Esta­dos Uni­dos. El papel de la poli­cía en una socie­dad racista-capitalista.

Por Aba­yo­mi Azi­ki­we , Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de junio de 2020

En medio de los dis­tur­bios nacio­na­les, se ha docu­men­ta­do que la apli­ca­ción de la ley ha come­ti­do nue­vos actos de mala con­duc­ta y bru­ta­li­dad. Des­de que se gra­bó en video el vio­len­to ase­si­na­to del afro­ame­ri­cano Geor­ge Floyd en Min­nea­po­lis el 25 de mayo, ha habi­do un aumen­to en las mani­fes­ta­cio­nes y rebe­lio­nes de bru­ta­li­dad anti­rra­cis­ta y anti­po­li­cial que se exten­die­ron por todo Esta­dos Unidos.

Cuan­do Dar­ne­lla Fra­zier , la mujer de 17 años que cap­tu­ró esta horri­ble acción poli­cial en su telé­fono celu­lar y lue­go la publi­có en las redes socia­les, sur­gió el deba­te sobre el papel y el esta­do de las fuer­zas policiales.

El ase­si­na­to de Floyd repre­sen­tó un lar­go lega­do de violencia
racis­ta sis­te­má­ti­ca diri­gi­da hacia los afro­ame­ri­ca­nos por agen­tes de la ley y
vigi­lan­tes. Estas muer­tes a manos de la poli­cía, las organizaciones
racis­tas y las per­so­nas a menu­do tie­nen lugar sin con­se­cuen­cias lega­les para
los perpetradores.

Otros casos de alto per­fil rela­cio­na­dos con las muer­tes por dis­pa­ros de Ahmaud Arbery en Geor­gia y Breon­na Tay­lor en Louis­vi­lle, sir­vie­ron para aumen­tar el nivel de ten­sio­nes socia­les que con­du­je­ron a una gran can­ti­dad de expre­sio­nes que se opo­nen al tra­ta­mien­to his­tó­ri­co de los afro­ame­ri­ca­nos. Un tema que ha gene­ra­do mucha preo­cu­pa­ción des­de la pers­pec­ti­va de la cla­se domi­nan­te de Esta­dos Uni­dos es la idea de des­alo­jar o inclu­so des­man­te­lar la policía.

Los lemas plan­tea­dos por los mani­fes­tan­tes duran­te el período
des­de el 25 de mayo que cali­fi­ca a la poli­cía como inhe­ren­te­men­te racis­ta y
bru­tal, se refle­jan en los deba­tes que tie­nen lugar en los medios cor­po­ra­ti­vos. Los
anfi­trio­nes y los comen­ta­ris­tas comien­zan des­de la pers­pec­ti­va de que los
lla­ma­dos para el des­man­te­la­mien­to y el des­man­te­la­mien­to en reali­dad no pueden
sig­ni­fi­car lo que sugie­re. ¿Cómo podría la socie­dad estadounidense
man­te­ner el orden sin agen­tes policiales?

Sin embar­go, el Ayun­ta­mien­to de Min­nea­po­lis, des­pués de la
rebe­lión que pre­pa­ró el esce­na­rio para las pro­tes­tas nacio­na­les, votó para
des­man­te­lar la actual fuer­za poli­cial el 7 de junio. Antes de este anun­cio, el
gobierno del esta­do de Min­ne­so­ta anun­ció una amplia inves­ti­ga­ción sobre las
ope­ra­cio­nes del La poli­cía de Min­nea­po­lis a la luz de la muer­te de Floyd y
muchos otros duran­te décadas.

La Agen­cia de Pren­sa Fran­ce­sa escri­bió en un artícu­lo que:

“The
coun­cil of the U.S. city of Min­nea­po­lis voted late Sun­day (June 7) to dismantle
and rebuild the poli­ce depart­ment, after the death in cus­tody of Geor­ge Floyd
spar­ked nation­wi­de pro­tests about racism in law enfor­ce­ment, pushing the issue
onto the natio­nal poli­ti­cal agen­da. ‘We com­mit­ted to dis­mantling poli­cing as we
know it in the city of Min­nea­po­lis and to rebuild with our com­mu­nity a new
model of public safety that actually keeps our com­mu­nity safe, Council
Pre­si­dent Lisa Ben­der told CNN.”

El alcal­de de Min­nea­po­lis , Jacob Frey, decla­ró ante una mul­ti­tud reu­ni­da para hon­rar a Geor­ge Floyd en un mitin de «Defund the Poli­ce» que se opo­nía a des­man­te­lar el depar­ta­men­to exis­ten­te. Des­pués de decir esto fue repren­di­do por muchos den­tro de la audien­cia. Solo unos días des­pués, el jefe de poli­cía de Min­nea­po­lis, Meda­ria Arran­don­do , al diri­gir­se a una con­fe­ren­cia de pren­sa, infor­mó que la agen­cia había sus­pen­di­do las con­ver­sa­cio­nes con­trac­tua­les con el sin­di­ca­to local que repre­sen­ta­ba a la policía.

Nume­ro­sos muni­ci­pios están deba­tien­do las ideas rela­cio­na­das con
el des­man­te­la­mien­to y el des­man­te­la­mien­to de la apli­ca­ción de la ley en su
for­ma actual. Sin embar­go, en la actua­li­dad solo el Ayun­ta­mien­to de
Min­nea­po­lis ha apro­ba­do tal pro­me­sa de des­man­te­lar y recons­truir lo que se dice
que es un mejor sis­te­ma de segu­ri­dad pública.

Otras ciu­da­des están dis­cu­tien­do reduc­cio­nes de los fon­dos para los depar­ta­men­tos de poli­cía. Estos muni­ci­pios inclu­yen Seattle, Portland, San Fran­cis­co, San Die­go, Los Ánge­les, Dallas, Aus­tin, San Luis, Chica­go, Fila­del­fia, Washing­ton, DC, Nue­va York, Bal­ti­mo­re, Durham y Hartford.

En Cam­den, Nue­va Jer­sey, don­de el depar­ta­men­to de poli­cía fue des­man­te­la­do hace varios años a favor de un sis­te­ma de todo el con­da­do (CCPD), hay revi­sio­nes mix­tas sobre la situa­ción actual. Hubo indi­cios de que el cri­men se había redu­ci­do y las mejo­res rela­cio­nes entre la poli­cía y la comu­ni­dad fue­ron los resul­ta­dos concretos.

Adver­sa­men­te, al menos una eva­lua­ción de la rees­truc­tu­ra­ción de los ser­vi­cios poli­cia­les en Cam­den reve­la que estas medi­das se pro­mul­ga­ron jun­to con los recor­tes en los ser­vi­cios públi­cos. La dis­po­ni­bi­li­dad de vivien­das de bajos ingre­sos y otras como­di­da­des para ayu­dar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y empo­bre­ci­da coin­ci­dió con la rees­truc­tu­ra­ción de la apli­ca­ción de la ley.

Keith Ben­son , un aca­dé­mi­co que estu­dia las con­di­cio­nes socia­les gene­ra­les en Cam­den, escri­bió en Busi­ness Insider:

“En
2010, Cam­den tenía apro­xi­ma­da­men­te 77,000 resi­den­tes; hoy, el núme­ro está
más cer­ca de 70,000. Ade­más de menos per­so­nas, tam­bién hay menos complejos
de vivien­das públi­cas, vivien­das menos ase­qui­bles y menos ofer­tas de la Sección
8 den­tro de los lími­tes de la ciu­dad. Tam­bién exis­te una sospecha
gene­ra­li­za­da entre los resi­den­tes de Cam­den de que los crí­me­nes vio­len­tos no se
denun­cian en los medios y se recla­si­fi­can en la sede del depar­ta­men­to como
deli­tos no vio­len­tos. Esto está en la cima del aumen­to en las acusaciones
de abu­so de poder con­tra el CCPD des­de su ini­cio y las pali­zas a los residentes
cap­tu­ra­dos en cáma­ra y visi­bles en YouTube «.

En con­se­cuen­cia, los lla­ma­mien­tos al des­man­te­la­mien­to y
des­man­te­la­mien­to deben con­si­de­rar­se den­tro del con­tex­to más amplio de las
con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les que pre­va­le­cen en los muni­ci­pios. Con la
pan­de­mia de COVID-19, los cre­cien­tes pro­ble­mas de des­em­pleo masi­vo, el cierre
de escue­las y las car­gas sobre las áreas urba­nas que resul­tan direc­ta­men­te de
la dis­mi­nu­ción de los ingre­sos fis­ca­les, requie­ren en un sis­te­ma capitalista,
que las medi­das de aus­te­ri­dad gene­ra­li­za­das son inevitables.

Algu­nos con­si­de­ra­rán el gas­to des­pro­por­cio­na­do en la aplicación
de la ley y el sis­te­ma de jus­ti­cia penal como una fuen­te para redu­cir los
pre­su­pues­tos públi­cos. Por supues­to, la opo­si­ción a tales pro­pues­tas, ya
sea por razo­nes eco­nó­mi­cas o polí­ti­cas, será for­mi­da­ble tenien­do en cuen­ta los
recien­tes dis­tur­bios que han barri­do a los Esta­dos Unidos.

La bru­ta­li­dad poli­cial aumenta
duran­te los dis­tur­bios nacionales

Ha habi­do innu­me­ra­bles infor­mes de mala con­duc­ta y bru­ta­li­dad en
medio de las mani­fes­ta­cio­nes masi­vas y rebe­lio­nes en los Esta­dos Uni­dos. En la
ciu­dad de Nue­va York, la poli­cía fue con­de­na­da por el uso exce­si­vo de la fuerza
y​los arres­tos injus­ti­fi­ca­dos de quie­nes ejer­cen su dere­cho a la liber­tad de
expre­sión y reunión.

Infor­mes recien­tes de Atlan­ta, Geor­gia, a pesar de la exis­ten­cia de una alcal­de­sa afro­ame­ri­ca­na , Keisha Lan­ce Bot­toms , reve­la­ron que hubo nume­ro­sas que­jas sobre el abu­so poli­cial con­tra los jóve­nes invo­lu­cra­dos en las mani­fes­ta­cio­nes y aque­llos que no esta­ban conec­ta­dos de mane­ra remo­ta con las pro­tes­tas. La Guar­dia Nacio­nal y la poli­cía mata­ron a tiros a un empre­sa­rio afro­ame­ri­cano en Louis­vi­lle, Ken­tucky, David McA­tee , mien­tras esta­ba afue­ra de su res­tau­ran­te. La víc­ti­ma no esta­ba par­ti­ci­pan­do en las mani­fes­ta­cio­nes y daños a la pro­pie­dad que tuvie­ron lugar en la ciudad.

En Detroit, la poli­cía arres­tó a más de 400 per­so­nas duran­te un
perío­do de tres días mien­tras se rea­li­za­ban mar­chas y mani­fes­ta­cio­nes diarias
en soli­da­ri­dad con el movi­mien­to con­tra el ase­si­na­to de Geor­ge Floyd y otros
afro­ame­ri­ca­nos. Ade­más, la uti­li­za­ción de balas de goma, gases
lacri­mó­ge­nos, gas pimien­ta y otras armas de con­trol de masas supues­ta­men­te no
leta­les ha reci­bi­do fuer­tes crí­ti­cas. Miem­bros del públi­co que se
mani­fes­ta­ban, tran­seún­tes, perio­dis­tas y obser­va­do­res lega­les fue­ron golpeados
con estas armas y dete­ni­dos sin justificación.

Los mani­fes­tan­tes en Detroit redac­ta­ron una serie de demandas
que inclu­yen el des­em­bol­so de la poli­cía y la prohi­bi­ción de las armas de
con­trol de mul­ti­tu­des, fue­ron recha­za­dos en una reu­nión el 9 de junio con el
alcal­de impues­to por la cor­po­ra­ción y el jefe de poli­cía. Sin embargo,
como con­se­cuen­cia del impac­to de COVID-19 en la ciu­dad, que es bas­tan­te grave,
miles de emplea­dos muni­ci­pa­les están sien­do des­pe­di­dos, sus­pen­di­dos, teniendo
que acep­tar reduc­cio­nes sala­ria­les y la reduc­ción de los ser­vi­cios de la ciu­dad. El
esta­do de Michi­gan ya anun­ció el recor­te del pre­su­pues­to de edu­ca­ción pública
en un 25%.

Cali­for­nia y Washing­ton, DC a menu­do se des­ta­ca­ron en el aumen­to de los casos de bru­ta­li­dad poli­cial. Sean Mon­te­ros­sa , de 22 años de San Fran­cis­co, fue ase­si­na­do por un ofi­cial de poli­cía de Valle­jo duran­te los dis­tur­bios. El ofi­cial afir­mó que vio a Mon­te­ros­sa lle­van­do un arma que creía que era un arma de fue­go y que en reali­dad resul­tó ser un martillo.

The Mer­cury News dijo del incidente: 

“Sean Mon­te­rro­sa fue balea­do por un ofi­cial de Valle­jo alre­de­dor de las 12:30 am del mar­tes (2 de junio). El ofi­cial con­fun­dió un mar­ti­llo cer­ca de la cin­tu­ra de Mon­te­rro­sa con un arma mien­tras res­pon­día a un infor­me de saqueo en una far­ma­cia local, dijo la sema­na pasa­da el jefe de poli­cía de Valle­jo, Shawny Williams. El agen­te fue iden­ti­fi­ca­do por múl­ti­ples fuen­tes poli­cia­les como Jarrett Tonn , un poli­cía vete­rano que ha teni­do tres tiro­teos ante­rio­res des­de 2015. Tonn y varios ‘tes­ti­gos’ fue­ron colo­ca­dos en licen­cia admi­nis­tra­ti­va des­pués del tiro­teo, dijo la policía «.

El pre­si­den­te Donald Trump inter­vino en la cri­sis al pedir el des­plie­gue del ejér­ci­to de los EE. UU. Para res­ta­ble­cer el orden en el país. Más tar­de calum­nió al mani­fes­tan­te de 75 años en Buf­fa­lo, Nue­va York, que resul­tó gra­ve­men­te heri­do cuan­do fue empu­ja­do por una uni­dad espe­cial de res­pues­ta de la fuer­za poli­cial. Des­pués de que los dos ofi­cia­les invo­lu­cra­dos fue­ron acu­sa­dos​de asal­to, más de 50 miem­bros de la fuer­za poli­cial renun­cia­ron a esta uni­dad y reci­bie­ron apo­yo incon­di­cio­nal de su sin­di­ca­to. Trump afir­mó que la víc­ti­ma, Mar­tin Gugino , era miem­bro del movi­mien­to anti­fas­cis­ta (ANTIFA), lo cual no era cier­to. Al hacer una afir­ma­ción tan fal­sa, el pre­si­den­te está mani­fes­tan­do su apo­yo incon­di­cio­nal a las fuer­zas del orden, inde­pen­dien­te­men­te de los deli­tos que están cometiendo.

El papel de la poli­cía en una
socie­dad racista-capitalista

La polí­ti­ca de apli­ca­ción de la ley hacia los afro­ame­ri­ca­nos tie­ne sus orí­ge­nes den­tro de las patru­llas de escla­vos del siglo XVII y XIX. La escla­vi­tud afri­ca­na con­tri­bu­yó al adve­ni­mien­to del capi­ta­lis­mo en Euro­pa y Amé­ri­ca del Nor­te, por lo que la con­ti­nua­ción de la vigi­lan­cia en su for­ma actual reci­bi­rá el apo­yo de los más altos nive­les de la cla­se dominante.

Un artícu­lo escri­to por la pro­fe­so­ra Con­nie Has­set-Wal­ker de la Uni­ver­si­dad de Nor­wich abor­dó esta his­to­ria diciendo:

“La
vigi­lan­cia en los esta­dos del sur de escla­vos tenía raí­ces en las patru­llas de
escla­vos, escua­dro­nes for­ma­dos por volun­ta­rios blan­cos facul­ta­dos para usar
tác­ti­cas de vigi­lan­cia para hacer cum­plir las leyes rela­cio­na­das con la
escla­vi­tud. Loca­li­za­ron y devol­vie­ron a las per­so­nas escla­vi­za­das que
habían esca­pa­do, aplas­ta­ron levan­ta­mien­tos diri­gi­dos por per­so­nas esclavizadas
y cas­ti­ga­ron a los tra­ba­ja­do­res escla­vi­za­dos que encon­tra­ron o creían que
habían vio­la­do las reglas de plantación.

Las pri­me­ras patru­llas de escla­vos sur­gie­ron en Caro­li­na del Sur a prin­ci­pios de 1700. Como escri­bió el pro­fe­sor de tra­ba­jo social de la Uni­ver­si­dad de Geor­gia, Michael A. Robin­son , cuan­do John Adams se con­vir­tió en el segun­do pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos, todos los esta­dos que aún no habían abo­li­do la escla­vi­tud los tenían. Los miem­bros de las patru­llas de escla­vos podían ingre­sar a la fuer­za a la casa de cual­quier per­so­na, inde­pen­dien­te­men­te de su raza o etnia, con la sos­pe­cha de que esta­ban refu­gian­do a per­so­nas que habían esca­pa­do de la esclavitud «.

Las
deman­das de des­man­te­la­mien­to, des­man­te­la­mien­to y rees­truc­tu­ra­ción de la policía
son un avan­ce impor­tan­te en la lucha de masas que aho­ra avan­za en los Estados
Uni­dos. Los recur­sos asig­na­dos a los depar­ta­men­tos de poli­cía podrían utilizarse
con el fin de mejo­rar la edu­ca­ción, los ser­vi­cios muni­ci­pa­les y la mejo­ra de la
infraestructura.

Sin embar­go, la base de las polí­ti­cas de apli­ca­ción de la ley y
jus­ti­cia penal en los Esta­dos Uni­dos requie­re una decons­truc­ción radi­cal. Estas
refor­mas solo pue­den imple­men­tar­se efec­ti­va­men­te cuan­do el sis­te­ma capitalista
y racis­ta en sí mis­mo es eli­mi­na­do y exis­te la rea­li­za­ción de una sociedad
socialista.

Fuen­te Aba­yo­mi Azi­ki­we es la edi­to­ra de Pan-Afri­can News Wire. Glo​bal​re​search​.ca

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *