El paraí­so de Juan Car­los I en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na esta­rá jun­to al lugar de con­fi­na­mien­to de los escla­vos de la caña de azúcar

Los anfi­trio­nes de Juan Car­los I en la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na serían los Fan­jul que se han enri­que­ci­do con las plan­ta­cio­nes de caña de azú­car, don­de los mache­te­ros aca­rrea­dos ile­gal­men­te des­de Hai­tí han sido tra­ta­dos como escla­vos para el nego­cio del dulce.

Un misio­ne­ro, Chris­topher Hartley, fue el pri­me­ro en denun­ciar ante la comu­ni­dad inter­na­cio­nal esas hacien­das de la cruel­dad. Lo cuen­ta Jesús Gar­cía en su libro Escla­vos en el paraí­so.

Muy cer­ca del con­fi­na­mien­to de los hai­tia­nos escla­vi­za­dos, los Fan­jul man­tie­nen un paraí­so para los pri­vi­le­gia­dos, las man­sio­nes del recin­to cerra­do Casa de Cam­po, don­de han aco­gi­do a mul­ti­mi­llo­na­rios como Car­los Slim, el patrón de Feli­pe Gon­zá­lez, a los Clin­ton y a Juan Car­los I. Inclu­so una de las ave­ni­das de esa reser­va impe­rial lle­va el nom­bre del rey afanador.

Hartley fue expul­sa­do de la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na por pedir a la Unión Euro­pea que no com­pra­ra el azú­car pro­du­ci­do por los escla­vos de los ami­gos de los bor­bo­nes. La per­se­cu­ción con­tra el misio­ne­ro espa­ñol fue nove­la­da por el escri­tor domi­ni­cano Car­los Agra­mon­te en su rela­to titu­la­do El sacer­do­te inglés y tuvo que salir de su país bajo ame­na­zas de muerte.

Los Fan­jul son los des­cen­dien­tes de dos fami­lias espa­ño­las que emi­gra­ron a Cuba y se enri­que­cie­ron con el azú­car. Huye­ron a Mia­mi por el triun­fo de la revo­lu­ción de Fidel Cas­tro y en Esta­dos Uni­dos recons­tru­ye­ron su impu­ni­dad para intro­du­cir­se tam­bién en la saca­ro­cra­cia de la Repú­bli­ca Dominicana. 

Fuen­te: www​.mun​doo​bre​ro​.es /​Diario16

Latest posts by Admin Espo­ra­di­co (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *