Bra­sil. Las medi­das anti­so­cia­les que apro­bó el Minis­te­rio de ambien­te duran­te la pandemia

Por Vanes­sa Nico­lav. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de junio de 2020. 

Des­pi­do de fis­ca­les, amnis­tía a defo­res­ta­do­res, cen­su­ra y mili­ta­ri­za­ción son algu­nas de las polí­ti­cas implementadas

En el video de la reu­nión minis­te­rial del 22 de abril, divul­ga­do por orden del Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral (STF), el minis­tro de Medio Ambien­te, Ricar­do Salles, afir­ma que el perío­do de la pan­de­mia sería ideal para pasar refor­mas “infra­le­ga­les”, de “sim­pli­fi­ca­ción” y “des­re­gu­la­ción” de leyes ambien­ta­les.

A con­ti­nua­ción, lle­ga a con­vo­car otros minis­tros para “ir pasan­do la
boia­da [mana­da de bue­yes], ir cam­bian­do todo el regla­men­to”, mientras
la pren­sa esta­ba ocu­pa­da tra­tan­do el impac­to del nue­vo coro­na­vi­rus en Bra­sil.
El día de la reu­nión, Bra­sil acu­mu­la­ba 45 mil casos y casi tres mil
muer­tos por covid-19. Pero ¿qué que­ría decir el minis­tro con “refor­mas
infra­le­ga­les” y “pasar la manada”?

Según el dic­cio­na­rio de por­tu­gués, el tér­mino infra­le­gal se refie­re a
“actos y pre­cep­tos que no se encuen­tran per­fec­ta­men­te de acuer­do con
los meca­nis­mos lega­les”. ¿Y la boia­da [mana­da de bue­yes]? La expresión
colo­quial gene­ral­men­te tie­ne la inten­ción de tra­du­cir una situa­ción de
faci­li­dad de entra­da a algún lugar.

Bra­sil de Fato selec­cio­nó algu­nas de las políticas
ambien­ta­les recién apro­ba­das por el gobierno y algu­nas que están en vías
de ser apro­ba­das, para mos­trar la gra­ve­dad de los efec­tos de la manada
con­du­ci­da por Ricar­do Salles.

La mana­da que pasó: soca­va­mien­to, agro­tó­xi­cos, mili­ta­ri­za­ción y censura

Una serie de cam­bios de ins­truc­cio­nes nor­ma­ti­vas del Instituto
Bra­si­le­ño de Medio Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les Reno­va­bles (IBAMA),
publi­ca­das entre mar­zo y abril fue lo que se pue­de se con­si­de­rar una ver­da­de­ra manada.

Entre las alte­ra­cio­nes, la núme­ro cua­tro auto­ri­za la regu­la­ri­za­ción de pro­pie­da­des rura­les en terri­to­rios indí­ge­nas. La medi­da alte­ra la «Decla­ra­ción de Reco­no­ci­mien­to de Lími­tes» y per­mi­te la inva­sión, la explo­ra­ción y has­ta la comer­cia­li­za­ción de terri­to­rios indí­ge­nas aún no homologadas.

Otra nor­ma­ti­va es la núme­ro 13, que auto­ri­za la dis­mi­nu­ción de la dis­tan­cia entre áreas pobla­das y aque­llas en que se fumi­ga con agrotóxicos.

La prác­ti­ca es con­si­de­ra­da ile­gal en la mayo­ría de los paí­ses de
Euro­pa y, hace más de 10 años, es tam­bién res­pon­sa­ble por la
con­ta­mi­na­ción de mora­do­res de comu­ni­da­des rura­les, indígenas,
qui­lom­bo­las [comu­ni­da­des rura­les ances­tra­les de afro­des­cen­dien­tes] y
has­ta escue­las en áreas rurales. 

A comien­zos de mar­zo, el pre­si­den­te del IBAMA, Eduar­do Bim, firmó
una reso­lu­ción inter­na que res­trin­gió el acce­so de ser­vi­do­res del
orga­nis­mo a la prensa.

El mes siguien­te, des­pués de reper­cu­sión de la acción del IBAMA
con­tra garim­pei­ros [mine­ros arte­sa­na­les] que actua­ban en territorios
indí­ge­nas en Pará, Salles des­pi­dió al direc­tor de pro­tec­ción ambiental
del IBAMA, Oli­val­di Aze­ve­do, y a otros dos ser­vi­do­res que encabezaban
las fis­ca­li­za­cio­nes: Hugo Loss y René Luiz de Oliveira.

El car­go de direc­tor de pro­tec­ción ambien­tal fue ocu­pa­do por el
coro­nel de la Poli­cía Mili­tar (PM) de São Pau­lo, Olim­pio Ferreira
Magalhães. Los otros dos pues­tos fue­ron lle­na­dos por el coro­nel de la
reser­va de la PM Wal­ter Men­des Magalhães Júnior y el ser­vi­dor Leslie
Tava­res, que era ana­lis­ta ambien­tal del IBAMA en Manaos y fue
inves­ti­ga­do en 2019 por haber devuel­to a garim­pei­ros infractores
embar­ca­cio­nes que habían sido aprehendidas.

El 12 de mayo, cuan­do Bra­sil ya con­ta­bi­li­za­ba 3.949 per­so­nas muertas
por covid-19, el gobierno fede­ral fir­mó un decre­to que auto­ri­za­ba la
rees­truc­tu­ra­ción del Ins­ti­tu­to Chi­co Men­des de Con­ser­va­ción de la
Bio­di­ver­si­dad (ICMBIO). En la prác­ti­ca eso sig­ni­fi­có una reduc­ción de 11
a 5 en el núme­ro de ser­vi­do­res res­pon­sa­bles por 335 uni­da­des de
con­ser­va­ción en todo Brasil.

Ade­más
de eso, el decre­to abrió la posi­bi­li­dad para que las posiciones
pudie­ran ser ocu­pa­das por per­so­nas de fue­ra del orga­nis­mo. El resultado
fue que de las cin­co geren­cias del ICMBIO, ape­nas una está ocu­pa­da por
un agen­te de carre­ra del orga­nis­mo. Las otras cua­tro son coman­da­das por
poli­cías mili­ta­res. La alte­ra­ción es otro ejem­plo de cam­bio infralegal,
por­que no nece­si­tó pasar por el Legis­la­ti­vo, y entró en vigor
inmediatamente.

La mana­da que casi pasó: apro­pia­ción ile­gal, des­fo­res­ta­ción y amnis­tía para deforestadores

Des­pués de pre­sión movi­mien­tos socia­les y ONG que lan­za­ron campaña
denun­cian­do la fal­ta de Salles, algu­nas medi­das retrocedieron.

Una fue el pro­yec­to de ley de gri­la­gem [uti­li­za­ción
de docu­men­tos fal­sos para for­jar la titu­la­ri­dad y rei­vin­di­car la
tenen­cia de tie­rras]. Antes se envió a vota­ción como MP 910, pero la medi­da no fue vota­da den­tro del pla­zo y cadu­có. Patro­ci­na­da por el Fren­te Par­la­men­ta­rio Agro­pe­cua­ria (FPA), el Pro­yec­to de Ley 26332020,
pro­mue­ve la regu­la­ri­za­ción de tie­rras públi­cas ile­gal­men­te ocupadas.
Según ana­lis­tas, en la prác­ti­ca lega­li­za­rá el gri­la­gem de tierras,
ade­más de ampliar la defo­res­ta­ción en la Ama­zo­nía y la vio­len­cia en el
campo.

La refor­ma infra­le­gal diri­gi­da a per­mi­sos de defo­res­ta­ción de la
Mata Atlán­ti­ca, cita­da por el minis­tro en la famo­sa reu­nión tampoco
pasó. Emi­ti­da por medio de des­pa­cho 4.410÷2020, la pro­pues­ta también
abre bre­cha para que los pro­pie­ta­rios que fue­ron mul­ta­dos por la
defo­res­ta­ción sean amnis­tia­dos. El minis­tro anu­ló el des­pa­cho pero puede
vol­ver a entrar en agenda.

La mana­da que está por venir: nue­va ley de licen­cias ambien­ta­les y con­ce­sión de bos­ques para la agricultura 

A pesar de la reper­cu­sión extre­ma­men­te nega­ti­va de lo dicho por el
minis­tro duran­te la reu­nión y de la cri­sis polí­ti­ca y sani­ta­ria que el
país enfren­ta, el gobierno no des­ace­le­ró el avan­ce de apro­ba­ción de
medi­das para “sim­pli­fi­ca­ción” y “des­re­gu­la­ción” de leyes ambientales.

El 25 de mayo pasa­do, el pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro (sin partido)
trans­fi­rió del Minis­te­rio de Medio Ambien­te, de Ricar­do Salles, al
Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, de Tere­za Cris­ti­na, la com­pe­ten­cia para
rea­li­zar con­ce­sio­nes de bos­ques públi­cos en el ámbi­to federal.

Otro ejem­plo de acción rele­van­te es la pre­pa­ra­ción para vota­ción del
pro­yec­to de ley de licen­cias ambien­ta­les. La cuar­ta ver­sión, que se
tra­mi­ta en la Cáma­ra hace 15 años, redac­ta­da por el dipu­tado Kim
Kata­gui­ri (DEM-SP) fue cri­ti­ca­da por pro­po­ner una rela­ja­ción aún mayor
de las reglas para la licen­cia de obras.

El PL 3729 de 2004
pre­ten­de dar car­ta blan­ca para que cada esta­do defi­na, de forma
inde­pen­dien­te, cuá­les serán las reglas de sus pro­ce­sos de licen­cia. El
tex­to no pre­vé com­pen­sa­cio­nes ambien­ta­les para impac­tos indirectos
cau­sa­dos por los emprendimientos.

El PL reti­ra del Ins­ti­tu­to Chi­co Men­des (ICMBIO) el poder de veto a
empren­di­mien­tos. Otro ítem polé­mi­co atri­bu­yó al Regis­tro Ambien­tal Rural
(CAR) de los agri­cul­to­res el mis­mo peso de una licen­cia ambiental.

Edi­ción: Lean­dro Melito

Tra­duc­ción: Pilar Troya

* Fuen­te: Bra­sil De Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *