Perú. La car­ta de los emba­ja­do­res extran­je­ros y la sobe­ra­nía del Perú

Por: Nico­lás Lynch/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de junio de 2020

Hace pocos días los emba­ja­do­res de cua­tro paí­ses acre­di­ta­dos en el Perú: Aus­tra­lia, Cana­dá, Colom­bia y Fran­cia; han envia­do una car­ta al Con­gre­so de la Repú­bli­ca, supo­ne­mos que, con el aval de sus gobier­nos, pro­tes­tan­do por la apro­ba­ción de una ley que con­ge­la el cobro de los pea­jes a dife­ren­tes con­ce­sio­na­rios extran­je­ros duran­te la pan­de­mia y mos­trán­do­se dis­pues­tos a ase­so­rar al órgano legis­la­ti­vo para que legis­le mejor. 

Antes de tra­tar el tema de la ley que con­ge­la los pea­jes y la rela­ción que esto guar­da con los con­tra­tos res­pec­ti­vos y con los TLC que ha fir­ma­do el Perú en los últi­mos 15 años, debe­mos seña­lar un hecho fun­da­men­tal. Esta car­ta cons­ti­tu­ye una intro­mi­sión en los asun­tos inter­nos del Perú y una vio­la­ción de la Con­ven­ción de Vie­na, que es el docu­men­to que rige las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas en el pla­ne­ta. Esta vio­la­ción abier­ta e inso­len­te de nues­tra sobe­ra­nía no se pue­de dejar pasar. 

Ima­gí­nen­se por un momen­to que el emba­ja­dor del Perú en Fran­cia le man­de una car­ta a la Asam­blea Nacio­nal de ese país por una ley que aca­ban de apro­bar. No sólo impo­si­ble sino risi­ble, casi una cari­ca­tu­ra. Pero eso es lo que ha acon­te­ci­do, ni más ni menos, sólo que esta­mos en el Perú y hay algu­nos perua­nos (con mucho poder) que creen que eso se debe soportar. 

A los emba­ja­do­res de otros paí­ses no les toca diri­gir­se al par­la­men­to cuan­do quie­ren que­jar­se de algo, sino, de acuer­do con las nor­mas inter­na­cio­na­les, al Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res. Por esa razón no sería raro que esos emba­ja­do­res se hayan diri­gi­do a dicho minis­te­rio y éste se haya lava­do las manos, con la venia de Viz­ca­rra, apun­tan­do al Con­gre­so. Lue­go de estos pri­me­ros acon­te­ci­mien­tos y ante la pro­tes­ta de dife­ren­tes sec­to­res, des­de el gobierno han pues­to paños fríos tra­tan­do de qui­tar­le impor­tan­cia al asun­to. El Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res les ha mani­fes­ta­do a los emba­ja­do­res de los paí­ses seña­la­dos su extra­ñe­za por la acción toma­da y estos han envia­do una car­ta de res­pues­ta dis­cul­pán­do­se y dicien­do que habrían sido malin­ter­pre­ta­dos. Sin embar­go, la car­ta ori­gi­nal al Con­gre­so deja poco espa­cio para inter­pre­ta­cio­nes y es direc­ta en el recla­mo extran­je­ro a nues­tro par­la­men­to. La pro­me­sa y las dis­cul­pas no pare­cen sino el segun­do acto de una mis­ma obra mon­ta­da para pre­sio­nar falli­da­men­te al Con­gre­so peruano.

Hoy, lo que en otro momen­to han sido pre­sio­nes ver­ba­les de repre­sen­tan­tes extran­je­ros a los gobier­nos de turno se con­vier­ten en pre­sio­nes escri­tas, que no guar­dan ni siquie­ra el deco­ro, pro­pio de la diplo­ma­cia, cuan­do se tra­ta de la divi­sión de pode­res y de una ins­ti­tu­ción demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­da como el Con­gre­so. Estos gobier­nos extran­je­ros han dado un paso más en su des­pre­cio por el Perú como país inde­pen­dien­te, muy mal por ellos cier­ta­men­te que con su acti­tud nos están con­si­de­ran­do una repú­bli­ca de segun­da a la que pue­den mal­tra­tar, pero peor por nues­tro gobierno y en espe­cial por el Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res que se dejan fal­tar el res­pe­to de esta manera.

Casi des­de que este Con­gre­so entró en fun­cio­nes, la dere­cha neo­li­be­ral en sus dis­tin­tos esca­lo­nes de poder: la CONFIEP, los gran­des medios, los tec­nó­cra­tas y el gobierno de Viz­ca­rra, han desa­rro­lla­do una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio del Con­gre­so y sus miem­bros. La razón no ha sido solo la medio­cri­dad y el apro­ve­cha­mien­to que muchos de los repre­sen­tan­tes han hecho de sus car­gos, sino dis­tin­tas medi­das que bus­can miti­gar la cri­sis sani­ta­ria y de sobre­vi­ven­cia por la que atra­vie­sa la mayo­ría nacio­nal. No hay duda de que varias de esas medi­das cau­san per­jui­cio al mode­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral, un mode­lo dise­ña­do para que un peque­ño gru­po siga vivien­do a cos­ta de los demás en las con­di­cio­nes de esta glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral. No creo que haya otra for­ma de bene­fi­ciar, aun­que sea muy limi­ta­da­men­te, al pue­blo peruano. Sino vea­mos las medi­das dadas por el Poder Eje­cu­ti­vo e ins­pi­ra­das por el MEF: el 90% de la pla­ta para ayu­dar al gran capi­tal, prin­ci­pal­men­te a los ban­cos y un 10% para las mayo­rías que se han que­da­do sin ingresos. 

Por esa razón, esta pare­ce ser una cam­pa­ña más de esa mis­ma dere­cha, que ha con­ta­do en este caso con la com­pli­ci­dad de cua­tro gobier­nos extran­je­ros. En cual­quier país esto no podría que­dar así. Los emba­ja­do­res debe­rían ser decla­ra­dos per­so­nas no gra­tas, aban­do­nar el terri­to­rio nacio­nal de inme­dia­to y a sus gobier­nos soli­ci­tar­les las indis­pen­sa­bles satis­fac­cio­nes. Pero es soñar pen­sar que un gobierno de la dere­cha neo­li­be­ral pue­de estar intere­sa­do en la dig­ni­dad del Perú y en el man­te­ni­mien­to de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas en pie de igual­dad con otros esta­dos. Es más, pode­mos obser­var el dete­rio­ro cre­cien­te de nues­tra diplo­ma­cia, otro­ra defen­so­ra de la sobe­ra­nía nacio­nal y hoy imbui­da de la ideo­lo­gía neo­li­be­ral y al ser­vi­cio, prin­ci­pal­men­te, de los Esta­dos Uni­dos. Ya nos lo han demos­tra­do con la pro­mo­ción ver­gon­zo­sa del lla­ma­do gru­po de Lima, y el alien­to, a veces abier­to y otras sola­pa­do, de la inter­ven­ción arma­da en Venezuela. 

La invo­ca­ción a los tra­ta­dos de libre comer­cio, al esta­tus cons­ti­tu­cio­nal de los con­tra­tos y demás nor­mas que nos ata­rían a un deter­mi­na­do com­por­ta­mien­to inter­na­cio­nal, no son sino pre­tex­tos para no defen­der al Perú fren­te al poder eco­nó­mi­co y, como vemos, tam­bién polí­ti­co extran­je­ro. Nues­tra ata­du­ra a ese anda­mia­je legal neo­li­be­ral pue­de y debe dis­cu­tir­se. Es más, esta es una exce­len­te opor­tu­ni­dad para hacer­lo. Pero jamás pue­de argu­men­tar­se como razón para que gobier­nos extran­je­ros inter­ven­gan en los tra­ba­jos de un poder del Esta­do peruano. 

Como pocas veces ha apa­re­ci­do ante nues­tros ojos un ejem­plo de por qué debe­mos cam­biar la cons­ti­tu­ción espú­rea que nos rige y los TLC que, como lo han demos­tra­do diver­sos estu­dios, no son sino tra­ta­dos de ser­vi­dum­bre que no tie­nen que ver con el desa­rro­llo nacional.

Sopor­tar esta situa­ción sin la pro­tes­ta, la denun­cia y las accio­nes res­pec­ti­vas, será reafir­mar una vez más el carác­ter semi­co­lo­nial y en este caso sir­vien­te, del Esta­do peruano, al que nos ha lle­va­do la dere­cha neo­li­be­ral y sobre lo cual algún día debe­rán dar cuen­ta los que hoy man­ci­llan al Perú.

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *