Colom­bia. Duque ini­ció el Plan de inter­ven­ción militar

Por Pablo Nariño

Ampa­ra­do en el Esta­do de emer­gen­cia, el gobierno colom­biano se ha dedi­ca­do a expe­dir decre­tos-más de 40- y vio­lar acuer­dos; saquear recur­sos del Esta­do y entre­gar­los a ban­que­ros, gran­des indus­tria­les y altos empre­sa­rios, mili­ta­ri­zar cam­pos y ciu­da­des, y a eva­po­rar la sobe­ra­nía, como el acto de obe­dien­cia a Craig Faller, jefe del Coman­do Sur de los EEUU y de Gold­berg emba­ja­dor de los EE.UU en Colom­bia, la recien­te entra­da de la bri­ga­da éli­te del Ejér­ci­to de EE.UU, es expre­sión de ello; ya esta­ban las bases, dece­nas de fun­cio­na­rios y “ase­so­res” nor­te­ame­ri­ca­nos en Colom­bia; hoy Duque ofi­cia­li­za el pro­ce­so de inter­ven­ción militar.

Como era de espe­rar­se, la emer­gen­cia sani­ta­ria por el COVID-19 ha
sido con­ver­ti­da en dis­po­si­ti­vo de con­tra­rre­for­ma y acondicionamiento
para un Esta­do auto­ri­ta­rio y repre­si­vo, que se amol­de a una fase próxima
de reaco­mo­da­mien­to del capi­tal finan­cie­ro mili­ta­ris­ta glo­bal; la excusa
per­fec­ta para des­atar el absur­do pre­vi­si­ble del Plan Colom­bia 2.0 en
medio de la pandemia.

La lla­ma­das ope­ra­cio­nes anti­dro­gas, tan des­acre­di­ta­das por su
demos­tra­da inuti­li­dad y tan usa­das como coar­ta­da para la intervención
mili­tar extran­je­ra, la vio­len­cia con­tra el cam­pe­si­na­do, el
favo­re­ci­mien­to a empo­rios como Bayer-Mon­san­to, y la entre­ga al capital
pri­va­do y finan­cie­ro de áreas del terri­to­rio nacio­nal y sus recursos;
hoy se relan­zan sin mucha publi­ci­dad en varias regio­nes del país.

El gobierno Duque pasa por alto la sen­ten­cia de la Corte
Cons­ti­tu­cio­nal T‑236 de 2017, que impu­so con­di­cio­na­mien­tos para reanudar
las fumi­ga­cio­nes, entre ellas la par­ti­ci­pa­ción de las comunidades
afec­ta­das en las deci­sio­nes que afec­tan el terri­to­rio, tam­bién soslaya
la reco­men­da­ción en el sen­ti­do que el Con­se­jo Nacio­nal de
Estu­pe­fa­cien­tes debe­rá tener en cuen­ta el Pun­to 4 del Acuer­do de Paz,
fir­ma­do con las Farc y que hace refe­ren­cia a la «Solu­ción al pro­ble­ma de
las dro­gas ilícitas».

Des­de 2018, EE.UU., dijo estar “lis­to para reini­ciar el pro­gra­ma de
fumi­ga­ción en cual­quier momen­to”. A pesar de que el mis­mo Departamento
de Esta­do había indi­ca­do en 2013, que la erra­di­ca­ción aérea se estaba
vol­vien­do inefi­caz. https://​www​.las2o​ri​llas​.co/​m​o​n​s​a​n​t​o​-​n​o​s​-​e​n​f​e​r​m​a​-​y​-​b​a​y​e​r​-​n​o​s​-​m​e​d​i​ca/.
Hoy nos encon­tra­mos en una avan­za­da del Ejér­ci­to en dis­tin­tas zonas del
país; región del Gua­ya­be­ro (Meta-Gua­via­re) Putu­ma­yo, Pacífico
Nari­ñen­se, Nudo del Para­mi­llo, Cau­ca y Cata­tum­bo. Estas comu­ni­da­des han
rea­li­za­do con­cen­tra­cio­nes pací­fi­cas, en con­tra del incum­pli­mien­to por
par­te del Esta­do, en la imple­men­ta­ción del Pro­gra­ma Nacio­nal de
Sus­ti­tu­ción Volun­ta­ria de Cul­ti­vos de Uso ilí­ci­to (PNIS), del pun­to 4
del acuer­do de la Haba­na, y recla­man­do solu­cio­nes inme­dia­tas a los
efec­tos socia­les deri­va­dos del mane­jo indigno de la cri­sis de la
pan­de­mia, en rela­ción con el cam­po; ya que el gobierno no cum­ple con la
sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos, más si impor­ta tone­la­das de papa y maíz desde
otros países.

Los cam­pe­si­nos cuen­tan con todos los argu­men­tos a favor; han
demos­tra­do su volun­tad de ade­lan­tar los pla­nes de sus­ti­tu­ción de
cul­ti­vos de uso ilí­ci­tos, la mis­ma ONU reco­no­ce que los cam­pe­si­nos han
cum­pli­do ya en algu­nas regio­nes con el 97% de erra­di­ca­ción voluntaria,
mien­tras que el gobierno no ha cum­pli­do su parte.

Así, mien­tras los cam­pe­si­nos espe­ran al gobierno nacio­nal y
depar­ta­men­tal, para con­cer­tar pla­nes de sus­ti­tu­ción, el régi­men responde
con vio­len­cia, los medios masi­vos hablan de enfren­ta­mien­tos, pero ¿Qué
enfren­ta­mien­to es posi­ble, entre cam­pe­si­nos con palos y cien­tos de
mili­ta­res con fusi­les auto­má­ti­cos, ame­tra­lla­do­ras, cuer­pos del Esmad y
heli­cóp­te­ros que los ata­can, incen­dian sus vivien­das y que­man sus
ali­men­tos de pan coger?

Lo que suce­de real­men­te es que el pro­ce­di­mien­to de erradicación
for­za­da del gobierno y los EE.UU, es un ins­tru­men­to para eje­cu­tar, un
plan inte­gral de expul­sión de los cam­pe­si­nos que ocu­pan las áreas de
par­ques nacio­na­les, y de reser­va cam­pe­si­na, ya que nece­si­tan dichas
tie­rras para entre­gár­se­la a las petro­le­ras, a las mul­ti­na­cio­na­les que
quie­ren el con­trol sobre las reser­vas de agua, empre­sas de turis­mo, y a
otros nego­cios del capi­tal transnacional.

Por eso no debe sor­pren­der el que estas regio­nes vulneradas,
coin­ci­dan con los pun­tos don­de ope­ra­rán las tro­pas éli­te de los EE.UU,
que aca­ban de des­em­bar­car ile­gal­men­te en Colom­bia. Y Al igual que la
Casa Blan­ca sólo has­ta el año 2003 acep­tó los ver­da­de­ros pro­pó­si­tos del
lla­ma­do Plan Colom­bia, cuan­do el Con­gre­so de EE.UU. auto­ri­zó el uso de
sus recur­sos para com­ba­tir a la gue­rri­lla y a la opo­si­ción social y
polí­ti­ca; que no que­pa duda que actual­men­te el obje­ti­vo son las
orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas e indí­ge­nas; men­guar­las, debi­li­tar­las y
des­pla­zar­las para copar y explo­tar el territorio.

Sólo en la sema­na que aca­ba de pasar fue­ron ase­si­na­dos 7 líderes
socia­les; tam­bién fami­lia­res de exgue­rri­lle­ros, un cam­pe­sino, Ariolfo
Sán­chez fue eje­cu­ta­do por el ejér­ci­to en Antio­quia, sin embar­go la
comu­ni­dad impi­dió que los mili­ta­res se lle­va­rán el cuer­po sin vida, y lo
hicie­ran pasar como baja en com­ba­te. En los últi­mos días, tres
cam­pe­si­nos y un indí­ge­na awá fue­ron ase­si­na­dos en medio de ope­ra­ti­vos de
erra­di­ca­ción for­za­da de cul­ti­vos de coca, el 2 de junio dos campesinos
Arcán­gel Pan­to­ja y Omar Agu­de­lo, afi­lia­dos a la Aso­cia­ción de Campesinos
del Sur de Cór­do­ba fue­ron ase­si­na­dos, el 21 de mayo fue ase­si­na­da la
líder social Olga Lucía Her­nán­dez en Cuma­ri­bo Vicha­da. La Coordinadora
COCCAM, denun­ció que el pasa­do 18 de mayo tro­pas del Ejér­ci­to Nacional
ase­si­na­ron al pre­si­den­te de la JAC y miem­bro de Ascam­cat Emé­ri­to Digno
Buen­día e hirió a cua­tro cam­pe­si­nos más, ale­gan­do inter­cam­bio de
dis­pa­ros cuan­do los cam­pe­si­nos sólo por­ta­ban palos y machetes.

El 4 y 5 de junio pasa­dos, tro­pas de la Fuer­za de Tarea conjunta
Ome­ga, FUDRA No. 1 ads­cri­ta al bata­llón de la Maca­re­na, al man­do del
gene­ral Raúl Fer­nan­do Flo­res, ata­ca­ron pro­tes­ta pací­fi­ca en la vereda
Ter­cer Mile­nio en Vis­ta Her­mo­sa Meta; que hacía fren­te al ope­ra­ti­vo de
erra­di­ca­ción for­za­da. A esta fuer­zas se le suma­ron 12 helicópteros
mili­ta­res y 300 hom­bres ves­ti­dos de Esmad aun­que sin distintivos,
quie­nes arre­me­tie­ron con­tra la pobla­ción civil con bom­bas aturdidoras,
gases lacri­mó­ge­nos, garro­tes, ráfa­gas de fusil y ametralladoras,
que­ma­ron vivien­das, y uten­si­lios de los cam­pe­si­nos que espe­ra­ban a la
dele­ga­ción del gobierno nacio­nal y depar­ta­men­tal. Los hechos dejaron
varios civi­les heri­dos gra­ves, entre ellos al perio­dis­ta Fer­nan­do Montes
Oso­rio, corres­pon­sal de “Voces del Gua­ya­be­ro”. El comu­ni­ca­dor fue
víc­ti­ma de “dis­pa­ros de alta pre­ci­sión”, uno de ellos le des­tro­zó la
mano ampu­tán­do­le dos de sus dedos, el otro ave­rió su equi­po de trabajo
fotográfico.

Así tam­bién pro­pie­ta­rios de las fin­cas ale­da­ñas denun­cian “tala
indis­cri­mi­na­da de bos­ques, daños a las cer­cas de los gana­dos, y
ame­tra­lla­mien­to indis­cri­mi­na­do a las ficas por la Infan­te­ría de Marina”.
Sobre el río Gua­ya­be­ro, las lan­chas de la Arma­da Nacio­nal intentan
cerrar las cade­nas de abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos, como inten­to por
asfi­xiar la movi­li­za­ción de 1500 campesinos.

Es indu­da­ble que en Colom­bia habrá un levan­ta­mien­to social, las
cau­sas son miles, los EE.UU y el régi­men colom­biano lo saben y se
pre­pa­ran para repri­mir­lo vio­len­ta­men­te; según denun­cia pre­sen­ta­da por el
sena­dor Wil­son Arias “se ha pro­yec­ta­do un gas­to de 2 billo­nes de pesos
para com­prar 47 mil car­tu­chos de gas, 11 mil gra­na­das de aturdimiento,
23.700 balas mar­ca­do­ras, 5 mil gra­na­das mul­tim­pac­to y 13.467 mil
car­tu­chos cali­bre 12”. A lo ante­rior se suman 18 nue­vas tan­que­tas para
el Esmad.

“Si el gobierno no nos toma en cuen­ta con­ti­nua­rán las movi­li­za­cio­nes”, “El gobierno se apro­ve­cha por la pan­de­mia, pero hemos demos­tra­do que somos uni­dos”. ase­gu­ran los cam­pe­si­nos del Gua­ya­be­ro, ¡Si no hay jus­ti­cia, no hay paz!, es el lema que hoy reco­rre el mun­do como eco de los recien­tes hechos en EE.UU.

* Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *