Chi­le. Cul­par al per­so­nal de la salud: otra cana­lla­da más

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de junio de 2020

La infa­mia de pre­ten­der res­pon­sa­bi­li­zar a la ciu­da­da­nía por el aumen­to expo­nen­cial de los con­ta­gios del COVID-19 es una sucia manio­bra que bus­ca elu­dir las res­pon­sa­bi­li­da­des direc­tas e inme­dia­tas que tie­ne el gobierno en el desas­tro­so mane­jo de esta pan­de­mia, con mayor razón la tie­nen el pre­si­den­te Piñe­ra y su minis­tro de Salud Jai­me Mañalich. 

La des­fa­cha­tez del direc­tor del Hos­pi­tal Regio­nal de Concepción

Pero esta infa­mia alcan­za ribe­tes alar­man­tes cuan­do se pre­ten­de cul­par a per­so­nal de la salud por encon­trar­se ellos mis­mos con­ta­gia­dos. Esto es más que un absur­do, es una des­fa­cha­tez inau­di­ta. La des­ver­güen­za aho­ra corre por cuen­ta de un indi­vi­duo de nom­bre Car­los Capu­rro, Direc­tor del Hos­pi­tal Gui­ller­mo Grant Bena­ven­te, el Hos­pi­tal Regio­nal de Con­cep­ción, quien ha teni­do el des­ca­ro de res­pon­sa­bi­li­zar y cul­par a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras del recin­to hos­pi­ta­la­rio por los bro­tes de con­ta­gio que se han pro­du­ci­do en este cen­tro hos­pi­ta­la­rio afec­tan­do al pro­pio per­so­nal. De todas las abe­rra­cio­nes que han come­ti­do las auto­ri­da­des duran­te el cur­so de esta epi­de­mia, esta inso­len­cia del señor Capu­rro, emi­ti­da en decla­ra­cio­nes a medios de pren­sa, es de las más abo­mi­na­bles pues, entre otras cosas, este inge­nie­ro civil inten­ta elu­dir su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad y encu­brir su pési­ma ges­tión admi­nis­tra­ti­va en gene­ral del cen­tro hos­pi­ta­la­rio y duran­te esta pan­de­mia en particular.

Esta estu­pi­dez solo tie­ne un paran­gón en la estu­pi­dez come­ti­da por la direc­to­ra del hos­pi­tal públi­co Clau­dio Vicu­ña, de San Anto­nio, Lilia­na Eche­ve­rría, quien en el mes de abril san­cio­nó a una médi­co del recin­to por haber­se con­ta­gia­do de coro­na­vi­rus mien­tras aten­día pacien­tes afec­ta­dos de COVID-19 en el pro­pio cen­tro hospitalario.

Sin embar­go, Capu­rro la supera por­que si hay per­so­nas que duran­te estos tres meses de pan­de­mia han hecho lo impo­si­ble por hacer las cosas bien son pre­ci­sa­men­te los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de la salud de todos los esta­men­tos sani­ta­rios. Es dema­sia­da la estu­pi­dez y el des­par­pa­jo, res­pon­sa­bi­li­zar a estas per­so­nas por haber­se con­ta­gia­do en el cum­pli­mien­to de sus labo­res. No se con­ta­gia­ron duran­te unas vaca­cio­nes en cual­quier con­fín del pla­ne­ta y lle­ga­ron de vuel­ta con el virus a cues­tas; no se con­ta­gia­ron en fies­tas clan­des­ti­nas ni en reco­rri­dos por algún cen­tro comer­cial, ni yen­do a los cul­tos evan­gé­li­cos que pre­go­na el nefas­to Sere­mi de Salud del Bío Bío; ni siquie­ra se con­ta­gia­ron en las obli­ga­to­rias e inter­mi­na­bles filas que deben hacer miles de per­so­nas para con­se­guir abas­te­cer­se de pro­duc­tos bási­cos o solu­cio­nar obli­ga­to­rios trá­mi­tes buro­crá­ti­cos. Los con­ta­gia­dos del hos­pi­tal HGGB se con­ta­gia­ron en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes labo­ra­les, duran­te sus jor­na­das de tra­ba­jo, en sus luga­res de tra­ba­jo, y es dema­sia­do sucio pre­ten­der car­gar­los de cul­pa por haber con­traí­do la enfer­me­dad que combaten.

Más inacep­ta­ble resul­ta la acti­tud de este direc­tor pues, en espe­cí­fi­co duran­te la pan­de­mia y a cau­sa de esta, el per­so­nal de este cen­tro hos­pi­ta­la­rio ha esta­do some­ti­do a un per­ma­nen­te ago­bio y recar­go de labo­res (al igual que todos los cen­tros públi­cos del país), cues­tión que se gene­ra por la limi­ta­ción de equi­pa­mien­tos y esca­sez de insu­mos que en el caso del HGGB el señor Capu­rro ha sido inca­paz de corre­gir y solu­cio­nar, por las limi­ta­cio­nes de per­so­nal en todos los sec­to­res médi­cos, y por la recar­ga de pacien­tes crí­ti­cos que se reci­ben des­de San­tia­go pro­duc­to de las errá­ti­cas deci­sio­nes que adop­ta el minis­tro Maña­lich y el min­sal. No con­for­me con eso, el direc­tor Capu­rro en sus decla­ra­cio­nes, se da el gus­to de emi­tir ame­na­zas y anun­ciar san­cio­nes a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras que sean sor­pren­di­dos, según su apre­cia­ción, vul­ne­ran­do reglas de dis­tan­cia­mien­to duran­te su per­ma­nen­cia en el lugar de tra­ba­jo, con lo que evi­den­cia su abso­lu­ta fal­ta de sen­si­bi­li­dad social y su com­ple­ta igno­ran­cia de lo que sig­ni­fi­ca el tra­ba­jo sani­ta­rio y médi­co en un cen­tro de salud. Lo cier­to es que si estas des­ati­na­das decla­ra­cio­nes y ame­na­zas no fue­ron res­pon­di­das con una movi­li­za­ción o con un paro de acti­vi­da­des, se debe úni­ca­men­te al com­pro­mi­so de las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res con la gra­ve situa­ción sani­ta­ria del país y con la salud de los pacien­tes de los recin­tos hos­pi­ta­la­rios públicos.

Si la can­ti­dad de víc­ti­mas fata­les no se ha dis­pa­ra­do expo­nen­cial­men­te en estos meses des­de el comien­zo de la epi­de­mia en el país, ha sido esen­cial­men­te por el esfuer­zo, el tra­ba­jo, el com­pro­mi­so y el sacri­fi­cio de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de la salud. Esta es una gran ver­dad que la ciu­da­da­nía chi­le­na reco­no­ce, aun a pesar del ama­ña­mien­to de las cifras tota­les de falle­ci­dos en que incu­rre el minis­tro Maña­lich y su equi­po mani­pu­la­dor de cri­sis. El peli­gro­so aumen­to de los con­ta­gia­dos no es atri­bui­ble en modo alguno al per­so­nal de la salud ni a la pobla­ción en gene­ral sino a la intran­si­gen­te inope­ran­cia del gobierno.

La sobre­car­ga de tra­ba­jo y de fun­cio­nes del HGGB la está pro­vo­can­do su direc­tor, Car­los Capu­rro, y el señor Maña­lich, quien ha pre­fe­ri­do deri­var enfer­mos hacia este hos­pi­tal y a otros recin­tos de pro­vin­cia en lugar de dis­tri­buir­los en los cen­tros hos­pi­ta­la­rios de las enti­da­des uni­for­ma­das y poli­cia­les en San­tia­go y en los recin­tos y clí­ni­cas pri­va­das de la capi­tal. Por nego­cio o por des­dén de cla­se, el minis­tro pre­fie­re man­te­ner into­ca­bles los recin­tos de sus ami­gos y joder a las provincias.

El fra­ca­so del gobierno es el fra­ca­so del gobierno

Este direc­tor sigue la sen­da de las auto­ri­da­des de la salud y fun­cio­na­rios supe­rio­res, como Sere­mis, que han sido una ver­güen­za en el mane­jo de la pan­de­mia a nivel nacio­nal, regio­nal y local, fra­ca­san­do estre­pi­to­sa­men­te en evi­tar la pro­pa­ga­ción de con­ta­gios y de las muer­tes. Fra­ca­so que este gobierno hace ingen­tes esfuer­zos por disi­mu­lar, dis­fra­zar, de ocul­tar a la apre­cia­ción de la ciu­da­da­nía. En ese afán el gobierno y la alian­za gober­nan­te han demos­tra­do no tener lími­tes éti­cos ni mora­les, cues­tión que ya tenía­mos asu­mi­da, pero cons­ta­tar que aún en pan­de­mia sani­ta­ria y huma­ni­ta­ria no aban­do­nen sus méto­dos infa­mes resul­ta into­le­ra­ble y abrumador.

Una expre­sión bur­da y gro­se­ra de esta infa­mia es la imple­men­ta­ción de una cam­pa­ña mediá­ti­ca, a tra­vés de spot publi­ci­ta­rios, difun­di­da pro­fu­sa­men­te por los medios empre­sa­ria­les de comu­ni­ca­ción, que res­pon­sa­bi­li­za a la pobla­ción por la pro­pa­ga­ción del virus por ciu­da­des y pue­blos. Nada nue­vo, sólo que esta cam­pa­ña raya en la demen­cia y sólo sir­ve para que el señor Piñe­ra siga mal­gas­tan­do los recur­sos del Esta­do para tra­tar de sal­var su deca­den­te imagen.

No logra­rá sal­var la ima­gen pro­pia ni de su inope­ran­te gobierno con cam­pa­ñas como esta o como aque­llas des­ti­na­das a uti­li­zar con fines polí­ti­cos la dis­tri­bu­ción de ali­men­tos. Las men­ta­das cajas de ali­men­tos han sido una for­ma de cam­pa­ña elec­to­re­ra, mez­qui­na y sucia, que uti­li­za la pan­de­mia y se apro­ve­cha de las nece­si­da­des bási­cas de la pobla­ción para hacer publi­ci­dad polí­ti­ca y cam­pa­ña elec­to­re­ra encu­bier­ta. Las cajas de ayu­da se han con­ver­ti­do no solo en un gran nego­cio de «caji­tas feli­ces» para los gran­des empre­sa­rios del retail del rubro ali­men­ta­rio, sino tam­bién en un masi­vo acto de cohe­cho, abier­to y des­ca­ra­do. Así lo dejan de mani­fies­to los mise­ra­bles ins­truc­ti­vos que han sido impar­ti­dos des­de el gobierno hacia los fun­cio­na­rios dedi­ca­dos a la dis­tri­bu­ción de estas cajas en los barrios y comu­nas popu­la­res; ins­truc­ti­vo que deta­lla has­ta la minu­cia el cómo sacar mejor pro­ve­cho polí­ti­co y mediá­ti­co del acto cari­ta­ti­vo de Piñe­ra y del gobierno. Sólo les fal­ta poner el letre­ro de «dona­do por mi» y «Vote X» para que el ilí­ci­to fue­ra com­ple­to, por­que lo que no men­cio­na el ins­truc­ti­vo es que esas caji­tas se com­pran con dine­ros del Esta­do, con fon­dos del fis­co, con pla­ta de todos los chi­le­nos. Pero más allá del paga­dor real de estas caji­tas, lo repug­nan­te es el hecho delez­na­ble de tra­tar de sacar pro­ve­cho de todo, de la pan­de­mia, de la nece­si­dad, de la mise­ria, de la cri­sis que ellos mis­mos han pro­vo­ca­do. Estos gober­nan­tes son un asco de auto­ri­da­des en todo el sen­ti­do repul­si­vo de la palabra.

A decir ver­dad, esta uti­li­za­ción y des­ver­güen­za no solo la ejer­cen los per­so­ne­ros ins­ta­la­dos en la Mone­da, sino que hacen uso y abu­so de ella una gran par­te de los com­po­nen­tes de la alian­za polí­ti­ca gober­nan­te. El ines­cru­pu­lo­so alcal­de de Las Con­des, Joa­quín Lavín, ha reba­sa­do todas las barre­ras de la decen­cia, del deco­ro, de la pru­den­cia, de la ver­güen­za, hacien­do un abu­so a lími­tes into­le­ra­bles de cual­quier cosa rela­cio­na­da con la pan­de­mia en que él y su frac­ción polí­ti­ca crean que pue­den sacar algu­na ven­ta­ja. Se gene­ra la duda, con este per­so­na­je, de si efec­ti­va­men­te esta­rá hacien­do cua­ren­te­na pre­ven­ti­va o si sólo es una varian­te prác­ti­ca, una inno­va­ción escé­ni­ca para sacar­le más pro­ve­cho a la situa­ción de pan­de­mia; de otra mane­ra resul­ta difí­cil enten­der que el paté­ti­co alcal­de se halla inter­na­do en una resi­den­cia sani­ta­ria para hacer la cua­ren­te­na pre­ven­ti­va (aun­que des­de allí sigue ocu­pa­do de apa­re­cer en los medios), lo que repre­sen­ta una ver­da­de­ra bur­la para las cien­tos de per­so­nas que tie­nen la real nece­si­dad de obte­ner un cupo en estos espa­cios (finan­cia­dos por el fis­co), pues pade­cen real­men­te la enfer­me­dad en algu­na de sus for­mas pri­ma­rias, y viven en reales con­di­cio­nes de haci­na­mien­to, y que tie­nen reales limi­ta­cio­nes de espa­cio físi­co en sus luga­res de vivien­da; en cam­bio el señor Lavín no pue­de argüir nin­gu­na de estas situa­cio­nes y las que inven­te son fácil­men­te des­en­mas­ca­ra­das por la reali­dad de sus domi­nios. Solo lo mue­ve la mise­ra­ble moti­va­ción de hacer un uso polí­ti­co has­ta de las alcan­ta­ri­llas. Por si que­da algu­na duda, Lavín «obtu­vo» el cupo en un par de horas, en cam­bio hay cien­tos de per­so­nas que se pasan días sin obte­ner siquie­ra una res­pues­ta, otros cien­tos obtie­nen res­pues­ta pero se pasan días espe­ran­do un cupo que nun­ca lle­ga, otros se mue­ren espe­ran­do y los más ni siquie­ra se ente­ran de estos recin­tos, que depen­den de una plé­ya­de de inep­tos Sere­mis. Una bur­la. La impu­di­cia se que­da cor­ta para defi­nir com­por­ta­mien­tos como el de este indi­vi­duo, sólo com­pa­ra­ble con el pro­pio pre­si­den­te Piñe­ra que hacien­do uso de su car­go, por las pre­rro­ga­ti­vas del mis­mo, pue­de encu­brir o inten­tar jus­ti­fi­car los abu­sos en que incu­rre casi de mane­ra natural.

Piñe­ra y su Minis­tro de Salud Jai­me Maña­lich son los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles del desastre

La per­ver­sa lógi­ca gober­nan­te de res­pon­sa­bi­li­zar a la pobla­ción por el incre­men­to expo­nen­cial de la pan­de­mia es de las accio­nes más inno­bles, más cana­llas, que pue­de tener un gobierno res­pec­to de los habi­tan­tes de un país. Es repul­si­vo cons­ta­tar que nos ha toca­do la des­gra­cia de pade­cer la pre­sen­cia y con­duc­ción de estos gober­nan­tes para enfren­tar esta cri­sis sani­ta­ria. Ha sido una des­gra­cia que el esta­lli­do social de octu­bre pasa­do no alcan­za­ra para que el país se des­hi­cie­ra de ellos antes del arri­bo del virus.

Fuen­te: Resu​men​.cl

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *