Colom­bia. Cons­pi­ra­cio­nes y divi­sio­nes en las Fuer­zas Mili­ta­res (1ra Parte)

Por Tony López R. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de junio de 2020 

Seve­ras crí­ti­cas han reci­bi­do el gobierno de Colom­bia y su pre­si­den­te Iván Duque Már­quez, de diver­sos sec­to­res polí­ti­cos y socia­les y de la opi­nión públi­ca nacio­nal e inter­na­cio­nal por la pró­xi­ma lle­ga­da al país de una bri­ga­da éli­te de la 82 Divi­sión Aero­trans­por­ta­da del ejér­ci­to de los Esta­dos Uni­dos, con­for­ma­da por 800 mari­nes, y con esta lle­ga­da la evi­den­te pér­di­da de sobe­ra­nía por­que fue la emba­ja­da de los Esta­dos Uni­dos en Bogo­tá la que anun­ció, a los colom­bia­nos, tal noticia. 

El anun­cio no lo hizo la cancillería
que es a quien le corres­pon­de, obvia­men­te, lue­go de cum­pli­men­tar los trámites
cons­ti­tu­cio­na­les con el Sena­do de la Repú­bli­ca, como esta­ble­ce la ley, pero no
lo hicie­ron y des­co­no­cie­ron la Cons­ti­tu­ción, no es al Minis­te­rio de Defensa,
que para col­mo apa­re­ce fir­man­do un
comu­ni­ca­do con­jun­to con la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos, en la práctica,
reci­bien­do una orden de una poten­cia extranjera. 

Esta uni­dad militar
esta­dou­ni­den­se cuyo nom­bre es “Secu­rity For­ces Assis­tan­ce Bri­ga­de”, en opinión
del ana­lis­ta colom­biano Feli­pe A Priast : “es
una fuer­za nue­va crea­da en el 2018 y está encar­ga­da de entre­nar y asis­tir a naciones
alia­das de Esta­dos Uni­dos que tie­nen pro­ble­mas al inte­rior de sus ejér­ci­tos, ya
bien sea que esos esta­dos ven a esos ejér­ci­tos como una ame­na­za o bien porque
los quie­ren usar como fuer­za de
cho­que con­tra otro esta­do que considera
enemigo”.

No es des­car­ta­ble que los mari­nes ven­gan a veri­fi­car si hay o no
cri­sis inter­na en las FF​.MM colom­bia­nas, el argu­men­to del com­ba­te al
nar­co­trá­fi­co es poco crea­ti­vo y nada dife­ren­te de los que fue el Plan
Colom­bia, un plan con­tra­in­sur­gen­te y es cla­ro que vie­nen a preparar
con­di­cio­nes para una, no dese­cha­ble, acción mili­tar con­tra Venezuela.

Por la ubi­ca­ción de esta
fuer­za en los depar­ta­men­tos de San­tan­der del Nor­te y Arau­ca, su accio­nar apunta
a explo­rar el terreno, rea­li­zar actos hos­ti­les uti­li­zan­do a los para­mi­li­ta­res y
mer­ce­na­rios con vis­tas a pro­vo­car una res­pues­ta vene­zo­la­na y le brin­de el
argu­men­to a Esta­dos Uni­dos, para ini­ciar un con­flic­to mili­tar con­tra Venezuela
invo­can­do al TIAR y la des­pres­ti­gia­da OEA.

Esta zona duran­te los
gobier­nos de Álva­ro Uri­be Vélez, Juan Manuel San­tos e Iván Duque, fueron
terri­to­rios ocu­pa­dos por los nar­co-para­mi­li­ta­res, que ope­ra­ban y operan
actual­men­te con la ple­na com­pli­ci­dad de sec­to­res de las Fuer­zas Militares
colom­bia­nas, pre­ci­sa­men­te, uno de los temas del con­flic­to al inte­rior de las
fuer­zas cas­tren­ses, pero esas ban­das para­mi­li­ta­res pue­den ser uti­li­za­das para
pro­mo­ver la provocación. 

Exis­te una importante
corrien­te inter­na den­tro de la ofi­cia­li­dad del ejér­ci­to que están en con­tra de
esos víncu­los con los nar­co-para­mi­li­ta­res que tan­to daño les ha cau­sa­do al
pres­ti­gio del ejér­ci­to, entre otras razo­nes, por­que la nar­co-polí­ti­ca aplicada
por el ex pre­si­den­te y actual sena­dor Álva­ro Uri­be Vélez, des­de su épo­ca de
gober­na­dor de Antio­quia, los lle­vó a corrom­per a una par­te de la alta
ofi­cia­li­dad y a muchos de ellos los 
enri­que­ció con dine­ro del nar­co­trá­fi­co y los indu­jo a una demencial
polí­ti­ca con cri­mi­na­les ase­si­na­tos a ino­cen­tes jóve­nes que tra­tan de encu­brir bajo el nom­bre de “fal­sos-posi­ti­vos”. Esos
ase­si­na­tos deben ser lla­ma­do como lo que son, crí­me­nes de guerra. 

Los escán­da­los públi­cos que se
han veni­do cono­cien­do en los últi­mos tiem­pos, vie­nen de lejos, no olvi­dar que
fue duran­te la gober­na­ción del depar­ta­men­to de Antio­quia de Uri­be Vélez y en
pleno mari­da­je con el minis­tro de Defen­sa Fer­nan­do Bote­ro Zea, pro­mo­vie­ron una
ley y se apro­bó en el Con­gre­so, la
crea­ción de las Coope­ra­ti­vas de Segu­ri­dad Rural Pri­va­das, cono­ci­das como
Con­vi­vir, estas coope­ra­ti­vas están
con­si­de­ra­das la madre del nar­co-para­mi­li­ta­ris­mo, res­pal­da­das por sec­to­res impor­tan­te del
esta­men­to militar. 

Como lo seña­la el mayor
Ber­mú­dez Ros­si “fue la lega­li­za­ción y
apo­yo a los capos al nar­co­trá­fi­co, las Coope­ra­ti­vas de Vigi­lan­cia Rural
(Con­vi­vir) no fue más que inser­tar a la pobla­ción civil en la gue­rra y
con­tra­dic­to­rio con el pro­to­co­lo II de Gine­bra, para segu­ri­dad de
terra­te­nien­tes, gana­de­ros, casa­te­nien­tes, y nar­co­tra­fi­can­tes, el conflicto
interno se degra­da hacia una gue­rra civil no decla­ra­da”. Los gru­pos de justicia
pri­va­da, según el decre­to 356 de 1994, articu­lo 39, bus­can inser­tar­se a todo tran­ce , legalmente,
en tales “Coope­ra­ti­vas”
(1).

Fue en ese perío­do que se
die­ron varios escán­da­los de algu­nos altos man­dos mili­ta­res vin­cu­la­dos al
nar­co-para­mi­li­ta­ris­mos, como lo fue el del Coman­dan­te en Jefe de las Fuerzas
Mili­ta­res Cami­lo Zúñi­ga, los gene­ra­les Rito Ale­jo del Rio, Yani­ne Díaz, varios coroneles,
algu­nos encar­ce­la­dos y otros fue­ra de
servicio. 

Como bien seña­la el colega
vene­zo­lano Ernes­to Sala­zar sobre la cri­sis mili­tar colom­bia­na en la revis­ta On
Line Pue­blo en Armas, “los altos mandos
de las Fuer­zas Mili­ta­res de Colom­bia no cono­cen hoy a Simón Bolí­var, ni lo
estu­dian ni mucho menos lo hacen cono­cer a las tro­pas: el Pen­tá­gono prohí­be su
estu­dio en las escue­las mili­ta­res lati­no­ame­ri­ca­nas y en el docu­men­to San­ta Fe
IV; lo decla­ra su enemi­go”.
Una gran ofen­sa para nues­tros pueblos
lati­no­ame­ri­ca­nos y caribeños. 

No es casual que quien fuera
Coman­dan­te en Jefe de las Fuer­zas Mili­ta­res duran­te el gobierno de Uri­be Vélez,
el gene­ral Car­los Alber­to Ospi­na, coman­dan­te de las Fuer­zas Mili­ta­res de
Colom­bia, en entre­vis­ta que con­ce­dió a El Espec­ta­dor…, “decla­re que no es “un espe­cia­lis­ta en Bolí­var”, pues “no ten­go un
cono­ci­mien­to pro­fun­do de él” …; reco­no­cien­do, en cam­bio, que “me gus­tan las
pelí­cu­las de gue­rra. Por ejem­plo, Las boi­nas ver­des con John Way­ne”
.

” El entre­vis­ta­dor, Libardo
Car­do­na Mar­tí­nez, le pre­gun­ta al gene­ral Ospi­na: “¿Cuál es su ído­lo?”, y éste
le res­pon­de: “El maris­cal Rom­mel, un
hom­bre noble, un buen sol­da­do, valien­te. Es un hom­bre muy pare­ci­do a nosotros”.
Aq
uí tie­nen nues­tros ami­gos lec­to­res el fiel retra­to de nada menos que el
máxi­mo jefe de las FF​.MM colom­bia­nas cuyo ído­lo no es Simón Bolí­var, ni tan
siquie­ra San­tan­der, sino el maris­cal nazi fas­cis­ta Erwin Rom­mel (1891−1944)
quien fue derro­ta­do por el Maris­cal bri­tá­ni­co Ber­nard L Mont­go­mery (1887−1976)
en la bata­lla de El Ala­mein en 1942. 

No es un secre­to que den­tro de
las Fuer­zas Mili­ta­res colom­bia­nas hay un sec­tor impor­tan­te que no está muy de
acuer­do en ser uti­li­za­do para ini­ciar una gue­rra con­tra Vene­zue­la, no es una
posi­ción de este momen­to sino de hace mucho tiem­po. Hace muchos años que den­tro de las Fuerzas
Mili­ta­res hay una fuer­te posi­ción de impor­tan­tes sec­to­res y man­dos militares,
inclu­so, en el alto man­do, que no com­par­ten la idea de inmis­cuir­se en acciones
que con­duz­can a un enfren­ta­mien­to mili­tar con Vene­zue­la. Los ex Coman­dan­tes en
Jefe de las Fuer­zas Mili­ta­res, gene­ra­les Fer­nan­do Tapia y José M Bon­net, nunca
fue­ron par­ti­da­rio de tal aventura. 

No exis­te nin­gún argumento
polí­ti­co, eco­nó­mi­co, ni fron­te­ri­zo, que se pue­da uti­li­zar para decla­rar una
gue­rra con Vene­zue­la, por otra par­te, las FF:MM colom­bia­nas son cons­cien­tes que
mili­tar­men­te en una gue­rra con­ven­cio­nal, los vene­zo­la­nos están, no solo, mejor
pre­pa­ra­dos, sino mejor arma­dos, y que los supera en pode­ro­so arma­men­to con
tec­no­lo­gía muy avan­za­da y ade­más cons­cien­tes que defien­den su país, mientras
Colom­bia es el agresor. 

Des­de hace años, las Fuerzas
Arma­das Boli­va­ria­nas Vene­zo­la­nas están pre­pa­ra­das en la lucha regu­lar, que es
el défi­cit del ejér­ci­to colom­biano, que sí 
es nume­ro­so y tie­nen bue­na pre­pa­ra­ción, pero han sido pre­pa­ra­dos en
lucha irre­gu­lar y la estra­te­gia y tác­ti­ca de lucha , así como los medios de
com­ba­tes son dis­tin­tos y diferentes.

Vene­zue­la cuen­ta con 3
millo­nes de mili­cia­nos, fuer­te­men­te arma­dos, y con algo que es muy importante,
empu­ñan un fusil defen­dien­do su patria, es el agre­di­do y las víc­ti­mas son los
vene­zo­la­nos y vene­zo­la­nas, y los colom­bia­nos en qué se con­vier­ten, en puros
mer­ce­na­rios y car­ne de cañón al ser­vi­cio de una poten­cia extran­je­ra para buscar
sus bene­fi­cios impe­ria­les, de los cua­les Colom­bia no reci­bi­rá nada a cambio,
solo muer­te y destrucción.

O se van a creer el cuen­to de
que el tea­tro de ope­ra­cio­nes será solo en terri­to­rio vene­zo­lano, no, creo que, el
ideó­lo­go con­tra el cha­vis­mo Álva­ro Uri­be y su pupi­lo Duque, se equi­vo­can y lo
han dicho altas figu­ras del cha­vis­mo, si nos ata­can e ingre­san a Venezuela
esta­mos en el per­fec­to dere­cho de con­tra­ata­car y entrar en Colom­bia. Aunque
tam­bién hay que decir, que las rela­cio­nes, entre el pre­si­den­te Duque y el ex
pre­si­den­te Uri­be, hoy no pare­cen andar muy bien, lo cual no se tie­ne un buen
esce­na­rio interno.

Como expli­ca Duque que llama
al deba­te de con­trol polí­ti­co y es de ese deba­te que sale una nueva
inves­ti­ga­ción de la Cor­te Supre­ma con­tra Uri­be Vélez, lo hizo cons­cien­te e
intere­sa­da­men­te, la res­pues­ta solo la tie­ne él. El gran escán­da­lo por el espio­na­je de sectores
de las FF:MM, cuya infor­ma­ción iba a Uri­be y no al Pre­si­den­te es un hecho
gra­ve, no solo por el des­co­no­ci­mien­to al Jefe de Esta­do, sino por el uso de esa
infor­ma­ción le pue­da dar Uri­be que no es Jefe de Esta­do y las razo­nes que tuvo
para com­par­ti­men­tar­lo es sospechosa. 

Será que a Duque se le ha
des­per­ta­do la con­cien­cia, por­que fue, pre­ci­sa­men­te, su padre, don Iván Duque
Esco­bar, cuan­do era gober­na­dor de Antio­quia, el que le pidió al presidente
Tur­bay Aya­la que sus­ti­tu­ye­ra al joven Álva­ro Uri­be Vélez como direc­tor de
Aero­náu­ti­ca Civil, por sus víncu­los con el Car­tel de Medellín. 

Por otra par­te, sí creen que
el gobierno de Trump va a impli­car­se direc­ta­men­te en esa aven­tu­ra, de inva­dir a
Vene­zue­la, se equi­vo­can, en Esta­dos Uni­dos la cosa como dice el dicho “el horno
no está para galle­ti­cas”. La cri­sis que
tie­ne con el Covid-19 y los dis­tur­bios anti racia­les por el ase­si­na­to de George
Floyd y la inten­ción de usar al ejér­ci­to con­tra los mani­fes­tan­tes enar­de­ció más
al pue­blo esta­dou­ni­den­se, el Secre­ta­rio de Defen­sa y el gene­ra­la­to le dijo no a
Trump. No pare­ce que EE. UU se impli­quen direc­ta­men­te en una agre­sión, aunque
del psi­có­pa­ta Trump pue­de espe­rar­se cual­quier cosa. 

Y en la hipó­te­sis de un ataque
y una gue­rra des­de Colom­bia con­tra Vene­zue­la, hay que pre­gun­tar­se qué va a
pasar con la gue­rri­lla del ELN, los fren­tes del EPL y de las FARC-EP, por­que las propias 
Fuer­zas Mili­ta­res colombianas, 
han reco­no­ci­do públicamente,
en cer­ca de 7000 com­ba­tien­te hoy se
encuen­tra en la filas de las disi­den­cias de las FARC y en los fren­tes formados
por FARC-EP Segun­da Mar­que­ta­lia que coman­da Iván Már­quez y que estos ya han
recu­pe­ra­do sus vie­jos territorios.

De acuer­do a los comu­ni­ca­dos y
obje­ti­vos de estas fuer­zas insur­gen­tes es 
lograr la paz con jus­ti­cia social, y acu­san al gobierno de Duque y Uribe
de haber trai­cio­na­do e incum­pli­do los
Acuer­dos de Paz de la Haba­na, de pre­sio­nar a la JEP y tra­tar de modificar
lo acor­da­do sobre la Jus­ti­cia Tran­si­cio­nal, así como la masa­cre que se está
come­tien­do con­tra sus ex com­ba­tien­tes y con lide­res socia­les, afro­co­lom­bia­nos e
indí­ge­nas que sobre pasan ya los 1300 asesinados.

Des­de hace muchos años, las Fuerzas
Mili­ta­res colom­bia­nas, han teni­do sus pro­ble­mas inter­nos y sobre todo porque
una oli­gar­quía libe­ral-con­ser­va­do­ra los ha abu­sa­do y usa­do para sus fines
polí­ti­cos. Las Fuer­zas Mili­ta­res, en todos los paí­ses, se crea­ron para la
defen­sa de sus fron­te­ras y siem­pre para enfren­tar cual­quier acción que ven­ga de
otro país y en defen­der la sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia. Nun­ca por polí­ti­ca de Estado
usar esa fuer­za por razo­nes polí­ti­ca inter­na con­tra sus ciu­da­da­nos. Para esos
hay otras depen­den­cias poli­cia­les o las lla­ma­das Guar­dias Nacionales. 

En Colom­bia el mane­jo interno
e inde­pen­dien­te Esta­do-FFMM ha sido res­pal­da­do por la Cons­ti­tu­ción de 1886 
y la oli­gar­quía libe­ral y con­ser­va­do­ra la usa­ron dis­tin­ta­men­te en su bene­fi­cio, esas polí­ti­cas se apreciaron
con la gue­rra de los Mil Días, el asesinato 
del gene­ral Rafael Uri­be Uri­be, y se acen­tua­ron aún más des­de, él tam­bién ase­si­na­to del pre­si­den­te Olaya
Herre­ra, pasan­do por Alfon­so López Puma­re­jo en la déca­da del 30 a quien
inten­ta­ron depo­ner en 1936 y lue­go en el 40 el desan­gre entre libe­ra­les y
con­ser­va­do­res, el mag­ni­ci­dio con­tra el líder revo­lu­cio­na­rio y popu­lar Jorge
Elie­cer Gai­tán fue estre­me­ce­dor, tal como él lo pre­di­jo, que su muer­te podría
pro­vo­car gra­ves con­flic­tos en los pró­xi­mos 50 años, esa gue­rra inter­na pro­vo­có 300,000 muer­tos de
1946 a 1958 (2), no se equi­vo­có él caris­má­ti­co y pre­cla­ro líder. 

Líder cuyo ejem­plo y
pen­sa­mien­to tra­tan de ocul­tar, así como su his­to­ria, hace unos años visi­té la
casa museo Jor­ge Elie­cer Gai­tán esta­ba muy bien aten­di­da y hoy he tenido
noti­cias de que la Casa Museo ha sido prác­ti­ca­men­te des­trui­da, pese a las
recla­ma­cio­nes de su fami­lia y de su hija Glo­ria Gaitán. 

Fue en el gobierno de Uri­be Vélez,
cuan­do la oli­gar­quía libe­ral-con­ser­va­do­ra ini­ció una polí­ti­ca de arra­sar con la
Casa Museo y el pen­sa­mien­to e ideas de Jor­ge Elie­cer Gai­tán, abu­san­do de su
poder. Es el pue­blo colom­biano el que
debe exi­gir res­pe­to al gobierno y la recu­pe­ra­ción de la memo­ria his­tó­ri­ca de
sus líde­res y pue­blos. Pue­blo que no
defien­de su his­to­ria ter­mi­na escla­vi­za­do por los gran­des seño­res del poder
auto­ri­ta­rio y monárquico.

El tema de la cri­sis militar
en Colom­bia y los diver­sos pro­ble­mas que han con­fron­ta­do en los últi­mos años,
serán refle­ja­do en la segun­da par­te de esta his­to­ria, que hoy es, ade­más de la
gra­ve pan­de­mia, un tema muy serio, no solo para Vene­zue­la y Colom­bia, sino para
la región.

Tony López R., Perio­dis­ta, poli­tó­lo­go y ana­lis­ta internacional.

Biblio­gra­fía consultada.

1.-
Pro­nun­cia­mien­tos, cons­pi­ra­cio­nes y gol­pes de esta­do en Colombia. 

Edic. Expre­sión
1997 autor. Mayor. Gon­za­lo Ber­mú­dez Rossi. 

2.- ¡Bas­ta Ya! Colom­bia Memo­rias de Gue­rra. Gru­po Memo­ria Histórica. 

* Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *