Pales­ti­na: de Tur­quía a Ingla­te­rra y a Israel-EEUU

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, Por *Ramón Pedre­gal Casa­no­va, 12 de junio de 2020–

Del Poe­ta Pales­tino Ibahim Tuqam, su poe­ma titu­la­do Mil:

Hay un núme­ro negro que no es tre­ce, /​pero que le supera en fecho­rías: /​Es el núme­ro mil. Nun­ca se ha gol­pea­do /​con tan­ta y tan­ta saña a Pales­ti­na. /​Hay un millar que emi­gra … Otros mil que se esca­pan … /​Y mil turis­tas que entran, sin retorno. /​Hay mil sal­vo­con­duc­tos, y tam­bién mil mane­ras /​de ali­viar­les todos los obs­tácu­los. /​Y en la mar hay milla­res … Pare­ce que sus olas /​están todas car­ga­das de navíos./ ¡Ay, hijos de mi pue­blo! /​¿Tal vez des­pués del sue­ño se des­pier­ta? /​¿En esta den­sa som­bra habrá algún rayo? /​¡Por Dios, que no lo sé! … Y así, deses­pe­ra­do, /​¿cla­ma­ré por Amín o invo­co a Rágueb?

El poder de Tur­quía se exten­dió sobre Pales­ti­na en el comien­zo del siglo XVI, sobre­vi­vió con estruc­tu­ras medie­va­les que con­du­cían su gober­na­ción y domi­nio como corres­pon­de a un impe­rio. No trans­for­mó los sis­te­mas de pro­duc­ción ni per­mi­tió que la reali­dad nacio­nal de Pales­ti­na se hicie­se con su inde­pen­den­cia, de modo que las revuel­tas, la rebel­día popu­lar, refor­za­ron una y otra vez el sen­ti­mien­to nacio­nal, la cul­tu­ra común, y la espe­ran­za en un futu­ro que per­mi­tie­se su desa­rro­llo y para eso el ale­ja­mien­to del opresor.

Pero el impe­rio tur­co, de cor­te medie­val, ame­na­za­do por las manos usu­re­ras de Ingla­te­rra y Fran­cia, ante la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial se enca­de­nó al futu­ro de Ale­ma­nia que se enfren­ta­ba a las fuer­zas que bus­ca­ban alzar­se sobre Euro­pa y sobre el petró­leo de Orien­te Próximo.

Las fechas de inva­sión y repar­to de Pales­ti­na entre impe­ria­lis­tas son las que mar­can a los opre­so­res y a los opri­mi­dos. Los opri­mi­dos ‑des­de aquel 1517 en que el impe­rio oto­mano se hizo due­ño de ésta tie­rra- cuán­tos her­ma­nos han vis­to perecer;tras aque­llos en 1916, ter­mi­nan­do la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, los ingle­ses y los fran­ce­ses se lo repar­ten, Sykes-Picot. En 1917 Bal­four entre­ga su car­ta al sio­nis­ta Rots­child en la que Ingla­te­rra se com­pro­me­te a dar­le Pales­ti­na para que ins­ta­le lo que lla­ma Hogar Nacio­nal Judío (asun­to que ocul­ta­ron por ser com­ple­ta­men­te ile­gal, como es la entre­ga de un país a un extra­ño, en este caso a un ente ban­ca­rio con interes de ins­ta­lar­se como si fue­se una nación). El acuer­do secre­to era el resul­ta­do de un nego­cio, los sio­nis­tas ali­men­ta­ban las arcas monár­qui­cas y habían finan­cia­do la par­te ingle­sa de la Gue­rra. La Revo­lu­ción Rusa triun­fan­te hace públi­cos los docu­men­tos secre­tos. Enton­ces los ingle­ses quie­ren hacer “legal” lo ile­gal y res­pon­den con la Con­fe­ren­cia de San Remo apro­ban­do públi­ca­men­te lo acor­da­do con el sio­nis­mo. Por su par­te los Pales­ti­nos rea­li­zan su Pri­me­ra Con­fe­ren­cia en 1919 y hacen públi­ca su opo­si­ción a ese nego­cio que los fir­man­tes habían lla­ma­do Decla­ra­ción Bal­four, y, ade­más, recla­man lo pro­me­ti­do por los ingle­ses, pues a ellos les habían dado bue­nas pala­bras a cam­bio de su ayu­da para aca­bar con el impe­rio tur­co, alia­do de Ale­ma­nia. Es en 1922 cuan­do la Socie­dad de Nacio­nes, que está bajo la batu­ta de la monar­quía ingle­sa, pre­pa­ra el terreno para el sio­nis­mo y le encar­ga a ésta un Man­da­to colo­nial sobre Pales­ti­na a Ingla­te­rra. El Pue­blo Pales­tino estu­vo 6 meses en huelga.

El nego­cio colo­nial y la inva­sión ya esta­ban en marcha.

Vea­mos al impe­ria­lis­mo inglés ‑que daría paso a la inva­sión sio­nis­ta que se alia­ría con el impe­rio esta­dou­ni­den­se- des­de otro ángu­lo: hay un poe­ma racis­ta de Rud­yard Kipling titu­la­do La car­ga del hom­bre blan­co, publi­ca­do en 1899, en el que cíni­ca­men­te, hipó­cri­ta­men­te, pre­sen­ta al impe­ria­lis­mo inglés como un sis­te­ma polí­ti­co que se sacri­fi­ca por rea­li­zar una labor huma­ni­ta­ria y civi­li­za­do­ra, y lo real­za como un “hom­bre blan­co”, pro­ta­go­nis­ta de la His­to­ria nom­brán­do­lo con mayús­cu­la: Lle­vad la car­ga del Hom­bre Blan­co. /​Enviad ade­lan­te a los mejo­res de entre voso­tros; /​Vamos, atad a vues­tros hijos al exi­lio /​Para ser­vir a las nece­si­da­des de vues­tros cau­ti­vos; /​Para ser­vir, con equi­po de com­ba­te, /​A nacio­nes tumul­tuo­sas y sal­va­jes; /​Vues­tros recién con­quis­ta­dos y des­con­ten­tos pue­blos, /​Mitad demo­nios y mitad niños /…

A ese poe­ma impe­ria­lis­ta res­pon­dió la revis­ta Life de modo sar­cás­ti­co, como vemos en el dibu­jo las bur­gue­sías impe­ria­lis­tas son la car­ga de los pue­blos a los que explo­tan EEUU y Europa:

image.png

Con los pla­nes del sio­nis­mo la con­vi­ven­cia en Pales­ti­na se rom­pió. Lo que duran­te siglos había sido esta­ble dejó de ser­lo. Los Pales­ti­nos mos­tra­ban pro­yec­tos que con­te­nían la con­vi­ven­cia, pero la lle­ga­da de los colo­nos era con inten­ción de ins­ta­lar­se y domi­nar lla­man­do a la tie­rra inva­di­da pro­pie­dad nacio­nal.

Los diri­gen­tes Pales­ti­nos adqui­rie­ron el con­cep­to de nación des­pués y de mane­ra un tan­to difu­sa por­que su estruc­tu­ra eco­nó­mi­co-polí­ti­ca tenía su apo­yo en el medie­vo, pues había per­ma­ne­ci­do bajo un impe­rio des­de enton­ces y no había desa­rro­lla­do sus fuer­zas eco­nó­mi­ca según la moder­ni­dad capi­ta­lis­ta, y, a eso, se aña­día su con­cep­ción de la tie­rra Pales­ti­na como un lugar sagra­do para las tres reli­gio­nes mono­teis­tas, y no la con­si­de­ra­ban exclu­si­va de uno o de otro.

La iden­ti­dad a par­tir del con­cep­to de nación que sur­gió en Euro­pa resul­tó el pun­to de arran­que del sio­nis­mo, que final­men­te esco­gió Pales­ti­na por saber del sim­bo­lis­mo en el que se podría apo­yar para jus­ti­fi­car su esta­ble­ci­mien­to, y con ello pro­pa­gan­dear entre los cre­yen­tes judíos su idea­rio que apar­ta­do de la creen­cia neocolonizaba.

De entre los cre­yen­tes judíos sur­gió la opo­si­ción al sio­nis­mo, cons­ti­tu­yen­do una refe­ren­cia anti­sio­nis­ta que denun­cia­ba la ter­gi­ver­sa­ción. Pero los sio­nis­tas eran acom­pa­ña­dos por el régi­men inglés en su mun­do finan­cie­ro, y tras la 2ª Gue­rra Mun­dial, Ingla­te­rra pasó el tes­ti­go al sio­nis­mo que obser­vó la deca­den­cia de ese impe­rio y que su pues­to lo ocu­pa­ría en poco tiem­po EEUU, y orien­tó su acti­vi­dad hacia su núcleo de poder :Al estar situa­da a la puer­ta de tres con­ti­nen­tes, Euro­pa, Áfri­ca y Asia, Pales­ti­na tie­ne una situa­ción estra­té­gi­ca mili­tar y eco­nó­mi­ca excep­cio­nal, lo con­fir­man sus enemi­gos des­de la anti­güe­dad, pero por refe­rir­me a la con­tem­po­ra­nei­dad reco­jo aquí decla­ra­cio­nes como la de Eisenho­wer cuan­do era el jefe de la OTAN:

“El valor regio­nal más impor­tan­te está en Orien­te Medio. Es la prin­ci­pal fuen­te de recur­sos para la civi­li­za­ción de hoy. El domi­nio de Pales­ti­na es la garan­tía para el con­trol de las fuen­tes de petró­leo y el trans­por­te para sumi­nis­trar a Euro­pa y el mun­do Occidental”.

Alfred Lilienthal, ase­sor del gobierno de EEUU para Orien­te Pró­xi­mo de 1945 a 1952, judío que se decla­ró anti­sio­nis­ta, dejó dicho:

“Los paí­ses ára­bes sumi­nis­tran el 98% del petró­leo para el mun­do occi­den­tal, y si algún día los ára­bes cie­rran esa puer­ta nos hunden”.

Con esos núme­ros se hizo la enti­dad que titu­la­ron Israel. Hoy ame­na­za Netan­yahu, con el mis­mo fin en el Likud que en el lla­ma­do Azul y Blan­co, con asal­tar la tota­li­dad de Pales­ti­na. La res­pues­ta será una nue­va Inti­fa­da Pales­ti­na, y una nue­va lla­ma­da a la soli­da­ri­dad de los Pue­blos del mun­do con­tra el impe­ria­lis­mo. La foto­gra­fía siguien­te, repe­ti­da millo­nes de veces con otros niños, jóve­nes, hom­bres y muje­res de Pales­ti­na, has­ta nues­tros días, tie­ne que hacer que la soli­da­ri­dad le borre la son­ri­sa al mer­ce­na­rio que lle­va con los ojos tapa­dos al niño Pales­tino, que desar­me a los demás mer­ce­na­rios, que haga cum­plir los Dere­chos Huma­nos y el Dere­cho Inter­na­cio­nal, que vuel­van los refu­gia­dos a Pales­ti­na, que los pri­sio­ne­ros sal­gan de las cár­ce­les y Pales­ti­na sea Libre, Inde­pen­dien­te y Soberana.

*Ramón Pedre­gal Casa­no­va es autor de los libros: Gaza 51 días, Pales­ti­na. Cró­ni­cas de vida y Resis­ten­cia, Die­ta­rio de Cri­sis, Bel­ver Yin en la pers­pec­ti­va de géne­ro y Jesús Ferre­ro, y, Sie­te Nove­las de la Memo­ria His­tó­ri­ca. Pos­fa­cios. Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Euro­pea de Coope­ra­ción Inter­na­cio­nal y Estu­dios Socia­les AMANE. Miem­bro de la Comi­sión Euro­pea de Apo­yo a los Pri­sio­ne­ros Palestinos.

Miem­bro del Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta Inter­na­cio­na­lis­ta (FAI).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *