Denun­cian que las “ban­de­ras azu­les” no tie­nen nin­gu­na cre­di­bi­li­dad – La otra Andalucía

De nue­vo debe­mos salir al paso de la publi­ca­ción del infor­me de “Ban­de­ras Azu­les” de este año por no reu­nir los requi­si­tos míni­mos de rigor, sol­ven­cia e inde­pen­den­cia. Se tra­ta de galar­do­nes frau­du­len­tos enfo­ca­dos a resal­tar el recla­mo turís­ti­co de las pla­yas elegidas.

Eco­lo­gis­tas en Acción ha denun­cia­do que las “ban­de­ras azu­les” care­cen de cual­quier cre­di­bi­li­dad, se basan en meros aspec­tos turís­ti­cos, no rea­li­zan ins­pec­ción algu­na y no eva­lúan con rigor el esta­do medioam­bien­tal de las playas. 

El colec­ti­vo eco­lo­gis­ta afir­ma que las Ban­de­ras Azu­les hace tiem­po que no tie­nen nin­gún aval téc­ni­co, ni cien­tí­fi­co, ni admi­nis­tra­ti­vo de la UE; son pro­mo­vi­das por un con­jun­to de aso­cia­cio­nes pri­va­das liga­das a las empre­sas turís­ti­cas. La acu­mu­la­ción de frau­des y denun­cias en su obten­ción hizo que la Comi­sión Euro­pea les reti­ra­se el apo­yo eco­nó­mi­co y se des­mar­ca­se de la campaña.

Afir­man que la Ban­de­ra Azul sólo indi­ca la exis­ten­cia de ser­vi­cios para los bañis­tas, pero no reco­no­cen una ver­da­de­ra ges­tión ambien­tal y con­ser­va­ción de estos frá­gi­les sis­te­mas costeros. 

En la nota de pren­sa remi­ti­da a esta redac­ción afir­man “como ejem­plo de incohe­ren­cia y fal­ta de rigor en esta con­ce­sión” que hay pla­yas gadi­ta­nas con Ban­de­ras Azu­les que no debie­ran exhi­bir este galardón:

· La Cos­ti­lla y Cho­rri­llo, en Rota, por el ver­ti­do des­con­tro­la­do de aguas feca­les en la mis­ma playa.

· Fuen­te­bra­vía, en El Puer­to de San­ta María, por haber cons­trui­do edi­fi­ca­cio­nes en la mis­ma pla­ya y tener­se que ali­men­tar de are­na de for­ma arti­fi­cial. Esta pla­ya estu­vo cerra­da el verano pasa­do por con­ta­mi­na­ción de aguas fecales.

· La Barro­sa, en Chi­cla­na, por el des­pa­rra­me urba­nís­ti­co que arras­tra este municipio.

· Geta­res, en Alge­ci­ras, por­que sufre una cró­ni­ca pér­di­da de are­na, sien­do reali­men­ta­da artificialmente.

· Torre­gua­dia­ro, en San Roque, por­que sus efluen­tes van a la depu­ra­do­ra de Soto­gran­de, pla­ya que sufre regre­sión cos­te­ra y ver­ti­dos esporádicos.

Debi­do al con­fi­na­mien­to obli­ga­do por la aler­ta sani­ta­ria del Covid-19, este año Eco­lo­gis­tas en Acción de Anda­lu­cía no ha podi­do pre­sen­tar el infor­me anual de Ban­de­ras Negras. No obs­tan­te, sí se han resal­ta­do dos muni­ci­pios por pro­vin­cia como más rele­van­tes, que en el caso de la cos­ta gadi­ta­na han sido: Bar­ba­te, por la pési­ma depu­ra­ción de sus aguas resi­dua­les, y Tari­fa, por la ame­na­za urba­nís­ti­ca incesante.

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *