Gua­te­ma­la. Cla­ves para enten­der el ase­si­na­to de Domin­go Choc, guía espi­ri­tual Maya asesinado.

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de junio de 2020 

El día 6 de junio, Domin­go Choc Che fue ase­si­na­do en un horren­do cri­men por sus prác­ti­cas de vida. Se tra­ta­ba de un guía espi­ri­tual Maya que, según Moni­ca Ber­ger, tra­ba­ja­do­ra de la Uni­ver­si­dad del Valle de Gua­te­ma­la «era un guía com­pro­me­ti­do con pre­ser­var y trans­mi­tir el cono­ci­mien­to ances­tral sobre la pro­tec­ción de Madre Natu­ra­le­za y su medi­ci­na, a las nue­vas gene­ra­cio­nes y al mun­do». Un gru­po de pobla­do­res de Chi­may, San Luis, Petén, le pren­dió fue­go a Domin­go, y éste murió por la gra­ve­dad del hecho. Lo acu­sa­ban de bru­jo y de ser el res­pon­sa­ble de la muer­te de una per­so­na en el lugar por­que le había hecho «bru­je­ría».

Muchos fue­ron los comen­ta­rios en redes socia­les de repu­dio ante el cri­men, pidien­do inclu­so que los res­pon­sa­bles paga­ran de igual o peor mane­ra. Otros esta­ban ató­ni­tos sin poder expli­car por qué ocu­rrió este acto tan bru­tal. Para enten­der un poco más acer­ca de este hecho, debe­mos ana­li­zar sus cau­sas, sien­do una de éstas, el extre­mis­mo reli­gio­so. Quie­nes lo prac­ti­can, son per­so­nas con acti­tu­des o pos­tu­ras ideo­ló­gi­cas extre­mas que de mane­ra indi­vi­dual o gru­pal alcan­zan lími­tes peli­gro­sos, ya que pue­den ame­na­zar la segu­ri­dad, la vida, la salud o la inte­gri­dad físi­ca de una per­so­na, (tal y como le ocu­rrió a Domin­go Choc). Para­ra sus­ten­tar sus ideas y alcan­zar sus obje­ti­vos, no vaci­lan en usar la violencia.

En el país, las sec­tas fun­da­men­ta­lis­tas han ido aumen­tan­do con el paso de los años a par­tir de la intro­duc­ción de las igle­sias evan­gé­li­cas en los años 80. Nume­ro­sas deno­mi­na­cio­nes e igle­sias de dife­ren­tes nom­bres se han mul­ti­pli­ca­do; aque­llas sec­tas más extre­mas obli­gan a sus miem­bros a dese­char prác­ti­cas sin daño alguno para la socie­dad pero que son con­si­de­ran por ellos como satá­ni­cas. Cual­quier prác­ti­ca que se con­si­de­re ale­ja­da de Dios pue­de ser con­de­na­da y esto inclu­ye las prác­ti­cas mayas ances­tra­les. Cuan­do hace algún tiem­po Entre­Mun­dos publi­có un video sobre una anti­gua prác­ti­ca Maya Mam en San Mar­tín Chi­le Ver­de para hon­rar al agua en la lagu­na de Chi­ca­bal, hubo algu­nos comen­ta­rios en face­book de per­so­nas que acu­sa­ban a los pobla­do­res de rea­li­zar bru­je­ría por orar y pedir­le «a una enti­dad sin vida». La cone­xión pro­fun­da con la madre tie­rra, son des­pre­cia­das por muchas de estas sectas. 

Domin­go Choc, era una per­so­na con esta cone­xión y con amplios cono­ci­mien­tos sobre la natu­ra­le­za, en espe­cial de las plan­tas. Móni­ca Ber­ger indi­ca: «Hace tan solo unos meses el Abue­lo Domin­go cami­na­ba por el bos­que en un via­je etno botá­ni­co para iden­ti­fi­car espe­cies de plan­tas medi­ci­na­les. Él expli­ca­ba como hacer las invo­ca­cio­nes para pedir per­mi­so a la esen­cia de la plan­ta antes de cor­tar­la, incluía todo el aspec­to de la sabi­du­ría y la cien­cia Maya ances­tral sobre su uso, cómo pre­pa­rar­la, alma­ce­nar­la, apli­car­la. Está­ba­mos tra­ba­jan­do un inven­ta­rio de espe­cies medi­ci­na­les para poder docu­men­tar y pro­te­ger el cono­ci­mien­to Q’eqchi’ y el cono­ci­mien­to indí­ge­na. Él esta­ba escri­bien­do un libro en el que que­da­ría la evi­den­cia de la cien­cia her­bal maya Q’eqchi’, como un meca­nis­mo de docu­men­tar la pro­pie­dad inte­lec­tual de su Pueblo».

La cul­tu­ra vio­len­ta ins­ta­la­da en el país es un cal­do de cul­ti­vo para estas sec­tas reli­gio­sas, ya que da paso al fana­tis­mo y a la jus­ti­fi­ca­ción de accio­nes de cual­quier tipo para eli­mi­nar lo que a su jui­cio, «va en con­tra de Dios». La tesis de Edgar Flo­ren­cio Mon­tu­far, men­cio­na: «El lin­cha­mien­to es un fenó­meno que expre­sa la debi­li­dad y ausen­cia del orden social en Gua­te­ma­la; es una expre­sión social de pro­tes­ta, ante la incon­for­mi­dad y/​o recha­zo a los meca­nis­mos for­ma­les de reso­lu­ción de con­flic­tos». Aun­que exis­te un Pro­gra­ma Nacio­nal de Pre­ven­ción de Lin­cha­mien­tos, este deli­to sigue ocu­rrien­do y pare­cie­ra como si no hay for­ma de dete­ner­lo. Aun­que exis­ten enti­da­des como la Pro­cu­ra­du­ría de Dere­chos Huma­nos para velar por el res­pe­to a la vida e inte­gri­dad de los gua­te­mal­te­cos, ésta no siem­pre tie­ne éxi­to en sus deman­das. Ellos lan­za­ron este comu­ni­ca­do al respecto.

El bajo nivel de edu­ca­ción, y no sólo en las áreas rura­les, hace que la pobla­ción actúe sin con­cien­cia ni medi­da. Lo des­co­no­ci­do, es temi­do, y ante la igno­ran­cia sobre las prác­ti­cas Mayas, quie­nes no las cono­cen pien­san que están rela­cio­na­das con la bru­je­ría. Las víc­ti­mas de esta des­con­fian­za hacia lo des­co­no­ci­do, no han sido sólo per­so­nas, inclu­so se han regis­tra­do casos de ani­ma­les que han sufri­do las con­se­cuen­cias al haber­los aso­cia­do con seres mito­ló­gi­cos y dia­bó­li­cos, como el lin­cha­mien­to y muer­te de un mico­león y una nutria, por­que pen­sa­ron que eran seres «satá­ni­cos». En Cos­ta Rica, exis­ten tam­bién gru­pos reli­gio­sos evan­gé­li­cos que ha daña­do y mata­da a osos pere­zo­sos por­que pien­san que son «seres del dia­blo» por su pecu­liar movi­mien­to y for­ma de caminar.

Tal y como Ber­ger indi­ca: «Es nece­sa­rio crear cons­cien­cia y edu­car­nos como socie­dad para apren­der a cono­cer­nos entre gua­te­mal­te­cos, dejar de temer­nos, de per­se­guir­nos. Nece­si­ta­mos enten­der, reco­no­cer­nos, res­pe­tar­nos en nues­tra diver­si­dad”. Ade­más de la edu­ca­ción y con­cien­cia, es indis­pen­sa­ble que las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas en mate­ria de jus­ti­cia reali­cen un buen tra­ba­jo por­que la gen­te ha per­di­do la cre­di­bi­li­dad en estas ins­ti­tu­cio­nes. Esto, da paso a un esta­do casi de anar­quía en don­de cier­tos luga­res se con­vier­ten en «tie­rra sin ley». Ejem­plo de ello, es que fue muy difí­cil para la Poli­cía Nacio­nal Civil y el Minis­te­rio Públi­co entrar en la aldea Chi­may, don­de se come­tió este hecho tan lamentable.

Ésta no ha sido la úni­ca vez que ase­si­nan a un guía espi­ri­tual. En Suchi­te­pé­quez, Ber­nar­dino Sol­val, fue ase­si­na­do a tiros. Era cono­ci­do por rea­li­zar cere­mo­nias mayas. Oja­lá fue­ra la últi­ma vez que alguien es ase­si­na­do por sus prác­ti­cas reli­gio­sas y cul­tu­ra­les. Aun­que no sabe­mos si los res­pon­sa­bles de este ase­si­na­to enfren­ta­rán la jus­ti­cia, nos que­da divul­gar esta infor­ma­ción y exi­gir jus­ti­cia, rea­li­zan­do accio­nes des­de nues­tros espa­cios. Los medios de comu­ni­ca­ción pode­mos comen­zar por infor­mar de mane­ra res­pon­sa­ble sobre este hecho, sin sen­sa­cio­na­lis­mo. Quie­nes prac­ti­quen una reli­gión, deben abrir su men­te para no juz­gar nega­ti­va­men­te prác­ti­cas dife­ren­tes a las suyas, y cues­tio­nar si has­ta el momen­to han apo­ya­do acti­tu­des simi­la­res que cri­ti­quen des­truc­ti­va­men­te y menos­pre­cien las creen­cias y cul­tu­ra de los demás. Final­men­te, los invi­ta­mos a cola­bo­rar hacien­do una dona­ción a la cuen­ta de la fami­lia Choc, quie­nes ade­más de lidiar con el trau­ma por tan lamen­ta­ble muer­te, deben pagar los gas­tos del fune­ral y otros daños que serán difí­ci­les de superar.

Cuen­ta para el apoyo:

Núme­ro: 4062114119

Ban­co: Banrural

Nom­bre: María Ange­li­na Valle Choc

* Fuen­te: entre​mun​dos​.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *