Esta­dos Uni­dos. Con­de­nan el des­plie­gue de su ejér­ci­to en Colombia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de junio de 2020

Scholl Of the Amé­ri­cas (SOA) Watch con­de­na el aumen­to de la mili­ta­ri­za­ción de Esta­dos Uni­dos en Colom­bia y en los mares cer­ca­nos, inclu­yen­do el des­plie­gue, el 1 de junio de 2020, de la Pri­me­ra Bri­ga­da de Asis­ten­cia de la Fuer­za de Segu­ri­dad (SFAB) de los EEUU; des­de el Fuer­te Ben­ning, Geor­gia, a Colom­bia.

Los SFAB son uni­da­des espe­cia­li­za­das, del ejér­ci­to de los
EEUU, que “ase­so­ran y ayu­dan en ope­ra­cio­nes en paí­ses extran­je­ros”. El primer
SFAB se esta­ble­ció en el Fuer­te Ben­ning, en octu­bre de 2017, y fue desplegado
en Afga­nis­tán en 2018. Aho­ra se ha des­ple­ga­do en Colom­bia como par­te de las “Ope­ra­cio­nes
Anti­nar­có­ti­cos Mejo­ra­das” anun­cia­das por Trump el 01 de abril de 2020.

Ade­más
del des­plie­gue del pri­mer SFAB, las “Ope­ra­cio­nes Anti­nar­có­ti­cos Mejo­ra­das” de
Trump tam­bién inclu­yen la mili­ta­ri­za­ción del Mar Cari­ba y el Océano Pacífico
Orien­tal, inclui­do el des­plie­gue de des­truc­to­res de la Arma­da, bar­cos de
com­ba­te, avio­nes y heli­cóp­te­ros. Este aumen­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de la
mili­ta­ri­za­ción, en nom­bre de parar las dro­gas, pare­ce ser par­te de la última
encar­na­ción de los esfuer­zos impe­ria­lis­tas de EEUU para derro­car al gobierno de
Venezuela.

El 26 de mar­zo, la admi­nis­tra­ción Trump acu­só al pre­si­den­te venezolano,
Nico­lás Madu­ro, y a otros fun­cio­na­rios vene­zo­la­nos, inclui­dos el Minis­tro de
Defen­sa y el Pre­si­den­te de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, de diri­gir una
“aso­cia­ción de nar­co­te­rro­ris­mo con las FARC” de Colombia.

El Pro­cu­ra­dor Gene­ral William Barr, anun­ció los cargos
rela­cio­na­dos con el trá­fi­co de dro­gas y sólo, unos días des­pués, Trump anunció
la gue­rra de dro­gas “mejo­ra­da” que se orga­ni­za­rá, des­de la veci­na Colom­bia, con
bar­cos de com­ba­te en las aguas cer­ca­nas de Venezuela.

La hipo­cre­sía
y la natu­ra­le­za polí­ti­ca de la gue­rra con­tra las dro­gas en los Esta­dos Unidos
es cla­ra cuan­do se com­pa­ra el tra­ta­mien­to de los Esta­dos Uni­dos con Vene­zue­la y
Hon­du­ras. Los fis­ca­les del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de los Esta­dos Unidos
iden­ti­fi­ca­ron al pre­si­den­te hon­du­re­ño, Juan Orlan­do Her­nán­dez (JOH), como
cóm­pli­ce en el jui­cio de su her­mano por “traá­fi­co de dro­gas patro­ci­na­do por el
Esa­do”. Esen­cial­men­te, el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia con­si­de­ra que los gobiernos
de Hon­du­ras y Vene­zue­la están invo­lu­cra­dos en el trá­fi­co de dro­gas. Sin
embar­go, mien­tras Esta­dos Uni­dos está mili­ta­ri­zan­do fuer­te­men­te el área
alre­de­dor de Vene­zue­la y ha impues­to san­cio­nes mor­ta­les duran­te años a este
país: ¡¡Con­ti­núa apo­yan­do al gobierno hon­du­re­ño, envian­do millo­nes de dóla­res y
cali­fi­can­do­lo de socio en la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co!! ¿Por qué un
tra­ta­mien­to tan opues­to? La res­pues­ta es sim­ple: el gobierno hon­du­re­ño, de
dere­cha, está ali­nea­do con los intere­ses esta­dou­ni­den­ses mien­tras que el
gobierno vene­zo­lano, de izquier­da, no lo está.

La hipo­cre­sía
es aún más fla­gran­te cuan­do se con­si­de­ra que, a fines de abril, los fiscales
esta­dou­ni­den­ses acu­sa­ron al ex jede de poli­cía nacio­nal de Hon­du­ras, graduado
de la Escue­la de la Amé­ri­cas, Juan Car­los Boni­lla, de trá­fi­co de dro­gas en
nom­bre del pre­si­den­te JOH de Hon­du­ras y del her­mano, Tony Her­nán­dez. Sin
embar­go, Esta­dos Uni­dos con­ti­núa cola­bo­ran­do con el gobierno hon­du­re­ño para,
supues­ta­men­te, com­ba­tir el narcotráfico.

Cuan­do Boni­lla, acu­sa­do duran­te mucho tiem­po de haber dirigido
escua­dro­nes de la muer­te, era jefe de la Poli­cía Nacio­nal de Hon­du­ras el
Depar­ta­men­to de Esta­do de los Esta­dos Uni­dos gas­tó millo­nes en la policía
hon­du­re­ña inclu­so para com­ba­tir el nar­co­trá­fi­co. Millo­nes y millo­nes para
com­ba­tir el nar­co­trá­fi­co no fun­cio­nan si los fun­cio­na­rios del país están
invo­lu­cra­dos en el nar­co­trá­fi­co y Esta­dos Uni­dos lo debía saber. Por el
con­tra­rio, la lucha con­tra las dro­gas es una jus­ti­fi­ca­ción con­ve­nien­te para
gas­tar dine­ro en apo­yar a los gobier­nos que sí lo hacen como Hon­du­ras y
Colom­bia, mien­tras que, simul­tá­nea­men­te, per­si­guen a los gobier­nos que los
Esta­dos Uni­dos quie­ren eli­mi­nar del poder, como el de Venezuela.

Las “Ope­ra­cio­nes anti­nar­có­ti­cos mejo­ra­das” de Trump son una
esca­la­da peli­gro­sa de la mili­ta­ri­za­ción esta­dou­ni­den­se en la región. Son los
movi­mien­tos socia­les, las comu­ni­da­des, y los pobres quie­nes más sufren las
con­se­cuen­cias mor­ta­les de la gue­rra mili­ta­ri­za­da con­tra las dro­gas, como ha
sido, una y otra vez, en Colombia.

Las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos en Colom­bia han condenado
la lle­ga­da de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses, denun­cian­do que ame­na­za la soberanía
de Colom­bia y pone en ries­go a las comu­ni­da­des don­de las tro­pas estarán
esta­cio­na­das ya que “las accio­nes supues­ta­men­te para com­ba­tir el narcotráfico
con fre­cuen­cia traen con­si­go aumen­tos en las vio­la­cio­nes de los derechos
humanos”.

De hecho,
des­pués de años de mili­ta­ri­za­ción y entre­na­mien­to esta­dou­ni­den­se del ejército
colom­biano para dete­ner el nar­co­trá­fi­co, Colom­bia es el país
lati­no­ame­ri­cano con mayor núme­ro de defen­so­res de dere­chos huma­nos asesinados.

SOA Watch
con­de­na enfá­ti­ca­men­te esta últi­ma esca­la­da de la gue­rra con­tra las dro­gas y el
impe­ria­lis­mo estadounidense. 

Nos soli­da­ri­za­mos con los pue­blos de Colom­bia, Vene­zue­la y todo el hemis­fe­rio en sus luchas por la auto­de­ter­mi­na­ción ante la inter­ven­ción estadounidense.

Fuen­te: SOAW​.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *