Perú. Cuba: El apo­yo en la pandemia

Por: Fran­cis­co Pérez García/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de junio de 2020

Hace unos días, un equi­po de 85 médi­cos pro­ce­den­tes de Cuba lle­gó a nues­tro país como par­te de un acuer­do soli­da­rio entre el esta­do peruano y el gobierno de dicho país para brin­dar apo­yo en la lucha con­tra la pan­de­mia del Covid19 que se desa­rro­lla inten­sa­men­te a lo lar­go de nues­tro terri­to­rio nacional. 

Para cono­cer los deta­lles de esta misión médi­ca con­ver­sa­mos con Ser­gio Gon­zá­lez, emba­ja­dor de Cuba en el Perú, quien nos comen­tó que este gru­po de pro­fe­sio­na­les de la salud esta­rá des­ta­ca­do en Aya­cu­cho (16), Moque­gua (16), Are­qui­pa (26) y Ancash (27). “En esta últi­ma región comen­za­rán a tra­ba­jar en Chim­bo­te, don­de al pare­cer exis­te un preo­cu­pan­te cre­ci­mien­to de la epi­de­mia”, expresó.

¿Cómo han sido las nego­cia­cio­nes con el esta­do peruano para con­cre­tar la ayuda?

Inten­sas y fruc­tí­fe­ras. Las par­tes han debi­do eva­luar innu­me­ra­bles deta­lles téc­ni­cos pro­pios de la acti­vi­dad médi­ca a la que se enfren­ta­rán los cola­bo­ra­do­res de la Isla, pero sobre todo los rela­ti­vos a las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y con­di­cio­nes prác­ti­cas de exis­ten­cia, que se han acor­da­do en estric­to ape­go a las nor­mas labo­ra­les, migra­to­rias y has­ta sani­ta­rias de ambos paí­ses. Todo esto debió hacer­se en las cir­cuns­tan­cias que impo­ne el modo pau­sa mun­dial, la limi­ta­ción de movi­mien­tos den­tro del Perú, el cie­rre de aero­puer­tos que impli­ca el cese de las ope­ra­cio­nes de las aero­lí­neas y otras. Pero pre­va­le­ció el áni­mo de con­cre­tar la ini­cia­ti­va, que fue amplia­men­te con­sen­sua­da entre las auto­ri­da­des de gobierno y las gober­na­cio­nes regio­na­les, el minis­te­rio de Salud, el de Rela­cio­nes Exte­rio­res y el Cole­gio Médi­co, así como los minis­te­rios homó­lo­gos cuba­nos y las res­pec­ti­vas emba­ja­das. En el tra­mo final, el minis­te­rio de Defen­sa y la Poli­cía Nacio­nal del Perú desem­pe­ña­ron un deci­si­vo rol para ase­gu­rar el traslado.

¿Apar­te de Perú a que otros paí­ses de la región están lle­gan­do para brin­dar el apo­yo solidario?

Para enfren­tar la Covid-19 han via­ja­do alre­de­dor de 2,500 cola­bo­ra­do­res en 32 bri­ga­das cuba­nas del con­tin­gen­te Henry Reeve a 25 paí­ses. En algu­nos casos se han suma­do a otros pro­fe­sio­na­les que ya esta­ban tra­ba­jan­do en vir­tud de acuer­dos bila­te­ra­les previos.

En la región, están en Anti­gua y Bar­bu­das, Bar­ba­dos, Beli­ce, Domi­ni­ca, Gra­na­da, Hon­du­ras, Hai­tí, Jamai­ca, Méxi­co, Nica­ra­gua, Suri­na­me, San­ta Lucía, San Vicen­te y las Gra­na­di­nas, San Cris­tó­bal y Nie­ves, Tri­ni­dad y Toba­go y Venezuela.

En Áfri­ca están en Ango­la, Togo, Cabo Ver­de y Sudá­fri­ca. En Euro­pa, están en Ita­lia y Ando­rra. Tam­bién están en el Medio Orien­te, en Kuwait y Qatar.

Es por este apor­te que se ha levan­ta­do una cam­pa­ña inter­na­cio­nal a favor de la con­ce­sión del Pre­mio Nobel al con­tin­gen­te para la coope­ra­ción Henry Reeve, al que ya la OMS le otor­gó el pre­mio Dr. Lee Jong Wook.

Este apor­te cubano for­ma par­te de la lar­ga his­to­ria de soli­da­ri­dad hacia nues­tro país ¿qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne 50 años des­pués del apo­yo a Perú tras el terre­mo­to de 1970?

Extra­or­di­na­rio sim­bo­lis­mo. Un día como ayer, 06 de junio, hace 50 años Fidel se ten­dió en una cami­lla de un ban­co de san­gre del barrio Veda­do e hizo una dona­ción, con la que con­vo­có a los 8 millo­nes 500 mil cuba­nos de enton­ces a dar su apor­te volun­ta­rio. 150 mil bol­sas de san­gre y plas­ma se reco­gie­ron y, pos­te­rior­men­te, 37 cons­truc­to­res levan­ta­ron 6 hos­pi­ta­les, tres de ellos en la región. Hace unos meses pude visi­tar 2 que toda­vía fun­cio­nan y aho­ra van a alo­jar pro­ba­ble­men­te a una nue­va hor­na­da de médi­cos cuba­nos. La mayor par­te de ellos, no había naci­do hace 50 años.

Es decir, la his­to­ria tie­ne esos ciclos, esas sor­pre­sas. Para com­ple­tar, por estos mis­mos días en que con­me­mo­ra­mos medio siglo de la epo­pe­ya de soli­da­ri­dad que siguió al terre­mo­to, un gru­po de la Aso­cia­ción Perua­na de Gra­dua­dos en Cuba hizo una dona­ción de cajas de equi­pos de pro­tec­ción per­so­nal (EPP) a los cola­bo­ra­do­res que han veni­do a sumar­se a la lucha con­tra la Covid 19. Fue­ron una repre­sen­ta­ción de los alre­de­dor de 2,000 gale­nos gra­dua­dos en Cuba por las becas otor­ga­das en dife­ren­tes momen­tos por el gobierno revolucionario.

¿Qué le res­pon­den a las voces que hablan ‑otra vez- de una inje­ren­cia polí­ti­ca cada vez que Cuba envía a sus médicos?

Ape­nas le pres­ta­mos aten­ción. Sig­ni­fi­ca que cabal­ga­mos, para recor­dar al Qui­jo­te. Pero no deja­mos de reflexionar.

La dere­cha recal­ci­tran­te y nues­tros detrac­to­res tie­nen un dile­ma irra­cio­nal e inso­lu­ble. Que se pon­gan de acuer­do! O los acu­san de ser “escla­vos” o de ser “espías”, pero ambas con­di­cio­nes, com­pren­de­rás, son incom­pa­ti­bles. No exis­te la magia que pue­da con­ver­tir a un escla­vo en espía o agen­te político.

Es par­te de la narra­ti­va del eje Washing­ton-Mia­mi, que des­pués encuen­tra en el Nue­vo Herald y el gru­po El Comer­cio una siem­pre ser­vi­cial caja de reso­nan­cia. Pare­cía supe­ra­da en la últi­ma eta­pa de la admi­nis­tra­ción Oba­ma, quien lle­gó a supri­mir el lla­ma­do Pro­gra­ma Paro­le para Pro­fe­sio­na­les Médi­cos Cuba­nos (que ins­ta­ba a los médi­cos a deser­tar de sus misio­nes) y pre­via­men­te había dicho (22 de mar­zo de 2016):

«Hemos desem­pe­ña­do roles muy dife­ren­tes en el mun­do. Pero nadie debe­ría negar el ser­vi­cio que miles de médi­cos cuba­nos han pres­ta­do a los pobres y los que sufren. El año pasa­do, tra­ba­ja­do­res de la salud esta­dou­ni­den­ses –y mili­ta­res de EEUU– tra­ba­ja­ron codo a codo con los cuba­nos para sal­var vidas y aca­bar con el Ébo­la en Áfri­ca Occi­den­tal. Creo que debe­ría­mos con­ti­nuar tenien­do esa cla­se de coope­ra­ción en otros países».

Pero cam­bió la admi­nis­tra­ción y den­tro de la nue­va se entro­ni­zó la mafia maya­me­ra, con Mar­co Rubio a la cabe­za y su furi­bun­do odio anti­cu­bano. El inefa­ble John Bol­ton, ase­sor para la segu­ri­dad nacio­nal, resu­mió en un capri­cho la nue­va doc­tri­na: aca­bar con el mito de la medi­ci­na cuba­na y su cooperación.

Aquí cabe la espe­cu­la­ción. Ten­drían nues­tros detrac­to­res la mis­ma des­fa­cha­tez y mez­quin­dad de actuar con­tra la hipo­té­ti­ca admi­nis­tra­ción de Hillary Clin­ton, de haber man­te­ni­do la acti­tud de Oba­ma? Se opon­drían a la “línea de Washing­ton” si una admi­nis­tra­ción dife­ren­te se deci­die­ra por una acti­tud civi­li­za­da de coope­ra­ción como insi­nua­ba Obama?.

Pom­peo – de quien toda­vía espe­ra­mos una con­de­na con­tra el ata­que terro­ris­ta con­tra la emba­ja­da de Cuba en Washing­ton, que su gobierno debe­ría pro­te­ger— no pier­de oca­sión para denos­tar la cola­bo­ra­ción cuba­na un día sí y otro tam­bién. Con él, el sub­se­cre­ta­rio Kozak y su encar­ga­da de nego­cios en La Haba­na, arti­cu­lan un beli­co­so equi­po de choque.

Des­pués, un par de gobier­nos obse­cuen­tes de la región y par­te de la pren­sa dere­chis­ta hacen el res­to. Cuan­do, en medio de la epi­de­mia, las muer­tes en EEUU alcan­za­ban los 6 dígi­tos, el gobierno de Trump deci­dió dedi­car 3 millo­nes de dóla­res de los que apor­tan los con­tri­bu­yen­tes nor­te­ame­ri­ca­nos a per­se­guir y denun­ciar supues­tas vio­la­cio­nes de los dere­chos de nues­tros cola­bo­ra­do­res. No los dedi­có a com­prar los tan nece­sa­rios ven­ti­la­do­res mecá­ni­cos ni al desa­rro­llo de la vacu­na con­tra la covid, sino a “aca­bar con el mito de la medi­ci­na cuba­na”. Nadie más en el Mun­do, apar­te de esos 4 gatos, está preo­cu­pa­do por los supues­tos incon­ve­nien­tes de la cola­bo­ra­ción médi­ca cubana.

Eso es lo que te diría, Fran­cis­co, para evi­tar hablar del irres­pe­to y la afren­ta que sig­ni­fi­ca para 164 paí­ses que sean con­si­de­ra­dos como “escla­vis­tas” o ton­tos mani­pu­la­bles por haber reci­bi­do la cola­bo­ra­ción de más de 400,000 pro­fe­sio­na­les de la salud de Cuba en 56 años, ni más con­cre­ta­men­te de las 66 nacio­nes en que hoy se desem­pe­ñan 29,000. 

Y por si aca­so, rati­fi­ca­mos que no que­re­mos el copy­right de los esque­mas de cola­bo­ra­ción. Si algu­na gran poten­cia quie­re emu­lar­nos, bien­ve­ni­da sea. Oja­lá tuvié­ra­mos a los médi­cos nor­te­ame­ri­ca­nos o de otros paí­ses des­ple­ga­dos en todo el mun­do resol­vien­do los abru­ma­do­res pro­ble­mas de salud y superan­do las caren­cias que la Covid 19 ha pues­to de manifiesto.

No anda­mos por el Mun­do tor­cien­do bra­zos, ni uti­li­za­mos la soli­da­ri­dad – por­que no sería tal— ni la cola­bo­ra­ción como mone­da de cam­bio. La evi­den­cia la pue­des encon­trar en que hemos man­te­ni­do los acuer­dos de cola­bo­ra­ción en paí­ses que cam­bia­ron de gobierno y signo polí­ti­co, inclu­so como resul­ta­do de gol­pes de esta­do. Allí don­de las nue­vas auto­ri­da­des res­pe­ta­ron los acuer­dos y mani­fes­ta­ron su inte­rés por la acti­vi­dad, nues­tros cola­bo­ra­do­res pro­si­guie­ron entre­gan­do sus esfuer­zos con toda legi­ti­mi­dad y dig­ni­dad para bene­fi­cio de la salud de los pue­blos que los acogieron.

¿Cómo está Cuba afron­tan­do este tema de la pandemia?

Creo que no es pre­ten­cio­so decir que está­ba­mos pre­pa­ra­dos para la pan­de­mia des­de hace muchos años. Es decir, no tuvi­mos que pre­pa­rar­nos para “este” fenó­meno en par­ti­cu­lar por­que hemos desa­rro­lla­do un sóli­do sis­te­ma de salud con capa­ci­da­des sufi­cien­tes para enfren­tar cual­quier con­tin­gen­cia y ade­más con­tri­buir a la lucha mun­dial con­tra otros flagelos.

La cla­ve para el éxi­to de esa lucha han sido las polí­ti­cas públi­cas, a par­tir de una fir­me volun­tad del esta­do y la con­si­de­ra­ción de la salud como dere­cho humano inalie­na­ble, no una mercancía. 

No se gra­dúan 95 mil médi­cos en una déca­da. No se con­si­gue una den­si­dad de médi­cos de 9 por cada 1,000 habi­tan­tes (la mayor del mun­do) de la noche a la maña­na, ni se con­si­guen 5,2 camas hos­pi­ta­la­rias por cada 1,000 per­so­nas en cues­tión de semanas.

La epi­de­mia la hemos enfren­ta­do con un doble ani­llo de con­ten­ción. El pri­me­ro, con medi­das socia­les de pre­ven­ción, apo­ya­das en ese poten­cial de recur­sos huma­nos cali­fi­ca­dos. Esto ha per­mi­ti­do que, sin lle­gar a la inmo­vi­li­za­ción gene­ral obli­ga­to­ria, se hayan podi­do detec­tar los focos de con­ta­gio (unos 45 even­tos), ais­lar­los y des­ac­ti­var­los. La deci­sión ha sido ais­lar no solo a los con­ta­gia­dos acti­vos, sino tam­bién a los asin­to­má­ti­cos y los sos­pe­cho­sos, en ins­ti­tu­cio­nes del Estado.

En el segun­do ani­llo están las accio­nes clí­ni­cas y los pro­to­co­los de enfren­ta­mien­to a la epi­de­mia una vez que se detec­ta un sos­pe­cho­so. Para él se uti­li­zan tra­ta­mien­tos pre­ven­ti­vos. Lue­go, para los que desa­rro­llan sín­to­mas, se uti­li­za una varie­dad de accio­nes que inclu­yen el sumi­nis­tro de alre­de­dor de 20 fár­ma­cos, la mayo­ría fabri­ca­dos en Cuba. Se cuen­tan entre ellos el inter­fe­rón alfa 2B ®, el ito­li­zu­mab y un pép­ti­do nove­do­so crea­do por el Cen­tro de Inge­nie­ría Gené­ti­ca y Bio­tec­no­lo­gía de La Haba­na que lle­va su nom­bre, el CIGB-258.

¿Qué apor­tes cien­tí­fi­cos están brin­dan­do en esta lucha de encon­trar una vacuna?

El inter­fe­rón cubano se uti­li­zó con gran éxi­to en Chi­na; mien­tras que el CIGB-258 ha sido efec­ti­vo en el 78% de los casos crí­ti­cos y el 92,3% de los gra­ves tra­ta­dos en Cuba, mien­tras que a nivel mun­dial la sobre­vi­ven­cia de los casos crí­ti­cos que se logra es 30% sin el uso del mis­mo. Aquí entra a jugar la otra con­quis­ta de la Revo­lu­ción: su emble­má­ti­ca bio­tec­no­lo­gía y su indus­tria far­ma­céu­ti­ca, el desa­rro­llo del poten­cial cien­tí­fi­co de la Isla.

La apli­ca­ción de estas con­duc­tas nos per­mi­tió supe­rar a fines de abril el pico de la epi­de­mia. Para que ten­gas una idea, La Haba­na ha sido el epi­cen­tro y allí, en esos días de mayor can­ti­dad de casos acti­vos, sólo se ocu­pó el 30% de las camas hos­pi­ta­la­rias y el 8% de las camas de cui­da­dos intensivos.

Hoy tene­mos 248 casos acti­vos y 3 crí­ti­cos o gra­ves, una situa­ción favo­ra­ble que nos per­mi­te con­si­de­rar que la epi­de­mia está bajo con­trol. Hemos acu­mu­la­do 190 con­ta­gia­dos por cada millón de habi­tan­tes y lamen­ta­do la muer­te de 7 per­so­nas por cada millón. Cuba ocu­pa el lugar 93 por el núme­ro de con­ta­gia­dos abso­lu­tos en el uni­ver­so de más de 200 países.

El CIGB es uno de más de 100 cen­tros de inves­ti­ga­ción que desa­rro­lla un can­di­da­to vacu­nal con­tra la Covid-19. Pero las inves­ti­ga­cio­nes avan­zan en ambos sen­ti­dos: en la bús­que­da de la vacu­na y en el desa­rro­llo de tra­ta­mien­tos para la curación.

¿Ven­drá otro gru­po de pro­fe­sio­na­les o solo estos 85 que han lle­ga­do a Perú?

Todo depen­de­rá de cómo evo­lu­cio­ne la pan­de­mia en el Perú y en otras par­tes del mun­do, que tam­bién han recla­ma­do la cola­bo­ra­ción cuba­na. Por nues­tra par­te, esta­re­mos aten­tos a los reque­ri­mien­tos perua­nos y hare­mos las eva­lua­cio­nes per­ti­nen­tes en cada momen­to. Volun­tad de ayu­dar no nos faltará.

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *