio López el miér­co­les 27 de febre­ro de 1974. Obvia­men­te, el poder polí­ti­co hege­mó­ni­co de nin­gu­na mane­ra fue neu­tral. Apo­yó a Nava­rro, el sedicioso.

La dic­ta­du­ra mili­tar tam­bién fue y, en su ori­gen lo fue abso­lu­ta­men­te, poli­cial. Adver­tí, cual maes­tro cirue­la, sobre la con­sig­na: “no es hora de libre­pen­sa­do­res”. El minis­tro de segu­ri­dad de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires no admi­te ambi­güe­da­des. Tam­po­co incer­ti­dum­bres. Mucho menos, pen­sa­mien­to crí­ti­co. Y ni siquie­ra pen­sar de qué color es el cris­tal con que se mira.

La cua­ren­te­na es un via­je de ida. El cui­da­do es un águi­la de dos cabe­zas: una para curar y otra para vigi­lar. Fal­ta­ría la cabe­za para cas­ti­gar, pero tam­po­co es cues­tión de rega­lar ideas. Si esto es una gue­rra con­tra un enemi­go invi­si­ble esta­mos per­di­dos. Por­que todas las gue­rras han sido meca­nis­mos para expe­ri­men­tar y per­fec­cio­nar dife­ren­tes armas de des­truc­ción masiva.

La sinies­tra pare­ja “guerra/​progreso tec­no­ló­gi­co” sigue tenien­do lamen­ta­ble actua­li­dad. Des­de la con­cep­ción de una gue­rra san­ta has­ta la actua­li­dad, mucha san­gre ha des­bor­da­do ríos. Se mul­ti­pli­ca la pro­duc­ción de ali­men­tos pero más se mul­ti­pli­ca el ham­bre. Mal­thus dis­fru­ta sus pre­dic­cio­nes. Se ha logra­do otra sinies­tra pare­ja: “salud pública/​control poli­cial”. No lo digo yo: lo dice él. “Es com­pren­si­ble que quie­ran segu­ri­dad. Lo que la gen­te nece­si­ta, sen­tir­se cui­da­da. Esta­mos pre­pa­ran­do una poli­cía que está entre­na­da para actuar en situa­cio­nes de estrés poli­cial. De actuar de mane­ra intem­pes­ti­va ante el nar­co­trá­fi­co. Vamos tra­ba­jar des­de una mira­da poli­cial y una mira­da inte­gral. La gen­te con­fía en lo que le digo por­que nun­ca los defrau­dé”. Por lo menos, no pro­po­ne que lo sigan. Toda­vía. Clau­dia Rafael rea­li­za una reso­nan­cia mag­né­ti­ca y lite­ra­ria. Su tex­to «Ber­ni, arma lar­ga del esta­do» no impli­ca rele­vo de prue­ba. Plan­tea exac­ta­men­te lo con­tra­rio. Tene­mos dema­sia­das prue­bas pero aun así, nos resis­ti­mos a dic­tar sen­ten­cia. No habrá nada pare­ci­do a una nue­va normalidad.

Lo
úni­co que habrá
 es una nue­va anor­ma­li­dad. O peor: nue­vas anormalidades.
A menos que alguien sos­ten­ga que niños y niñas con plo­mo en san­gre, comien­do en
basu­ra­les, pade­cien­do el calor y el frío, jugan­do mien­tras madre y padre
car­to­nean, pue­da deno­mi­nar­se nor­ma­li­dad. Ya no se tra­ta de que sean los únicos
pri­vi­le­gia­dos. Ahí están los Vicen­tin, Techint, San­tan­der para desmentirlos.

Se tra­ta de que no sean la excep­ción a
una regla que, aun­que hipó­cri­ta, tie­ne como iden­ti­dad auto­per­ci­bi­da la defensa
de los dere­chos huma­nos. Habrá, más tem­prano que tar­de, otro tri­bu­nal de los
pue­blos don­de todas sus sen­ten­cias que­den fir­me sin ape­la­ción posible.

El uso repre­sor de la pan­de­mia será otro cri­men de lesa huma­ni­dad. Y deseo, y oja­lá pue­da estar para ver­lo, oler­lo, tocar­lo y dis­fru­tar­lo, que la nue­va nor­ma­li­dad que nos quie­ren impo­ner sea arra­sa­da des­de sus cimien­tos. Des­de la Refor­ma Uni­ver­si­ta­ria de 1918 sabe­mos que “los dolo­res que que­dan son las liber­ta­des que faltan”.

Fuen­te: Pelo​ta​de​tra​po​.org​.ar

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *