Argen­ti­na. Otra Ope­ra­ción Nis­man: la dis­pa­ra­ta­da his­to­ria del ex espía israelí

Por Raúl Koll­mann, 11 junio 22020

La TV israe­lí pre­sen­tó a un ex espía de la Mos­sad que tra­ba­jó para el fon­do bui­tre de Singer

Con­tó que le pasó al fis­cal, en su últi­mo via­je a Euro­pa, infor­ma­ción sobre supues­tas cuen­tas de CFK y su hijo, ali­men­ta­das por Irán. La his­to­ria ni siquie­ra res­pe­ta los datos más cono­ci­dos y has­ta el fon­do bui­tre lo des­co­no­ció. Igual los medios argen­ti­nos se suma­ron a la ope­ra­ción. Las evi­den­tes men­ti­ras del arma­do y sus antecedentes. 

foto: Uzi Sha­ya, exagen­te de la agen­cia Mossad. 

La
nada, pero repe­ti­da. Los prin­ci­pa­les medios de la Argen­ti­na están
repi­tien­do una his­to­ria inve­ro­sí­mil, sin prue­ba algu­na y, para colmo,
delic­ti­va, por­que se tra­tó de la con­fe­sión de una extor­sión. La
tele­vi­sión israe­lí pre­sen­tó ano­che un pro­gra­ma basa­do en el testimonio
de un ex agen­te secre­to de la Mos­sad, Uzi Sha­ya, que pasó sin esca­las de
los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia israe­líes a poner­se la cami­se­ta del fondo
bui­tre Elliot Manag­ment, de Paul Sin­ger. Sha­ya dijo que le entre­gó a
Alber­to Nis­man, diez días antes de su muer­te, un sobre con datos sobre
cuen­tas de la fami­lia Kirch­ner en las islas Sey­che­lles y otros paraísos
fis­ca­les, con dine­ro paga­do por Irán. El espía no apor­tó ni una
evi­den­cia ni de las cuen­tas ni de nada, pero rela­tó una supuesta
extor­sión: él y el fon­do bui­tre que­rían ame­na­zar a Cris­ti­na Kirch­ner con
que reve­la­rían las cuen­tas a menos que ella acep­ta­ra pagar la «deu­da»
con los fon­dos bui­tres
. La ver­sión care­ce de toda cre­di­bi­li­dad, al pun­to que –según la tele­vi­sión israe­lí – , el fon­do Elliot dice que no cono­ce la docu­men­ta­ción ni admi­te rela­ción con lo que cuen­ta Sha­ya.

En el pro­gra­ma que con­du­ce la argen­ti­na Ilana
Dayan, el ex espía come­tió erro­res has­ta infan­ti­les, pro­pios de alguien
que no cono­ce el expe­dien­te de la muer­te del fis­cal
. Sha­ya dice, por ejem­plo, que le entre­gó el sobre con la infor­ma­ción a Nis­man en el lobby de un hotel en Espa­ña,
apro­xi­ma­da­men­te el 8 de enero de 2015 –por­que afir­ma que fue­ron diez
días antes de la muer­te del fis­cal – , y que de inme­dia­to Nis­man decidió
regre­sar a Bue­nos Aires para pre­sen­tar la denun­cia, supues­ta­men­te por lo
explo­si­vo del con­te­ni­do de la infor­ma­ción del ex espía. Está probado
has­ta el can­san­cio en el expe­dien­te que Nis­man sacó el pasa­je de regreso
en Bue­nos Aires, el 31 de diciem­bre de 2014, antes de salir de salir
con su hija hacia Euro­pa. O sea que ya tenía pla­nea­do el regre­so y no
fue una deci­sión moti­va­da por nada que le hayan entre­ga­do. Pero, peor
aún, en el via­je con Iara, Nis­man no estu­vo en Madrid ni en nin­gún lugar de Espa­ña:
el tour arran­có el 2 de enero de 2015 en Lon­dres, lue­go fue­ron a
Ams­ter­dam y de ahí Nis­man empren­dió el regre­so, sólo con esca­la en el
aero­puer­to de Bara­jas, el 11 de enero a la noche. O sea que no pasó por
nin­gún lobby de nin­gún hotel espa­ñol y ni siquie­ra salió del aeropuerto.

La his­to­ria se pare­ce mucho a la urdi­da en 2015 por el dia­rio Cla­rín, con notas fir­ma­das por Daniel San­to­ro, quien agran­dó y tam­bién copió a la revis­ta bra­si­le­ña Veja. De acuer­do a una tra­duc­ción que hizo la Agen­cia Judía de Noti­cias, Sha­ya
dijo que las cuen­tas, cuyos datos le habría dado a Nis­man, esta­ban a
nom­bre de Máxi­mo Kirch­ner, igua­li­to que en aque­lla ver­sión de 2015
en que se le adju­di­ca­ban millo­nes de dóla­res escon­di­dos al hijo de CFK, como coti­tu­lar jun­to a Nil­da Garré. La pro­pia Reser­va Fede­ral de Esta­dos Uni­dos demos­tró que todo era fal­so,
que las cuen­tas no exis­tían ni en Dela­wa­re ni en Irán ni en Belice.
Tres años más tar­de, Máxi­mo y Garré, con el patro­ci­nio de Ale­jan­dro Rúa,
fue­ron sobre­seí­dos por el juez Mar­ce­lo Mar­tí­nez de Gior­gi. Lo de Sha­ya y
la tele­vi­sión israe­lí pare­ce un refri­to de aque­lla mentira.

Como
era obvio, el pro­gra­ma emi­ti­do ano­che dio por sen­ta­do que a Nis­man lo
mata­ron, por­que hizo la denun­cia y por­que tenía infor­ma­ción tan caliente
(en ver­dad tru­cha) pro­vis­ta por el ex espía. Para ello, la TV rodeó
el rela­to con las ver­sio­nes del perio­dis­ta Mar­ce­lo Lon­go­bar­di y los
diri­gen­tes Patri­cia Bull­rich y Wal­do Wolf, todos del riñón de Cam­bie­mos
.
En el medio sólo apa­re­ció el infor­má­ti­co Die­go Lago­mar­sino contando
cómo le pres­tó el arma al fis­cal. Pero el pro­gra­ma no hizo el menor
esfuer­zo de demos­trar cómo un coman­do había entra­do y sali­do del
edi­fi­cio, del depar­ta­men­to cerra­do por den­tro y del baño cuya puerta
esta­ba blo­quea­da por la cabe­za del fiscal.

Los perio­dis­tas
israe­líes con­sul­ta­dos por este dia­rio coin­ci­den en que fue un show del
ex agen­te para auto­pro­mo­cio­nar­se como inves­ti­ga­dor en el terreno
finan­cie­ro
. Sha­ya no pudo expli­car dón­de está la docu­men­ta­ción, por
qué no se pre­sen­tó a la jus­ti­cia y, por ejem­plo, por qué no la utilizó
Nis­man en su denun­cia, si enci­ma vol­vió rápi­do por­que el ex agente
–según ale­ga en otra de sus fal­se­da­des– le entre­gó pape­les explosivos.
A esta altu­ra está cla­ro que Nis­man no che­queó nada de lo que puso en aque­lla denun­cia.
Dijo que Alan Boga­do era un espía que estu­vo en las nego­cia­cio­nes con
los ira­níes en Zurich y Nue­va York, cuan­do bas­ta­ba un lla­ma­do a
Migra­cio­nes para ave­ri­guar que nun­ca había sali­do del país. Puso en su
tex­to que el kirch­ne­ris­mo can­jeó impu­ni­dad por petró­leo –algo que
repi­tió Sha­ya ano­che – , cuan­do el petró­leo ira­ní no se pue­de refi­nar en
Argen­ti­na y al país no entró ni una gota. Nis­man ni siquie­ra chequeó
algo con su ami­go el titu­lar de Inter­pol, Ronald Noble, que 48 horas
des­pués salió a decir que su denun­cia era fal­sa. La reali­dad es que
Nis­man no puso nada res­pec­to de cuen­tas de los Kirch­ner por­que no tenía
nada y la his­to­ria de Sha­ya care­ce de todo sos­tén
.

Pero la fru­ti­lla del pos­tre es el reco­no­ci­mien­to de una ten­ta­ti­va de extor­sión. Sha­ya
dice que bus­ca­ban las cuen­tas de los Kirch­ner, no por dar la batalla
con­tra la supues­ta corrup­ción, sino para extor­sio­nar a la man­da­ta­ria
.
Su ver­sión es que tra­ba­jó para una agen­cia de infor­mes que a su vez
tra­ba­ja­ba para Paul Sin­ger y que la inten­ción era ame­na­zar­la con
publi­car los datos –inexis­ten­tes, fal­sos– si Cris­ti­na no se ave­nía a
pagar la «deu­da» argen­ti­na con los fon­dos bui­tres. El inven­to se cae por
su pro­pio peso, por­que CFK se fue del gobierno casi un año des­pués de
la muer­te de Nis­man y se man­tu­vo más que fir­me fren­te a Sin­ger y los
demás buitres.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *