Nacion Mapu­che. Bari­lo­che: La his­to­ria de la Lof José Celes­tino Quijada

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de junio de 2020

El año pasa­do, la comu­ni­dad mapu­che José Celes­tino Qui­ja­da nos invi­tó a una reu­nión para acor­dar un tra­ba­jo con­jun­to de recons­truc­ción de memo­rias en y del terri­to­rio. Ini­cia­mos enton­ces un tra­ba­jo de inves­ti­ga­ción (como Ser­vi­cio STAN del CONICET). Este tra­ba­jo –a car­go de cier­tos miem­bros del gru­po GEMAS– se encuen­tra aún en pro­ce­so; pero ante cier­tos hechos que fue­ron de públi­co cono­ci­mien­to el 5 de junio del 2020, qui­sié­ra­mos en estas bre­ves pági­nas poner en con­tex­to algu­nas de las his­tó­ri­cas e impos­ter­ga­bles deman­das de la Lof. 

Las tra­yec­to­rias de la fami­lia Quijada-Figueroa 

Hace unos 140 años atrás, el Pue­blo Mapu­che era libre y sobe­rano en su terri­to­rio, a ambos lados de la cor­di­lle­ra. La his­to­ria de este pue­blo está atra­ve­sa­da por el even­to crí­ti­co y trau­má­ti­co de las cam­pa­ñas mili­ta­res de los Esta­dos a fines del siglo XIX y por las polí­ti­cas vio­len­tas de repre­sión y des­po­jo terri­to­rial que con­ti­nua­ron las déca­das siguien­tes. Por lo tan­to, las dos últi­mas déca­das del siglo XIX y las pri­me­ras del siglo XX están sig­na­das por el movi­mien­to o “las andan­zas” de per­so­nas, de fami­lias y/​o con­tin­gen­tes más amplios a tra­vés del terri­to­rio, cru­zan­do varias veces y en zig­zag la Cor­di­lle­ra de los Andes para huir de tra­tos inhu­ma­nos, y/​o des­pla­zán­do­se del nor­te hacia el sur en bús­que­da de los terri­to­rios a “cam­po abier­to” que iban que­dan­do dis­po­ni­bles des­pués del adve­ni­mien­to de la pro­pie­dad pri­va­da y los lati­fun­dios en la Pata­go­nia. Esos años sue­len ser recor­da­dos en los gütxam de las fami­lias como “his­to­rias tris­tes” e “his­to­rias de regre­so”. Son los años de las muer­tes, la dis­per­sión fami­liar, la sole­dad y el ham­bre, pero tam­bién son los años de la rees­truc­tu­ra­ción de los gru­pos, de la rege­ne­ra­ción de comu­ni­da­des y de los inten­tos por “vol­ver a levantarse”. 

José Celes­tino Qui­ja­da (hijo de Filo­me­na Qui­ja­da Rio­se­co) y Leo­nor Figue­roa (hija de Fran­cis­co Figue­roa y Las­te­nia Pozo) se cono­cie­ron en Bari­lo­che y tuvie­ron a sus hijos en el terri­to­rio don­de se con­for­ma­ron como lof­che en las lade­ras del Cerro Wenu Laf­ken (Cerro Otto-San Car­los de Bari­lo­che). La fami­lia de Leo­nor y la fami­lia de José Celes­tino ya esta­ban empa­ren­ta­das cuan­do ellos se conocen. 

Para acce­der al infor­me com­ple­to haga click aquí: https://​gemas​me​mo​ria​.com/​2​0​2​0​/​0​6​/​0​7​/​l​a​-​h​i​s​t​o​r​i​a​-​d​e​-​l​a​-​l​o​f​-​j​o​s​e​-​c​e​l​e​s​t​i​n​o​-​q​u​i​j​a​d​a​-​e​l​-​c​o​n​f​l​i​c​t​o​-​t​e​r​r​i​t​o​r​i​a​l​-​e​n​-​l​a​-​l​a​d​e​r​a​-​s​u​r​-​d​e​l​-​c​e​r​r​o​-​o​t​t​o​-​s​a​n​-​c​a​r​l​o​s​-​d​e​-​b​a​r​i​l​o​c​h​e​-​r​i​o​-​n​e​g​ro/

La mamá de Celes­tino, Filo­me­na Qui­ja­da Rio­se­co, venía de algún lugar del oes­te de la Cor­di­lle­ra de los Andes. En algún momen­to, antes de 1916, cru­za la cor­di­lle­ra y lle­ga a la comu­ni­dad de El Man­so (Río Negro, Argen­ti­na), don­de tenía ami­gos (“medio parien­tes”) que la reci­ben. Ella habla­ba en mapu­zu­gun y sos­tu­vo par­te de su eco­no­mía fami­liar dedi­cán­do­se al hila­do y al teji­do con telar mapu­che. Allí tie­ne un hijo, José Celes­tino Qui­ja­da, quien a los sie­te años que­da huér­fano y al cui­da­do de una de las fami­lias de El Man­so. Sien­do toda­vía muy joven, Celes­tino deja la comu­ni­dad para salir a trabajar. 

Los rela­tos fami­lia­res (gütxam) de Leo­nor Figue­roa –que le fue­ron trans­mi­ti­dos por su padre, Fran­cis­co Figue­roa– narran his­to­rias tris­tes y dolo­ro­sas sobre el pasa­do de su familia: 

“Mi papá me con­ta­ba que cuan­do vinie­ron ellos sufrie­ron mucho. Me con­ta­ban que a mi abue­la, la gen­te blan­ca los las­ti­ma­ban, los corrían… y yo le decía: ‘no me cuen­tes, me da rabia eso. Por qué le hacían eso?’ Él recor­da­ba y noso­tros le decía­mos ‘papá, no nos con­tés eso’ por­que él dice que sufrió muchí­si­mo”. (Leo­nor Figue­roa, diciem­bre 2019).

La bisa­bue­la y abue­la de Leo­nor (Leo­nor Cer­da) sufrie­ron la vio­len­cia de las cam­pa­ñas mili­ta­res que los Esta­dos argen­tino y chi­leno habían empren­di­do con­tra los indí­ge­nas a fines del siglo XIX. Según los rela­tos fami­lia­res, ambas fue­ron “cau­ti­vas… los wig­ka los ence­rra­ron”. A una de ellas “para que no se esca­pe” del lugar don­de las tenían pri­sio­ne­ras “le pela­ron las plan­tas de los pies” (Lui­sa Qui­ja­da, diciem­bre 2019): “ Mi mamá mucho no nos que­ría con­tar, de la épo­ca esa, pero sabe­mos que a esa abue­la la tuvie­ron ahí, y que ahí tuvo sus hijos” (Lui­sa Qui­ja­da, diciem­bre 2019).

Se tra­ta de tres gene­ra­cio­nes dife­ren­tes –entre 1850 y 1920 — que fue­ron víc­ti­mas de las polí­ti­cas del Esta­do. De acuer­do con los rela­tos de la memo­ria, es muy pro­ba­ble que la bisa­bue­la, inclu­so su hija Leo­nor Cer­da, haya esta­do en un cam­po de con­cen­tra­ción duran­te el desa­rro­llo de las cam­pa­ñas mili­ta­res. Al levan­tar­se estos cam­pos hacia la déca­da de 1890, no sabe­mos si ellas cru­za­ron o no la cor­di­lle­ra, pero lle­ga­ron a un terri­to­rio –del que no pue­den recor­dar el nom­bre— ubi­ca­do en lo que actual­men­te es Chi­le. Fran­cis­co Figue­roa, hijo de Leo­nor Cer­da, le solía con­tar a su hija el siguien­te gütxam: 

“Mi papá dice que las corrían, les pega­ban, les saca­ron una de las hijas, le saca­ron y la tenían ata­da para que ellos vayan a recla­mar, por­que los que­rían sacar. Él dice que le decían ‘indios de mier­da’. Pero él me decía muchos nom­bres, pero yo no recuer­do. Él dice que era muy feo, por­que la gen­te no los que­ría. Los tra­ta­ban de ‘indios’, de todo, muy mal los tra­ta­ban. Sufrió mucho, por eso de allá se vino, se dis­pa­ró, se vino acá y acá se casó con mi mamá. Acá fue dife­ren­te, por­que dice que allá a mucha fami­lia los mata­ron por­que no los que­rían. Sí, sufrió muchí­si­mo. Y él se dis­pa­ró, se vino acá. Él decía ‘yo ten­go que venir­me por­que allá no se pue­de vivir’. Por­que a la fami­lia de él ya la habían mata­do, los tra­ta­ron muy mal por­que eran mapu­che. ‘Unos grin­gos gran­do­tes’, decía él. ‘Qué sé yo! estas por­que­rías!’, decía él, ‘no sé qué les pasa, por qué nos tra­tan así’. Pero no lo querían…así que él se vino para acá, a la Argen­ti­na” (Leo­nor Figue­roa, diciem­bre 2019).

El papá de Leo­nor habla­ba mucho de esos luga­res de los que tuvie­ron que huir, pero ella no podía ya recor­dar los nom­bres. “Ellos eran de Picun Leu­fu, pero antes venían de una par­te que no pue­do recor­dar, casi la mayo­ría de la par­te de mi papá son mapu­che mapu­che” (Leo­nor Figue­roa, diciem­bre 2019).

En algún momen­to de su hui­da, Fran­cis­co Figue­roa pasa por la región de El Bol­són y cono­ce a Las­te­nia Pozo –de Mallín Aho­ga­do – , con quien se casa y tie­nen a Leo­nor Figue­roa. Las­te­nia era una par­te­ra o püñe­ñel­che­fe muy cono­ci­da y soli­ci­ta­da en la zona. Leo­nor apren­dió ese ofi­cio de ella, así como sus cono­ci­mien­tos sobre lawen y el arte del teji­do al telar. 

Los años en que el terri­to­rio era “cam­pos abiertos”

Cuan­do los Qui­ja­da-Figue­roa lle­ga­ron al cerro, las lade­ras y pam­pas que rodea­ban el Wenu Laf­ken (Cerro Otto-San Car­los de Bari­lo­che) eran prac­ti­ca­dos como “cam­pos abier­tos”, como sue­le nom­brar­se local­men­te a un terri­to­rio sin alam­bra­dos, don­de la ocu­pa­ción y el uso del espa­cio se orga­ni­za por acuer­dos y per­mi­sos de pala­bra entre sus dife­ren­tes pobla­do­res. Des­de enton­ces fue­ron entra­man­do rela­cio­nes con algunxs pobla­dorxs y con las comu­ni­da­des mapu­che vecinas.
“Una veci­na nos dijo: ‘no, no, no es de nadie eso. Yo pon­go pas­ta­je acá, no es de nadie’. Ella lo con­ver­sa­ba por lo dere­cho nomás, con ella nun­ca tuvi­mos pro­ble­ma. Por eso nos vini­mos, por la segu­ri­dad, si los ani­ma­les podían andar para cual­quier lado, si no era de nadie. Por eso nos vini­mos a vivir acá, por­que de acá sacá­ba­mos leña. Hici­mos arre­glo con algu­nos veci­nos y con el ejér­ci­to” (Leo­nor Figue­roa, diciem­bre 2019).
El “acá” del que habla Leo­nor es el terri­to­rio de la Lof Qui­ja­da, don­de hicie­ron su pri­mer casa y empe­za­ron a tra­ba­jar como leñe­ros. Estos acuer­dos de pala­bra (“con­ver­sa­ba por lo dere­cho nomás”) orga­ni­za­ron gran par­te del terri­to­rio pata­gó­ni­co y, par­ti­cu­lar­men­te, las relo­ca­li­za­cio­nes de las fami­lias y comu­ni­da­des mapuche.
Al poco tiem­po ya habían afian­za­do su pro­fe­sión como leñe­ros en la región, con­so­li­dán­do­se como pobla­do­res reco­no­ci­dos en la zona y prac­ti­can­do el arre­glo eco­nó­mi­co deno­mi­na­do “medie­ría” –tra­ba­jar para otro que­dán­do­se con la mitad de los fru­tos como com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca. La pri­me­ra ruka esta­ble de la comu­ni­dad se levan­tó en una par­te del terri­to­rio a la que lla­man “la herra­du­ra” –don­de toda­vía está el árbol don­de José Celes­tino col­ga­ba su herra­du­ra para sobar soga – , cer­ca de un arro­yo que a par­tir de enton­ces empe­zó a ser nom­bra­do en la región como arro­yo Quijada.
Del otro lado de este arro­yo, Leo­nor y José Celes­tino ente­rra­ron las pla­cen­tas de sus hijos. Cuan­do venía de visi­ta el padre de Leo­nor solían vol­ver a reco­rrer estos sitios para rea­li­zar una peque­ña roga­ti­va en mapuzungun: 
“Me decía el fina­do papá cómo tenía que hacer… no sé qué habla­ba en len­gua don­de yo había ente­rra­do la pla­cen­ta. Papá me sabía decir, ‘a la tie­rra mamá’, algo así me decía que le tenía que decir cuan­do nacie­ran los chi­cos, para que anden bien, crez­can bien. Él habla­ba, yo lo mira­ba. Aga­rra­ba tie­rra y habla­ba, pero yo no enten­día. Algo así como que se críen bien los chi­cos acá, y que ten­gan el fru­to para que estén bien. Él hacía esas cosas. El Tino (José Celes­tino) apren­dió bas­tan­te, eh? Apren­dió de mi papá” (Leo­nor Figue­roa, diciem­bre 2019)
Como recuer­da Bea­triz Qui­ja­da, alre­de­dor de la casa de sus padres fue­ron levan­tan­do el gal­pón, la quin­ta, los corra­les, la era, la tro­ja. Con el tiem­po, los Qui­ja­da diver­si­fi­ca­ron sus acti­vi­da­des agrí­co­las y gana­de­ras en múl­ti­ples pro­duc­cio­nes domés­ti­cas para la ven­ta y el auto-con­su­mo. Duran­te las pri­me­ras déca­das en el terri­to­rio, se dedi­ca­ron prin­ci­pal­men­te a la gana­de­ría ovi­na –lle­gan­do a tener 99 vacu­nos — y a la pro­duc­ción de len­te­jas, arve­jas y trigo.
Los luga­res lla­nos son esca­sos en el cerro, por lo tan­to, las siem­bras de los Qui­ja­da se dis­tri­buían entre la pam­pa en el cam­po de los veci­nos y la pam­pa en el terri­to­rio de su comu­ni­dad. Hoy en día la comu­ni­dad no pue­de dis­po­ner de nin­guno de estos dos llanos. 
“Por­que el asun­to no era si es due­ño fulano o men­gano… no, no, no. Acá era todo cam­po abier­to, se usa­ba todo. Usa­ba con las vacas para allá para acá. Cam­po abier­to. Enton­ces ahí, en el lugar de los veci­nos, ellos tenían todos sus gal­po­nes, gal­po­nes gran­des, y ahí tenían la era. En el fal­deo arri­ba don­de está la pam­pa, esa ahí era el tri­go. Y sabes qué pena te da ver la pam­pa ahí…acá tenes la ladera…el cerro así. No podes sem­brar nada. Mirá las chi­cas dón­de están sem­bran­do aho­ra” (Lui­sa Qui­ja­da, diciem­bre 2019). 

El Esta­do argen­tino con­so­li­dó el domi­nio mili­tar en la Pata­go­nia duran­te los años de las cam­pa­ñas mili­ta­res cuan­do se apro­pió del terri­to­rio ances­tral del Pue­blo Mapu­che, para redis­tri­buir­lo entre pri­va­dos y otras ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les, como la nacien­te Admi­nis­tra­ción de Par­ques Nacio­na­les. Par­te de estos últi­mos dere­chos fue­ron con­ce­di­dos al Ejér­ci­to Argen­tino en 1937 (“por cau­sas de uti­li­dad públi­ca”). En el trans­cur­so de esta his­to­ria, los dere­chos del Pue­blo Mapu­che fue­ron per­ma­nen­te­men­te nega­dos, situa­ción que se puso de mani­fies­to cuan­do, en las déca­das del ochen­ta y el noven­ta, el Ejér­ci­to argen­tino vol­vió a hacer uso de la vio­len­cia con­tra las per­so­nas mapu­che para des­po­jar­los de los terri­to­rios en los que habían logra­do vol­ver a levan­tar­se como comu­ni­da­des. Este nue­vo ava­sa­lla­mien­to fue pade­ci­do por las dis­tin­tas comu­ni­da­des mapu­che que se encuen­tran en los alre­de­do­res del cerro Otto (como las Lof­che Qui­ja­da y Milla­lon­co-Ran­quehue, entre otras). En esos años, a la Lof Qui­ja­da se le hizo muy difí­cil sos­te­ner las vio­len­cias y las ame­na­zas del Ejér­ci­to, por lo que, duran­te algu­nos años, fue cobi­ja­da por el lon­ko de la Lof Bue­nu­leo. Duran­te ese perio­do el Ejér­ci­to con­ce­dió par­te del terri­to­rio de la comu­ni­dad Qui­ja­da a dis­tin­tos pri­va­dos para la explo­ta­ción turís­ti­ca del cerro (como el Cen­tro de Ski Nór­di­co y Are­lau­quen Golf & Country Club). Fren­te a esta nue­va nega­ción del Pue­blo Mapu­che y de los dere­chos de la Lof, la fami­lia Qui­ja­da deci­de reafir­mar­se en su territorio.

A con­ti­nua­ción, nos cen­tra­re­mos en las apro­pia­cio­nes que hizo Are­lau­quen Golf & Country Club des­de el año 2007 has­ta la fecha.

Are­lau­quen Golf & Country Club S.A. (AG&CC S.A.)

Are­lau­quen Golf & Country Club es un con­sor­cio de fir­mas de gran can­ti­dad de empre­sa­rios per­te­ne­cien­tes al gru­po Bel­ga BURCO Desa­rro­llos S.A. –Bel­gian Urban Reno­va­tion Com­pany – . La urba­ni­za­ción que impul­só la empre­sa Are­lau­quen com­pren­de más de 710 hec­tá­reas ubi­ca­das a metros de la cos­ta noroes­te del Lago Gutié­rrez y sobre la lade­ra sur del Cerro Otto, a 15 kiló­me­tros del cen­tro de la ciu­dad de Bari­lo­che. Este mega pro­yec­to comen­zó en el año 2000, lan­zan­do al mer­ca­do ven­tas de lotes en dis­tin­tas eta­pas, que aún en la actua­li­dad se con­ti­núan comercializando. 

Geren­tes, pro­pie­ta­rios rura­les, empre­sa­rios, jue­ces, abo­gadxs, ministrxs y otrxs inver­so­res son quie­nes actual­men­te com­po­nen el direc­to­rio de Are­lau­quen según el Bole­tín Ofi­cial de Río Negro. En un ensa­yo de difu­sión del 2019, fue­ron enun­cia­dos los nom­bres de las per­so­nas que diri­gen y com­po­nen el orga­ni­gra­ma de la empre­sa (Nota de Medio Extre­mo, 8 abril, 2019). No obs­tan­te, des­en­tra­ñar qué es Are­lau­quen impli­ca mucho más que poder decir que es un gru­po de empre­sa­rios, con sus pro­pias estra­te­gias y lógi­cas de aca­pa­ra­mien­to. Los acto­res que par­ti­ci­pan de este Country están aso­cia­dos a liti­gios, corrup­cio­nes polí­ti­cas, intere­ses eco­nó­mi­cos mul­ti­na­cio­na­les y rela­cio­nes de poder, que tras­cien­den el sta­tus de lo local y regio­nal. Sin embar­go, la codi­cia y los intere­ses de esta empre­sa no sólo con­lle­va a no otor­gar el acce­so al camino ances­tral y comu­ni­ta­rio de la comu­ni­dad, sino tam­bién a des­truir y des­po­jar el terri­to­rio mapuche.

Are­lau­quen y las prác­ti­cas de despojo

En una de las tan­tas car­tas de denun­cia que escri­bió des­de enton­ces la Lof Qui­ja­da decía:

“(…) hace apro­xi­ma­da­men­te dos años atrás comen­za­ron los pro­ble­mas (con la empre­sa Are­lau­quen). En pri­mer lugar, esta gen­te comen­zó con un dudo­so e irre­gu­lar corri­mien­to de los alam­bra­dos sobre nues­tro terri­to­rio. Por otro lado, comen­za­ron con las ame­na­zas a nues­tra fami­lia e inclu­so con la agre­sión físi­ca de dos de noso­tros, en una opor­tu­ni­dad con el apo­yo de agen­tes de la poli­cía de Río Negro. Cada vez que salía­mos del lugar a tra­ba­jar o a rea­li­zar trá­mi­tes, ellos venían y corrían el alam­bre, rea­li­zan­do tra­ba­jos en nues­tra ausen­cia. Asi­mis­mo nos cerra­ron el camino que des­de siem­pre exis­tió en el lugar y que noso­tros uti­li­za­mos, des­de antes que esta empre­sa se radi­ca­ra en la zona y hoy nos vemos for­za­dos a entrar en el terri­to­rio por sen­de­ros de mon­ta­ñas y pica­das que hacen muy difi­cul­to­so el ingre­so” (Car­ta al inten­den­te de la ciu­dad de SC de Bari­lo­che Mar­ce­lo Cas­cón, en fecha 02/​06/​2010, envia­da por la comu­ni­dad Quijada).

Car­tas como esta se repi­tie­ron en dis­tin­tas ofi­ci­nas del Esta­do –muni­ci­pa­les, pro­vin­cia­les y nacio­na­les– duran­te más de diez años. 

Como seña­la la comu­ni­dad en la car­ta cita­da, esta empre­sa se apro­pió de un sec­tor sig­ni­fi­ca­ti­vo del terri­to­rio, empla­zan­do un alam­bra­do que pasa a esca­sos metros de las ruka (casas), huer­tas y corra­les de la Lof. Se tra­ta de apro­xi­ma­da­men­te trein­ta hec­tá­reas del terri­to­rio Qui­ja­da que Are­lau­quen alam­bró por la fuer­za, pues­to que cual­quier tipo de defen­sa por par­te de la fami­lia mapu­che era repri­mi­da por la poli­cía. La par­te del terri­to­rio apro­pia­da por Are­lau­quen es la úni­ca pla­na y la más esen­cial para lle­var a cabo la prác­ti­ca de la agri­cul­tu­ra y la cría de ani­ma­les. De este modo, los Qui­ja­da fue­ron obli­ga­dos a sos­te­ner su eco­no­mía en tie­rras poco aptas para el desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra y la gana­de­ría; afec­tan­do a la cría de ani­ma­les de gran­ja y a la pro­duc­ción de fru­tas y ver­du­ras que es par­te del sus­ten­to dia­rio. Hecho agra­va­do por ence­rrar tam­bién “la pla­ni­cie del lagar­to”, don­de está el cemen­te­rio (eltu­we) de la comu­ni­dad. Este había sido iden­ti­fi­ca­do por el padre de Leo­nor antes de morir, por estar a cier­ta altu­ra del cerro, cer­ca de un arro­yo y en cier­ta orien­ta­ción con res­pec­to a la salien­te del sol.

Ade­más de este des­po­jo, Are­lau­quen alam­bró el camino tra­di­cio­nal de los “Ála­mos” uti­li­za­do por las fami­lias de la Lof duran­te déca­das. Eli­mi­nan­do, de este modo, el últi­mo y úni­co acce­so vehi­cu­lar, y obli­gan­do a los Qui­ja­da a ingre­sar o salir de su terri­to­rio a pie y por sen­de­ros de varios kiló­me­tros. Es sabi­do que las comu­ni­da­des –y par­ti­cu­lar­men­te las que resi­den cer­ca de la ciu­dad– deben recu­rrir dia­ria­men­te a los cen­tros urba­nos por temas de salud y cui­da­do, para cum­plir con la esco­la­ri­za­ción de lxs niñxs, y para com­prar los ali­men­tos que no se pro­du­cen en el terri­to­rio. Ade­más de todos estos fines, la Lof Qui­ja­da usa­ba el camino de los Ála­mos para trans­por­tar sus ani­ma­les, el forra­je y la leña, indis­pen­sa­bles en su eco­no­mía fami­liar. El hecho de cerrar un camino de acce­so, no dar­les la ser­vi­dum­bre de paso y dejar a una comu­ni­dad ais­la­da es una de las prác­ti­cas más des­igua­les de despojo.

Uno de los prin­ci­pa­les temas que preo­cu­pa­ban –y con­ti­núan preo­cu­pan­do– a la Lof es la vio­len­cia –tan­to poli­cial como de la segu­ri­dad pri­va­da– ejer­ci­da hacia los miem­bros de la comu­ni­dad en defen­sa de los intere­ses de Are­lau­quen. Lle­gan­do, inclu­so, a dete­ner sin nin­gu­na cau­sa a uno de ellos y a gol­pear fuer­te­men­te a dos de sus inte­gran­tes: “a mi her­mano lo tor­tu­ra­ron y lo pasa­ron por deba­jo del alam­bre. A mi sobrino lo deja­ron tira­do allá en el arro­yo de Vir­gen de las Nie­ves. Por qué? por­que solo eran Qui­ja­da” (Lui­sa Qui­ja­da, mar­zo 2019 en Wall Kin­tun TV).

La indi­fe­ren­cia de Arelauquen

Fren­te a estos atro­pe­llos, la Lof reali­zó innu­me­ra­bles denun­cias tan­to a las dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do como a Are­lau­quen Golf & Country. Sin embar­go, ante esta can­ti­dad de car­tas y recla­mos, la con­tes­ta­ción reci­bi­da por par­te del apo­de­ra­do de este gru­po inver­sio­nis­ta decía lo siguiente: 

“(…) ade­lan­ta­mos que no pode­mos acce­der a vues­tro pedi­do de paso de ser­vi­dum­bre. Final­men­te no le cons­ta a esta par­te, de hecho nun­ca hemos vis­to la exis­ten­cia de un camino que ‘des­de siem­pre’ trans­cu­rra a tra­vés de nues­tra pro­pie­dad, como tam­po­co le cons­ta que fue­ra lugar de resi­den­cia de comu­ni­dad algu­na o per­so­na algu­na” (Nota escri­ta por el apo­de­ra­do de AG&GC SA, Alfre­do Iwan, el 25 de noviem­bre del año 2010).

Las difi­cul­ta­des de la comu­ni­dad por fal­ta de este acce­so se hicie­ron into­le­ra­bles cuan­do algu­nos de sus miem­bros corrie­ron serio peli­gro ante una emer­gen­cia de salud, por no haber podi­do acce­der una ambu­lan­cia o poder salir de la comu­ni­dad con un vehícu­lo has­ta el hos­pi­tal. Recién el 2 de julio del año 2018 la empre­sa Are­lau­quen acep­ta lle­gar a un acuer­do (que solo cum­pli­ría has­ta el 31 de octu­bre de ese año). De todos modos, la letra del acuer­do pro­pues­ta por la empre­sa fue una cla­ra expre­sión de su indi­fe­ren­cia hacia los pro­ble­mas de la comu­ni­dad y de la impu­ni­dad con la que se le per­mi­te ope­rar negan­do dere­chos indí­ge­nas y asun­tos de bien públi­co. En el mar­co de ese acuer­do, Are­lau­quen con­ce­de el uso del camino bajo las siguien­tes con­di­cio­nes: sólo podían usar los vehícu­los de segu­ri­dad de la empre­sa Are­lau­quen, cada miem­bro que qui­sie­ra hacer uso del camino debía dar su nom­bre y DNI, lle­var con­si­go sólo un bol­so de mano, avi­sar 24 horas antes y úni­ca­men­te en el hora­rio diurno de 8 a 18 horas.

Mien­tras la fami­lia Qui­ja­da aguar­da des­de enton­ces un acto de jus­ti­cia por par­te del Esta­do, este gru­po inver­sio­nis­ta apro­ve­cha para seguir pro­fun­di­zan­do el des­po­jo, avan­zan­do sobre el terri­to­rio y con­so­li­dan­do su pro­yec­to inmobiliario: 

“una vez dije­ron que el alam­bre era pro­vi­so­rio, pero hace tre­ce años que el alam­bre está y aho­ra le están ponien­do mate­rial. Enton­ces, eso no es pro­vi­so­rio” ( Bea­triz Qui­ja­da, diciem­bre 2019).

El cie­rre del camino tra­di­cio­nal de los “Ála­mos” no sólo impi­dió el acce­so –indis­pen­sa­ble– de vehícu­los, sino ade­más la impo­si­bi­li­dad de reco­rrer la cor­ta dis­tan­cia que sepa­ra el barrio –don­de se desa­rro­lla par­te de sus vidas– del terri­to­rio de la comu­ni­dad, por el camino que han usa­do des­de que nacieron. 

El úni­co acce­so alter­na­ti­vo es un sen­de­ro en la cum­bre del Cerro Otto que se encuen­tra a 15 kiló­me­tros del cen­tro urbano de Bari­lo­che. Una vez que lle­gan allí con sus vehícu­los, deben dejar estos para tran­si­tar a pie por una pica­da de 3 kiló­me­tros y con un des­ni­vel de 350 metros. La fir­me deci­sión de no aban­do­nar el terri­to­rio los encuen­tra hoy en día aca­rrean­do sus pro­duc­tos de con­su­mo, ali­men­tos y ense­res para los ani­ma­les, las herra­mien­tas y otros gran­des bul­tos –esen­cia­les para la vida fami­liar y labo­ral– duran­te más de tres horas subien­do una pica­da de cerro que gran par­te del año se encuen­tra intran­si­ta­ble por las llu­vias o por la nieve.

“(…) ellos cerra­ron ahí y ya noso­tros no tene­mos vida. Aho­ra, por ejem­plo, ten­go los ani­ma­les que están fla­cos, están a la cochi­na mise­ria esos ani­ma­les ¿Por qué? Por­que yo con una bol­sa de 35 kg ya no me lo pue­do subir para aquí arri­ba. A mí me da pena ver esos ani­ma­les fla­cos. ¿Sabes lo que cues­ta subir con una bol­sa de 35 kg en el hom­bro? cues­ta mucho. Nos com­pli­ca el camino, por­que noso­tros aho­ra no pode­mos criar galli­nas, ni ani­ma­les” (Lui­sa Qui­ja­da, diciem­bre 2019)

“Acá si se cor­ta alguien con la moto­sie­rra se va a morir desan­gra­do por­que no te dejan pasar” ( Lui­sa Qui­ja­da, diciem­bre 2019).

“mi papi­to (el log­ko de la Lof, de 103 años de edad) no pue­de ir, pero si tuvie­ra el paso acá le darían la ale­gría a mi padre de lle­gar a don­de él vivió por muchos años” ( Lui­sa Qui­ja­da, mar­zo 2019 en Wall Kin­tun TV). 

“Acá siem­pre hubo un camino, salía­mos para ir a la escue­la y vol­vía­mos. O mi papá salía a bus­car la mer­ca­de­ría por ahí tam­bién. Aho­ra está todo cerra­do. Y así como tus hijos tie­nen el dere­cho de estu­diar, el mis­mo dere­cho tie­nen los míos” (Bea­triz Qui­ja­da, diciem­bre 2019)

La con­ti­nua­ción del des­po­jo en con­tex­to de ais­la­mien­to pre­ven­ti­vo por el coronavirus

El 5 de junio la comu­ni­dad cir­cu­ló un video y un comu­ni­ca­do para denun­ciar que la empre­sa Are­lau­quen esta­ba tra­tan­do de con­so­li­dar su des­po­jo terri­to­rial en el pre­sen­te con­tex­to de emer­gen­cia. Resul­ta que, mien­tras Bari­lo­che está en cua­ren­te­na, la comu­ni­dad se des­per­tó por el rui­do de las máqui­nas y de los tra­ba­ja­do­res de esta empre­sa que esta­ban cons­tru­yen­do un muro de hor­mi­gón y caños en terri­to­rio de la comu­ni­dad. Mien­tras que, simul­tá­nea­men­te, en esa par­te del terri­to­rio usur­pa­do, tala­ban bos­que nati­vo para abrir un camino interno del barrio privado. 

La Lof Qui­ja­da tie­ne que ver todos los días como Are­lau­quen pren­de sus cau­da­lo­sos rega­do­res duran­te gran par­te del día, mien­tras sus inte­gran­tes tra­ba­jan muy duro para obte­ner agua de los pocos arro­yos y ver­tien­tes que que­da­ron en su terri­to­rio. Tie­nen que subir tres horas de cerro con car­gas des­co­mu­na­les mien­tras los voce­ros de Are­lau­quen nie­gan el acce­so expli­can­do que “los due­ños de las casas no quie­ren ver mapu­ches con car­gas y autos vie­jos cir­cu­lan­do el barrio”. A los miem­bros de la Lof Qui­ja­da se les ha ido gran par­te de sus vidas hacien­do car­tas, docu­men­tos y pre­sen­ta­cio­nes para pedir jus­ti­cia, mien­tras lo úni­co que vie­ron ayer des­de sus rukas es cómo esta empre­sa con­ti­nua­ba corrien­do sus alam­bra­dos con cemen­to y talan­do bos­que nati­vo en su terri­to­rio. Las máqui­nas están pasan­do por luga­res de su terri­to­rio cuyos víncu­los con los miem­bros de la Lof son tan cons­ti­tu­ti­vos como pri­va­dos y deli­ca­dos (por eso men­cio­na­mos antes, y de for­ma muy gene­ral, el entie­rro de pla­cen­tas, el lugar ele­gi­do como cemen­te­rio, o los luga­res de rogativa). 

La comu­ni­dad Qui­ja­da nos con­ta­ba ayer a la noche:

“Noso­tros no vamos a dejar que sigan alam­bran­do, por­que nos están alam­bran­do con cemen­to… Ya esta­mos can­sa­dos… lle­va­mos muchos años, de res­pe­to, de bien habla­dos, ya todos esta­mos hechos mier­da ya acá. En pleno invierno yo acá ence­rra­da, no ten­go para bus­car comi­da para mis ani­ma­les. Nos lle­ga­mos a enfer­mar… está mi mamá acá, si se nos enfer­ma mamá no la pode­mos sacar… Ten­go angus­tia, ten­go bron­ca… Ellos se pasean como due­ños y seño­res por el terri­to­rio de noso­tros, que no es de ellos, y nos da mucha bron­ca. ¿Qué más se pue­de hacer? Si la jus­ti­cia no hace nada, qué que­rés que haga… aho­ra con la pan­de­mia los otros están lo más bien tra­ba­jan­do, y noso­tros como los bolu­dos que tene­mos que estar espe­ran­do, espe­ran­do, espe­ran­do….” (Lui­sa Qui­ja­da, comu­ni­ca­ción personal).

Final­men­te, encon­trar­se ence­rra­dos por los alam­bra­dos es una cons­ta­ta­ción sufi­cien­te para evi­den­ciar la impo­si­ción de Are­lau­quen sobre el terri­to­rio mapu­che. Pero cuan­do estos alam­bra­dos comien­zan a ser “alam­bre de cemen­to”, se evi­den­cia la pro­fun­di­dad estruc­tu­ral de las des­igual­da­des, los año de nega­ción y la fal­ta de res­pues­tas. Des­de el sen­ti­do común, el acto de tra­zar un alam­bra­do esta­ble­ce y fija los tér­mi­nos de qué con­te­ner y qué dejar fue­ra de la per­cep­ción de ese espa­cio. En cam­bio, des­de la pers­pec­ti­va de la Lof, este mis­mo alam­bra­do repre­sen­ta el robo his­tó­ri­co y per­ma­nen­te de sus tie­rras, la nega­ción a reco­no­cer su pre­exis­ten­cia como pue­blo, y la con­so­li­da­ción del des­po­jo –“están ponién­do­le cemen­to has­ta lle­gar a nues­tra ruka”– (José Qui­ja­da, comu­ni­ca­ción per­so­nal, 2019). El sím­bo­lo de la mate­ria­li­dad del alam­bra­do –pasar de poner palos a poner cemen­to– impul­sa la apues­ta polí­ti­ca de la comu­ni­dad Qui­ja­da: “hemos sufri­do mucho, pero hoy deci­mos basta”. 

Enla­ces consultados:

Wall Kin­tun TV Comu­ni­dad Qui­ja­da pide que Are­lau­quen res­ti­tu­ya camino público

Medio Extre­mo El bui­tre que blo­quea a los mapuche. 

Video y Comu­ni­ca­do difun­di­do por la Comu­ni­dad Qui­ja­da el 05/​06/​2020.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *