Argen­ti­na. Entre­vis­ta con Móni­ca Cam­poy-Madre de Andrés Gar­cía fusi­la­do por la gendarmería

Resu­men Lati­noa­mee­ri­cano /​11 de junio 2020 .-

ENTREVISTA CON MÓNICA CAMPOY- MADRE DE ANDRÉS GARCÍA, FUSILADO POR GENDARMERÍA HACE 6 AÑOS.

«Y has­ta pue­do sen­tir el abri­go de su abrazo»

Por Oscar Cas­tel­no­vo y Chen­ka Nómade/​APL) El minis­tro de Segu­ri­dad bonae­ren­se, Ser­gio Ber­ni, enca­be­zó días atrás un ope­ra­ti­vo por la muer­te de dos gen­dar­mes. Con deci­sión, exhi­bió un fusil lar­go en mano como si fue­ra un poli­cía más en la inves­ti­ga­ción. Sin embar­go, hace seis años, pre­ci­sa­men­te el 13 de junio de 2014, el médi­co mili­tar Ber­ni era secre­ta­rio de Jus­ti­cia de la Nación y for­mó par­te de la tra­ma de encu­bri­mien­to ante el fusi­la­mien­to del joven Andrés Gar­cía Cam­poy a mano de los gen­dar­mes Maxi­mi­liano Alfon­so Cruz y Cora­zón de Jesús Veláz­quez que se hallan libres de cul­pa y car­go, al tiem­po que argu­yen la absur­da teo­ría del «sui­ci­dio». Con cla­ri­dad, Móni­ca ‑mamá de Andrés– recuer­da los hechos en el siguien­te diá­lo­go con esta Agen­cia. La lucha­do­ra men­do­ci­na, quien mili­ta en la Mar­cha Nacio­nal con­tra el Gati­llo Fácil, mani­fes­tó que no cree en los jue­ces, recla­mó Jus­ti­cia de ver­dad, recor­dó tra­zos esen­cia­les de la vida de Andrés, defi­nió que lucha para que «no maten más a nuestrxs jóve­nes» y narró los diá­lo­gos que aún hoy man­tie­ne con su hijo. 

Si bien la coar­ta­da de los gen­dar­mes fue adu­cir que Andrés se había qui­ta­do la vida con una Win­ches­ter. La autop­sia post­muer­te indi­ca que nun­ca pudo haber­se sui­ci­da­do con ese arma, por­que es alta y hay que aga­rrar­la con las dos manos. Mucho menos por el lugar don­de entró la bala. Al res­pec­to, Móni­ca deta­lló: “Andrés tenía una cara­bi­na de colec­ción que era de mi papá, que se lo había rega­la­do su abue­lo, era una Win­ches­ter del año 1890. Por supues­to que no fun­cio­na­ba y esta­ba arrum­ba­da, me había comen­ta­do que la que­ría ven­der, a lo que le dije que sí, que no había pro­ble­mas. Sus ase­si­nos dije­ron que él se había sui­ci­da­do con esta arma”.

La con­ni­ven­cia de las fuer­zas de segu­ri­dad con el Poder Judi­cial man­tu­vo cajo­nea­da la cau­sa duran­te años y a los gen­dar­mes libres en con­ti­nui­dad de ser­vi­cio en Cam­po de Mayo y Jesús María. Móni­ca rela­tó cómo suce­dió todo: “Andrés vino a San Luis el 7 de junio a visi­tar­me en su auto con el car­net de con­du­cir reno­va­do y el segu­ro al día. Tras su visi­ta, regre­só feliz a Men­do­za y dijo que tenía pro­gra­ma­do venir de nue­vo el 13 de junio a pasar unos días y el 20 de julio, el día del ami­go, para irse con todos sus com­pa­ñe­ros de secun­da­ria a San Fran­cis­co del Mon­te. El vier­nes 13 de junio se diri­gía por la ruta 7 de Luján de Cuyo a la altu­ra de la des­ti­le­ría don­de hay un con­trol de gen­dar­me­ría, allí lo detie­nen y lue­go apa­re­ce muer­to con un tiro casi en la nuca. La ambu­lan­cia tar­dó más de 40 minu­tos en venir por­que la lla­ma­ron cuan­do Andrés ya había falle­ci­do. Nun­ca dije­ron a los médi­cos que tenía un tiro”.

«FALTA DE MÉRITO»

El juez Wal­ter Ben­to dejó libre a dos ase­si­nos bajo una coar­ta­da fal­sa des­de don­de se la mire, una per­so­na que se sui­ci­da no paga el día ante­rior la cuo­ta de la Facul­tad. Así, Móni­ca afir­ma que: “Cuan­do lle­ga el fis­cal al lugar, Jor­ge Calle, se da cuen­ta de lo ocu­rri­do y cara­tu­la la cau­sa como homi­ci­dio agra­va­do por fuer­zas de segu­ri­dad don­de están impli­ca­do los gen­dar­mes Maxi­mi­liano Alfon­so Cruz y Cora­zón de Jesús Veláz­quez. La cau­sa pasa al Juez Fede­ral Wal­ter Ben­to y éste los deja libres por fal­ta de méri­to, siem­pre estu­vo a favor de los gen­dar­mes. ¿A quién se le ocu­rre dejar libres a dos acu­sa­dos de homi­ci­dio agravado?”

Cada una de las peri­cias des­mien­te la coar­ta­da, no había san­gre den­tro del auto, sólo mar­cas de arras­tre, es decir, a Andrés lo arras­tran y lo colo­can den­tro del vehículo.”La peri­cia post psi­co­ló­gi­ca rea­li­za­da por la licen­cia­da Mar­ta Mulat con­clu­ye que mi hijo nun­ca se habría qui­ta­do la vida. Ocul­ta­ron el caso duran­te mucho tiem­po”, sos­tu­vo la madre de Andrés.

El gati­llo fácil es una polí­ti­ca de esta­do, cuan­do arran­ca una vida se arras­tra toda una fami­lia a la tris­te­za de saber que ése hijo ama­do ya no va a vol­ver. Lo que no podrán arre­ba­tar son los recuer­dos hon­dos, que per­du­ran en el alma: «Andrés nació en el hos­pi­tal Espa­ñol de Men­do­za. Cuan­do cum­plió los 9 años nos vini­mos a vivir a San Luis. El era un chi­co ale­gre, muy ser­vi­cial y res­pe­tuo­so. No le cos­tó nada adap­tar­se, hizo pri­ma­ria y secun­da­ria sin pro­ble­mas. Cuan­do se reci­bió de la secun­da­ria se fue a vivir a la casa de su abue­la mater­na para estu­diar Licen­cia­tu­ra en Higie­ne y Segu­ri­dad Indus­trial en la Uni­ver­si­dad Acon­ca­gua de Men­do­za, carre­ra que esta­ba cur­san­do al momen­to de su ase­si­na­to”, narró Mónica. 

Andrés había pla­nea­do su futu­ro y esta­ba afe­rra­do a la vida, Móni­ca con­tó cómo era la per­so­na­li­dad de su hijo: “Era un estu­dian­te, un ser tan espe­cial, ale­gre, diver­ti­do, era caris­má­ti­co. Siem­pre tan ser­vi­cial. Le gus­ta­ba la natu­ra­le­za, salir con sus ami­gos al cam­po hacer asa­do. Nun­ca fue un chi­co pro­ble­má­ti­co. No tenía vicios, le gus­ta­ba mucho leer. Era muy estu­dio­so, le intere­sa­ba la his­to­ria y la tec­no­lo­gía. Andrés fue mi hijo mayor, con­ce­bi­do des­pués de 4 años de casa­da. Era úni­co nie­to y sobrino ¡ima­gí­na­te con qué cari­ño y ansie­dad lo espe­ra­mos! Cuan­do nació, sus abue­los y tíos lo mima­ron mucho, cre­ció con amor y valo­res y mucho cui­da­do de su familia”.

RECUERDOS

Cuan­do el horror y la injus­ti­cia tocan a la puer­ta, muchos fami­lia­res se entris­te­cen y para­li­zan por tan­to, otrxs movi­li­zan las fuer­zas que nun­ca cre­ye­ron tener y en ese camino van cono­cien­do per­so­nas con la mis­ma lucha. Res­pec­to de este pro­ce­so, Móni­ca recuer­da que: “Des­pués de tan­to tiem­po de estar ocul­to el caso, yo esta­ba muy sola, no había orga­ni­za­ción ni nada. Cuan­do ocu­rrió lo de San­tia­go Mal­do­na­do empe­cé a pedir ayu­da a tra­vés del Mes­sen­ger, escri­bía maña­na, tar­de y noche. Así fue­ron mis pri­me­ros comien­zos, don­de hubo mucha gen­te que me ayu­dó a com­par­tir el caso de mi hijo. Gen­te her­mo­sa que has­ta aho­ra per­du­ran, jóve­nes de la edad de Andrés que me decían don­de tenía que ir”.

Cuan­do se tra­ta de Gati­llo Fácil, el con­cep­to de «Jus­ti­cia» toma un tin­te muy per­so­nal, pero la lucha jun­to a otrxs fami­lia­res va hacien­do esta car­ga más colec­ti­va ya que las frus­tra­cio­nes y encu­bri­mien­to que impo­ne el sis­te­ma judi­cial están para que­brar la volun­tad y frus­trar a la fami­lia. Sobre el tema, Móni­ca refi­rió que: “Lle­gué a Corre­pi des­pués a Cel­pi (Colec­ti­vo en Lucha por los Pibes) en Men­do­za. Tam­bién a gen­te como uste­des quie­nes me ayu­da­ron a hacer notas. Encon­tré en Men­do­za a mamás que tam­bién la poli­cía les habían mata­do a sus hijos, como el caso de Vivia­na Espi­na. Cono­cí gen­te que en el camino me iba ayu­dan­do, medios alter­na­ti­vos que difun­die­ron el caso de Andrés, per­so­nas que com­par­tie­ron con amor la his­to­ria de mi hijo por las redes. Ya han pasa­do 6 años y nun­ca tuve jus­ti­cia, no creo en la Jus­ti­cia. Recuer­do que en aquel momen­to esta­ba Ser­gio Ber­ni como Minis­tro de Segu­ri­dad y no hizo nada, al con­tra­rio le dio más poder a las fuer­zas de segu­ri­dad. Y aho­ra ¿qué hacen? Ponen más poli­cía y gen­dar­me­ría en los barrios humil­des con el argu­men­to de la pan­de­mia y así tor­tu­ran y per­si­guen a los chi­cos. ¿Por qué no ponen a médi­cos o ser­vi­cio social? Gen­te estu­dia­da para hacer este tra­ba­jo. Siem­pre poli­cías. ¿Qué saben ellos?”.

Ante el silen­cia­mien­to de las auto­ri­da­des judi­cia­les por los ase­si­nos de Andrés, Móni­ca sigue luchan­do para que su caso sal­ga a la luz y man­tie­ne viva la memo­ria de su hijo en los pen­sa­mien­tos coti­dia­nos. Así, reve­la que: “Todos los días hablo con él para que me guíe. Le cuen­to que lo amo y lo orgu­llo­sa que esta­ba, cuán­to lo extra­ño. Esas char­las de café de por medio que­dán­do­nos has­ta la madru­ga­da. Las risas. Él con­tán­do­me de los pla­nes que tenía. Los con­se­jos que una madre le da a su hijo, esas char­las que eran segui­das, cuan­to se extra­ña. Éra­mos muy com­pin­ches. Cla­ro que hablo con él. ¿Quién no habla con sus seres que­ri­dos que han par­ti­do? Sí, hablo con él, ape­nas me levan­to lo sien­to y lo pien­so. Le cuen­to de nues­tra lucha por todos los pibes y las pibas, que pelea­mos para que no los sigan matan­do y pue­do ver su ale­gría, su apro­ba­ción, su son­ri­sa y has­ta pue­do sen­tir el abri­go de su abrazo».

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *