Lati­noa­mé­ri­ca. Pas­cua­li­na Cur­cio: «Res­pi­rar, el dere­cho fun­da­men­tal del ser humano».

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de junio de 2020. 

El 22 de junio se dará ini­cio al 44° Perío­do Ordi­na­rio de Sesio­nes del Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de la ONU. Pas­cua­li­na Cur­cio pre­sen­ta el infor­me de par­te de la Alta Comi­sio­na­da con res­pec­to a la vio­la­ción de los Dere­chos Huma­nos en EE.UU.

Estoy suma­men­te preo­cu­pa­da por la cri­sis actual sobre los dere­chos huma­nos en EE.UU. Lo que acon­te­ce en ese país cons­ti­tu­ye una ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria para la huma­ni­dad ente­ra, con­vir­tién­do­se en un inquie­tan­te fac­tor de des­es­ta­bi­li­za­ción para la paz regio­nal y mundial.

Dere­cho a la salud

El dis­fru­te del dere­cho a la salud en
ese país sigue estan­do ame­na­za­do, aho­ra con mayor inten­si­dad debi­do a la
pan­de­mia. El país regis­tra el 30% de los casos de per­so­nas contagiadas
de Coro­na­vi­rus en el mun­do que ya suman 1.795.783 con 104.500
falle­ci­dos. El sis­te­ma de salud en EE.UU. fra­ca­só de acuer­do con las
decla­ra­cio­nes del Dr. Anthony Fau­ci, Jefe del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de
Enfer­me­da­des Infec­cio­sas de EE.UU. El 40% de la pobla­ción está excluida
del sis­te­ma de salud en EE.UU.

La irres­pon­sa­ble acti­tud del Mandatario
Donald Trump quien mini­mi­zó los efec­tos del virus, auna­do a su decisión
de poner fin a su rela­ción con la OMS y por con­si­guien­te el des­aca­to de
los pro­to­co­los esta­ble­ci­dos por esta Orga­ni­za­ción, pone en peli­gro no
solo la vida y la salud de los esta­dou­ni­den­ses, sino que se con­vier­te en
un alto ries­go para los paí­ses veci­nos y del mun­do entero.

Dere­chos eco­nó­mi­cos y sociales

Exce­len­cias, la situa­ción de pobre­za en
EE.UU. es cada vez más alar­man­te. Según la Ofi­ci­na del Cen­so de ese
país, suman 39,7 millo­nes las per­so­nas vivien­do en la pobre­za, de las
cua­les 18,5 millo­nes se encuen­tran en pobre­za extre­ma y 5,3 millo­nes en
con­di­cio­nes de pobre­za abso­lu­ta. De estas per­so­nas, 12,5 millo­nes son
niños. De acuer­do con datos de la mis­ma ofi­ci­na, 140 millo­nes de
per­so­nas no cuen­tan con sufi­cien­tes ingre­sos (el 43,5% de la población).

Según el Depar­ta­men­to de Vivien­da y
Desa­rro­llo Urbano de EE.UU., 546 mil esta­dou­ni­den­ses vivían en las
calles y care­cían de refu­gio per­ma­nen­te en 2017. Casi 8 millones
per­die­ron sus hoga­res a cau­sa de la rece­sión. Según el Depar­ta­men­to de
Edu­ca­ción de ese país, el núme­ro de estu­dian­tes que care­cie­ron de hogar
el año lec­ti­vo 201516 ascen­dió a 1.304.803.

Racis­mo

Con pro­fun­da indig­na­ción, el mundo
ente­ro fue tes­ti­go del cruel ase­si­na­to de Geor­ge Floyd a manos de los
cuer­pos poli­cia­les de EE.UU. Hom­bre a quien, por su color de piel, se le
negó el más bási­co de los dere­chos huma­nos: res­pi­rar para poder vivir.

Los crí­me­nes de odio racial en EE.UU.
han con­mo­cio­na­do al mun­do y la supre­ma­cía blan­ca ha mos­tra­do una
ten­den­cia cada vez mayor en ese país. El direc­tor del FBI, Christopher
Wray, advir­tió en febre­ro de este año que la supre­ma­cía blan­ca es una
ame­na­za per­sis­ten­te y gene­ra­li­za­da para la segu­ri­dad estadounidense.
Mos­tró que de los inci­den­tes en 2018 que invo­lu­cra­ron casos por sesgo
úni­co, 46,9% fue­ron moti­va­dos por pre­jui­cios con­tra los negros o
afroamericanos.

Las pro­ba­bi­li­da­des de que los negros
vivan en con­di­cio­nes de pobre­za son 2,5 veces supe­rio­res a la de los
blan­cos y la tasa de encar­ce­la­mien­to es 6,4 veces mayor a la de los
blancos.

Deten­cio­nes arbi­tra­rias y torturas

Sigue sien­do moti­vo de gran preocupación
por esta Ofi­ci­na la pri­va­ción arbi­tra­ria de liber­tad en EE.UU. en el
con­tex­to de la inmi­gra­ción, de la jus­ti­cia penal, y del confinamiento
rela­cio­na­do con la salud, así como la situa­ción en la Bahía de
Guantánamo.

El tra­to que el Gobierno de EE.UU. da a
los inmi­gran­tes se ha vuel­to cada vez más inhu­mano y vio­la­to­rio del
dere­cho inter­na­cio­nal. Según la infor­ma­ción pro­por­cio­na­da por ese país
al Gru­po de Tra­ba­jo sobre la Deten­ción Arbi­tra­ria en octu­bre de 2016, al
menos 352.850 per­so­nas son dete­ni­das cada año a la espe­ra del resultado
de sus pro­ce­di­mien­tos de inmi­gra­ción. Más de 5.400 niños fueron
sepa­ra­dos de sus padres en la fron­te­ra con Méxi­co des­de julio de 2017.
Gra­ba­cio­nes de video sumi­nis­tra­das por la Ofi­ci­na de Adua­nas y
Pro­tec­ción Fron­te­ri­za de EE.UU. mos­tra­ron a meno­res de edad en jau­las y
ape­nas cubier­tos con mantas.

Vio­len­cia

El infor­me publi­ca­do por el FBI en 2019
esti­mó 1.206.836 crí­me­nes vio­len­tos ocu­rri­dos en todo el país durante
2018, inclui­dos 16.214 ase­si­na­tos, 139.380 vio­la­cio­nes. En EE.UU. hay
más armas de fue­go que per­so­nas: el pro­me­dio esti­ma­do de estos
arte­fac­tos en pro­pie­dad de civi­les era 120,5 por cada 100 residentes.
Una per­so­na es ase­si­na­da con dis­pa­ros en EE.UU. cada 15 minu­tos. El
núme­ro de ase­si­na­tos masi­vos alcan­zó un récord de más de 1 por cada día
del año.

Liber­tad de opi­nión, expre­sión y manifestación

La actual Admi­nis­tra­ción de los EE.UU.
ha ata­ca­do la liber­tad de expre­sión. Recien­te­men­te, el 27 de mayo, en
acti­tud cla­ra­men­te auto­ri­ta­ria y poco demo­crá­ti­ca, Donald Trump amenazó
con «regu­lar» o «cerrar» pla­ta­for­mas de redes socia­les tras cuestionar
Twit­ter dos de sus men­sa­jes. Recor­de­mos que des­de noviem­bre de 2018
tie­ne limi­ta­do el acce­so de perio­dis­tas a la Casa Blanca.

La vio­len­ta repre­sión con­tra los
mani­fes­tan­tes por par­te de los cuer­pos poli­cia­les en EE.UU., así como
los arres­tos arbi­tra­rios suce­di­dos a raíz de las pro­tes­tas con­tra el
racis­mo y el ase­si­na­to de Geor­ge Floyd han sido públi­cos y noto­rios y
cons­ti­tu­yen prue­bas de la fla­gran­te vio­la­ción de los dere­chos huma­nos en
ese país. Orga­nis­mos poli­cia­les infor­ma­ron que alre­de­dor de 500
per­so­nas fue­ron dete­ni­das de Min­nea­po­lis y 200 más en Nue­va York en
estos 5 días de manifestaciones.

Las decla­ra­cio­nes de Trump son pruebas
feha­cien­tes de la acti­tud vio­la­to­ria de los dere­chos huma­nos en ese
país. El pre­si­den­te de EE.UU. cata­lo­gó a los mani­fes­tan­tes como
“terro­ris­tas” y pidió a los gober­na­do­res que “de no haber uso de la
fuer­za que con­lle­ve enviar­los a pri­sión por lar­gos perio­dos de tiempo,
se verían como idio­tas ante los ojos del públi­co”. Los ins­tó a “no ser
dema­sia­do cuidadosos”.

Asfi­xian­do a otros países

No con­for­me con la vio­la­ción de los
dere­chos huma­nos en su país, EE.UU., con el fin de man­te­ner su hegemonía
mun­dial ha piso­tea­do el dere­cho internacional.

Insis­te en su polí­ti­ca de asfi­xiar a los
paí­ses que no se ali­nean con sus intere­ses median­te “san­cio­nes”
uni­la­te­ra­les que cons­ti­tu­yen crí­me­nes de lesa huma­ni­dad con­tra pueblos
enteros.

Recien­te­men­te, el Secre­ta­rio Gene­ral de
la ONU, Anto­nio Gute­rres, en el mar­co de la pan­de­mia que azo­ta al Mundo,
exi­gió la sus­pen­sión de las medi­das coer­ci­ti­vas y uni­la­te­ra­les que
EE.UU. impo­ne con­tra Vene­zue­la, Cuba, Irán, Chi­na, Rusia, Siria,
Nica­ra­gua y la Repú­bli­ca Popu­lar Demo­crá­ti­ca de Corea. Hici­mos lo propio
des­de esta Ofi­ci­na. No obs­tan­te, EEUU se nie­ga a cum­plir con sus
obli­ga­cio­nes internacionales.

Exce­len­cias, les solicito
enca­re­ci­da­men­te que con­si­de­ren este infor­me. A dife­ren­cia de los que he
entre­ga­do ante­rior­men­te, par­ti­cu­lar­men­te los rela­cio­na­dos con los DDHH
en Vene­zue­la, en este caso, se ane­xan todas las prue­bas que sustentan
cada una de las afir­ma­cio­nes que aquí rea­li­za­mos, se basa en
esta­dís­ti­cas guber­na­men­ta­les ofi­cia­les de EE.UU. y hemos con­si­de­ra­do los
infor­mes pre­sen­ta­dos por los rela­to­res exper­tos inde­pen­dien­tes de la
ONU.

Con mucha preo­cu­pa­ción por la esta­bi­li­dad y la paz mun­dial con­clui­mos dicien­do que los dere­chos huma­nos en EE.UU. se encuen­tran en una espi­ral des­cen­den­te que no pare­ce tener fin.

* Fuen­te: redra​dio​ve​.com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *