Nacion Mapu­che. Las razo­nes del kuxan, cri­sis, Covid 19 y pri­sión polí­ti­ca mapuche

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de junio de 2020

La pan­de­mia del COVID-19 sus­pen­dió la coyun­tu­ra polí­ti­ca más impor­tan­te abier­ta en Chi­le des­de el fin de la dic­ta­du­ra. A par­tir del 18 de octu­bre de 2019, millo­nes de per­so­nas ocu­pa­ron las calles y los terri­to­rios del oasis neo­li­be­ral lati­no­ame­ri­cano bus­can­do cam­biar un orde­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal que ha per­pe­tua­do los intere­ses del impe­ria­lis­mo en el país del sur. El ¨mila­gro chi­leno¨, como lla­mó Fried­man a las refor­mas de libe­ra­li­za­ción eco­nó­mi­ca adop­ta­das duran­te el régi­men mili­tar, no tar­dó en sacra­li­zar la des­igual­dad social como nor­ma divi­na y a las cla­ses domi­nan­tes como sus sacer­do­tes. De esta mane­ra, la cri­sis pan­dé­mi­ca que actual­men­te azo­ta al mun­do se super­pu­so a la cri­sis del mode­lo chi­leno, dejan­do al des­cu­bier­to su ver­da­de­ro motor: la mer­can­ti­li­za­ción total de la vida social.


En ambos esce­na­rios la lógi­ca de admi­nis­tra­ción de la cri­sis ope­ró bajo un mis­mo patrón puni­ti­vis­ta y de pau­pe­ri­za­ción: en el pri­me­ro, con gran dolor para el cam­po popu­lar, dejan­do miles de heri­dos, 32 muer­tos en manos de poli­cías o mili­ta­res y más de 2 mil 500 pre­sos polí­ti­cos[1]. y, en el segun­do, des­pro­te­gien­do a gran­des masas de trabajadores/​as, sal­van­do a empre­sas pri­va­das con fon­dos públi­cos y sacan­do a las calles, nue­va­men­te, a nume­ro­sas tro­pas mili­ta­res para sal­va­guar­dar un inú­til toque de que­da noc­turno. De este modo, el pro­ce­so de imbri­ca­ción de las cri­sis está sien­do uti­li­za­do para arti­cu­lar medi­das de con­trol social, polí­ti­cas de pre­ca­ri­za­ción, un con­jun­to de legis­la­cio­nes en bene­fi­cio de las éli­tes y para apun­ta­lar al capi­tal financiero.

Si bien este nue­vo con­tex­to de pan­de­mia sig­ni­fi­có un sal­va­vi­das para el gobierno de Sebas­tián Piñe­ra, el cual des­pués de la rebe­lión de octu­bre se man­te­nía en la pre­si­den­cia con tan sólo un 6% de apro­ba­ción y en la mira de los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les de Dere­chos Huma­nos, duran­te las últi­mas sema­nas el ham­bre y la fal­ta de opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas han obli­ga­do a las cla­ses popu­la­res a gene­rar alter­na­ti­vas para ali­men­tar­se, emer­gien­do ins­tan­cias como las ollas comu­nes y, fren­te a tal esce­na­rio, han vuel­to a bro­tar mani­fes­ta­cio­nes de indig­na­ción con­tes­ta­ta­ria. Al pare­cer, todo indi­ca que si esta com­ple­ja situa­ción con­ti­núa la rebe­lión popu­lar vol­ve­rá a tomar­se las calles de Chi­le, con o sin pandemia.

Sin embar­go, esta super­po­si­ción de cri­sis no afec­ta trans­ver­sal­men­te a todo el país. Como siem­pre, es sobre los sec­to­res popu­la­res y los pue­blos indí­ge­nas don­de recaen las peo­res con­se­cuen­cias de estos emba­tes, expo­nien­do la acu­mu­la­ción his­tó­ri­ca de des­igual­da­des a las que han esta­do some­ti­dos. Es por esto que en diver­sas zonas del Wall­ma­pu[2] los Lov y comu­ni­da­des mapu­che inme­dia­ta­men­te toma­ron medi­das ante la apa­ri­ción de la pan­de­mia: entre otras, se acti­va­ron redes de apo­yo ali­men­ta­rio y fren­te a la nula reac­ción del gobierno, se levan­ta­ron cor­do­nes higié­ni­cos comu­ni­ta­rios con el fin de res­trin­gir el trán­si­to de turis­tas y el trans­por­te de algu­nas mer­can­cías por los territorios.

Des­de el plano de las resis­ten­cias, la pan­de­mia exhi­bió tam­bién cier­tas dis­tin­cio­nes impor­tan­tes entre el movi­mien­to mapu­che y el movi­mien­to chi­leno que se habían “des­di­bu­ja­do” con el levan­ta­mien­to de octu­bre y que resal­tar­las nos ayu­da­ría a com­pren­der la for­ta­le­za con­te­ni­da en estas dos vías de lucha con­tra un enemi­go com­par­ti­do. Así, sería impo­si­ble esta­ble­cer que ambas colec­ti­vi­da­des lue­go de la rebe­lión com­par­tían, en estric­to rigor, estra­te­gias de lucha. Aun­que ejer­cie­ron en deter­mi­na­dos momen­tos prác­ti­cas con­jun­tas de resis­ten­cia, las cua­les expre­san poten­cial­men­te lo que podría­mos lla­mar una rebel­día plu­ri­na­cio­nal, estas mani­fes­ta­cio­nes no logra­ron des­bor­dar el plano de lo inme­dia­to y de lo sim­bó­li­co: la pre­sen­cia masi­va de la wenu­fo­ye (ban­de­ra mapu­che) en las mar­chas, la des­truc­ción de diver­sas esta­tuas colo­nia­les en las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Chi­le y la ines­ta­ble legi­ti­ma­ción de la vio­len­cia polí­ti­ca en manos de la “pri­me­ra línea”, fue­ron expre­sio­nes con­cre­tas de una ads­crip­ción común que no logró ni ha logra­do fra­guar­se en una alian­za de emancipación.

De esta for­ma, si bien en un plano estra­té­gi­co algu­nos diri­gen­tes mapu­che reco­no­cie­ron que su libe­ra­ción como pue­blo depen­día de la libe­ra­ción de los sec­to­res chi­le­nos opri­mi­dos, el movi­mien­to mapu­che auto­no­mis­ta mar­có una tác­ti­ca a rit­mo pro­pio den­tro de la rebe­lión de octu­bre y tam­bién den­tro de la cri­sis pan­dé­mi­ca. A nues­tra con­si­de­ra­ción, más allá de lo pro­gra­má­ti­co, esto obe­de­ce a una con­cep­ción dife­ren­cia­da sobre las for­mas de enten­der las tra­mas his­tó­ri­cas de la domi­na­ción y la eman­ci­pa­ción que, si bien no son anta­gó­ni­cas, tie­nen mati­ces impor­tan­tes. Ejem­plo de esto, es como el pue­blo mapu­che, a dife­ren­cia del pue­blo chi­leno, com­pren­de y ana­li­za la actual pan­de­mia des­de la inte­gra­li­dad de su his­to­ria de some­ti­mien­to y resis­ten­cia y no como un even­to espasmódico.

Más allá del Covid-19: la pan­de­mia vis­ta des­de el mapu­che rakizuam

El pue­blo mapu­che hace déca­das que vie­ne denun­cian­do la noci­vi­dad del mode­lo capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral. No tan sólo en un plano mate­rial, don­de las con­se­cuen­cias sobre sus tie­rras son alar­man­tes, sino tam­bién en torno a las dife­ren­tes tra­mas espi­ri­tua­les, cul­tu­ra­les y polí­ti­cas que sus­ten­tan su for­ma de vida y que la lógi­ca colo­nial del capi­ta­lis­mo ha sofo­ca­do his­tó­ri­ca­men­te. Tales embes­ti­das, han cau­sa­dos múl­ti­ples trans­for­ma­cio­nes sobre el terri­to­rio y en las for­mas de vin­cu­la­ción huma­na que en este se desa­rro­llan, obli­gan­do a las pobla­cio­nes loca­les a tras­to­car los ciclos pro­duc­ti­vos, a enfren­tar sequías, pla­gas, enfer­me­da­des y otras adver­si­da­des deri­va­das de la expan­sión de los mode­los fores­tal, ener­gé­ti­co y mine­ro en el Wall­ma­pu. Ade­más de esto, con el fin de pro­te­ger los intere­ses del capi­tal, gran par­te del terri­to­rio en con­flic­to está mili­ta­ri­za­do, ante lo cual las comu­ni­da­des deben lidiar con alla­na­mien­tos sis­te­má­ti­cos, rete­nes y una serie de hos­ti­ga­mien­tos recu­rren­tes. Por lo ante­rior, no es extra­ño que des­de la cos­mo­go­nía mapu­che se refie­ran a la pan­de­mia actual des­de la memo­ria del des­po­jo y la vio­len­cia, la cual se remon­ta a otros males arri­ba­dos mucho tiem­po atrás que aún afec­tan su itro­fil mon­gen (la vida en su plenitud).

Efec­ti­vos de las fuer­zas espe­cia­les de la poli­cía chi­le­na res­guar­da ingre­so de fun­do fores­tal al sur de la pro­vin­cia de Arau­co. Foto­gra­fía de Julio Parra.

Des­de el mapu­che raki­zuam (pen­sa­mien­to mapu­che), por tan­to, es impo­si­ble ver la pan­de­mia actual como un fenó­meno úni­ca­men­te bio­ló­gi­co, des­li­gán­do­lo de otros fac­to­res que han per­ju­di­ca­do y enfer­ma­do por lar­go tiem­po a la tota­li­dad de seres coexis­ten­tes sobre la mapu (tie­rra)[3]. Según José Qui­del (2020), inte­lec­tual mapu­che, el kuxan (enfer­me­dad) es una “enti­dad viva que tie­ne diver­sos orí­ge­nes y que en algún momen­to logra pene­trar en algu­nas de las dimen­sio­nes del che (per­so­na); pue­de ser en su püjü (espí­ri­tu), en su raki­zuam (pen­sa­mien­to), en ragi che­gen (lo social) o en su kalül (cuer­po bio­ló­gi­co) y des­de allí se nutre, se for­ta­le­ce”. Con el tiem­po, y si no es tra­ta­do, este kuxan va apo­de­rán­do­se del entra­ma­do don­de se intro­du­jo, pro­vo­can­do daños y tras­tor­nos que lle­gan a ser irre­me­dia­bles. Tal es el moti­vo de que muchas comu­ni­da­des y Lov com­pren­dan y expli­quen sus pro­ble­mas indi­vi­dua­les y comu­ni­ta­rios aten­dien­do las ines­ta­bi­li­da­des que un kuxan pue­de pro­vo­car en lo social.

Bajo esta con­cep­ción, la cual reta al para­dig­ma bio­mé­di­co hege­mó­ni­co, el pue­blo mapu­che entien­de al Covid-19 como un kuxan que enraí­za su natu­ra­le­za mul­ti­di­men­sio­nal en el resul­ta­do noci­vo de una serie de pro­ce­sos eje­cu­ta­dos por dis­tin­tos dis­po­si­ti­vos capi­ta­lis­tas y colo­nia­les sobre cuer­pos, terri­to­rios, recur­sos y espi­ri­tua­li­da­des de gen­te mapu­che y no mapu­che en tér­mi­nos de lar­ga dura­ción. Es decir, la apa­ri­ción de esta enfer­me­dad, que ha expues­to los lími­tes de la admi­nis­tra­ción neo­li­be­ral de la vida, no es pro­duc­to de un “acon­te­ci­mien­to” con­cre­to ni ais­la­do, sino de la noci­va con­den­sa­ción con­tem­po­rá­nea con que se ha desa­rro­lla­do his­tó­ri­ca­men­te el sis­te­ma de domi­na­ción sobre el Wallmapu.

Por lo ante­rior, des­de este plano his­tó­ri­co e inter­de­pen­dien­te, deri­va­do del mapu­che raki­zuam, podría­mos sos­te­ner que el ascen­so de las recu­pe­ra­cio­nes terri­to­ria­les mapu­che duran­te los últi­mos años se debe a la nece­si­dad de bus­car alter­na­ti­vas de vida fren­te a estas múl­ti­ples cri­sis que soca­va­ron sus posi­bi­li­da­des de repro­duc­ción comu­ni­ta­ria, hoy nue­va­men­te ame­na­za­das por el Covid-19.

Las razo­nes his­tó­ri­cas del kuxan: el caso del Lov Elikura

La madru­ga­da del 29 de enero, más de un cen­te­nar de efec­ti­vos poli­cia­les alla­nó vio­len­ta­men­te 5 vivien­das en el Valle de Eli­cu­ra, terri­to­rio lav­ken­che del Wall­ma­pu[4]. Entre gol­pes, for­ce­jeos y múl­ti­ples vul­ne­ra­cio­nes a sus fami­lias, se lle­va­ron en cali­dad de dete­ni­dos a Matías Levi­queo, Eli­seo Reiman, Gui­ller­mo Camus, Este­ban Hui­cha­cu­ra, Car­los Hui­cha­cu­ra y Manuel Hui­cha­cu­ra. Bajo la pre­sun­ta par­ti­ci­pa­ción en la muer­te de un vecino de la zona, aque­lla mis­ma tar­de todos los impu­tados pasa­ron a con­trol de deten­ción y que­da­ron en pri­sión preventiva.

En la audien­cia de for­ma­li­za­ción se pudo cons­ta­tar que las úni­cas prue­bas en con­tra de los comu­ne­ros fue­ron decla­ra­cio­nes brin­da­das por tes­ti­gos pro­te­gi­dos las cua­les, ade­más de ser con­tra­dic­to­rias entre sí, no logra­ron esta­ble­cer indi­cio alguno que vin­cu­la­ra a los impu­tados con el supues­to deli­to. Igno­ran­do estos vacíos jurí­di­cos, los peñi de Eli­cu­ra fue­ron tras­la­da­dos a la cár­cel de Lebu, en la Pro­vin­cia de Arau­co, ini­cian­do así su pri­sión polí­ti­ca que se extien­de has­ta la actual cri­sis pandémica.

Lamen­ta­ble­men­te, tal ejer­ci­cio de cri­mi­na­li­za­ción no es nin­gu­na nove­dad en el Lav­ken­ma­pu. Fren­te al ascen­so de las recu­pe­ra­cio­nes terri­to­ria­les duran­te los últi­mos años, el esta­do, las fores­ta­les y los lati­fun­dis­tas de la región han uti­li­za­do diver­sos meca­nis­mos de coer­ción para pro­te­ger las tie­rras mapu­che que usur­pa­ron y los intere­ses eco­nó­mi­cos que mate­ria­li­za­ron sobre estas, apro­ve­chán­do­se de las des­igual­da­des y vul­ne­ra­cio­nes que ellos mis­mos crea­ron a cos­ta de la divi­sión comu­ni­ta­ria, el empo­bre­ci­mien­to fami­liar y la esca­sa gene­ra­ción de opcio­nes labo­ra­les super­ex­plo­ta­das. Sin embar­go, ante el des­plie­gue actual de dis­tin­tos pro­ce­sos de anta­go­nis­mo comu­ni­ta­rio en la zona que han logra­do des­bor­dar tales meca­nis­mos, la manio­bra pre­do­mi­nan­te arti­cu­la­da des­de los sec­to­res de poder ha sido la cri­mi­na­li­za­ción de estas expe­rien­cias a tra­vés de mon­ta­jes o cau­sas judi­cia­les vicia­das. De algu­na for­ma, este con­jun­to de prác­ti­cas ha per­mi­ti­do repro­du­cir las con­di­cio­nes por don­de flu­ye el kuxan en el territorio.

Los pre­sos polí­ti­cos de Eli­cu­ra son con­se­cuen­cia de esta his­to­ria. Par­ti­cu­lar­men­te aque­llos inte­gran­tes del Lov Eli­ku­ra, expe­rien­cia lav­ken­che de resis­ten­cia que recu­pe­ró hace dos años el ex fun­do Las Ver­tien­tes, has­ta ese enton­ces en manos de los gran­des lati­fun­dis­tas del sec­tor, la fami­lia Rivas. Este clan fami­liar se ins­ta­ló jun­to a otros gru­pos de colo­nos a fina­les del siglo XIX en la ribe­ra del Lago Lanalhue, cuer­po de agua sagra­do en la cos­mo­go­nía mapu­che, y des­de enton­ces gran par­te de sus here­de­ros han sido res­pon­sa­bles y cóm­pli­ces de una serie de des­po­jos sobre el Valle de Eli­cu­ra, some­tien­do racial­men­te a su pobla­ción y mer­can­ti­li­zan­do de mane­ra sis­te­má­ti­ca sus recur­sos naturales.

Comen­zan­do el siglo pasa­do, con más o menos con­flic­tos, el pro­ce­so de con­cen­tra­ción de la tie­rra lav­ken­che fue tre­men­da­men­te des­igual. Si bien exis­tie­ron avan­ces sus­tan­ti­vos a favor de las comu­ni­da­des duran­te los ciclos de refor­ma agra­ria estos fue­ron seve­ra­men­te inte­rrum­pi­dos con el gol­pe de esta­do, even­to apro­ve­cha­do por muchas fami­lias adi­ne­ra­das de la zona, entre ellas los Rivas, para ampliar sus des­lin­des terri­to­ria­les adqui­rien­do pre­dios y par­ce­las bajo méto­dos ile­ga­les[5] o a pre­cios ridí­cu­la­men­te bajos. A tra­vés de la con­tra­rre­for­ma agra­ria en el Valle de Eli­ku­ra las por­cio­nes de tie­rra que no con­ti­nua­ban en manos lati­fun­dis­tas el Esta­do ter­mi­nó de frag­men­tar­las median­te dos vías prin­ci­pa­les: por un lado, las super­fi­cies empla­za­das en zonas bos­co­sas fue­ron adqui­ri­das por empre­sa­rios fores­ta­les median­te dudo­sos rema­tes, lo cual les per­mi­tió una rápi­da expan­sión del mono­cul­ti­vo de pino y euca­lip­to apo­ya­da, ade­más, con gene­ro­sas dádi­vas esta­ta­les[6], y, por otro, las hec­tá­reas más amplias de valle fér­til se entre­ga­ron a par­ce­le­ros chi­le­nos, arrin­co­nan­do a las fami­lias mapu­che a peque­ños pre­dios en los cua­les les era impo­si­ble rea­li­zar sus acti­vi­da­des de sub­sis­ten­cia; muti­lan­do sus diná­mi­cas pro­duc­ti­vas, aco­san­do sus prác­ti­cas cul­tu­ra­les y obli­gán­do­les a vivir en depen­den­cia de la patro­nal. Don Miguel Levi­queo Catri­leo[7], expre­sa­ba sobre esta situa­ción que “siem­pre los mapu­che vivi­mos en peque­ños pre­dios de tie­rra mien­tras los ricos se hacían sus casas en lo alto, en tre­men­das par­ce­las, de ahí nos mira­ban como sem­brá­ba­mos lo poco para vivir”.

Estos pro­ce­sos diri­gi­dos a la des­ar­ti­cu­la­ción de las comu­ni­da­des lav­ken­che, con­ti­nua­ron bajo otras moda­li­da­des una vez aca­ba­da la dic­ta­du­ra. Los Rivas, como “due­ños” del Valle, se lle­na­ron los bol­si­llos a cos­ta del nego­cio fores­tal y cons­ti­tu­ye­ron alian­zas con el gran capi­tal made­re­ro, expan­dien­do en con­jun­to las plan­ta­cio­nes de mono­cul­ti­vo que para ese enton­ces ya rodea­ban al Valle de Eli­ku­ra[8]. Pese a las con­quis­tas polí­ti­cas que el movi­mien­to mapu­che logró esta­ble­cer duran­te el perio­do neo­li­be­ral y a cier­tas aper­tu­ras lega­les que per­mi­tie­ron su pre­sen­cia en res­trin­gi­dos espa­cios demo­crá­ti­cos, la lógi­ca mul­ti­cul­tu­ral del capi­ta­lis­mo en la tran­si­ción per­pe­tuó el des­po­jo en todo el Wallmapu.

En este con­tex­to, las fami­lias lav­ken­che del Valle siguie­ron vivien­do en pro­fun­das con­di­cio­nes de des­igual­dad, las cua­les nue­va­men­te se agu­di­za­ron con el arri­bo de dis­tin­tas trans­na­cio­na­les a comien­zos del pre­sen­te siglo. Pri­me­ro, arre­me­tie­ron algu­nas com­pa­ñías meno­res de extrac­ción de ári­dos sobre los ríos Cale­bu y Eli­cu­ra, prin­ci­pa­les arte­rias hídri­cas del terri­to­rio que ali­men­tan el Lago Lanalhue, cau­san­do daños irre­pa­ra­bles en estos (Oli­ve­ra, 2017)[9]. Pos­te­rior­men­te, des­de el año 2016, con la apro­ba­ción para cons­truir la cen­tral hidro­eléc­tri­ca “Gus­ta­vi­to” de la cor­po­ra­ción ener­gé­ti­ca espa­ño­la Hidro­watt, que a la vez per­te­ne­ce al gru­po empre­sa­rial Impul­so, se evi­den­cia­ron los pla­nes de levan­tar otras dos hidro­eléc­tri­cas en el Valle por par­te de este con­glo­me­ra­do eco­nó­mi­co. Fren­te a tal situa­ción, la cual comen­za­ba a des­per­tar sos­pe­chas e indig­na­cio­nes, el lon­ko Miguel Levi­queo rápi­da­men­te indi­có que estos pro­yec­tos “no nos bene­fi­cian en nada, sólo nos traen des­truc­ción” (ídem.)

Es posi­ble iden­ti­fi­car que tales ame­na­zas se con­vir­tie­ron pron­ta­men­te en enemi­gos comu­nes para una pobla­ción local pro­fun­da­men­te frag­men­ta­da y des­uni­da pro­duc­to de las múl­ti­ples vio­len­cias y racis­mos a las cua­les había sido some­ti­da por lar­go tiem­po. La inmi­nen­te lle­ga­da de las hidro­eléc­tri­cas al terri­to­rio sig­ni­fi­có un encuen­tro colec­ti­vo fren­te a las injus­ti­cias pre­sen­tes y pasa­das, una indig­na­ción común que que­dó plas­ma­da en las pala­bras de Pame­la Ray­man, wer­ken del Lov Eli­ku­ra, al sos­te­ner que “ya esta­mos pla­ga­dos de fores­ta­les, con Hidro­watt no será lo mis­mo”. Así, duran­te ese año nace el “Movi­mien­to en Defen­sa de los Ríos del Valle de Eli­cu­ra”, orga­ni­za­ción con­for­ma­da por gen­te mapu­che y no mapu­che que lle­vó ade­lan­te una serie de accio­nes para fre­nar la ins­ta­la­ción de estos mega­pro­yec­tos, alcan­zan­do su apo­geo en julio de 2016 con la toma de la carre­te­ra P‑60‑R que une Cañe­te y Con­tul­mo, dos de los prin­ci­pa­les cen­tros urba­nos de la zona. Si bien este movi­mien­to sem­bró las pri­me­ras semi­llas de anta­go­nis­mo colec­ti­vo en el Valle lue­go de lar­gos años de letar­go, el des­gas­te de la lucha jurí­di­ca, las fric­cio­nes intrín­se­cas de cual­quier orga­ni­za­ción y algu­nos con­for­mis­mos ante cier­tos avan­ces en la lucha, ter­mi­nó por disolverlo.

Inte­gran­tes del Movi­mien­to en Defen­sa de los Ríos del Valle de Eli­cu­ra” se toman la carre­te­ra P‑60 que une Con­tul­mo y Cañe­te. Foto­gra­fía de Car­la Levi­queo Raiman.

Pero la resis­ten­cia en el Valle de Eli­cu­ra no con­clu­yó con el movi­mien­to. La juven­tud eli­ku­ra­che[10], naci­da y cre­ci­da entre pinos y lati­fun­dis­tas no se con­for­mó con estas peque­ñas vic­to­rias y afir­ma­dos en su dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción deci­die­ron avan­zar defi­ni­ti­va­men­te en la recons­ti­tu­ción terri­to­rial y cul­tu­ral del Valle, úni­co camino posi­ble para des­ga­rrar la his­to­ria de some­ti­mien­to que pesa­ba sobre sus hom­bros. De esta mane­ra, el 21 de enero del 2019 pu peñi ka pu lamuen entra­ron a recu­pe­rar el Fun­do Las Ver­tien­tes, per­te­ne­cien­te has­ta ese enton­ces a un here­de­ro de la fami­lia Rivas, nacien­do así el Lov Eli­ku­ra y cons­ti­tu­yén­do­se como una expe­rien­cia de resis­ten­cia que ha sig­ni­fi­ca­do un obs­tácu­lo con­cre­to al avan­ce del des­po­jo en el Lavkenmapu.

Des­de tal enton­ces, las estruc­tu­ras chi­le­nas de domi­na­ción han des­ple­ga­do sobre este Lov diver­sos meca­nis­mos de repre­sión, inten­tan­do des­ar­ti­cu­lar las acti­vi­da­des que sus­ten­tan su entra­ma­do comu­ni­ta­rio y con las cua­les se posi­bi­li­ta la con­cien­ti­za­ción de aque­lla gen­te que aún no se atre­ve a enfren­tar­las. El alla­na­mien­to ocu­rri­do a fina­les de enero y la sub­se­cuen­te pri­sión polí­ti­ca que viven los peñi de Eli­ku­ra deben ver­se como una acción más de esta estra­te­gia de per­se­cu­ción y hostigamiento.

La pri­sión polí­ti­ca mapu­che en tiem­pos de cri­sis pandémica

El 11 de febre­ro del pre­sen­te año se reu­nie­ron fue­ra de la cár­cel de Lebu dis­tin­tos Lov y comu­ni­da­des en resis­ten­cia del Lav­ken­ma­pu y otros terri­to­rios con la fina­li­dad de apo­yar a los pre­sos polí­ti­cos de Eli­ku­ra que ya cum­plían una dece­na de días tras las rejas. Median­te un comu­ni­ca­do que logró salir a la luz públi­ca[11] agra­de­cie­ron a las auto­ri­da­des y pu peñi ka pu lamuen que aquel día les acom­pa­ña­ron en la rea­li­za­ción de un ngui­llan­ma­wün, cere­mo­nia mapu­che diri­gi­da a brin­dar­les newen (fuer­za) y a pedir jus­ti­cia ante el pro­ce­so que los man­tie­ne pri­va­dos de su libertad.

«Esta­mos en tiem­pos de lucha, pero tam­bién de resis­ten­cia. Debe­mos apo­yar­nos como her­ma­nos y her­ma­nas en cual­quier terri­to­rio y alzar la voz ante las ame­na­zas de cual­quier tipo. Dejar la pasi­vi­dad y pasar a la acción y esta huel­ga es eso, es un paso hacia la movi­li­za­ción dado que es pre­fe­ri­ble morir luchan­do que de rodi­llas ante un sis­te­ma opre­sor que a tra­vés del mie­do a un virus some­te impla­ca­ble­men­te.«

Machi Celes­tino Cór­do­va, en huel­ga de ham­bre en la cár­cel de Temuco

Ade­más de esto, reite­ra­ron su apo­yo a todos los pre­sos polí­ti­cos mapu­che y no mapu­che reclui­dos en dis­tin­tas cár­ce­les de Chi­le. Has­ta la fecha, son una trein­te­na los wei­cha­ve (com­ba­tien­tes) que se encuen­tran en pri­sión pre­ven­ti­va, o cum­plien­do con­de­nas por dis­tin­tas cau­sas, obli­ga­dos a vivir la pan­de­mia en drás­ti­cas con­di­cio­nes higié­ni­cas pro­pias del con­fi­na­mien­to. Tal situa­ción, ade­más de vul­ne­rar sus Dere­chos Huma­nos, vio­la los prin­ci­pios de la medi­ci­na mapu­che que esta­ble­cen una vin­cu­la­ción estre­cha entre el che y las dife­ren­tes acti­vi­da­des desa­rro­lla­das en su mapu. Asi­mis­mo, ante el recru­de­ci­mien­to del puni­ti­vis­mo esta­tal, den­tro de los cen­tros peni­ten­cia­rios han pro­li­fe­ra­do algu­nas zonas gri­ses que son apro­ve­cha­das por el per­so­nal de gen­dar­me­ría para ejer­cer dis­tin­tas for­mas de vio­len­cia racis­ta con­tra la pobla­ción mapuche.

Fren­te a estas cla­ras des­ven­ta­jas que viven los pre­sos polí­ti­cos mapu­che ante la jus­ti­cia chi­le­na, des­de el lunes 4 de mayo muchos de ellos toma­ron la drás­ti­ca deci­sión de ini­ciar o reto­mar la huel­ga de ham­bre como medi­da de pre­sión ante el sis­te­ma eje­cu­ti­vo y judi­cial. Par­ti­cu­lar­men­te, Ser­gio Levi­nao; Víc­tor Llan­qui­leo; Sine­cio Huen­chu­llan; Freddy Mari­leo; Juan Quei­pul; Juan Cal­bu­coy; Dani­lo Nahuel­pi; Rei­nal­do Pen­chu­lef, todos pre­sos en la cár­cel de Angol, y el machi Celes­tino Cór­do­va, en la cár­cel de Temu­co, con esta noci­va deter­mi­na­ción exi­gie­ron al gobierno aco­ger­se al con­ve­nio 169 de la OIT y a la Decla­ra­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre los Dere­chos de los Pue­blos Indí­ge­nas, los cua­les indi­can la opción de cam­biar las medi­das cau­te­la­res en estos con­tex­tos de cri­sis. Asi­mis­mo, deman­da­ron la devo­lu­ción del terri­to­rio ances­tral usur­pa­do, el aban­dono de las empre­sas trans­na­cio­na­les res­pon­sa­bles del des­equi­li­brio en la vida mapu­che y la des­mi­li­ta­ri­za­ción del Wall­ma­pu. Por últi­mo, hicie­ron un lla­ma­do de movi­li­za­ción a todas las expre­sio­nes de resis­ten­cia que luchan día a día por la libe­ra­ción nacio­nal de su pueblo.

Sin embar­go, de mane­ra irri­so­ria e indi­fe­ren­te ante las deman­das de los pre­sos polí­ti­cos mapu­che, la res­pues­ta del sis­te­ma judi­cial chi­leno fue otor­gar el cam­bio de medi­da cau­te­lar al poli­cía res­pon­sa­ble de la muer­te del wei­cha­ve Cami­lo Catri­llan­ca en noviem­bre del 2018, per­mi­tién­do­le pasar su pro­ce­so jurí­di­co con arres­to domi­ci­lia­rio ante la ame­na­za que el Covid-19 repre­sen­ta­ba para su vida. A con­tra­co­rrien­te la jus­ti­cia ha nega­do sis­te­ma­ti­ca­men­te cam­biar las medi­das cau­te­la­res de los impu­tados mapu­che fru­to del con­flic­to terri­to­rial exis­ten­te en Wallmapu.

La cri­mi­na­li­za­cion en tiem­pos de pan­de­mia, el carác­ter racis­ta de la jus­ti­cia suma­do a la indi­fe­ren­cia del gobieno de reco­ger las deman­das de los pre­sos polí­ti­cos mapu­che en huel­ga de ham­bre, ha gene­ra­do como res­pues­ta el aumen­to pro­gre­si­vo de las accio­nes de resis­ten­cia en las zonas de Arau­co y Malle­co, epi­cen­tro del con­flic­to terri­to­rial que man­tie­ne el esta­do, empre­sas fores­ta­les y lati­fun­dis­tas con las comu­ni­da­des y lov mapu­che en Resis­ten­cia. Es así como entre los meses de abril y mayo, en ple­na cri­sis sani­ta­ria, la resis­ten­cia mapu­che rei­vin­di­có cer­ca de 30 accio­nes arma­das e incen­dia­rias en con­tra de sus enemi­gos estra­te­gi­cos, prin­ci­pal­men­te empre­sas fores­ta­les, exi­gien­do la liber­tad de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos aumen­tan­do, con ello, la ten­sión en la zona.

Si bien la pri­sión polí­ti­ca en Chi­le afec­ta de mane­ra trans­ver­sal a los sec­to­res comu­ni­ta­rios y popu­la­res que han deci­di­do luchar por una socie­dad dis­tin­ta, el ses­go racis­ta y colo­nial con que ope­ra el sis­te­ma judi­cial bajo los intere­ses eco­nó­mi­co-polí­ti­cos del Esta­do, vul­ne­ran de for­ma par­ti­cu­lar y situa­da al ser mapu­che. De este modo, la cár­cel y la per­se­cu­ción polí­ti­ca cons­ti­tu­yen meca­nis­mos de some­ti­mien­to con­tra aque­llas expe­rien­cias como el Lov Eli­ku­ra que han cons­trui­do, metro a metro, alter­na­ti­vas eman­ci­pa­to­rias de vida fren­te los ver­da­de­ros kuxan que azo­tan al mun­do: el capi­ta­lis­mo, el colo­nia­lis­mo y el patriarcado.


1 Entre los miles de casos que afec­tan par­ti­cu­lar­men­te a las cla­ses popu­la­res, des­ta­can los pre­sos polí­ti­cos Este­ban Bus­tos, Gil­ber­to Men­do­za y Rubén Rivas, todos encar­ce­la­dos des­de la insu­rrec­ción de octu­bre y mili­tan­tes del Movi­mien­to Juve­nil Lau­ta­ro – MJL, orga­ni­za­ción polí­ti­ca per­se­gui­da y cri­mi­na­li­za­da inin­te­rrum­pi­da­men­te des­de la dic­ta­du­ra pinochetista.

2 El Wall­ma­pu es la refe­ren­cia al terri­to­rio Mapu­che en su ple­ni­tud el cual, en tér­mi­nos gene­ra­les, está com­pues­to por el Puel­ma­pu (por­ción terri­to­rial al orien­te de la Cor­di­lle­ra de los Andes, hoy Argen­ti­na) y el Gulu­ma­pu (por­ción terri­to­rial al ponien­te del maci­zo cor­di­lle­rano, hoy Chi­le). Este últi­mo, a su vez, se divi­de en Lav­ken­ma­pu (hacia la cos­ta), Hui­lli­ma­pu (hacia el sur), Pikun­ma­pu (hacia el cen­tro) y Pehuen­ma­pu (hacia la cor­di­lle­ra). Lo lav­ken­che, en este caso, se refie­re en mapu­dun­gun a la gen­te que habi­ta el lavkenmapu.

3 Para Qui­del (2020), los anun­cios sobre este difí­cil con­tex­to el pue­blo mapu­che los iden­ti­fi­có en seña­les como los eclip­ses, el flo­re­ci­mien­to de la qui­la y otros fenó­me­nos que anun­cia­ban “malas situa­cio­nes, ham­bre, enfer­me­da­des y daños”, en sus pala­bras. Por ejem­plo, para él, la “muer­te del sol” o el gran eclip­se que se vivió hace un tiem­po atrás, fue la pre­do­mi­nan­cia de la oscu­ri­dad sobre la luz y con esto, la deter­mi­na­ción de un ciclo dis­tin­to en toda la vida sobre la tie­rra. El Covid-19 pue­de ser par­te de este ciclo. Se pue­de con­sul­tar su artícu­lo en https://​www​.comu​ni​dadhis​to​ria​ma​pu​che​.cl/​f​e​y​-​g​a​-​a​k​u​y​-​t​i​-​a​h​t​u​-​e​n​t​o​n​c​e​s​-​e​l​-​d​i​a​-​l​l​e​g​o​-​u​n​a​-​l​e​c​t​u​r​a​-​d​e​-​l​a​-​p​a​n​d​e​m​i​a​-​d​e​s​d​e​-​u​n​-​m​a​p​u​c​h​e​-​r​a​k​i​z​u​am/

4 Bajo el orde­na­mien­to terri­to­rial chi­leno, esta zona que­da­ría ubi­ca­da en la Pro­vin­cia de Arau­co, VIII región de Chile.

5 Sobre este tema revi­sar el libro “¡Xipa­mün pu ülka! La usur­pa­ción fores­tal del Lav­ken­ma­pu y el pro­ce­so actual de recu­pe­ra­ción”, escri­to por dis­tin­tas comu­ni­da­des y Lov en resis­ten­cia lavkenche.

6 En octu­bre de 1974 se emi­tió el Decre­to de Ley 701 con el fin de sub­si­diar y ase­gu­rar el mode­lo fores­tal en Chi­le. Tal decre­to ha sido sis­te­má­ti­ca­men­te reno­va­do por los gobier­nos de turno.

7 Hace algu­nos meses supi­mos la muer­te de Miguel Segun­do Levi­queo Catri­leo, lav­ken­che con his­to­rias, cam­pe­sino y fae­ne­ro, el cual pese a las múl­ti­ples vio­len­cias que vivió y que en sus mis­mas pala­bras le hicie­ron “dudar de su pue­blo”, hacia el final de su vida sin­tió orgu­llo por todo aque­llo que no se atre­vió a hacer y que actual­men­te su pro­ge­ni­tor lle­va­ba ade­lan­te en el Lov Eli­ku­ra. Estas líneas van dedi­ca­das a él, a su hijo que sufre con dig­ni­dad la pri­sión polí­ti­ca en la cár­cel de Lebu y a las lamuen de este pro­ce­so de resis­ten­cia que día a día afir­man con valen­tía una alter­na­ti­va de exis­ten­cia y eman­ci­pa­ción fren­te a este sis­te­ma de muerte.

8 Por ejem­plo, la Fores­tal Minin­co es due­ña del Fun­do San Ernes­to, el cual com­pren­de una super­fi­cie total de 2.871 hectáreas.

9 El tra­ba­jo más exhaus­ti­vo sobre este pro­ce­so fue escri­to por Natasha Oli­ve­ra duran­te el año 2017. Ella es inte­gran­te del medio de pren­sa mapu­che Aukin, refe­ren­te de con­tra­in­for­ma­ción en el Lav­ken­ma­pu. Se pue­de acce­der a este en: https://​www​.mapuex​press​.org/​2​0​1​7​/​1​2​/​2​0​/​l​a​s​-​c​e​n​t​r​a​l​e​s​-​h​i​d​r​o​e​l​e​c​t​r​i​c​a​s​-​q​u​e​-​a​m​e​n​a​z​a​n​-​l​o​s​-​r​i​o​s​-​d​e​l​-​v​a​l​l​e​-​d​e​-​e​l​i​c​u​ra/

10 Así se lla­ma a la pobla­ción lav­ken­che de este terri­to­rio, sig­ni­fi­can­do “che” “per­so­na” o “gen­te” en mapudungun.

11 En el comu­ni­ca­do, publi­ca­do por Aukin, se expre­sa: “Median­te la pre­sen­te car­ta que­re­mos hacer públi­co nues­tro agra­de­ci­mien­to a los lon­kos Miguel Levi­queo (Eli­cu­ra), José Lepi­cheo (Huen­te­lo­len), Mar­ce­lino Pai­neo (Anti­qui­na) y Fran­cis­co Lin­co (Lleu Lleu) que hoy mar­tes lle­ga­ron a acom­pa­ñar­nos a la cár­cel de Lebu para cele­brar un masi­vo ngui­llan­ma­wün al inte­rior de este penal, en don­de per­ma­ne­ce­mos pri­sio­ne­ros des­de el pasa­do 29 de enero. Gra­cias tam­bién a todas las pu lamuen, pu peñi pu papay, pu weke­che, ka pichi­ke­che de los Lov en Resis­ten­cia de Cayu­cu­pil, Pichi­llen­quehue, Qui­li­we, Eli­cu­ra, Pele­co, Huen­te­lo­len, Hua­pe, Pocuno, Lleu Lleu, Anti­qui­na, Cura­pai­lla­co, Kol­ku­ma y demas terri­to­rios que vinie­ron a entre­gar­nos su newen y apoyo.”

por Natasha Oli­ve­ra, Julio Parra & Edgars Mar­tí­nez Navarrete

La pan­de­mia del COVID-19 sus­pen­dió la coyun­tu­ra polí­ti­ca más impor­tan­te abier­ta en Chi­le des­de el fin de la dic­ta­du­ra. A par­tir del 18 de octu­bre de 2019, millo­nes de per­so­nas ocu­pa­ron las calles y los terri­to­rios del oasis neo­li­be­ral lati­no­ame­ri­cano bus­can­do cam­biar un orde­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal que ha per­pe­tua­do los intere­ses del impe­ria­lis­mo en el país del sur. El ¨mila­gro chi­leno¨, como lla­mó Fried­man a las refor­mas de libe­ra­li­za­ción eco­nó­mi­ca adop­ta­das duran­te el régi­men mili­tar, no tar­dó en sacra­li­zar la des­igual­dad social como nor­ma divi­na y a las cla­ses domi­nan­tes como sus sacer­do­tes. De esta mane­ra, la cri­sis pan­dé­mi­ca que actual­men­te azo­ta al mun­do se super­pu­so a la cri­sis del mode­lo chi­leno, dejan­do al des­cu­bier­to su ver­da­de­ro motor: la mer­can­ti­li­za­ción total de la vida social.


En ambos esce­na­rios la lógi­ca de admi­nis­tra­ción de la cri­sis ope­ró bajo un mis­mo patrón puni­ti­vis­ta y de pau­pe­ri­za­ción: en el pri­me­ro, con gran dolor para el cam­po popu­lar, dejan­do miles de heri­dos, 32 muer­tos en manos de poli­cías o mili­ta­res y más de 2 mil 500 pre­sos polí­ti­cos[1]. y, en el segun­do, des­pro­te­gien­do a gran­des masas de trabajadores/​as, sal­van­do a empre­sas pri­va­das con fon­dos públi­cos y sacan­do a las calles, nue­va­men­te, a nume­ro­sas tro­pas mili­ta­res para sal­va­guar­dar un inú­til toque de que­da noc­turno. De este modo, el pro­ce­so de imbri­ca­ción de las cri­sis está sien­do uti­li­za­do para arti­cu­lar medi­das de con­trol social, polí­ti­cas de pre­ca­ri­za­ción, un con­jun­to de legis­la­cio­nes en bene­fi­cio de las éli­tes y para apun­ta­lar al capi­tal financiero.

Si bien este nue­vo con­tex­to de pan­de­mia sig­ni­fi­có un sal­va­vi­das para el gobierno de Sebas­tián Piñe­ra, el cual des­pués de la rebe­lión de octu­bre se man­te­nía en la pre­si­den­cia con tan sólo un 6% de apro­ba­ción y en la mira de los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les de Dere­chos Huma­nos, duran­te las últi­mas sema­nas el ham­bre y la fal­ta de opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas han obli­ga­do a las cla­ses popu­la­res a gene­rar alter­na­ti­vas para ali­men­tar­se, emer­gien­do ins­tan­cias como las ollas comu­nes y, fren­te a tal esce­na­rio, han vuel­to a bro­tar mani­fes­ta­cio­nes de indig­na­ción con­tes­ta­ta­ria. Al pare­cer, todo indi­ca que si esta com­ple­ja situa­ción con­ti­núa la rebe­lión popu­lar vol­ve­rá a tomar­se las calles de Chi­le, con o sin pandemia.

Sin embar­go, esta super­po­si­ción de cri­sis no afec­ta trans­ver­sal­men­te a todo el país. Como siem­pre, es sobre los sec­to­res popu­la­res y los pue­blos indí­ge­nas don­de recaen las peo­res con­se­cuen­cias de estos emba­tes, expo­nien­do la acu­mu­la­ción his­tó­ri­ca de des­igual­da­des a las que han esta­do some­ti­dos. Es por esto que en diver­sas zonas del Wall­ma­pu[2] los Lov y comu­ni­da­des mapu­che inme­dia­ta­men­te toma­ron medi­das ante la apa­ri­ción de la pan­de­mia: entre otras, se acti­va­ron redes de apo­yo ali­men­ta­rio y fren­te a la nula reac­ción del gobierno, se levan­ta­ron cor­do­nes higié­ni­cos comu­ni­ta­rios con el fin de res­trin­gir el trán­si­to de turis­tas y el trans­por­te de algu­nas mer­can­cías por los territorios.

Des­de el plano de las resis­ten­cias, la pan­de­mia exhi­bió tam­bién cier­tas dis­tin­cio­nes impor­tan­tes entre el movi­mien­to mapu­che y el movi­mien­to chi­leno que se habían “des­di­bu­ja­do” con el levan­ta­mien­to de octu­bre y que resal­tar­las nos ayu­da­ría a com­pren­der la for­ta­le­za con­te­ni­da en estas dos vías de lucha con­tra un enemi­go com­par­ti­do. Así, sería impo­si­ble esta­ble­cer que ambas colec­ti­vi­da­des lue­go de la rebe­lión com­par­tían, en estric­to rigor, estra­te­gias de lucha. Aun­que ejer­cie­ron en deter­mi­na­dos momen­tos prác­ti­cas con­jun­tas de resis­ten­cia, las cua­les expre­san poten­cial­men­te lo que podría­mos lla­mar una rebel­día plu­ri­na­cio­nal, estas mani­fes­ta­cio­nes no logra­ron des­bor­dar el plano de lo inme­dia­to y de lo sim­bó­li­co: la pre­sen­cia masi­va de la wenu­fo­ye (ban­de­ra mapu­che) en las mar­chas, la des­truc­ción de diver­sas esta­tuas colo­nia­les en las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Chi­le y la ines­ta­ble legi­ti­ma­ción de la vio­len­cia polí­ti­ca en manos de la “pri­me­ra línea”, fue­ron expre­sio­nes con­cre­tas de una ads­crip­ción común que no logró ni ha logra­do fra­guar­se en una alian­za de emancipación.

De esta for­ma, si bien en un plano estra­té­gi­co algu­nos diri­gen­tes mapu­che reco­no­cie­ron que su libe­ra­ción como pue­blo depen­día de la libe­ra­ción de los sec­to­res chi­le­nos opri­mi­dos, el movi­mien­to mapu­che auto­no­mis­ta mar­có una tác­ti­ca a rit­mo pro­pio den­tro de la rebe­lión de octu­bre y tam­bién den­tro de la cri­sis pan­dé­mi­ca. A nues­tra con­si­de­ra­ción, más allá de lo pro­gra­má­ti­co, esto obe­de­ce a una con­cep­ción dife­ren­cia­da sobre las for­mas de enten­der las tra­mas his­tó­ri­cas de la domi­na­ción y la eman­ci­pa­ción que, si bien no son anta­gó­ni­cas, tie­nen mati­ces impor­tan­tes. Ejem­plo de esto, es como el pue­blo mapu­che, a dife­ren­cia del pue­blo chi­leno, com­pren­de y ana­li­za la actual pan­de­mia des­de la inte­gra­li­dad de su his­to­ria de some­ti­mien­to y resis­ten­cia y no como un even­to espasmódico.

Más allá del Covid-19: la pan­de­mia vis­ta des­de el mapu­che rakizuam

El pue­blo mapu­che hace déca­das que vie­ne denun­cian­do la noci­vi­dad del mode­lo capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral. No tan sólo en un plano mate­rial, don­de las con­se­cuen­cias sobre sus tie­rras son alar­man­tes, sino tam­bién en torno a las dife­ren­tes tra­mas espi­ri­tua­les, cul­tu­ra­les y polí­ti­cas que sus­ten­tan su for­ma de vida y que la lógi­ca colo­nial del capi­ta­lis­mo ha sofo­ca­do his­tó­ri­ca­men­te. Tales embes­ti­das, han cau­sa­dos múl­ti­ples trans­for­ma­cio­nes sobre el terri­to­rio y en las for­mas de vin­cu­la­ción huma­na que en este se desa­rro­llan, obli­gan­do a las pobla­cio­nes loca­les a tras­to­car los ciclos pro­duc­ti­vos, a enfren­tar sequías, pla­gas, enfer­me­da­des y otras adver­si­da­des deri­va­das de la expan­sión de los mode­los fores­tal, ener­gé­ti­co y mine­ro en el Wall­ma­pu. Ade­más de esto, con el fin de pro­te­ger los intere­ses del capi­tal, gran par­te del terri­to­rio en con­flic­to está mili­ta­ri­za­do, ante lo cual las comu­ni­da­des deben lidiar con alla­na­mien­tos sis­te­má­ti­cos, rete­nes y una serie de hos­ti­ga­mien­tos recu­rren­tes. Por lo ante­rior, no es extra­ño que des­de la cos­mo­go­nía mapu­che se refie­ran a la pan­de­mia actual des­de la memo­ria del des­po­jo y la vio­len­cia, la cual se remon­ta a otros males arri­ba­dos mucho tiem­po atrás que aún afec­tan su itro­fil mon­gen (la vida en su plenitud).

Efec­ti­vos de las fuer­zas espe­cia­les de la poli­cía chi­le­na res­guar­da ingre­so de fun­do fores­tal al sur de la pro­vin­cia de Arau­co. Foto­gra­fía de Julio Parra.

Des­de el mapu­che raki­zuam (pen­sa­mien­to mapu­che), por tan­to, es impo­si­ble ver la pan­de­mia actual como un fenó­meno úni­ca­men­te bio­ló­gi­co, des­li­gán­do­lo de otros fac­to­res que han per­ju­di­ca­do y enfer­ma­do por lar­go tiem­po a la tota­li­dad de seres coexis­ten­tes sobre la mapu (tie­rra)[3]. Según José Qui­del (2020), inte­lec­tual mapu­che, el kuxan (enfer­me­dad) es una “enti­dad viva que tie­ne diver­sos orí­ge­nes y que en algún momen­to logra pene­trar en algu­nas de las dimen­sio­nes del che (per­so­na); pue­de ser en su püjü (espí­ri­tu), en su raki­zuam (pen­sa­mien­to), en ragi che­gen (lo social) o en su kalül (cuer­po bio­ló­gi­co) y des­de allí se nutre, se for­ta­le­ce”. Con el tiem­po, y si no es tra­ta­do, este kuxan va apo­de­rán­do­se del entra­ma­do don­de se intro­du­jo, pro­vo­can­do daños y tras­tor­nos que lle­gan a ser irre­me­dia­bles. Tal es el moti­vo de que muchas comu­ni­da­des y Lov com­pren­dan y expli­quen sus pro­ble­mas indi­vi­dua­les y comu­ni­ta­rios aten­dien­do las ines­ta­bi­li­da­des que un kuxan pue­de pro­vo­car en lo social.

Bajo esta con­cep­ción, la cual reta al para­dig­ma bio­mé­di­co hege­mó­ni­co, el pue­blo mapu­che entien­de al Covid-19 como un kuxan que enraí­za su natu­ra­le­za mul­ti­di­men­sio­nal en el resul­ta­do noci­vo de una serie de pro­ce­sos eje­cu­ta­dos por dis­tin­tos dis­po­si­ti­vos capi­ta­lis­tas y colo­nia­les sobre cuer­pos, terri­to­rios, recur­sos y espi­ri­tua­li­da­des de gen­te mapu­che y no mapu­che en tér­mi­nos de lar­ga dura­ción. Es decir, la apa­ri­ción de esta enfer­me­dad, que ha expues­to los lími­tes de la admi­nis­tra­ción neo­li­be­ral de la vida, no es pro­duc­to de un “acon­te­ci­mien­to” con­cre­to ni ais­la­do, sino de la noci­va con­den­sa­ción con­tem­po­rá­nea con que se ha desa­rro­lla­do his­tó­ri­ca­men­te el sis­te­ma de domi­na­ción sobre el Wallmapu.

Por lo ante­rior, des­de este plano his­tó­ri­co e inter­de­pen­dien­te, deri­va­do del mapu­che raki­zuam, podría­mos sos­te­ner que el ascen­so de las recu­pe­ra­cio­nes terri­to­ria­les mapu­che duran­te los últi­mos años se debe a la nece­si­dad de bus­car alter­na­ti­vas de vida fren­te a estas múl­ti­ples cri­sis que soca­va­ron sus posi­bi­li­da­des de repro­duc­ción comu­ni­ta­ria, hoy nue­va­men­te ame­na­za­das por el Covid-19.

Las razo­nes his­tó­ri­cas del kuxan: el caso del Lov Elikura

La madru­ga­da del 29 de enero, más de un cen­te­nar de efec­ti­vos poli­cia­les alla­nó vio­len­ta­men­te 5 vivien­das en el Valle de Eli­cu­ra, terri­to­rio lav­ken­che del Wall­ma­pu[4]. Entre gol­pes, for­ce­jeos y múl­ti­ples vul­ne­ra­cio­nes a sus fami­lias, se lle­va­ron en cali­dad de dete­ni­dos a Matías Levi­queo, Eli­seo Reiman, Gui­ller­mo Camus, Este­ban Hui­cha­cu­ra, Car­los Hui­cha­cu­ra y Manuel Hui­cha­cu­ra. Bajo la pre­sun­ta par­ti­ci­pa­ción en la muer­te de un vecino de la zona, aque­lla mis­ma tar­de todos los impu­tados pasa­ron a con­trol de deten­ción y que­da­ron en pri­sión preventiva.

En la audien­cia de for­ma­li­za­ción se pudo cons­ta­tar que las úni­cas prue­bas en con­tra de los comu­ne­ros fue­ron decla­ra­cio­nes brin­da­das por tes­ti­gos pro­te­gi­dos las cua­les, ade­más de ser con­tra­dic­to­rias entre sí, no logra­ron esta­ble­cer indi­cio alguno que vin­cu­la­ra a los impu­tados con el supues­to deli­to. Igno­ran­do estos vacíos jurí­di­cos, los peñi de Eli­cu­ra fue­ron tras­la­da­dos a la cár­cel de Lebu, en la Pro­vin­cia de Arau­co, ini­cian­do así su pri­sión polí­ti­ca que se extien­de has­ta la actual cri­sis pandémica.

Lamen­ta­ble­men­te, tal ejer­ci­cio de cri­mi­na­li­za­ción no es nin­gu­na nove­dad en el Lav­ken­ma­pu. Fren­te al ascen­so de las recu­pe­ra­cio­nes terri­to­ria­les duran­te los últi­mos años, el esta­do, las fores­ta­les y los lati­fun­dis­tas de la región han uti­li­za­do diver­sos meca­nis­mos de coer­ción para pro­te­ger las tie­rras mapu­che que usur­pa­ron y los intere­ses eco­nó­mi­cos que mate­ria­li­za­ron sobre estas, apro­ve­chán­do­se de las des­igual­da­des y vul­ne­ra­cio­nes que ellos mis­mos crea­ron a cos­ta de la divi­sión comu­ni­ta­ria, el empo­bre­ci­mien­to fami­liar y la esca­sa gene­ra­ción de opcio­nes labo­ra­les super­ex­plo­ta­das. Sin embar­go, ante el des­plie­gue actual de dis­tin­tos pro­ce­sos de anta­go­nis­mo comu­ni­ta­rio en la zona que han logra­do des­bor­dar tales meca­nis­mos, la manio­bra pre­do­mi­nan­te arti­cu­la­da des­de los sec­to­res de poder ha sido la cri­mi­na­li­za­ción de estas expe­rien­cias a tra­vés de mon­ta­jes o cau­sas judi­cia­les vicia­das. De algu­na for­ma, este con­jun­to de prác­ti­cas ha per­mi­ti­do repro­du­cir las con­di­cio­nes por don­de flu­ye el kuxan en el territorio.

Los pre­sos polí­ti­cos de Eli­cu­ra son con­se­cuen­cia de esta his­to­ria. Par­ti­cu­lar­men­te aque­llos inte­gran­tes del Lov Eli­ku­ra, expe­rien­cia lav­ken­che de resis­ten­cia que recu­pe­ró hace dos años el ex fun­do Las Ver­tien­tes, has­ta ese enton­ces en manos de los gran­des lati­fun­dis­tas del sec­tor, la fami­lia Rivas. Este clan fami­liar se ins­ta­ló jun­to a otros gru­pos de colo­nos a fina­les del siglo XIX en la ribe­ra del Lago Lanalhue, cuer­po de agua sagra­do en la cos­mo­go­nía mapu­che, y des­de enton­ces gran par­te de sus here­de­ros han sido res­pon­sa­bles y cóm­pli­ces de una serie de des­po­jos sobre el Valle de Eli­cu­ra, some­tien­do racial­men­te a su pobla­ción y mer­can­ti­li­zan­do de mane­ra sis­te­má­ti­ca sus recur­sos naturales.

Comen­zan­do el siglo pasa­do, con más o menos con­flic­tos, el pro­ce­so de con­cen­tra­ción de la tie­rra lav­ken­che fue tre­men­da­men­te des­igual. Si bien exis­tie­ron avan­ces sus­tan­ti­vos a favor de las comu­ni­da­des duran­te los ciclos de refor­ma agra­ria estos fue­ron seve­ra­men­te inte­rrum­pi­dos con el gol­pe de esta­do, even­to apro­ve­cha­do por muchas fami­lias adi­ne­ra­das de la zona, entre ellas los Rivas, para ampliar sus des­lin­des terri­to­ria­les adqui­rien­do pre­dios y par­ce­las bajo méto­dos ile­ga­les[5] o a pre­cios ridí­cu­la­men­te bajos. A tra­vés de la con­tra­rre­for­ma agra­ria en el Valle de Eli­ku­ra las por­cio­nes de tie­rra que no con­ti­nua­ban en manos lati­fun­dis­tas el Esta­do ter­mi­nó de frag­men­tar­las median­te dos vías prin­ci­pa­les: por un lado, las super­fi­cies empla­za­das en zonas bos­co­sas fue­ron adqui­ri­das por empre­sa­rios fores­ta­les median­te dudo­sos rema­tes, lo cual les per­mi­tió una rápi­da expan­sión del mono­cul­ti­vo de pino y euca­lip­to apo­ya­da, ade­más, con gene­ro­sas dádi­vas esta­ta­les[6], y, por otro, las hec­tá­reas más amplias de valle fér­til se entre­ga­ron a par­ce­le­ros chi­le­nos, arrin­co­nan­do a las fami­lias mapu­che a peque­ños pre­dios en los cua­les les era impo­si­ble rea­li­zar sus acti­vi­da­des de sub­sis­ten­cia; muti­lan­do sus diná­mi­cas pro­duc­ti­vas, aco­san­do sus prác­ti­cas cul­tu­ra­les y obli­gán­do­les a vivir en depen­den­cia de la patro­nal. Don Miguel Levi­queo Catri­leo[7], expre­sa­ba sobre esta situa­ción que “siem­pre los mapu­che vivi­mos en peque­ños pre­dios de tie­rra mien­tras los ricos se hacían sus casas en lo alto, en tre­men­das par­ce­las, de ahí nos mira­ban como sem­brá­ba­mos lo poco para vivir”.

Estos pro­ce­sos diri­gi­dos a la des­ar­ti­cu­la­ción de las comu­ni­da­des lav­ken­che, con­ti­nua­ron bajo otras moda­li­da­des una vez aca­ba­da la dic­ta­du­ra. Los Rivas, como “due­ños” del Valle, se lle­na­ron los bol­si­llos a cos­ta del nego­cio fores­tal y cons­ti­tu­ye­ron alian­zas con el gran capi­tal made­re­ro, expan­dien­do en con­jun­to las plan­ta­cio­nes de mono­cul­ti­vo que para ese enton­ces ya rodea­ban al Valle de Eli­ku­ra[8]. Pese a las con­quis­tas polí­ti­cas que el movi­mien­to mapu­che logró esta­ble­cer duran­te el perio­do neo­li­be­ral y a cier­tas aper­tu­ras lega­les que per­mi­tie­ron su pre­sen­cia en res­trin­gi­dos espa­cios demo­crá­ti­cos, la lógi­ca mul­ti­cul­tu­ral del capi­ta­lis­mo en la tran­si­ción per­pe­tuó el des­po­jo en todo el Wallmapu.

En este con­tex­to, las fami­lias lav­ken­che del Valle siguie­ron vivien­do en pro­fun­das con­di­cio­nes de des­igual­dad, las cua­les nue­va­men­te se agu­di­za­ron con el arri­bo de dis­tin­tas trans­na­cio­na­les a comien­zos del pre­sen­te siglo. Pri­me­ro, arre­me­tie­ron algu­nas com­pa­ñías meno­res de extrac­ción de ári­dos sobre los ríos Cale­bu y Eli­cu­ra, prin­ci­pa­les arte­rias hídri­cas del terri­to­rio que ali­men­tan el Lago Lanalhue, cau­san­do daños irre­pa­ra­bles en estos (Oli­ve­ra, 2017)[9]. Pos­te­rior­men­te, des­de el año 2016, con la apro­ba­ción para cons­truir la cen­tral hidro­eléc­tri­ca “Gus­ta­vi­to” de la cor­po­ra­ción ener­gé­ti­ca espa­ño­la Hidro­watt, que a la vez per­te­ne­ce al gru­po empre­sa­rial Impul­so, se evi­den­cia­ron los pla­nes de levan­tar otras dos hidro­eléc­tri­cas en el Valle por par­te de este con­glo­me­ra­do eco­nó­mi­co. Fren­te a tal situa­ción, la cual comen­za­ba a des­per­tar sos­pe­chas e indig­na­cio­nes, el lon­ko Miguel Levi­queo rápi­da­men­te indi­có que estos pro­yec­tos “no nos bene­fi­cian en nada, sólo nos traen des­truc­ción” (ídem.)

Es posi­ble iden­ti­fi­car que tales ame­na­zas se con­vir­tie­ron pron­ta­men­te en enemi­gos comu­nes para una pobla­ción local pro­fun­da­men­te frag­men­ta­da y des­uni­da pro­duc­to de las múl­ti­ples vio­len­cias y racis­mos a las cua­les había sido some­ti­da por lar­go tiem­po. La inmi­nen­te lle­ga­da de las hidro­eléc­tri­cas al terri­to­rio sig­ni­fi­có un encuen­tro colec­ti­vo fren­te a las injus­ti­cias pre­sen­tes y pasa­das, una indig­na­ción común que que­dó plas­ma­da en las pala­bras de Pame­la Ray­man, wer­ken del Lov Eli­ku­ra, al sos­te­ner que “ya esta­mos pla­ga­dos de fores­ta­les, con Hidro­watt no será lo mis­mo”. Así, duran­te ese año nace el “Movi­mien­to en Defen­sa de los Ríos del Valle de Eli­cu­ra”, orga­ni­za­ción con­for­ma­da por gen­te mapu­che y no mapu­che que lle­vó ade­lan­te una serie de accio­nes para fre­nar la ins­ta­la­ción de estos mega­pro­yec­tos, alcan­zan­do su apo­geo en julio de 2016 con la toma de la carre­te­ra P‑60‑R que une Cañe­te y Con­tul­mo, dos de los prin­ci­pa­les cen­tros urba­nos de la zona. Si bien este movi­mien­to sem­bró las pri­me­ras semi­llas de anta­go­nis­mo colec­ti­vo en el Valle lue­go de lar­gos años de letar­go, el des­gas­te de la lucha jurí­di­ca, las fric­cio­nes intrín­se­cas de cual­quier orga­ni­za­ción y algu­nos con­for­mis­mos ante cier­tos avan­ces en la lucha, ter­mi­nó por disolverlo.

Inte­gran­tes del Movi­mien­to en Defen­sa de los Ríos del Valle de Eli­cu­ra” se toman la carre­te­ra P‑60 que une Con­tul­mo y Cañe­te. Foto­gra­fía de Car­la Levi­queo Raiman.

Pero la resis­ten­cia en el Valle de Eli­cu­ra no con­clu­yó con el movi­mien­to. La juven­tud eli­ku­ra­che[10], naci­da y cre­ci­da entre pinos y lati­fun­dis­tas no se con­for­mó con estas peque­ñas vic­to­rias y afir­ma­dos en su dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción deci­die­ron avan­zar defi­ni­ti­va­men­te en la recons­ti­tu­ción terri­to­rial y cul­tu­ral del Valle, úni­co camino posi­ble para des­ga­rrar la his­to­ria de some­ti­mien­to que pesa­ba sobre sus hom­bros. De esta mane­ra, el 21 de enero del 2019 pu peñi ka pu lamuen entra­ron a recu­pe­rar el Fun­do Las Ver­tien­tes, per­te­ne­cien­te has­ta ese enton­ces a un here­de­ro de la fami­lia Rivas, nacien­do así el Lov Eli­ku­ra y cons­ti­tu­yén­do­se como una expe­rien­cia de resis­ten­cia que ha sig­ni­fi­ca­do un obs­tácu­lo con­cre­to al avan­ce del des­po­jo en el Lavkenmapu.

Des­de tal enton­ces, las estruc­tu­ras chi­le­nas de domi­na­ción han des­ple­ga­do sobre este Lov diver­sos meca­nis­mos de repre­sión, inten­tan­do des­ar­ti­cu­lar las acti­vi­da­des que sus­ten­tan su entra­ma­do comu­ni­ta­rio y con las cua­les se posi­bi­li­ta la con­cien­ti­za­ción de aque­lla gen­te que aún no se atre­ve a enfren­tar­las. El alla­na­mien­to ocu­rri­do a fina­les de enero y la sub­se­cuen­te pri­sión polí­ti­ca que viven los peñi de Eli­ku­ra deben ver­se como una acción más de esta estra­te­gia de per­se­cu­ción y hostigamiento.

La pri­sión polí­ti­ca mapu­che en tiem­pos de cri­sis pandémica

El 11 de febre­ro del pre­sen­te año se reu­nie­ron fue­ra de la cár­cel de Lebu dis­tin­tos Lov y comu­ni­da­des en resis­ten­cia del Lav­ken­ma­pu y otros terri­to­rios con la fina­li­dad de apo­yar a los pre­sos polí­ti­cos de Eli­ku­ra que ya cum­plían una dece­na de días tras las rejas. Median­te un comu­ni­ca­do que logró salir a la luz públi­ca[11] agra­de­cie­ron a las auto­ri­da­des y pu peñi ka pu lamuen que aquel día les acom­pa­ña­ron en la rea­li­za­ción de un ngui­llan­ma­wün, cere­mo­nia mapu­che diri­gi­da a brin­dar­les newen (fuer­za) y a pedir jus­ti­cia ante el pro­ce­so que los man­tie­ne pri­va­dos de su libertad.

«Esta­mos en tiem­pos de lucha, pero tam­bién de resis­ten­cia. Debe­mos apo­yar­nos como her­ma­nos y her­ma­nas en cual­quier terri­to­rio y alzar la voz ante las ame­na­zas de cual­quier tipo. Dejar la pasi­vi­dad y pasar a la acción y esta huel­ga es eso, es un paso hacia la movi­li­za­ción dado que es pre­fe­ri­ble morir luchan­do que de rodi­llas ante un sis­te­ma opre­sor que a tra­vés del mie­do a un virus some­te impla­ca­ble­men­te.«

Machi Celes­tino Cór­do­va, en huel­ga de ham­bre en la cár­cel de Temuco

Ade­más de esto, reite­ra­ron su apo­yo a todos los pre­sos polí­ti­cos mapu­che y no mapu­che reclui­dos en dis­tin­tas cár­ce­les de Chi­le. Has­ta la fecha, son una trein­te­na los wei­cha­ve (com­ba­tien­tes) que se encuen­tran en pri­sión pre­ven­ti­va, o cum­plien­do con­de­nas por dis­tin­tas cau­sas, obli­ga­dos a vivir la pan­de­mia en drás­ti­cas con­di­cio­nes higié­ni­cas pro­pias del con­fi­na­mien­to. Tal situa­ción, ade­más de vul­ne­rar sus Dere­chos Huma­nos, vio­la los prin­ci­pios de la medi­ci­na mapu­che que esta­ble­cen una vin­cu­la­ción estre­cha entre el che y las dife­ren­tes acti­vi­da­des desa­rro­lla­das en su mapu. Asi­mis­mo, ante el recru­de­ci­mien­to del puni­ti­vis­mo esta­tal, den­tro de los cen­tros peni­ten­cia­rios han pro­li­fe­ra­do algu­nas zonas gri­ses que son apro­ve­cha­das por el per­so­nal de gen­dar­me­ría para ejer­cer dis­tin­tas for­mas de vio­len­cia racis­ta con­tra la pobla­ción mapuche.

Fren­te a estas cla­ras des­ven­ta­jas que viven los pre­sos polí­ti­cos mapu­che ante la jus­ti­cia chi­le­na, des­de el lunes 4 de mayo muchos de ellos toma­ron la drás­ti­ca deci­sión de ini­ciar o reto­mar la huel­ga de ham­bre como medi­da de pre­sión ante el sis­te­ma eje­cu­ti­vo y judi­cial. Par­ti­cu­lar­men­te, Ser­gio Levi­nao; Víc­tor Llan­qui­leo; Sine­cio Huen­chu­llan; Freddy Mari­leo; Juan Quei­pul; Juan Cal­bu­coy; Dani­lo Nahuel­pi; Rei­nal­do Pen­chu­lef, todos pre­sos en la cár­cel de Angol, y el machi Celes­tino Cór­do­va, en la cár­cel de Temu­co, con esta noci­va deter­mi­na­ción exi­gie­ron al gobierno aco­ger­se al con­ve­nio 169 de la OIT y a la Decla­ra­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre los Dere­chos de los Pue­blos Indí­ge­nas, los cua­les indi­can la opción de cam­biar las medi­das cau­te­la­res en estos con­tex­tos de cri­sis. Asi­mis­mo, deman­da­ron la devo­lu­ción del terri­to­rio ances­tral usur­pa­do, el aban­dono de las empre­sas trans­na­cio­na­les res­pon­sa­bles del des­equi­li­brio en la vida mapu­che y la des­mi­li­ta­ri­za­ción del Wall­ma­pu. Por últi­mo, hicie­ron un lla­ma­do de movi­li­za­ción a todas las expre­sio­nes de resis­ten­cia que luchan día a día por la libe­ra­ción nacio­nal de su pueblo.

Sin embar­go, de mane­ra irri­so­ria e indi­fe­ren­te ante las deman­das de los pre­sos polí­ti­cos mapu­che, la res­pues­ta del sis­te­ma judi­cial chi­leno fue otor­gar el cam­bio de medi­da cau­te­lar al poli­cía res­pon­sa­ble de la muer­te del wei­cha­ve Cami­lo Catri­llan­ca en noviem­bre del 2018, per­mi­tién­do­le pasar su pro­ce­so jurí­di­co con arres­to domi­ci­lia­rio ante la ame­na­za que el Covid-19 repre­sen­ta­ba para su vida. A con­tra­co­rrien­te la jus­ti­cia ha nega­do sis­te­ma­ti­ca­men­te cam­biar las medi­das cau­te­la­res de los impu­tados mapu­che fru­to del con­flic­to terri­to­rial exis­ten­te en Wallmapu.

La cri­mi­na­li­za­cion en tiem­pos de pan­de­mia, el carác­ter racis­ta de la jus­ti­cia suma­do a la indi­fe­ren­cia del gobieno de reco­ger las deman­das de los pre­sos polí­ti­cos mapu­che en huel­ga de ham­bre, ha gene­ra­do como res­pues­ta el aumen­to pro­gre­si­vo de las accio­nes de resis­ten­cia en las zonas de Arau­co y Malle­co, epi­cen­tro del con­flic­to terri­to­rial que man­tie­ne el esta­do, empre­sas fores­ta­les y lati­fun­dis­tas con las comu­ni­da­des y lov mapu­che en Resis­ten­cia. Es así como entre los meses de abril y mayo, en ple­na cri­sis sani­ta­ria, la resis­ten­cia mapu­che rei­vin­di­có cer­ca de 30 accio­nes arma­das e incen­dia­rias en con­tra de sus enemi­gos estra­te­gi­cos, prin­ci­pal­men­te empre­sas fores­ta­les, exi­gien­do la liber­tad de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos aumen­tan­do, con ello, la ten­sión en la zona.

Si bien la pri­sión polí­ti­ca en Chi­le afec­ta de mane­ra trans­ver­sal a los sec­to­res comu­ni­ta­rios y popu­la­res que han deci­di­do luchar por una socie­dad dis­tin­ta, el ses­go racis­ta y colo­nial con que ope­ra el sis­te­ma judi­cial bajo los intere­ses eco­nó­mi­co-polí­ti­cos del Esta­do, vul­ne­ran de for­ma par­ti­cu­lar y situa­da al ser mapu­che. De este modo, la cár­cel y la per­se­cu­ción polí­ti­ca cons­ti­tu­yen meca­nis­mos de some­ti­mien­to con­tra aque­llas expe­rien­cias como el Lov Eli­ku­ra que han cons­trui­do, metro a metro, alter­na­ti­vas eman­ci­pa­to­rias de vida fren­te los ver­da­de­ros kuxan que azo­tan al mun­do: el capi­ta­lis­mo, el colo­nia­lis­mo y el patriarcado.


1 Entre los miles de casos que afec­tan par­ti­cu­lar­men­te a las cla­ses popu­la­res, des­ta­can los pre­sos polí­ti­cos Este­ban Bus­tos, Gil­ber­to Men­do­za y Rubén Rivas, todos encar­ce­la­dos des­de la insu­rrec­ción de octu­bre y mili­tan­tes del Movi­mien­to Juve­nil Lau­ta­ro – MJL, orga­ni­za­ción polí­ti­ca per­se­gui­da y cri­mi­na­li­za­da inin­te­rrum­pi­da­men­te des­de la dic­ta­du­ra pinochetista.

2 El Wall­ma­pu es la refe­ren­cia al terri­to­rio Mapu­che en su ple­ni­tud el cual, en tér­mi­nos gene­ra­les, está com­pues­to por el Puel­ma­pu (por­ción terri­to­rial al orien­te de la Cor­di­lle­ra de los Andes, hoy Argen­ti­na) y el Gulu­ma­pu (por­ción terri­to­rial al ponien­te del maci­zo cor­di­lle­rano, hoy Chi­le). Este últi­mo, a su vez, se divi­de en Lav­ken­ma­pu (hacia la cos­ta), Hui­lli­ma­pu (hacia el sur), Pikun­ma­pu (hacia el cen­tro) y Pehuen­ma­pu (hacia la cor­di­lle­ra). Lo lav­ken­che, en este caso, se refie­re en mapu­dun­gun a la gen­te que habi­ta el lavkenmapu.

3 Para Qui­del (2020), los anun­cios sobre este difí­cil con­tex­to el pue­blo mapu­che los iden­ti­fi­có en seña­les como los eclip­ses, el flo­re­ci­mien­to de la qui­la y otros fenó­me­nos que anun­cia­ban “malas situa­cio­nes, ham­bre, enfer­me­da­des y daños”, en sus pala­bras. Por ejem­plo, para él, la “muer­te del sol” o el gran eclip­se que se vivió hace un tiem­po atrás, fue la pre­do­mi­nan­cia de la oscu­ri­dad sobre la luz y con esto, la deter­mi­na­ción de un ciclo dis­tin­to en toda la vida sobre la tie­rra. El Covid-19 pue­de ser par­te de este ciclo. Se pue­de con­sul­tar su artícu­lo en https://​www​.comu​ni​dadhis​to​ria​ma​pu​che​.cl/​f​e​y​-​g​a​-​a​k​u​y​-​t​i​-​a​h​t​u​-​e​n​t​o​n​c​e​s​-​e​l​-​d​i​a​-​l​l​e​g​o​-​u​n​a​-​l​e​c​t​u​r​a​-​d​e​-​l​a​-​p​a​n​d​e​m​i​a​-​d​e​s​d​e​-​u​n​-​m​a​p​u​c​h​e​-​r​a​k​i​z​u​am/

4 Bajo el orde­na­mien­to terri­to­rial chi­leno, esta zona que­da­ría ubi­ca­da en la Pro­vin­cia de Arau­co, VIII región de Chile.

5 Sobre este tema revi­sar el libro “¡Xipa­mün pu ülka! La usur­pa­ción fores­tal del Lav­ken­ma­pu y el pro­ce­so actual de recu­pe­ra­ción”, escri­to por dis­tin­tas comu­ni­da­des y Lov en resis­ten­cia lavkenche.

6 En octu­bre de 1974 se emi­tió el Decre­to de Ley 701 con el fin de sub­si­diar y ase­gu­rar el mode­lo fores­tal en Chi­le. Tal decre­to ha sido sis­te­má­ti­ca­men­te reno­va­do por los gobier­nos de turno.

7 Hace algu­nos meses supi­mos la muer­te de Miguel Segun­do Levi­queo Catri­leo, lav­ken­che con his­to­rias, cam­pe­sino y fae­ne­ro, el cual pese a las múl­ti­ples vio­len­cias que vivió y que en sus mis­mas pala­bras le hicie­ron “dudar de su pue­blo”, hacia el final de su vida sin­tió orgu­llo por todo aque­llo que no se atre­vió a hacer y que actual­men­te su pro­ge­ni­tor lle­va­ba ade­lan­te en el Lov Eli­ku­ra. Estas líneas van dedi­ca­das a él, a su hijo que sufre con dig­ni­dad la pri­sión polí­ti­ca en la cár­cel de Lebu y a las lamuen de este pro­ce­so de resis­ten­cia que día a día afir­man con valen­tía una alter­na­ti­va de exis­ten­cia y eman­ci­pa­ción fren­te a este sis­te­ma de muerte.

8 Por ejem­plo, la Fores­tal Minin­co es due­ña del Fun­do San Ernes­to, el cual com­pren­de una super­fi­cie total de 2.871 hectáreas.

9 El tra­ba­jo más exhaus­ti­vo sobre este pro­ce­so fue escri­to por Natasha Oli­ve­ra duran­te el año 2017. Ella es inte­gran­te del medio de pren­sa mapu­che Aukin, refe­ren­te de con­tra­in­for­ma­ción en el Lav­ken­ma­pu. Se pue­de acce­der a este en: https://​www​.mapuex​press​.org/​2​0​1​7​/​1​2​/​2​0​/​l​a​s​-​c​e​n​t​r​a​l​e​s​-​h​i​d​r​o​e​l​e​c​t​r​i​c​a​s​-​q​u​e​-​a​m​e​n​a​z​a​n​-​l​o​s​-​r​i​o​s​-​d​e​l​-​v​a​l​l​e​-​d​e​-​e​l​i​c​u​ra/

10 Así se lla­ma a la pobla­ción lav­ken­che de este terri­to­rio, sig­ni­fi­can­do “che” “per­so­na” o “gen­te” en mapudungun.

11 En el comu­ni­ca­do, publi­ca­do por Aukin, se expre­sa: “Median­te la pre­sen­te car­ta que­re­mos hacer públi­co nues­tro agra­de­ci­mien­to a los lon­kos Miguel Levi­queo (Eli­cu­ra), José Lepi­cheo (Huen­te­lo­len), Mar­ce­lino Pai­neo (Anti­qui­na) y Fran­cis­co Lin­co (Lleu Lleu) que hoy mar­tes lle­ga­ron a acom­pa­ñar­nos a la cár­cel de Lebu para cele­brar un masi­vo ngui­llan­ma­wün al inte­rior de este penal, en don­de per­ma­ne­ce­mos pri­sio­ne­ros des­de el pasa­do 29 de enero. Gra­cias tam­bién a todas las pu lamuen, pu peñi pu papay, pu weke­che, ka pichi­ke­che de los Lov en Resis­ten­cia de Cayu­cu­pil, Pichi­llen­quehue, Qui­li­we, Eli­cu­ra, Pele­co, Huen­te­lo­len, Hua­pe, Pocuno, Lleu Lleu, Anti­qui­na, Cura­pai­lla­co, Kol­ku­ma y demas terri­to­rios que vinie­ron a entre­gar­nos su newen y apoyo.”

por Natasha Oli­ve­ra, Julio Parra & Edgars Mar­tí­nez Navarrete

La pan­de­mia del COVID-19 sus­pen­dió la coyun­tu­ra polí­ti­ca más impor­tan­te abier­ta en Chi­le des­de el fin de la dic­ta­du­ra. A par­tir del 18 de octu­bre de 2019, millo­nes de per­so­nas ocu­pa­ron las calles y los terri­to­rios del oasis neo­li­be­ral lati­no­ame­ri­cano bus­can­do cam­biar un orde­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal que ha per­pe­tua­do los intere­ses del impe­ria­lis­mo en el país del sur. El ¨mila­gro chi­leno¨, como lla­mó Fried­man a las refor­mas de libe­ra­li­za­ción eco­nó­mi­ca adop­ta­das duran­te el régi­men mili­tar, no tar­dó en sacra­li­zar la des­igual­dad social como nor­ma divi­na y a las cla­ses domi­nan­tes como sus sacer­do­tes. De esta mane­ra, la cri­sis pan­dé­mi­ca que actual­men­te azo­ta al mun­do se super­pu­so a la cri­sis del mode­lo chi­leno, dejan­do al des­cu­bier­to su ver­da­de­ro motor: la mer­can­ti­li­za­ción total de la vida social.


En ambos esce­na­rios la lógi­ca de admi­nis­tra­ción de la cri­sis ope­ró bajo un mis­mo patrón puni­ti­vis­ta y de pau­pe­ri­za­ción: en el pri­me­ro, con gran dolor para el cam­po popu­lar, dejan­do miles de heri­dos, 32 muer­tos en manos de poli­cías o mili­ta­res y más de 2 mil 500 pre­sos polí­ti­cos[1]. y, en el segun­do, des­pro­te­gien­do a gran­des masas de trabajadores/​as, sal­van­do a empre­sas pri­va­das con fon­dos públi­cos y sacan­do a las calles, nue­va­men­te, a nume­ro­sas tro­pas mili­ta­res para sal­va­guar­dar un inú­til toque de que­da noc­turno. De este modo, el pro­ce­so de imbri­ca­ción de las cri­sis está sien­do uti­li­za­do para arti­cu­lar medi­das de con­trol social, polí­ti­cas de pre­ca­ri­za­ción, un con­jun­to de legis­la­cio­nes en bene­fi­cio de las éli­tes y para apun­ta­lar al capi­tal financiero.

Si bien este nue­vo con­tex­to de pan­de­mia sig­ni­fi­có un sal­va­vi­das para el gobierno de Sebas­tián Piñe­ra, el cual des­pués de la rebe­lión de octu­bre se man­te­nía en la pre­si­den­cia con tan sólo un 6% de apro­ba­ción y en la mira de los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les de Dere­chos Huma­nos, duran­te las últi­mas sema­nas el ham­bre y la fal­ta de opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas han obli­ga­do a las cla­ses popu­la­res a gene­rar alter­na­ti­vas para ali­men­tar­se, emer­gien­do ins­tan­cias como las ollas comu­nes y, fren­te a tal esce­na­rio, han vuel­to a bro­tar mani­fes­ta­cio­nes de indig­na­ción con­tes­ta­ta­ria. Al pare­cer, todo indi­ca que si esta com­ple­ja situa­ción con­ti­núa la rebe­lión popu­lar vol­ve­rá a tomar­se las calles de Chi­le, con o sin pandemia.

Sin embar­go, esta super­po­si­ción de cri­sis no afec­ta trans­ver­sal­men­te a todo el país. Como siem­pre, es sobre los sec­to­res popu­la­res y los pue­blos indí­ge­nas don­de recaen las peo­res con­se­cuen­cias de estos emba­tes, expo­nien­do la acu­mu­la­ción his­tó­ri­ca de des­igual­da­des a las que han esta­do some­ti­dos. Es por esto que en diver­sas zonas del Wall­ma­pu[2] los Lov y comu­ni­da­des mapu­che inme­dia­ta­men­te toma­ron medi­das ante la apa­ri­ción de la pan­de­mia: entre otras, se acti­va­ron redes de apo­yo ali­men­ta­rio y fren­te a la nula reac­ción del gobierno, se levan­ta­ron cor­do­nes higié­ni­cos comu­ni­ta­rios con el fin de res­trin­gir el trán­si­to de turis­tas y el trans­por­te de algu­nas mer­can­cías por los territorios.

Des­de el plano de las resis­ten­cias, la pan­de­mia exhi­bió tam­bién cier­tas dis­tin­cio­nes impor­tan­tes entre el movi­mien­to mapu­che y el movi­mien­to chi­leno que se habían “des­di­bu­ja­do” con el levan­ta­mien­to de octu­bre y que resal­tar­las nos ayu­da­ría a com­pren­der la for­ta­le­za con­te­ni­da en estas dos vías de lucha con­tra un enemi­go com­par­ti­do. Así, sería impo­si­ble esta­ble­cer que ambas colec­ti­vi­da­des lue­go de la rebe­lión com­par­tían, en estric­to rigor, estra­te­gias de lucha. Aun­que ejer­cie­ron en deter­mi­na­dos momen­tos prác­ti­cas con­jun­tas de resis­ten­cia, las cua­les expre­san poten­cial­men­te lo que podría­mos lla­mar una rebel­día plu­ri­na­cio­nal, estas mani­fes­ta­cio­nes no logra­ron des­bor­dar el plano de lo inme­dia­to y de lo sim­bó­li­co: la pre­sen­cia masi­va de la wenu­fo­ye (ban­de­ra mapu­che) en las mar­chas, la des­truc­ción de diver­sas esta­tuas colo­nia­les en las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Chi­le y la ines­ta­ble legi­ti­ma­ción de la vio­len­cia polí­ti­ca en manos de la “pri­me­ra línea”, fue­ron expre­sio­nes con­cre­tas de una ads­crip­ción común que no logró ni ha logra­do fra­guar­se en una alian­za de emancipación.

De esta for­ma, si bien en un plano estra­té­gi­co algu­nos diri­gen­tes mapu­che reco­no­cie­ron que su libe­ra­ción como pue­blo depen­día de la libe­ra­ción de los sec­to­res chi­le­nos opri­mi­dos, el movi­mien­to mapu­che auto­no­mis­ta mar­có una tác­ti­ca a rit­mo pro­pio den­tro de la rebe­lión de octu­bre y tam­bién den­tro de la cri­sis pan­dé­mi­ca. A nues­tra con­si­de­ra­ción, más allá de lo pro­gra­má­ti­co, esto obe­de­ce a una con­cep­ción dife­ren­cia­da sobre las for­mas de enten­der las tra­mas his­tó­ri­cas de la domi­na­ción y la eman­ci­pa­ción que, si bien no son anta­gó­ni­cas, tie­nen mati­ces impor­tan­tes. Ejem­plo de esto, es como el pue­blo mapu­che, a dife­ren­cia del pue­blo chi­leno, com­pren­de y ana­li­za la actual pan­de­mia des­de la inte­gra­li­dad de su his­to­ria de some­ti­mien­to y resis­ten­cia y no como un even­to espasmódico.

Más allá del Covid-19: la pan­de­mia vis­ta des­de el mapu­che rakizuam

El pue­blo mapu­che hace déca­das que vie­ne denun­cian­do la noci­vi­dad del mode­lo capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral. No tan sólo en un plano mate­rial, don­de las con­se­cuen­cias sobre sus tie­rras son alar­man­tes, sino tam­bién en torno a las dife­ren­tes tra­mas espi­ri­tua­les, cul­tu­ra­les y polí­ti­cas que sus­ten­tan su for­ma de vida y que la lógi­ca colo­nial del capi­ta­lis­mo ha sofo­ca­do his­tó­ri­ca­men­te. Tales embes­ti­das, han cau­sa­dos múl­ti­ples trans­for­ma­cio­nes sobre el terri­to­rio y en las for­mas de vin­cu­la­ción huma­na que en este se desa­rro­llan, obli­gan­do a las pobla­cio­nes loca­les a tras­to­car los ciclos pro­duc­ti­vos, a enfren­tar sequías, pla­gas, enfer­me­da­des y otras adver­si­da­des deri­va­das de la expan­sión de los mode­los fores­tal, ener­gé­ti­co y mine­ro en el Wall­ma­pu. Ade­más de esto, con el fin de pro­te­ger los intere­ses del capi­tal, gran par­te del terri­to­rio en con­flic­to está mili­ta­ri­za­do, ante lo cual las comu­ni­da­des deben lidiar con alla­na­mien­tos sis­te­má­ti­cos, rete­nes y una serie de hos­ti­ga­mien­tos recu­rren­tes. Por lo ante­rior, no es extra­ño que des­de la cos­mo­go­nía mapu­che se refie­ran a la pan­de­mia actual des­de la memo­ria del des­po­jo y la vio­len­cia, la cual se remon­ta a otros males arri­ba­dos mucho tiem­po atrás que aún afec­tan su itro­fil mon­gen (la vida en su plenitud).

Efec­ti­vos de las fuer­zas espe­cia­les de la poli­cía chi­le­na res­guar­da ingre­so de fun­do fores­tal al sur de la pro­vin­cia de Arau­co. Foto­gra­fía de Julio Parra.

Des­de el mapu­che raki­zuam (pen­sa­mien­to mapu­che), por tan­to, es impo­si­ble ver la pan­de­mia actual como un fenó­meno úni­ca­men­te bio­ló­gi­co, des­li­gán­do­lo de otros fac­to­res que han per­ju­di­ca­do y enfer­ma­do por lar­go tiem­po a la tota­li­dad de seres coexis­ten­tes sobre la mapu (tie­rra)[3]. Según José Qui­del (2020), inte­lec­tual mapu­che, el kuxan (enfer­me­dad) es una “enti­dad viva que tie­ne diver­sos orí­ge­nes y que en algún momen­to logra pene­trar en algu­nas de las dimen­sio­nes del che (per­so­na); pue­de ser en su püjü (espí­ri­tu), en su raki­zuam (pen­sa­mien­to), en ragi che­gen (lo social) o en su kalül (cuer­po bio­ló­gi­co) y des­de allí se nutre, se for­ta­le­ce”. Con el tiem­po, y si no es tra­ta­do, este kuxan va apo­de­rán­do­se del entra­ma­do don­de se intro­du­jo, pro­vo­can­do daños y tras­tor­nos que lle­gan a ser irre­me­dia­bles. Tal es el moti­vo de que muchas comu­ni­da­des y Lov com­pren­dan y expli­quen sus pro­ble­mas indi­vi­dua­les y comu­ni­ta­rios aten­dien­do las ines­ta­bi­li­da­des que un kuxan pue­de pro­vo­car en lo social.

Bajo esta con­cep­ción, la cual reta al para­dig­ma bio­mé­di­co hege­mó­ni­co, el pue­blo mapu­che entien­de al Covid-19 como un kuxan que enraí­za su natu­ra­le­za mul­ti­di­men­sio­nal en el resul­ta­do noci­vo de una serie de pro­ce­sos eje­cu­ta­dos por dis­tin­tos dis­po­si­ti­vos capi­ta­lis­tas y colo­nia­les sobre cuer­pos, terri­to­rios, recur­sos y espi­ri­tua­li­da­des de gen­te mapu­che y no mapu­che en tér­mi­nos de lar­ga dura­ción. Es decir, la apa­ri­ción de esta enfer­me­dad, que ha expues­to los lími­tes de la admi­nis­tra­ción neo­li­be­ral de la vida, no es pro­duc­to de un “acon­te­ci­mien­to” con­cre­to ni ais­la­do, sino de la noci­va con­den­sa­ción con­tem­po­rá­nea con que se ha desa­rro­lla­do his­tó­ri­ca­men­te el sis­te­ma de domi­na­ción sobre el Wallmapu.

Por lo ante­rior, des­de este plano his­tó­ri­co e inter­de­pen­dien­te, deri­va­do del mapu­che raki­zuam, podría­mos sos­te­ner que el ascen­so de las recu­pe­ra­cio­nes terri­to­ria­les mapu­che duran­te los últi­mos años se debe a la nece­si­dad de bus­car alter­na­ti­vas de vida fren­te a estas múl­ti­ples cri­sis que soca­va­ron sus posi­bi­li­da­des de repro­duc­ción comu­ni­ta­ria, hoy nue­va­men­te ame­na­za­das por el Covid-19.

Las razo­nes his­tó­ri­cas del kuxan: el caso del Lov Elikura

La madru­ga­da del 29 de enero, más de un cen­te­nar de efec­ti­vos poli­cia­les alla­nó vio­len­ta­men­te 5 vivien­das en el Valle de Eli­cu­ra, terri­to­rio lav­ken­che del Wall­ma­pu[4]. Entre gol­pes, for­ce­jeos y múl­ti­ples vul­ne­ra­cio­nes a sus fami­lias, se lle­va­ron en cali­dad de dete­ni­dos a Matías Levi­queo, Eli­seo Reiman, Gui­ller­mo Camus, Este­ban Hui­cha­cu­ra, Car­los Hui­cha­cu­ra y Manuel Hui­cha­cu­ra. Bajo la pre­sun­ta par­ti­ci­pa­ción en la muer­te de un vecino de la zona, aque­lla mis­ma tar­de todos los impu­tados pasa­ron a con­trol de deten­ción y que­da­ron en pri­sión preventiva.

En la audien­cia de for­ma­li­za­ción se pudo cons­ta­tar que las úni­cas prue­bas en con­tra de los comu­ne­ros fue­ron decla­ra­cio­nes brin­da­das por tes­ti­gos pro­te­gi­dos las cua­les, ade­más de ser con­tra­dic­to­rias entre sí, no logra­ron esta­ble­cer indi­cio alguno que vin­cu­la­ra a los impu­tados con el supues­to deli­to. Igno­ran­do estos vacíos jurí­di­cos, los peñi de Eli­cu­ra fue­ron tras­la­da­dos a la cár­cel de Lebu, en la Pro­vin­cia de Arau­co, ini­cian­do así su pri­sión polí­ti­ca que se extien­de has­ta la actual cri­sis pandémica.

Lamen­ta­ble­men­te, tal ejer­ci­cio de cri­mi­na­li­za­ción no es nin­gu­na nove­dad en el Lav­ken­ma­pu. Fren­te al ascen­so de las recu­pe­ra­cio­nes terri­to­ria­les duran­te los últi­mos años, el esta­do, las fores­ta­les y los lati­fun­dis­tas de la región han uti­li­za­do diver­sos meca­nis­mos de coer­ción para pro­te­ger las tie­rras mapu­che que usur­pa­ron y los intere­ses eco­nó­mi­cos que mate­ria­li­za­ron sobre estas, apro­ve­chán­do­se de las des­igual­da­des y vul­ne­ra­cio­nes que ellos mis­mos crea­ron a cos­ta de la divi­sión comu­ni­ta­ria, el empo­bre­ci­mien­to fami­liar y la esca­sa gene­ra­ción de opcio­nes labo­ra­les super­ex­plo­ta­das. Sin embar­go, ante el des­plie­gue actual de dis­tin­tos pro­ce­sos de anta­go­nis­mo comu­ni­ta­rio en la zona que han logra­do des­bor­dar tales meca­nis­mos, la manio­bra pre­do­mi­nan­te arti­cu­la­da des­de los sec­to­res de poder ha sido la cri­mi­na­li­za­ción de estas expe­rien­cias a tra­vés de mon­ta­jes o cau­sas judi­cia­les vicia­das. De algu­na for­ma, este con­jun­to de prác­ti­cas ha per­mi­ti­do repro­du­cir las con­di­cio­nes por don­de flu­ye el kuxan en el territorio.

Los pre­sos polí­ti­cos de Eli­cu­ra son con­se­cuen­cia de esta his­to­ria. Par­ti­cu­lar­men­te aque­llos inte­gran­tes del Lov Eli­ku­ra, expe­rien­cia lav­ken­che de resis­ten­cia que recu­pe­ró hace dos años el ex fun­do Las Ver­tien­tes, has­ta ese enton­ces en manos de los gran­des lati­fun­dis­tas del sec­tor, la fami­lia Rivas. Este clan fami­liar se ins­ta­ló jun­to a otros gru­pos de colo­nos a fina­les del siglo XIX en la ribe­ra del Lago Lanalhue, cuer­po de agua sagra­do en la cos­mo­go­nía mapu­che, y des­de enton­ces gran par­te de sus here­de­ros han sido res­pon­sa­bles y cóm­pli­ces de una serie de des­po­jos sobre el Valle de Eli­cu­ra, some­tien­do racial­men­te a su pobla­ción y mer­can­ti­li­zan­do de mane­ra sis­te­má­ti­ca sus recur­sos naturales.

Comen­zan­do el siglo pasa­do, con más o menos con­flic­tos, el pro­ce­so de con­cen­tra­ción de la tie­rra lav­ken­che fue tre­men­da­men­te des­igual. Si bien exis­tie­ron avan­ces sus­tan­ti­vos a favor de las comu­ni­da­des duran­te los ciclos de refor­ma agra­ria estos fue­ron seve­ra­men­te inte­rrum­pi­dos con el gol­pe de esta­do, even­to apro­ve­cha­do por muchas fami­lias adi­ne­ra­das de la zona, entre ellas los Rivas, para ampliar sus des­lin­des terri­to­ria­les adqui­rien­do pre­dios y par­ce­las bajo méto­dos ile­ga­les[5] o a pre­cios ridí­cu­la­men­te bajos. A tra­vés de la con­tra­rre­for­ma agra­ria en el Valle de Eli­ku­ra las por­cio­nes de tie­rra que no con­ti­nua­ban en manos lati­fun­dis­tas el Esta­do ter­mi­nó de frag­men­tar­las median­te dos vías prin­ci­pa­les: por un lado, las super­fi­cies empla­za­das en zonas bos­co­sas fue­ron adqui­ri­das por empre­sa­rios fores­ta­les median­te dudo­sos rema­tes, lo cual les per­mi­tió una rápi­da expan­sión del mono­cul­ti­vo de pino y euca­lip­to apo­ya­da, ade­más, con gene­ro­sas dádi­vas esta­ta­les[6], y, por otro, las hec­tá­reas más amplias de valle fér­til se entre­ga­ron a par­ce­le­ros chi­le­nos, arrin­co­nan­do a las fami­lias mapu­che a peque­ños pre­dios en los cua­les les era impo­si­ble rea­li­zar sus acti­vi­da­des de sub­sis­ten­cia; muti­lan­do sus diná­mi­cas pro­duc­ti­vas, aco­san­do sus prác­ti­cas cul­tu­ra­les y obli­gán­do­les a vivir en depen­den­cia de la patro­nal. Don Miguel Levi­queo Catri­leo[7], expre­sa­ba sobre esta situa­ción que “siem­pre los mapu­che vivi­mos en peque­ños pre­dios de tie­rra mien­tras los ricos se hacían sus casas en lo alto, en tre­men­das par­ce­las, de ahí nos mira­ban como sem­brá­ba­mos lo poco para vivir”.

Estos pro­ce­sos diri­gi­dos a la des­ar­ti­cu­la­ción de las comu­ni­da­des lav­ken­che, con­ti­nua­ron bajo otras moda­li­da­des una vez aca­ba­da la dic­ta­du­ra. Los Rivas, como “due­ños” del Valle, se lle­na­ron los bol­si­llos a cos­ta del nego­cio fores­tal y cons­ti­tu­ye­ron alian­zas con el gran capi­tal made­re­ro, expan­dien­do en con­jun­to las plan­ta­cio­nes de mono­cul­ti­vo que para ese enton­ces ya rodea­ban al Valle de Eli­ku­ra[8]. Pese a las con­quis­tas polí­ti­cas que el movi­mien­to mapu­che logró esta­ble­cer duran­te el perio­do neo­li­be­ral y a cier­tas aper­tu­ras lega­les que per­mi­tie­ron su pre­sen­cia en res­trin­gi­dos espa­cios demo­crá­ti­cos, la lógi­ca mul­ti­cul­tu­ral del capi­ta­lis­mo en la tran­si­ción per­pe­tuó el des­po­jo en todo el Wallmapu.

En este con­tex­to, las fami­lias lav­ken­che del Valle siguie­ron vivien­do en pro­fun­das con­di­cio­nes de des­igual­dad, las cua­les nue­va­men­te se agu­di­za­ron con el arri­bo de dis­tin­tas trans­na­cio­na­les a comien­zos del pre­sen­te siglo. Pri­me­ro, arre­me­tie­ron algu­nas com­pa­ñías meno­res de extrac­ción de ári­dos sobre los ríos Cale­bu y Eli­cu­ra, prin­ci­pa­les arte­rias hídri­cas del terri­to­rio que ali­men­tan el Lago Lanalhue, cau­san­do daños irre­pa­ra­bles en estos (Oli­ve­ra, 2017)[9]. Pos­te­rior­men­te, des­de el año 2016, con la apro­ba­ción para cons­truir la cen­tral hidro­eléc­tri­ca “Gus­ta­vi­to” de la cor­po­ra­ción ener­gé­ti­ca espa­ño­la Hidro­watt, que a la vez per­te­ne­ce al gru­po empre­sa­rial Impul­so, se evi­den­cia­ron los pla­nes de levan­tar otras dos hidro­eléc­tri­cas en el Valle por par­te de este con­glo­me­ra­do eco­nó­mi­co. Fren­te a tal situa­ción, la cual comen­za­ba a des­per­tar sos­pe­chas e indig­na­cio­nes, el lon­ko Miguel Levi­queo rápi­da­men­te indi­có que estos pro­yec­tos “no nos bene­fi­cian en nada, sólo nos traen des­truc­ción” (ídem.)

Es posi­ble iden­ti­fi­car que tales ame­na­zas se con­vir­tie­ron pron­ta­men­te en enemi­gos comu­nes para una pobla­ción local pro­fun­da­men­te frag­men­ta­da y des­uni­da pro­duc­to de las múl­ti­ples vio­len­cias y racis­mos a las cua­les había sido some­ti­da por lar­go tiem­po. La inmi­nen­te lle­ga­da de las hidro­eléc­tri­cas al terri­to­rio sig­ni­fi­có un encuen­tro colec­ti­vo fren­te a las injus­ti­cias pre­sen­tes y pasa­das, una indig­na­ción común que que­dó plas­ma­da en las pala­bras de Pame­la Ray­man, wer­ken del Lov Eli­ku­ra, al sos­te­ner que “ya esta­mos pla­ga­dos de fores­ta­les, con Hidro­watt no será lo mis­mo”. Así, duran­te ese año nace el “Movi­mien­to en Defen­sa de los Ríos del Valle de Eli­cu­ra”, orga­ni­za­ción con­for­ma­da por gen­te mapu­che y no mapu­che que lle­vó ade­lan­te una serie de accio­nes para fre­nar la ins­ta­la­ción de estos mega­pro­yec­tos, alcan­zan­do su apo­geo en julio de 2016 con la toma de la carre­te­ra P‑60‑R que une Cañe­te y Con­tul­mo, dos de los prin­ci­pa­les cen­tros urba­nos de la zona. Si bien este movi­mien­to sem­bró las pri­me­ras semi­llas de anta­go­nis­mo colec­ti­vo en el Valle lue­go de lar­gos años de letar­go, el des­gas­te de la lucha jurí­di­ca, las fric­cio­nes intrín­se­cas de cual­quier orga­ni­za­ción y algu­nos con­for­mis­mos ante cier­tos avan­ces en la lucha, ter­mi­nó por disolverlo.

Inte­gran­tes del Movi­mien­to en Defen­sa de los Ríos del Valle de Eli­cu­ra” se toman la carre­te­ra P‑60 que une Con­tul­mo y Cañe­te. Foto­gra­fía de Car­la Levi­queo Raiman.

Pero la resis­ten­cia en el Valle de Eli­cu­ra no con­clu­yó con el movi­mien­to. La juven­tud eli­ku­ra­che[10], naci­da y cre­ci­da entre pinos y lati­fun­dis­tas no se con­for­mó con estas peque­ñas vic­to­rias y afir­ma­dos en su dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción deci­die­ron avan­zar defi­ni­ti­va­men­te en la recons­ti­tu­ción terri­to­rial y cul­tu­ral del Valle, úni­co camino posi­ble para des­ga­rrar la his­to­ria de some­ti­mien­to que pesa­ba sobre sus hom­bros. De esta mane­ra, el 21 de enero del 2019 pu peñi ka pu lamuen entra­ron a recu­pe­rar el Fun­do Las Ver­tien­tes, per­te­ne­cien­te has­ta ese enton­ces a un here­de­ro de la fami­lia Rivas, nacien­do así el Lov Eli­ku­ra y cons­ti­tu­yén­do­se como una expe­rien­cia de resis­ten­cia que ha sig­ni­fi­ca­do un obs­tácu­lo con­cre­to al avan­ce del des­po­jo en el Lavkenmapu.

Des­de tal enton­ces, las estruc­tu­ras chi­le­nas de domi­na­ción han des­ple­ga­do sobre este Lov diver­sos meca­nis­mos de repre­sión, inten­tan­do des­ar­ti­cu­lar las acti­vi­da­des que sus­ten­tan su entra­ma­do comu­ni­ta­rio y con las cua­les se posi­bi­li­ta la con­cien­ti­za­ción de aque­lla gen­te que aún no se atre­ve a enfren­tar­las. El alla­na­mien­to ocu­rri­do a fina­les de enero y la sub­se­cuen­te pri­sión polí­ti­ca que viven los peñi de Eli­ku­ra deben ver­se como una acción más de esta estra­te­gia de per­se­cu­ción y hostigamiento.

La pri­sión polí­ti­ca mapu­che en tiem­pos de cri­sis pandémica

El 11 de febre­ro del pre­sen­te año se reu­nie­ron fue­ra de la cár­cel de Lebu dis­tin­tos Lov y comu­ni­da­des en resis­ten­cia del Lav­ken­ma­pu y otros terri­to­rios con la fina­li­dad de apo­yar a los pre­sos polí­ti­cos de Eli­ku­ra que ya cum­plían una dece­na de días tras las rejas. Median­te un comu­ni­ca­do que logró salir a la luz públi­ca[11] agra­de­cie­ron a las auto­ri­da­des y pu peñi ka pu lamuen que aquel día les acom­pa­ña­ron en la rea­li­za­ción de un ngui­llan­ma­wün, cere­mo­nia mapu­che diri­gi­da a brin­dar­les newen (fuer­za) y a pedir jus­ti­cia ante el pro­ce­so que los man­tie­ne pri­va­dos de su libertad.

«Esta­mos en tiem­pos de lucha, pero tam­bién de resis­ten­cia. Debe­mos apo­yar­nos como her­ma­nos y her­ma­nas en cual­quier terri­to­rio y alzar la voz ante las ame­na­zas de cual­quier tipo. Dejar la pasi­vi­dad y pasar a la acción y esta huel­ga es eso, es un paso hacia la movi­li­za­ción dado que es pre­fe­ri­ble morir luchan­do que de rodi­llas ante un sis­te­ma opre­sor que a tra­vés del mie­do a un virus some­te impla­ca­ble­men­te.«

Machi Celes­tino Cór­do­va, en huel­ga de ham­bre en la cár­cel de Temuco

Ade­más de esto, reite­ra­ron su apo­yo a todos los pre­sos polí­ti­cos mapu­che y no mapu­che reclui­dos en dis­tin­tas cár­ce­les de Chi­le. Has­ta la fecha, son una trein­te­na los wei­cha­ve (com­ba­tien­tes) que se encuen­tran en pri­sión pre­ven­ti­va, o cum­plien­do con­de­nas por dis­tin­tas cau­sas, obli­ga­dos a vivir la pan­de­mia en drás­ti­cas con­di­cio­nes higié­ni­cas pro­pias del con­fi­na­mien­to. Tal situa­ción, ade­más de vul­ne­rar sus Dere­chos Huma­nos, vio­la los prin­ci­pios de la medi­ci­na mapu­che que esta­ble­cen una vin­cu­la­ción estre­cha entre el che y las dife­ren­tes acti­vi­da­des desa­rro­lla­das en su mapu. Asi­mis­mo, ante el recru­de­ci­mien­to del puni­ti­vis­mo esta­tal, den­tro de los cen­tros peni­ten­cia­rios han pro­li­fe­ra­do algu­nas zonas gri­ses que son apro­ve­cha­das por el per­so­nal de gen­dar­me­ría para ejer­cer dis­tin­tas for­mas de vio­len­cia racis­ta con­tra la pobla­ción mapuche.

Fren­te a estas cla­ras des­ven­ta­jas que viven los pre­sos polí­ti­cos mapu­che ante la jus­ti­cia chi­le­na, des­de el lunes 4 de mayo muchos de ellos toma­ron la drás­ti­ca deci­sión de ini­ciar o reto­mar la huel­ga de ham­bre como medi­da de pre­sión ante el sis­te­ma eje­cu­ti­vo y judi­cial. Par­ti­cu­lar­men­te, Ser­gio Levi­nao; Víc­tor Llan­qui­leo; Sine­cio Huen­chu­llan; Freddy Mari­leo; Juan Quei­pul; Juan Cal­bu­coy; Dani­lo Nahuel­pi; Rei­nal­do Pen­chu­lef, todos pre­sos en la cár­cel de Angol, y el machi Celes­tino Cór­do­va, en la cár­cel de Temu­co, con esta noci­va deter­mi­na­ción exi­gie­ron al gobierno aco­ger­se al con­ve­nio 169 de la OIT y a la Decla­ra­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre los Dere­chos de los Pue­blos Indí­ge­nas, los cua­les indi­can la opción de cam­biar las medi­das cau­te­la­res en estos con­tex­tos de cri­sis. Asi­mis­mo, deman­da­ron la devo­lu­ción del terri­to­rio ances­tral usur­pa­do, el aban­dono de las empre­sas trans­na­cio­na­les res­pon­sa­bles del des­equi­li­brio en la vida mapu­che y la des­mi­li­ta­ri­za­ción del Wall­ma­pu. Por últi­mo, hicie­ron un lla­ma­do de movi­li­za­ción a todas las expre­sio­nes de resis­ten­cia que luchan día a día por la libe­ra­ción nacio­nal de su pueblo.

Sin embar­go, de mane­ra irri­so­ria e indi­fe­ren­te ante las deman­das de los pre­sos polí­ti­cos mapu­che, la res­pues­ta del sis­te­ma judi­cial chi­leno fue otor­gar el cam­bio de medi­da cau­te­lar al poli­cía res­pon­sa­ble de la muer­te del wei­cha­ve Cami­lo Catri­llan­ca en noviem­bre del 2018, per­mi­tién­do­le pasar su pro­ce­so jurí­di­co con arres­to domi­ci­lia­rio ante la ame­na­za que el Covid-19 repre­sen­ta­ba para su vida. A con­tra­co­rrien­te la jus­ti­cia ha nega­do sis­te­ma­ti­ca­men­te cam­biar las medi­das cau­te­la­res de los impu­tados mapu­che fru­to del con­flic­to terri­to­rial exis­ten­te en Wallmapu.

La cri­mi­na­li­za­cion en tiem­pos de pan­de­mia, el carác­ter racis­ta de la jus­ti­cia suma­do a la indi­fe­ren­cia del gobieno de reco­ger las deman­das de los pre­sos polí­ti­cos mapu­che en huel­ga de ham­bre, ha gene­ra­do como res­pues­ta el aumen­to pro­gre­si­vo de las accio­nes de resis­ten­cia en las zonas de Arau­co y Malle­co, epi­cen­tro del con­flic­to terri­to­rial que man­tie­ne el esta­do, empre­sas fores­ta­les y lati­fun­dis­tas con las comu­ni­da­des y lov mapu­che en Resis­ten­cia. Es así como entre los meses de abril y mayo, en ple­na cri­sis sani­ta­ria, la resis­ten­cia mapu­che rei­vin­di­có cer­ca de 30 accio­nes arma­das e incen­dia­rias en con­tra de sus enemi­gos estra­te­gi­cos, prin­ci­pal­men­te empre­sas fores­ta­les, exi­gien­do la liber­tad de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos aumen­tan­do, con ello, la ten­sión en la zona.

Si bien la pri­sión polí­ti­ca en Chi­le afec­ta de mane­ra trans­ver­sal a los sec­to­res comu­ni­ta­rios y popu­la­res que han deci­di­do luchar por una socie­dad dis­tin­ta, el ses­go racis­ta y colo­nial con que ope­ra el sis­te­ma judi­cial bajo los intere­ses eco­nó­mi­co-polí­ti­cos del Esta­do, vul­ne­ran de for­ma par­ti­cu­lar y situa­da al ser mapu­che. De este modo, la cár­cel y la per­se­cu­ción polí­ti­ca cons­ti­tu­yen meca­nis­mos de some­ti­mien­to con­tra aque­llas expe­rien­cias como el Lov Eli­ku­ra que han cons­trui­do, metro a metro, alter­na­ti­vas eman­ci­pa­to­rias de vida fren­te los ver­da­de­ros kuxan que azo­tan al mun­do: el capi­ta­lis­mo, el colo­nia­lis­mo y el patriarcado.


1 Entre los miles de casos que afec­tan par­ti­cu­lar­men­te a las cla­ses popu­la­res, des­ta­can los pre­sos polí­ti­cos Este­ban Bus­tos, Gil­ber­to Men­do­za y Rubén Rivas, todos encar­ce­la­dos des­de la insu­rrec­ción de octu­bre y mili­tan­tes del Movi­mien­to Juve­nil Lau­ta­ro – MJL, orga­ni­za­ción polí­ti­ca per­se­gui­da y cri­mi­na­li­za­da inin­te­rrum­pi­da­men­te des­de la dic­ta­du­ra pinochetista.

2 El Wall­ma­pu es la refe­ren­cia al terri­to­rio Mapu­che en su ple­ni­tud el cual, en tér­mi­nos gene­ra­les, está com­pues­to por el Puel­ma­pu (por­ción terri­to­rial al orien­te de la Cor­di­lle­ra de los Andes, hoy Argen­ti­na) y el Gulu­ma­pu (por­ción terri­to­rial al ponien­te del maci­zo cor­di­lle­rano, hoy Chi­le). Este últi­mo, a su vez, se divi­de en Lav­ken­ma­pu (hacia la cos­ta), Hui­lli­ma­pu (hacia el sur), Pikun­ma­pu (hacia el cen­tro) y Pehuen­ma­pu (hacia la cor­di­lle­ra). Lo lav­ken­che, en este caso, se refie­re en mapu­dun­gun a la gen­te que habi­ta el lavkenmapu.

3 Para Qui­del (2020), los anun­cios sobre este difí­cil con­tex­to el pue­blo mapu­che los iden­ti­fi­có en seña­les como los eclip­ses, el flo­re­ci­mien­to de la qui­la y otros fenó­me­nos que anun­cia­ban “malas situa­cio­nes, ham­bre, enfer­me­da­des y daños”, en sus pala­bras. Por ejem­plo, para él, la “muer­te del sol” o el gran eclip­se que se vivió hace un tiem­po atrás, fue la pre­do­mi­nan­cia de la oscu­ri­dad sobre la luz y con esto, la deter­mi­na­ción de un ciclo dis­tin­to en toda la vida sobre la tie­rra. El Covid-19 pue­de ser par­te de este ciclo. Se pue­de con­sul­tar su artícu­lo en https://​www​.comu​ni​dadhis​to​ria​ma​pu​che​.cl/​f​e​y​-​g​a​-​a​k​u​y​-​t​i​-​a​h​t​u​-​e​n​t​o​n​c​e​s​-​e​l​-​d​i​a​-​l​l​e​g​o​-​u​n​a​-​l​e​c​t​u​r​a​-​d​e​-​l​a​-​p​a​n​d​e​m​i​a​-​d​e​s​d​e​-​u​n​-​m​a​p​u​c​h​e​-​r​a​k​i​z​u​am/

4 Bajo el orde­na­mien­to terri­to­rial chi­leno, esta zona que­da­ría ubi­ca­da en la Pro­vin­cia de Arau­co, VIII región de Chile.

5 Sobre este tema revi­sar el libro “¡Xipa­mün pu ülka! La usur­pa­ción fores­tal del Lav­ken­ma­pu y el pro­ce­so actual de recu­pe­ra­ción”, escri­to por dis­tin­tas comu­ni­da­des y Lov en resis­ten­cia lavkenche.

6 En octu­bre de 1974 se emi­tió el Decre­to de Ley 701 con el fin de sub­si­diar y ase­gu­rar el mode­lo fores­tal en Chi­le. Tal decre­to ha sido sis­te­má­ti­ca­men­te reno­va­do por los gobier­nos de turno.

7 Hace algu­nos meses supi­mos la muer­te de Miguel Segun­do Levi­queo Catri­leo, lav­ken­che con his­to­rias, cam­pe­sino y fae­ne­ro, el cual pese a las múl­ti­ples vio­len­cias que vivió y que en sus mis­mas pala­bras le hicie­ron “dudar de su pue­blo”, hacia el final de su vida sin­tió orgu­llo por todo aque­llo que no se atre­vió a hacer y que actual­men­te su pro­ge­ni­tor lle­va­ba ade­lan­te en el Lov Eli­ku­ra. Estas líneas van dedi­ca­das a él, a su hijo que sufre con dig­ni­dad la pri­sión polí­ti­ca en la cár­cel de Lebu y a las lamuen de este pro­ce­so de resis­ten­cia que día a día afir­man con valen­tía una alter­na­ti­va de exis­ten­cia y eman­ci­pa­ción fren­te a este sis­te­ma de muerte.

8 Por ejem­plo, la Fores­tal Minin­co es due­ña del Fun­do San Ernes­to, el cual com­pren­de una super­fi­cie total de 2.871 hectáreas.

9 El tra­ba­jo más exhaus­ti­vo sobre este pro­ce­so fue escri­to por Natasha Oli­ve­ra duran­te el año 2017. Ella es inte­gran­te del medio de pren­sa mapu­che Aukin, refe­ren­te de con­tra­in­for­ma­ción en el Lav­ken­ma­pu. Se pue­de acce­der a este en: https://​www​.mapuex​press​.org/​2​0​1​7​/​1​2​/​2​0​/​l​a​s​-​c​e​n​t​r​a​l​e​s​-​h​i​d​r​o​e​l​e​c​t​r​i​c​a​s​-​q​u​e​-​a​m​e​n​a​z​a​n​-​l​o​s​-​r​i​o​s​-​d​e​l​-​v​a​l​l​e​-​d​e​-​e​l​i​c​u​ra/

10 Así se lla­ma a la pobla­ción lav­ken­che de este terri­to­rio, sig­ni­fi­can­do “che” “per­so­na” o “gen­te” en mapudungun.

11 En el comu­ni­ca­do, publi­ca­do por Aukin, se expre­sa: “Median­te la pre­sen­te car­ta que­re­mos hacer públi­co nues­tro agra­de­ci­mien­to a los lon­kos Miguel Levi­queo (Eli­cu­ra), José Lepi­cheo (Huen­te­lo­len), Mar­ce­lino Pai­neo (Anti­qui­na) y Fran­cis­co Lin­co (Lleu Lleu) que hoy mar­tes lle­ga­ron a acom­pa­ñar­nos a la cár­cel de Lebu para cele­brar un masi­vo ngui­llan­ma­wün al inte­rior de este penal, en don­de per­ma­ne­ce­mos pri­sio­ne­ros des­de el pasa­do 29 de enero. Gra­cias tam­bién a todas las pu lamuen, pu peñi pu papay, pu weke­che, ka pichi­ke­che de los Lov en Resis­ten­cia de Cayu­cu­pil, Pichi­llen­quehue, Qui­li­we, Eli­cu­ra, Pele­co, Huen­te­lo­len, Hua­pe, Pocuno, Lleu Lleu, Anti­qui­na, Cura­pai­lla­co, Kol­ku­ma y demas terri­to­rios que vinie­ron a entre­gar­nos su newen y apoyo.”

porNatasha Oli­ve­ra, Julio Parra & Edgars Mar­tí­nez Navarrete

FUENTE: ACIWA

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *