Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Darío Sztajnsz­raj­ber: “La pan­de­mia va ter­mi­nar pero el con­fi­na­mien­to va a continuar”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 10 junio 2020.-

El filó­so­fo obser­va el ais­la­mien­to social, pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio pro­vo­ca­do por el coro­na­vi­rus en tér­mi­nos de ries­gos y opor­tu­ni­da­des a futu­ro. Los temo­res y la incer­ti­dum­bre fren­te a lo des­co­no­ci­do, el bar­bi­jo de la pos­pan­de­mia y la oca­sión para repensarse.

Por Bár­ba­ra Schijman.

Darío Sztajnsz­raj­ber es licen­cia­do en filo­so­fía, ensa­yis­ta y docen­te. Su modo es cer­cano y cla­ro, y enton­ces la filo­so­fía se vuel­ve más terre­nal, más acce­si­ble. A con­ti­nua­ción, el hom­bre del ape­lli­do impro­nun­cia­ble ana­li­za las modi­fi­ca­cio­nes en las rela­cio­nes inter­per­so­na­les que tra­jo apa­re­ja­do el con­fi­na­mien­to y en ese sen­ti­do advier­te sobre el peli­gro de que se ins­ta­le cier­to “espí­ri­tu de dela­ción como una mane­ra de víncu­lo social”. Al mis­mo tiem­po, y con un tin­te más espe­ran­za­dor, cree­que “van a vol­ver a tener peso las fron­te­ras nacio­na­les por­que hay algo del Esta­do nacio­nal que vol­vió a tener una sobe­ra­nía que esta­ba des­di­bu­ja­da”. Esto últi­mo, sub­ra­ya, “siem­pre tie­ne que ver con la redis­tri­bu­ción y enton­ces con la posi­bi­li­dad como míni­mo de una ten­den­cia hacia cier­ta jus­ti­cia social”.

–¿Cómo está per­ci­bien­do el trans­cu­rrir de la cuarentena?

–Creo que la cua­ren­te­na no pue­de ser ana­li­za­da en sí mis­ma por­que no se ter­mi­na de defi­nir su exten­sión. Enton­ces la fal­ta de defi­ni­ción hace que todo lo que diga­mos sobre el pro­ce­so esté siem­pre abier­to al cam­bio. Una cosa es que la cua­ren­te­na dure una sema­na más, y enton­ces uno va a pen­sán­do­se a sí mis­mo en fun­ción de dos meses de con­fi­na­mien­to; otra cosa es saber que pue­de durar seis meses y uno de algún modo se pre­pa­ra en fun­ción de eso. Pero hay algo de la pér­di­da de los lími­tes que tie­ne que ver con la incer­ti­dum­bre de su final. O sea que no solo no sabe­mos cuán­do va a ter­mi­nar sino que esta­mos cada vez más con­ven­ci­dos de que va a que­dar en tér­mi­nos espec­tra­les, que hay algo de ese con­fi­na­mien­to que va a que­dar de algu­na mane­ra impreg­nan­do mucho de nues­tros lazos socia­les. Esa sen­sa­ción de incer­ti­dum­bre hacia el futu­ro gene­ra lo que es típi­co de las angus­tias exis­ten­cia­les. No nos olvi­de­mos que una angus­tia es siem­pre angus­tia fren­te a una nada inasi­ble, hacia la inde­ter­mi­na­ción. Creo que algo de eso nos pasa.

–En este con­tex­to, ¿qué lugar pasó a ocu­par el tiempo?

–Hay un vie­jo tex­to deGior­gio Agam­benInfan­cia e his­to­ria, don­de dice que cual­quier revo­lu­ción tie­ne que empe­zar por una revo­lu­ción en nues­tra con­cep­ción del tiem­po. Sus­cri­bo por­que creo que uno de los luga­res don­de se cons­tru­ye el sen­ti­do común hege­mó­ni­co es en la idea de tiem­po lineal y pro­duc­ti­vo. Ese tiem­po lineal y pro­duc­ti­vo está colap­sa­do, está des­qui­cia­do. En el tex­to de William Sha­kes­pea­re, cuan­do ve el fan­tas­ma de su padre muer­to, Ham­let dice que el tiem­po está fue­ra de qui­cio. Es muy fuer­te la idea de algo des­qui­cia­do para hablar del tiem­po por­que no solo tie­ne que ver con su des­an­cla­je de los luga­res en los que esta­mos acos­tum­bra­dos a per­ci­bir y vivir la tem­po­ra­li­dad sino que tam­bién hay una sen­sa­ción de deri­va, de que no pode­mos ter­mi­nar de orde­nar­nos. Fren­te a este tex­to, Jac­ques Derri­da escri­be Espec­tros de Marx, toman­do jus­ta­men­te la idea del tiem­po des­qui­cia­do; de algún modo Marx nun­ca mue­re, sino que se vol­vió un fan­tas­ma que nos ase­dia todo el tiem­po. Creo que el tiem­po des­qui­cia­do nos colo­ca en la figu­ra del fan­tas­ma. O sea, nos vol­vi­mos medio fantasmas.

–¿Fan­tas­mas en qué sentido?

–En el sen­ti­do de que aque­llos luga­res en los que está­ba­mos acos­tum­bra­dos a vivir des­de ese orden nor­ma­li­za­do y coti­diano de algún modo está en cri­sis. Enton­ces no enten­de­mos bien la dife­ren­cia entre el afue­ra y el aden­tro, entre el tra­ba­jo y el ocio, no enten­de­mos bien la dife­ren­cia, ni hablar, entre el amor y la nece­si­dad. Algo de esas líneas divi­so­rias muy pro­pias de la socie­dad nor­ma­li­za­da de algu­na mane­ra empie­zan a per­der sus lími­tes. No nos olvi­de­mos de que un fan­tas­ma es jus­ta­men­te el que rom­pe la línea divi­so­ria más fun­da­men­tal, que es entre la vida y la muer­te. En ese sen­ti­do hay algo de ese tiem­po pro­duc­ti­vo que está dete­ni­do y que enton­ces nos gene­ra dos opcio­nes: o nos entre­ga­mos a otra ver­sión del tiem­po con lo que de angus­tia, incer­ti­dum­bre, pero tam­bién de opor­tu­ni­dad esto trae, o uno se resis­te a esta idea y lo que hace es que­rer vol­ver pro­duc­ti­va la vida en cua­ren­te­na como ino­cu­lan­do esa pro­duc­ti­vi­dad pro­pia del sis­te­ma en un parén­te­sis que real­men­te nos per­mi­ti­ría mover­nos en otra dimen­sión. Dadas las resis­ten­cias que la situa­ción sus­ci­ta muchas veces uno sigue ponién­do­se el des­per­ta­dor cuan­do no lo nece­si­ta, sigue comien­do en los hora­rios con­sa­bi­dos cuan­do el coti­diano cam­bió total­men­te de esque­ma y sobre todo quie­re hacer de su paso por el con­fi­na­mien­to un acon­te­ci­mien­to pro­duc­ti­vo cuan­do me pare­ce que lo más intere­san­te de lo que suce­de es que se pone en jaque la idea de productividad.

–¿A qué le pare­ce que le teme­mos más, al virus, a lo que pasa den­tro de nues­tras casas y en noso­tros mis­mos en sole­dad, a no vol­ver a esa nor­ma­li­dad conocida?

–En reali­dad la pan­de­mia y la cua­ren­te­na son dos acon­te­ci­mien­tos com­ple­ta­men­te dis­tin­tos. En todos los aná­li­sis en los que nos engan­cha­mos lo toma­mos como un acon­te­ci­mien­to úni­co. La cua­ren­te­na es la for­ma en que se deci­dió reac­cio­nar y tomar deci­sio­nes pre­ven­ti­vas en fun­ción de la cues­tión médi­ca o bio­ló­gi­ca, la pan­de­mia. El hecho de la pan­de­mia nos gene­ra obvia­men­te un mon­tón de inte­rro­gan­tes que ana­li­za­mos des­de el pun­to de vis­ta médi­co e, inclu­so, des­de el pun­to de vis­ta filo­só­fi­co, acer­ca de lo que son los lími­tes del indi­vi­duo. Aho­ra, la cua­ren­te­na exce­de esto por­que tie­ne que ver ade­más con for­ma­tos de orde­na­mien­to socio­po­lí­ti­co que varia­ron en dis­tin­tas socie­da­des y don­de se ve la dife­ren­cia es en lo siguien­te: yo creo que en algún momen­to la pan­de­mia va ter­mi­nar pero el con­fi­na­mien­to va a con­ti­nuar. Va a con­ti­nuar sim­bó­li­ca­men­te en sus dis­tin­tas for­mas y en el modo en que va a ter­mi­nar impreg­nan­do nues­tra subjetividad.

–¿En tér­mi­nos de mirar al otro con temor y recelo?

–En el sen­ti­do de que en algún momen­to la pan­de­mia va a ter­mi­nar pero por ejem­plo la cons­truc­ción del otro como agen­te de con­ta­gio per­ma­nen­te e inmi­nen­te va a que­dar. Y va a que­dar duran­te mucho tiem­po. La pan­de­mia va a ter­mi­nar pero el bar­bi­jo va a que­dar. Y va a que­dar no solo por­que lo nece­si­te­mos real­men­te sino por­que va a resig­ni­fi­car­se en nues­tra rela­ción con un otro que se vol­vió en la pan­de­mia, y des­de antes diría, un agen­te peli­gro­so. ¿Enton­ces qué me da más mie­do a mí? Me da mie­do todo, obvio, pero más allá de la pan­de­mia visua­li­zo tam­bién, y me da más mie­do, estas con­se­cuen­cias o deri­va­cio­nes socia­les que van a per­ma­ne­cer más allá de la pan­de­mia. Me preo­cu­pa que este esta­do de acua­ren­te­na­mien­to exce­da la mis­ma pan­de­mia y se vuel­va un for­ma­to posi­ble. De algu­na for­ma los que apos­ta­mos siem­pre a la prio­ri­dad del otro vemos como que de algún modo esta­mos per­dien­do ahí una batalla.

–Decía recién que cier­to ais­la­mien­to pre­ce­de a este momen­to. En este sen­ti­do la tec­no­lo­gía, así como conec­ta y acer­ca, tam­bién des­co­nec­ta y aleja.

–Si lo toma­mos en tér­mi­nos con­cep­tua­les, una con­cep­ción indi­vi­dua­lis­ta de algu­na mane­ra ya par­te de un ais­la­mien­to en tér­mi­nos con­cep­tua­les, por­que la idea pri­mi­ge­nia de que todo des­can­sa en últi­ma ins­tan­cia y como fun­da­men­to pri­me­ro de todo en la idea de indi­vi­duo supo­ne el ence­rra­mien­to del suje­to sobre sí mis­mo. La mis­ma idea de indi­vi­duo es una idea de ais­la­mien­to social que de algún modo pone las rela­cio­nes con los otros en un lugar secun­da­rio, es decir, todos los otros se vuel­ven medios a dis­po­si­ción para que uno en tér­mi­nos indi­vi­dua­les deci­da sobre uno y sobre los otros. Muy dife­ren­tes es pen­sar­nos en tér­mi­nos comu­ni­ta­rios, don­de en reali­dad el indi­vi­duo es más bien un efec­to, un pro­duc­to, y don­de hay un otro que te está cons­ti­tu­yen­do todo el tiem­po. Por eso digo que hay una idea de ais­la­mien­to que está en noso­tros des­de que nos pen­sa­mos en tér­mi­nos indi­vi­dua­lis­tas, no en tér­mi­nos indi­vi­dua­les. El tema es cuan­do uno lo colo­ca o lo endio­sa como fun­da­men­to pri­me­ro de todo. En una socie­dad, que a mí me gus­ta lla­mar neo­in­di­vi­dua­lis­ta, por­que tie­ne estas carac­te­rís­ti­cas nue­vas, la tec­no­lo­gía y las dis­tin­tas situa­cio­nes del coti­diano con­tem­po­rá­neo ayu­dan mucho a esta sen­sa­ción per­ma­nen­te de estar de algún modo en cier­tos con­fi­na­mien­tos. Tra­ba­jé en algu­nos libros esta idea del amor mis­mo que, en lugar de ser una aper­tu­ra y una entre­ga al otro, ter­mi­na sien­do siem­pre la pro­yec­ción que uno hace de sí mis­mo en el otro. Y en ese sen­ti­do tam­bién habla­mos de ais­la­mien­to, en tér­mi­nos existenciales.

–¿Qué le preo­cu­pa más de los víncu­los pospandemia?

–Hacia el futu­ro me preo­cu­pa esta espe­cie de espí­ri­tu de dela­ción, que es poli­cía­co, es de vigi­lan­cia, y de cons­truir sen­ti­do en el acto de dela­tar cuan­do se supo­ne que el otro trans­gre­de y uno se vuel­ve juez de las prác­ti­cas del vecino. Es decir, que se ins­ta­le ya ese espí­ri­tu de dela­ción como una mane­ra de víncu­lo social. Una cosa es el Esta­do tenien­do que cum­plir un rol de orde­na­mien­to y de cui­da­do del cum­pli­mien­to de la cua­ren­te­na y otra cosa son las fuer­zas de segu­ri­dad copan­do la vía públi­ca y gene­ran­do un empo­de­ra­mien­to tal que per­ma­nen­te­men­te está en la fron­te­ra del des­bor­da­mien­to de sus pro­pias fun­cio­nes. Una cosa es enten­der lo que suce­de con el coro­na­vi­rus des­de la narra­ti­va mili­tar, y otra cosa es que vuel­va a cir­cu­lar en nues­tra socie­dad la metá­fo­ra del enemi­go invi­si­ble, que la cono­ce­mos hace déca­das en nues­tro país y que real­men­te no es muy demo­crá­ti­ca. Por eso creo que una cosa es cui­dar­se con el bar­bi­jo y estar a más de un metro de dis­tan­cia, y otra cosa es que el bar­bi­jo se te vuel­va un bar­bi­jo men­tal. Enton­ces cual­quier cosa que pien­ses en rela­ción con el otro par­te de esa idea tan fuer­te que expre­só Paul Pre­cia­do, que dijo que la nue­va fron­te­ra se ha vuel­to el bar­bi­jo. Es muy fuer­te la idea de que hoy la fron­te­ra dejó de ser la fron­te­ra nacio­nal y pasó a ser, pri­me­ro, la fron­te­ra de tu casa, y des­pués, la mascarilla.

–¿Cuán­to ayu­dan las narra­ti­vas en situa­cio­nes como las actuales?

–Creo que los acon­te­ci­mien­tos que van suce­dien­do los ter­mi­na­mos aco­mo­dan­do en las narra­ti­vas nece­sa­rias para que las cosas nos cie­rren. No es casual que hoy ten­gan tan­ta fuer­za las narra­ti­vas mili­ta­res para hablar de la pan­de­mia, o la narra­ti­va reli­gio­sa. La narra­ti­va reli­gio­sa en el sen­ti­do de que esto no lo pode­mos vivir sino como un apo­ca­lip­sis o una pan­de­mia de dimen­sio­nes bíbli­cas. Las narra­ti­vas se las aña­di­mos noso­tros a los hechos. Se pro­du­ce esa inter­ac­ción entre el hecho y la inter­pre­ta­ción que da esa narra­ti­va que de algún modo por algo sur­ge, para algo vamos por ese lado, algo nos cal­ma y algo nos tranquiliza.

–¿Hay una mayor pre­sen­cia de este espí­ri­tu de dela­ción que des­cri­be que de acti­tu­des de soli­da­ri­dad auténticas?

–En tér­mi­nos gene­ra­les, yo no he vis­to has­ta aho­ra una reac­ción social que impli­ca­se una nue­va idea de soli­da­ri­dad o una espe­cie de con­ver­sión “evan­gé­li­ca” don­de el ser humano fren­te a todos los acon­te­ci­mien­tos de la pan­de­mia se haya vuel­to más amo­ro­so o más cons­cien­te de las des­igual­da­des y por lo tan­to con una prác­ti­ca proac­ti­va de altruis­mo gene­ra­li­za­do. Esto no sig­ni­fi­ca que no haya com­pro­mi­sos fuer­tes de mucha mili­tan­cia y mucho movi­mien­to social que de algún modo sigue hacien­do el tra­ba­jo que venía hacien­do antes. La gen­te que está ayu­dan­do al otro es la gen­te que ya venía ayu­dan­do al otro. Creo que en la mayo­ría de los casos se res­pe­ta la cua­ren­te­na más pen­san­do en que no me con­ta­gien a mí que en el bien común. En ese sen­ti­do creo que en tér­mi­nos de orde­na­mien­to social vivi­mos en esto que decía antes del neo­in­di­vi­dua­lis­mo. Hay un cum­pli­mien­to de la cua­ren­te­na por un cum­pli­mien­to de la nor­ma­ti­va, ade­más de un con­ven­ci­mien­to que tie­ne que ver con que es un cui­da­do para uno. Enton­ces me cues­ta que de esa acti­tud pri­mi­ge­nia que tie­ne que ver con cui­dar­se uno poda­mos encon­trar la fór­mu­la para poder pen­sar en una revo­lu­ción social y en la prio­ri­dad del seme­jan­te. Esto no qui­ta que, en una hipó­te­sis si se quie­re abso­lu­ta­men­te teme­ra­ria, poda­mos pen­sar hacia el futu­ro inme­dia­to no en un capi­ta­lis­mo que se ter­mi­ne, para nada, pero sí en un capi­ta­lis­mo de algún modo más moderado.

–¿Cómo sería un capi­ta­lis­mo más moderado?

–Cuan­do digo mode­ra­do pien­so en lo siguien­te: calcu­lo que nin­gu­na socie­dad hoy se está pen­san­do a sí mis­ma sin una inver­sión de acá a los pró­xi­mos cin­co años en salud públi­ca más ele­va­da de lo que había sido has­ta aho­ra. En ese sen­ti­do creo que hay luga­res de la pre­sen­cia del Esta­do, que si se quie­re esta­ban más en con­flic­to o en polé­mi­ca, que hoy gana­ron su dere­cho a plas­mar­se. Enton­ces me pare­ce que se vie­ne un capi­ta­lis­mo con una pre­sen­cia del Esta­do más fuer­te, que eso siem­pre tie­ne que ver con la redis­tri­bu­ción y enton­ces con la posi­bi­li­dad como míni­mo de una ten­den­cia hacia cier­ta jus­ti­cia social. Aho­ra, no creo que el obje­ti­vo o que el pro­pó­si­to de esta pre­sen­cia del Esta­do, como míni­mo en salud, ni hablar en cien­cia, ten­ga que ver con moti­va­cio­nes altruis­tas o de soli­da­ri­dad sino que en una socie­dad capi­ta­lis­ta inclu­so a los sec­to­res hege­mó­ni­cos les con­vie­ne hoy que no les explo­te el mun­do. Tam­bién creo que van a vol­ver a tener peso las fron­te­ras nacio­na­les por­que hay algo del Esta­do nacio­nal que vol­vió a tener una sobe­ra­nía que esta­ba des­di­bu­ja­da. Es decir que hay algu­nos cam­bios que lejos están del fin del capi­ta­lis­mo pero sí de una nue­va mutación.

–¿Cómo eva­lúa este momen­to des­de lo peda­gó­gi­co, y en para­le­lo, cómo ima­gi­na la escue­la venidera?

–Con res­pec­to a lo que ven­drá hay una incer­ti­dum­bre pri­mi­ge­nia que hace que uno tam­po­co pue­da pla­ni­fi­car por­que no se sabe para qué lado va. La pre­sen­cia inmi­nen­te del coro­na­vi­rus obvia­men­te va a gene­rar un tipo de lazo don­de va a tener con­se­cuen­cias direc­tas al inte­rior de la escue­la. Aho­ra, si de acá a unos meses ya hay una vacu­na con­tra el coro­na­vi­rus enton­ces la cosa cam­bia, por­que todos se vacu­nan y a la escue­la, se ter­mi­nó el pro­ble­ma. Lo que me pare­ce es que no se pue­de pre­ten­der que un chi­co emu­le y repro­duz­ca en su casa, fren­te a una pan­ta­lla, el tipo de pro­duc­ti­vi­dad que se le exi­ge en la escue­la y menos el tipo de nor­ma­li­dad que se le exi­ge en la escue­la. Esto impli­ca tam­bién una posi­bi­li­dad de rein­ven­tar­se a uno en rela­ción al apren­di­za­je. Tam­bién pue­de ser una opor­tu­ni­dad para recu­pe­rar algo que se vino per­dien­do hace tiem­po en la escue­la, que es el deseo. De algún modo la situa­ción ayu­da a ese deseo por el saber, que es la base del cono­ci­mien­to. Por otro lado me preo­cu­pan los docen­tes, sobre todo aque­llos que cum­plen ese doble rol a los que se le sigue exi­gien­do un tra­ba­jo simi­lar al de la vida pre cua­ren­te­na pero que al mis­mo tiem­po están en sus hoga­res tenien­do que hacer­se car­go aho­ra de la vida coti­dia­na. Ni hablar del lugar de la mujer en toda esta tra­ma, y ni hablar del lugar de la mujer docen­te. No es que ya vivi­mos en una socie­dad pos­pa­triar­cal o posproductiva.

–¿Qué otras opor­tu­ni­da­des nos da el contexto?

–Creo que nos da opor­tu­ni­da­des por­que son situa­cio­nes lími­tes, que son aque­llas que te gol­pean con­tra una reali­dad ena­je­na­da y enton­ces hay como una espe­cie de corri­mien­to de las for­mas en que uno se vie­ne pen­san­do a sí mis­mo. Ahí pue­den pre­sen­tar­se opor­tu­ni­da­des. Creo que la cua­ren­te­na más que la pan­de­mia tie­ne esta dua­li­dad: en tér­mi­nos de con­fi­na­mien­to pro­yec­ti­va­men­te para mí des­pier­ta una posi­bi­li­dad muy nega­ti­va que tie­ne que ver con la con­ti­nui­dad del ais­la­mien­to social y la nega­ción del otro; pero en tér­mi­nos exis­ten­cia­les nos movió. Se res­que­bra­jó algo de la soli­dez de ese muro en el que esta­mos de algún modo aden­tra­dos. Tal vez sea un caso don­de se den muchas más trans­for­ma­cio­nes en lo micro que en lo macro. Son tiem­pos para la intros­pec­ción; son tiem­pos para repen­sar­nos. Pro­ba­ble­men­te muchos cam­bie­mos en la expec­ta­ti­va que tene­mos de nues­tro coti­diano y eso ya es un mon­tón; eso tam­bién es algo revolucionario.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *