Bra­sil. Green­pea­ce denun­cia la impor­ta­ción espa­ño­la de car­ne pro­ce­den­te de la defo­res­ta­ción de la Amazonia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de junio de 2020 

En el caso de Espa­ña, algu­nas empre­sas impor­ta­do­ras de esta car­ne con­ge­la­da, prin­ci­pal­men­te ubi­ca­das en el archi­pié­la­go cana­rio, pre­su­men de tener entre sus clien­tes a las gran­des cade­nas hote­le­ras como Bar­ce­ló, Ibe­ros­tar o N10 Hotels. 

Una inves­ti­ga­ción con­jun­ta de Green­pea­ce Bra­sil y Repór­ter Bra­sil ha pues­to en evi­den­cia los víncu­los entre la defo­res­ta­ción pro­du­ci­da por la expan­sión gana­de­ra en el inte­rior de espa­cios pro­te­gi­dos de Bra­sil, las expor­ta­cio­nes bra­si­le­ñas de car­ne con­ge­la­da y el con­su­mo de esta car­ne en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les, inclui­dos los paí­ses de la UE. En el caso de Espa­ña, algu­nas empre­sas impor­ta­do­ras de esta car­ne con­ge­la­da, prin­ci­pal­men­te ubi­ca­das en el archi­pié­la­go cana­rio, pre­su­men de tener entre sus clien­tes a las gran­des cade­nas hote­le­ras como Bar­ce­ló, Ibe­ros­tar o N10 Hotels. 

La inves­ti­ga­ción de Green­pea­ce se cen­tra en el Par­que Esta­tal Ricar­do Fran­co, un espa­cio pro­te­gi­do de 158.000 hec­tá­reas crea­do en 1997 en la fron­te­ra entre Mato Gros­so, en Bra­sil, y Boli­via. Debi­do a su rica bio­di­ver­si­dad, el par­que fue crea­do bajo la cate­go­ría de “pro­tec­ción inte­gral”. Según el aná­li­sis, des­de la crea­ción del par­que, más de 12.000 hec­tá­reas han sido defo­res­ta­das y, en la prác­ti­ca, el 71% de su área es recla­ma­da por el sec­tor gana­de­ro como pro­pie­dad pri­va­da. Estas gran­jas gana­de­ras den­tro del espa­cio son incom­pa­ti­bles con los obje­ti­vos de pro­tec­ción. De las 137 gran­jas des­ta­can dos de ellas: Pare­dão I y II, que suman más de 4.000 hec­tá­reas, de las cua­les, al menos, 2.000 han sido defo­res­ta­das ile­gal­men­te. En 2016, los daños ambien­ta­les en estas gran­jas fue­ron obje­to de inves­ti­ga­cio­nes y accio­nes judi­cia­les por par­te de la Ofi­ci­na del Fis­cal del Esta­do de Mato Grosso.

“El caso del Par­que Esta­tal Ricar­do Fran­co se repi­te en muchos otros luga­res de la Ama­zo­nía. El actual repun­te de la defo­res­ta­ción en el inte­rior de áreas pro­te­gi­das y tie­rras indí­ge­nas está direc­ta­men­te rela­cio­na­do con las decla­ra­cio­nes, polí­ti­cas y estí­mu­los pro­mo­vi­dos por el actual pre­si­den­te Bol­so­na­ro”, ha decla­ra­do Miguel Ángel Soto, res­pon­sa­ble de la Cam­pa­ña de Bos­ques de Green­pea­ce España. 

La inves­ti­ga­ción encon­tró que, entre abril de 2018 y junio de 2019, el gana­do de estas dos gran­jas (Pare­dão I y II) fue ven­di­do a otra ins­ta­la­ción gana­de­ra del mis­mo pro­pie­ta­rio pero ubi­ca­da fue­ra del espa­cio pro­te­gi­do. Esta gran­ja es un pro­vee­dor impor­tan­te de car­ne de los prin­ci­pa­les mata­de­ros de Bra­sil, JBS, Mar­frig y Miner­va. Pero estos mata­de­ros solo rea­li­zan una eva­lua­ción de la últi­ma gran­ja por la que pasó el ani­mal antes de su sacri­fi­cio, no un moni­to­reo de todos los pro­vee­do­res a lo lar­go de la cade­na de sumi­nis­tro, per­mi­tien­do, de esta for­ma, la entra­da de ani­ma­les que pas­ta­ban ile­gal­men­te en el cita­do espa­cio pro­te­gi­do den­tro de la cade­na. Este esque­ma, un ver­da­de­ro “lava­do de gana­do ile­gal” per­mi­te que el gana­do pue­da ser sumi­nis­tra­do a mata­de­ros que se han com­pro­me­ti­do públi­ca­men­te a lim­piar sus cade­nas de sumi­nis­tro de gana­do pro­ce­den­te de áreas afec­ta­das por la defo­res­ta­ción e inva­sión de áreas protegidas.

“La Unión Euro­pea no pue­de per­ma­ne­cer al mar­gen del enor­me impac­to ambien­tal y social de sus cade­nas de sumi­nis­tro. El con­su­mo de los euro­peos pro­vo­ca cam­bio cli­má­ti­co, pér­di­da de bio­di­ver­si­dad y vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos.”, ha aña­di­do Soto. “Es urgen­te que la Comi­sión Euro­pea pon­ga en mar­cha la anun­cia­da legis­la­ción que impi­da la entra­da en la Unión Euro­pea de mate­rias pri­mas pro­ce­den­tes de la deforestación”.

Datos recien­tes ana­li­za­dos por Green­pea­ce Bra­sil mues­tran que la des­truc­ción del Ama­zo­nas se está ace­le­ran­do. Duran­te el pasa­do mes de mayo, las aler­tas de defo­res­ta­ción aumen­ta­ron un 34% en com­pa­ra­ción con el mes ante­rior. En este momen­to, cuan­do Bra­sil se está con­vir­tien­do en el nue­vo epi­cen­tro de la COVID-19, el aumen­to de la defo­res­ta­ción es la peor noti­cia, espe­cial­men­te para los pue­blos indí­ge­nas, que son las comu­ni­da­des más vul­ne­ra­bles del Amazonas.

Una inves­ti­ga­ción des­ta­pa que el sec­tor gana­de­ro ha defo­res­ta­do 12.000 hec­tá­reas de sel­va tro­pi­cal en el Par­que Esta­tal Ricar­do Fran­co, espa­cio pro­te­gi­do des­de 1997

Una inves­ti­ga­ción con­jun­ta de Green­pea­ce Bra­sil y Repór­ter Bra­sil (1, 2) ha pues­to en evi­den­cia los víncu­los entre la defo­res­ta­ción pro­du­ci­da por la expan­sión gana­de­ra en el inte­rior de espa­cios pro­te­gi­dos de Bra­sil, las expor­ta­cio­nes bra­si­le­ñas de car­ne con­ge­la­da y el con­su­mo de esta car­ne en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les, inclui­dos los paí­ses de la UE. En el caso de Espa­ña, algu­nas empre­sas impor­ta­do­ras de esta car­ne con­ge­la­da, prin­ci­pal­men­te ubi­ca­das en el archi­pié­la­go cana­rio, pre­su­men de tener entre sus clien­tes a las gran­des cade­nas hote­le­ras como Bar­ce­ló, Ibe­ros­tar o N10 Hotels. 

La inves­ti­ga­ción de Green­pea­ce se cen­tra en el Par­que Esta­tal Ricar­do Fran­co, un espa­cio pro­te­gi­do de 158.000 hectáreas
crea­do en 1997 en la fron­te­ra entre Mato Gros­so, en Bra­sil, y Bolivia.
Debi­do a su rica bio­di­ver­si­dad, el par­que fue crea­do bajo la categoría
de “pro­tec­ción inte­gral”. Según el aná­li­sis, des­de la crea­ción del
par­que, más de 12.000 hec­tá­reas han sido defo­res­ta­das y, en la
prác­ti­ca, el 71% de su área es recla­ma­da por el sec­tor gana­de­ro como
pro­pie­dad pri­va­da.
Estas gran­jas gana­de­ras den­tro del espa­cio son incom­pa­ti­bles con los obje­ti­vos de protección.
De las 137 gran­jas des­ta­can dos de ellas: Pare­dão I y II, que suman más
de 4.000 hec­tá­reas, de las cua­les, al menos, 2.000 han sido
defo­res­ta­das ile­gal­men­te. En 2016, los daños ambien­ta­les en estas
gran­jas fue­ron obje­to de inves­ti­ga­cio­nes y accio­nes judi­cia­les por parte
de la Ofi­ci­na del Fis­cal del Esta­do de Mato Grosso.

“El caso del Par­que Esta­tal Ricar­do Fran­co se repi­te en muchos otros luga­res de la Ama­zo­nía. El
actual repun­te de la defo­res­ta­ción en el inte­rior de áreas pro­te­gi­das y
tie­rras indí­ge­nas está direc­ta­men­te rela­cio­na­do con las declaraciones,
polí­ti­cas y estí­mu­los pro­mo­vi­dos por el actual pre­si­den­te Bol­so­na­ro”,
ha decla­ra­do Miguel Ángel Soto, res­pon­sa­ble de la Cam­pa­ña de Bos­ques de Green­pea­ce Espa­ña

La inves­ti­ga­ción encon­tró que, entre
abril de 2018 y junio de 2019, el gana­do de estas dos gran­jas (Pare­dão I
y II) fue ven­di­do a otra ins­ta­la­ción gana­de­ra del mis­mo propietario
pero ubi­ca­da fue­ra del espa­cio pro­te­gi­do. Esta gran­ja es un proveedor
impor­tan­te de car­ne de los prin­ci­pa­les mata­de­ros de Bra­sil, JBS, Marfrig
y Miner­va. Pero estos mata­de­ros solo rea­li­zan una eva­lua­ción de la
últi­ma gran­ja por la que pasó el ani­mal antes de su sacri­fi­cio, no un
moni­to­reo de todos los pro­vee­do­res a lo lar­go de la cade­na de
sumi­nis­tro, per­mi­tien­do, de esta for­ma, la entra­da de ani­ma­les que
pas­ta­ban ile­gal­men­te en el cita­do espa­cio pro­te­gi­do den­tro de la cadena.
Este esque­ma, un ver­da­de­ro “lava­do de gana­do ile­gal” permite
que el gana­do pue­da ser sumi­nis­tra­do a mata­de­ros que se han comprometido
públi­ca­men­te a lim­piar sus cade­nas de sumi­nis­tro de gana­do procedente
de áreas afec­ta­das por la defo­res­ta­ción
e inva­sión de áreas pro­te­gi­das (3).

“La Unión Euro­pea no pue­de per­ma­ne­cer al margen
del enor­me impac­to ambien­tal y social de sus cade­nas de sumi­nis­tro. El
con­su­mo de los euro­peos pro­vo­ca cam­bio cli­má­ti­co, pér­di­da de
bio­di­ver­si­dad y vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos.
”, ha aña­di­do Soto. “Es
urgen­te que la Comi­sión Euro­pea pon­ga en mar­cha la anunciada
legis­la­ción que impi­da la entra­da en la Unión Euro­pea de mate­rias primas
pro­ce­den­tes de la deforestación”.

Datos recien­tes
ana­li­za­dos por Green­pea­ce Bra­sil mues­tran que la des­truc­ción del
Ama­zo­nas se está ace­le­ran­do. Duran­te el pasa­do mes de mayo, las alertas
de defo­res­ta­ción aumen­ta­ron un 34% en com­pa­ra­ción con el mes anterior.
En este momen­to, cuan­do Bra­sil se está con­vir­tien­do en el nuevo
epi­cen­tro de la COVID-19, el aumen­to de la defo­res­ta­ción es la peor
noti­cia, espe­cial­men­te para los pue­blos indí­ge­nas, que son las
comu­ni­da­des más vul­ne­ra­bles del Amazonas.


Notas
  1. Green­pea­ce Bra­sil y Ricar­do Fran­co Sta­te Park. Case Study. 
  2. Tras el
    lan­za­mien­to de la inves­ti­ga­ción el pasa­do día 4 de junio, un tri­bu­nal de
    Mato Gros­so falló a favor de la Fis­ca­lía del Esta­do y refor­zó el
    decre­to de crea­ción del par­que, que había sido pre­via­men­te cuestionado
    por los agri­cul­to­res, a tra­vés de un recur­so que pre­ten­día retra­sar las
    medi­das toma­das por la Fis­ca­lía con­tra los res­pon­sa­bles de la
    defo­res­ta­ción en el inte­rior del parque. 
  3. En 2009 los tres mayo­res mata­de­ros que ope­ran en el Ama­zo­nas (JBS, Mar­frig y Miner­va) fir­ma­ron un códi­go de conducta
    con el Minis­te­rio Públi­co Fede­ral por el cual se com­pro­me­tie­ron con
    unos “Cri­te­rios míni­mos para ope­ra­cio­nes con gana­do y pro­duc­tos bovi­nos a
    esca­la indus­trial en el Bio­ma del Amazonas”

* Fuen­tes: con​tra​in​for​ma​cion​.es /​green​pea​ce​.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *