Pales­ti­na. El Supre­mo israe­lí dero­ga la ley que regu­la­ri­zó los asen­ta­mien­tos en sue­lo pri­va­do palestino

La jus­ti­cia decla­ra incons­ti­tu­cio­nal la lega­li­za­ción retro­ac­ti­va de casas en con­tra de los dere­chos de sus legí­ti­mos dueños

Juan Car­los Sanz, 09 jun 2020 –

En un serio revés judi­cial a la polí­ti­ca de expan­sión de los asen­ta­mien­tos en vís­pe­ras de la ane­xión par­cial de Cis­jor­da­nia, el Tri­bu­nal Supre­mo de Israel dero­gó este mar­tes la lla­ma­da Ley de Regu­la­ri­za­ción de las colo­nias. La nor­ma­ti­va lega­li­za­ba con efec­to retro­ac­ti­vo la cons­truc­ción en terre­nos de pro­pie­dad pri­va­da pales­ti­na sin haber reci­bi­do títu­lo legal ni con­sen­ti­mien­to de sus legí­ti­mos pro­pie­ta­rios ori­gi­na­les en Cisjordania.

Esta ley, que fue una de las ini­cia­ti­vas estre­lla del ante­rior Gobierno de Ben­ja­mín Netan­yahu —con­si­de­ra­do el más dere­chis­ta en la his­to­ria del Esta­do judío — , per­mi­tía la regu­la­ri­za­ción de la pro­pie­dad de unas 4.000 casas de colo­nos median­te una com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca a sus due­ños legí­ti­mos, aun­que sin mediar nego­cia­ción ni pro­ce­so de expro­pia­ción. El tex­to legal seña­la­ba que bas­ta­ba con ale­gar que las tie­rras fue­ron ocu­pa­das “de bue­na fe” para lega­li­zar a pos­te­rio­ri la desposesión.

Por ocho votos a favor y uno en con­tra, los jue­ces del Alto Tri­bu­nal han decla­ra­do incons­ti­tu­cio­nal la Ley de Regu­la­ri­za­ción apro­ba­da en 2017 por la Kne­set (Par­la­men­to) en medio de las pro­tes­tas de la opo­si­ción de cen­troiz­quier­da y el recha­zo de la Auto­ri­dad Pales­ti­na. Orga­ni­za­cio­nes paci­fis­tas israe­líes for­za­ron con sus recur­sos la sus­pen­sión de la entra­da en vigor de la nor­ma, que que­dó en sus­pen­so has­ta ser dero­ga­da hoy, cuan­do que­dan ape­nas tres sema­nas para que el nue­vo Eje­cu­ti­vo de Netan­yahu pon­ga en mar­cha la ane­xión de terri­to­rio ocu­pa­do palestino.

“Esta legis­la­ción infrin­ge de mane­ra ine­quí­vo­ca los dere­chos de pro­pie­dad de los resi­den­tes pales­ti­nos mien­tras da pre­fe­ren­cia a los intere­ses de los colo­nos israe­líes”, esta­ble­ce el Tri­bu­nal Supre­mo en la sentencia.

El pri­mer minis­tro ha dicho tras cono­cer el fallo que se tra­ta­ba de una deci­sión “des­afor­tu­na­da” que afec­ta­rá al futu­ro de los asen­ta­mien­tos. Netan­yahu ha anun­cia­do una nue­va legis­la­ción para hacer posi­ble la regu­la­ri­za­ción de las colo­nias. Su socio de coa­li­ción, el cen­tris­ta Benny Gantz, se ha limi­ta­do a seña­lar que aca­ta­rá la sen­ten­cia y garan­ti­za­rá su aplicación.

Un docu­men­to interno de la Unión Euro­pea des­ve­la­do en 2019 des­cri­bía el ejer­ci­cio efec­ti­vo de la ocu­pa­ción israe­lí en Cis­jor­da­nia como “un régi­men dual”. Aun­que no figu­ra­ba en el tex­to la expre­sión apartheid legal, su con­te­ni­do daba cuen­ta de una jus­ti­cia segregada.

A
los pales­ti­nos se les apli­ca la ley mar­cial y los regla­men­tos dictados
por un depar­ta­men­to “civil” del Minis­te­rio de Defen­sa, y están sometidos
a los tri­bu­na­les cas­tren­ses de “Judea y Sama­ria”, deno­mi­na­ción bíblica
acu­ña­da en Israel para el terri­to­rio cis­jor­dano, según el documento
comunitario.

Estos órga­nos eje­cu­ti­vos y judi­cia­les se rigen tam­bién por nor­mas here­da­das de ante­rio­res pode­res colo­nia­les o admi­nis­tra­do­res. Hay leyes oto­ma­nas aún en vigor (por ejem­plo, para con­fis­car tie­rras pales­ti­nas apa­ren­te­men­te no cul­ti­va­das), bri­tá­ni­cas (para prac­ti­car deten­cio­nes admi­nis­tra­ti­vas, sin pre­sen­tar car­gos e inde­fi­ni­das, que afec­tan aho­ra a unos 440 pri­sio­ne­ros) e inclu­so jor­da­nas, las de la Admi­nis­tra­ción pre­sen­te has­ta 1967, cuan­do Israel ocu­pó los terri­to­rios pales­ti­nos tras la gue­rra de los Seis Días. Los pales­ti­nos some­ti­dos a pro­ce­sos pena­les bajo la ocu­pa­ción tie­nen un índi­ce de con­de­nas del 99,74%, según la memo­ria anual de los tri­bu­na­les mili­ta­res israe­líes de 2011.

fuen­te: El País internacional

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *