¡Que se vayan! !Fue­ra yan­quis! !Go home!

Oye, Trump, por si no lo sabías, Colom­bia y Vene­zue­la son dos nacio­nes her­ma­nas naci­das de la espa­da y de la lucha coman­da­da por el liber­ta­dor Simón Bolí­var. La Amé­ri­ca del sur no es el patio tra­se­ro de los Esta­dos Uni­dos. La Doc­tri­na Mon­roe y el Des­tino Manifies­to no pasan de ser una fan­ta­sía, un des­va­río neo­co­lo­nial de cier­tos gober­nan­tes de la Casa Blan­ca. Res­pe­te nues­tra liber­tad y nues­tra inde­pen­den­cia. La auto­de­ter­mi­na­ción del sur, en uni­dad, es y segui­rá sien­do nues­tro gran sue­ño has­ta su con­cre­ción. Sere­mos una Gran Nación de Repú­bli­cas her­ma­nas. Esa visión estra­té­gi­ca de Bolí­var no ha per­di­do vigen­cia, ni ha sido derro­ta­da; sigue sien­do la ruta de nues­tro futuro.

Nues­tra inde­pen­den­cia alcan­zó sus pri­me­ras vic­to­rias en Boya­cá y en Cara­bo­bo con la uni­dad de los ejér­ci­tos de Colom­bia y Vene­zue­la. Lue­go plan­tó el estan­dar­te de la liber­tad en Pichin­cha y Aya­cu­cho, pero ya con un ejér­ci­to lati­no­ame­ri­cano de vene­zo­la­nos, colom­bia­nos, ecua­to­ria­nos, perua­nos, chi­le­nos y argen­ti­nos. ¡Cuán­ta razón tenía el Liber­ta­dor!: «Uni­dos sere­mos fuer­tes y mere­ce­re­mos res­pec­to; divi­di­dos y ais­la­dos, pere­ce­re­mos». Sin duda ten­dre­mos que vol­ver a esos vie­jos tiem­pos. No podrá la ciza­ña de la divi­sión rega­da por Trump con la ayu­da de una oli­gar­quía apá­tri­da y san­tan­de­ris­ta, des­ba­ra­tar la hoja de ruta escri­ta por el Liber­ta­dor con sus pro­pias manos.

El mun­do está cam­bian­do. Los pue­blos están des­per­tan­do. El capi­tal que nació cho­rrean­do san­gre por todas par­tes, pro­du­cien­do irra­cio­na­les cata­clis­mos huma­ni­ta­rios, ha pela- do mucho más el cobre en medio de la pan­de­mia que hoy azo­ta al mun­do. ¡Bas­ta ya! Es hora de que Washing­ton reti­re sus tro­pas de Asia Occi­den­tal y aban­do­ne la ilu­sión de man­te­ner su pre­do­mi­nio mun­dial median­te la fuer­za y la barbarie.

El pro­pio pue­blo de los Esta­dos Uni­dos ya está har­to de tan­to abu­so y de tan­to atro­pe­llo en su nom­bre. Nadie entien­de que en medio de esta cri­sis huma­ni­ta­ria glo­bal se siga per­si­guien­do a los her­ma­nos negros con la irra­cio­na­li­dad de un racis­mo cadu­co y ana­cró­ni­co, y que se siga atro­pe­llan­do el dere­cho a la libre auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos cuyo deco­ro les impi­de arro­di­llar­se ante un impe­rio deca­den­te. Es lo que ocu­rre con Vene­zue­la, con Cuba, con Irán, y con otros pue­blos. Déjen­los ser, que no es un deli­to abra­zar el orden social que quie­ran para lograr la feli­ci­dad de sus pueblos.

Sí; el mun­do está cam­bian­do: el pro­pio ejér­ci­to de los Esta­dos Uni­dos le vol­tea la espal­da a la orden del iras­ci­ble Trump de repri­mir las mani­fes­ta­cio­nes de incon­for­mi­dad de su pro­pio pue­blo. En las prin­ci­pa­les capi­ta­les euro­peas la gen­te se soli­da­ri­za con los ofen­di­dos ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses. Los israe­líes recha­zan la pre­ten­sión de ane­xión del gobierno de Ben­ja­min Netan­yahu del ocu­pa­do terri­to­rio pales­tino de Cis­jor­da­nia. Si se mira direc­ta­men­te a los ojos del sen­ti­do común, no hay nin­gu­na expli­ca­ción racio­nal que vali­de una agre­sión a la her­ma­na Vene­zue­la a tra­vés de man­da­ta­rios ser­vi­les como Iván Duque, pre­si­den­te de Colom­bia. Los sol­da­dos colom­bia­nos que, aun­que cons­cien­tes de que el acuer­do de paz de La Haba­na fue trai­cio­na­do, no quie­ren una gue­rra azu­za­da por los Esta­dos Uni­dos con­tra Vene­zue­la; desean paz, vida dig­na, solu­cio­nes diplo­má­ti­cas y rela­cio­nes res­pe­tuo­sas con los paí­ses vecinos.

Los colom­bia­nos todos, el movi­mien­to social y polí­ti­co, debe­mos pedir a los sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses, que han sido envia­dos al país con el pre­tex­to bala­dí de la lucha anti­nar­có­ti­cos, que no se pres­ten para una gue­rra de agre­sión con­tra Vene­zue­la, que se decla­ren en des­obe­dien­cia como sus com­pa­ñe­ros de armas, y exi­jan su regre­so al país del norte.

Con­vir­ta­mos esta encru­ci­ja­da his­tó­ri­ca, en el tiem­po de la soli­da­ri­dad glo­bal. Soli­da­ri­dad de los pue­blos del mun­do con la Vene­zue­la agre­di­da, ultra­ja­da y roba­da por Donald Trump. Soli­da­ri­dad con la Cuba de Fidel, que, a pesar de estar mania­ta­da por un blo­queo inhu­mano, no deja de espar­cir su soli­da­ri­dad entre los sufrien­tes y los pobres de la tie­rra en épo­ca de incer­ti­dum­bre y de catás­tro­fe. Por otra par­te, si está demos­tra­do que los ira­níes no se rin­den, enton­ces, res­pe­ten su cul­tu­ra y su visión del mun­do. Los per­sas son tam­bién un pue­blo aman­te de la paz.

La lucha por la huma­ni­dad, tie­ne que triun­far. El mun­do debe aden­trar­se por los múl­ti­ples cami­nos de la soli­da­ri­dad y la her­man­dad, para bus­car por esa vía una solu­ción a la cri­sis mun­dial. Un nue­vo orden social, un mun­do de jus­ti­cia, res­pe­to, coope­ra­ción y her­man­dad, es posi­ble. Ten­dre­mos todos ‑si nos uni­mos- una nue­va opor­tu­ni­dad sobre la tie­rra. La uni­dad de los pue­blos es la espe­ran­za de una nue­va aurora.

Por las FARC-EP, Segun­da Marquetalia

Junio 10 de 2020

La entra­da ¡Que se vayan! !Fue­ra yan­quis! !Go home! se publi­có pri­me­ro en farc​-ep​.net.

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *