Argen­ti­na. No exis­te un capi­ta­lis­mo en el que TODXS ganen

Por Jor­ge Fal­co­ne*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 junio 2020

“El colap­so es un pro­ce­so, o un momen­to, que tie­ne varias con­se­cuen­cias deli­ca­das: cam­bios sus­tan­cia­les, e irre­ver­si­bles, en muchas rela­cio­nes, pro­fun­das alte­ra­cio­nes en lo que se refie­re a la satis­fac­ción de las nece­si­da­des bási­cas, reduc­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas en el tama­ño de la pobla­ción, una gene­ral pér­di­da de com­ple­ji­dad en todos los ámbi­tos – acom­pa­ña­da de una cre­cien­te frag­men­ta­ción y de un retro­ce­so de los flu­jos cen­tra­li­za­do­res -, la des­apa­ri­ción de las ins­ti­tu­cio­nes pre­via­men­te exis­ten­tes y, en fin, la quie­bra de las ideo­lo­gías legi­ti­ma­do­ras, y de muchos de los meca­nis­mos de comu­ni­ca­ción del orden ante­ce­sor. Sal­ta a la vis­ta, creo, que el esce­na­rio pro­pio de una cri­sis es mucho más liviano, tan­to más cuan­to que cabe supo­ner que los cam­bios aca­rrea­dos por ésta no son en modo alguno irre­ver­si­bles”.
Car­los Tai­bo, cate­drá­ti­co liber­ta­rio espa­ñol, autor del ensa­yo “Colap­so: Capi­ta­lis­mo ter­mi­nal, Tran­si­ción eco­so­cial, Eco­fas­cis­mo” (ed. Cata­ra­ta, 2019) 

El tire y aflo­je por el mun­do que vie­ne
Una vez más, el capi­ta­lis­mo resi­lien­te pro­cu­ra­rá des­com­pri­mir la aso­na­da de pro­tes­tas en el Gran País del Nor­te reem­pla­zan­do a todxs lxs efec­ti­vos poli­cia­les de Min­neá­po­lis, en tan­to no se ha logra­do allí con­ju­rar aún la expan­sión de la pan­de­mia en cur­so.
Algu­nos ana­lis­tas esgri­men razo­nes cul­tu­ra­les para expli­car­lo, adu­cien­do que el con­fu­cio­nis­mo chino posee una tra­di­ción más comu­ni­ta­ria en com­pa­ra­ción con la de occi­den­te, cuyo indi­vi­dua­lis­mo le juga­ría en con­tra duran­te la emer­gen­cia actual.
Resul­ta evi­den­te que la lógi­ca hemis­fé­ri­ca acer­ca de que “tiem­po es dine­ro” nos colo­ca a con­si­de­ra­ble dis­tan­cia de con­ver­tir el ais­la­mien­to pre­ven­ti­vo en reti­ro refle­xi­vo des­ti­na­do a ima­gi­nar un futu­ro post pan­de­mia más humano que la vie­ja “nor­ma­li­dad”.
No obs­tan­te, el COVID – 19 – funes­ta con­se­cuen­cia de un sis­te­ma insos­te­ni­ble – con­ti­núa brin­dan­do la opor­tu­ni­dad de ana­li­zar qué se hizo mal para lle­gar a poner en peli­gro la vida en el pla­ne­ta. Pero, aun­que a estas horas EEUU apa­rez­ca como un bison­te ase­dia­do por una mana­da de coyo­tes, es dema­sia­do tem­prano para for­mu­lar vati­ci­nios ven­tu­ro­sos.
Sin ir más lejos, Larry Fink, uno de los fun­da­do­res del pode­ro­so fon­do de inver­sión Black Rock – que per­ci­be un suel­do de 40 millo­nes de dóla­res anua­les – anti­ci­pa el futu­ro que se empe­ña en mol­dear al mar­gen de nego­cios de coyun­tu­ra: “Noso­tros ayu­da­mos a con­so­li­dar un nue­vo capi­ta­lis­mo de lar­go pla­zo, que no se fija en bene­fi­cios tri­mes­tra­les, para trans­for­mar la eco­no­mía de mer­ca­do sin trans­for­mar su esen­cia y para eso nece­si­ta­mos aso­ciar­nos a Esta­dos más diná­mi­cos y fle­xi­bles”.
Como podrá apre­ciar­se, los due­ños del mun­do no des­can­san en mover fichas del dame­ro glo­bal para ase­gu­rar­se que el “nue­vo orden” se parez­ca lo más posi­ble a ese horro­ro­so mun­do pre­vio al coro­na­vi­rus. Y los datos que se acu­mu­lan al res­pec­to resul­tan bas­tan­te inquie­tan­tes: Según la con­sul­to­ra Sig­ma, de Argen­ti­na, 18 paí­ses ya piden auxi­lio al FMI para sor­tear eco­nó­mi­ca­men­te la emer­gen­cia sani­ta­ria.
Sin embar­go, indu­da­ble­men­te la cri­sis abre opor­tu­ni­da­des. Para bien y para mal. El por­ve­nir está en dispu­ta.
Lo cier­to es que el fra­ca­so de los expe­ri­men­tos pre­ce­den­tes deja un vacío que bien podrían relle­nar nacio­na­lis­mos chau­vi­nis­tas como el de Jair Bol­so­na­ro, aún care­cien­do de pro­yec­to eco­nó­mi­co o ins­ti­tu­cio­nal, dado que dicha filo­so­fía se vale de los temo­res, las ansie­da­des, y los resen­ti­mien­tos acu­mu­la­dos en el seno de algu­nas socie­da­des. Su gran opor­tu­ni­dad con­sis­tió en detec­tar un vacío impor­tan­te que per­sis­te. Pero para sos­te­ner­se en el tiem­po hace fal­ta esgri­mir ideas. Lo insos­la­ya­ble es que no hay pers­pec­ti­vas ori­gi­na­les a la vis­ta.
Pese a ello, va toman­do for­ma un momen­to de afir­ma­ción nacio­nal, y eso ya supo­ne un cam­bio en el sen­ti­do de esa glo­ba­li­za­ción que ha veni­do impo­nién­do­nos aper­tu­ra eco­nó­mi­ca, y suje­ción a una agen­da homo­ge­nei­za­do­ra de toda diver­si­dad. El pre­sen­te deman­da pues de una impor­tan­te ima­gi­na­ción crea­do­ra para que la mone­da – que toda­vía gira en el aire – cai­ga en favor de los pue­blos.
Por lo pron­to, pare­ce­ría ser que los cam­bios fun­da­men­ta­les no se pro­du­je­ran por inci­den­cia de algún dis­cur­so sino por las mar­cas que el dolor impri­me sobre el cuer­po social. 

Al menos así lo entien­den quie­nes sus­cri­ben el
Mani­fies­to Hacia un gran Pac­to Eco­so­cial y Eco­nó­mi­co que cir­cu­la entre lxs
argen­tinxs: “La pan­de­mia ha expuesto
nues­tra vul­ne­ra­bi­li­dad social y nues­tra con­di­ción huma­na, a la par de desnudar
y agu­di­zar las des­igual­da­des socia­les y eco­nó­mi­cas hacién­do­las más
inso­por­ta­bles que nun­ca. Esto nos impul­sa a mirar el esta­do, los mer­ca­dos, la
fami­lia, la comu­ni­dad y la natu­ra­le­za des­de otra pers­pec­ti­va, mientras
recu­pe­ra­mos aque­llas alter­na­ti­vas que hace solo unos meses pare­cían inviables,
para encon­trar una sali­da dife­ren­te a esta cri­sis, a par­tir de una
recon­fi­gu­ra­ción inte­gral que sea social, sani­ta­ria, eco­nó­mi­ca y eco­ló­gi­ca y que
tri­bu­te a la vida y a los pueblos”.

Un capi­ta­lis­mo en el que ganen todxs… lxs que no se lla­men Ramo­na

Según el Eco­no­mis­ta de la CTA de los Tra­ba­ja­do­res Eduar­do Basual­do, el actual gobierno nacio­nal “no es la con­ti­nui­dad del últi­mo kirch­ne­ris­mo, es un Fren­te Nacio­nal que impli­ca una par­te mayo­ri­ta­ria de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res, pero tam­bién a los gru­pos eco­nó­mi­cos”.
Con­se­cuen­te con dicha carac­te­ri­za­ción, un pre­si­den­te que ha veni­do ejer­cien­do su man­da­to como si no tuvie­ra otro pro­yec­to que la cua­ren­te­na, aca­ba de for­mu­lar una expre­sión de deseo que no resis­te el menor aná­li­sis cien­tí­fi­co de cara a las con­se­cuen­cias que vie­ne pro­du­cien­do el sis­te­ma que nos rige: “Que­re­mos un capi­ta­lis­mo don­de ganen todos”.
Pero dado que no es pre­ci­sa­men­te el pen­sa­mien­to crí­ti­co el que domi­na al sen­ti­do común impe­ran­te, así como uno de los prin­ci­pa­les acti­vos polí­ti­cos de la ges­tión kirch­ne­ris­ta fue el éxi­to de la nego­cia­ción con los acree­do­res, Alber­to Fer­nán­dez ha incre­men­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su nivel de apro­ba­ción social a par­tir del mane­jo de la emer­gen­cia sani­ta­ria, y en caso de arri­bar a una reso­lu­ción dig­na de ser pre­sen­ta­da como favo­ra­ble en refe­ren­cia al endeu­da­mien­to que aho­ga a lxs argen­tinxs, podría hacer­se con un capi­tal equi­va­len­te al del ex pre­si­den­te pata­gó­ni­co que invo­ca como su men­tor.
Y esto últi­mo – que segu­ra­men­te sue­ne quin­ta­co­lum­nis­ta a los oídos del ofi­cia­lis­mo más obse­cuen­te -, vie­ne a cuen­to de las muchas expre­sio­nes cele­bra­to­rias que en las últi­mas horas cir­cu­la­ron en las redes a pro­pó­si­to del pro­yec­to de «res­ca­te» esta­tal de Vicen­ti­na (ej.: «mal día para ser gori­la»), cuan­do aún se des­co­no­ce si tal deci­sión ten­drá las carac­te­rís­ti­cas que desea­rían sus emplea­das… o supon­drá otro nego­cia­do del tipo de REPSOL-YPF. En cual­quier caso, de momen­to lo que no admi­te som­bra de duda es la baja de aran­ce­les para impor­tar insu­mos des­ti­na­dos a la fabri­ca­ción de gli­fo­sa­to anun­cia­da por el Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res, lo que no hace más que rati­fi­car la vigen­cia de esa nefas­ta matriz pro­duc­ti­va gene­ra­da des­de la expan­sión del «desier­to ver­de» soje­ro, inau­gu­ra­da “casual­men­te” duran­te la gober­na­ción bonae­ren­se del Can­ci­ller Solá
En tan­to, sin pri­sa y sin pau­sa, el Ins­ti­tu­to Patria con­ti­núa pro­mo­vien­do por su cuen­ta sucu­len­tos acuer­dos con el gigan­te asiá­ti­co – 5G, hidro­vía, puer­to en la Pata­go­nia – que, de con­cre­tar­se, indu­da­ble­men­te ten­sa­rán el equi­li­brio geo­po­lí­ti­co regio­nal al desa­fiar los intere­ses de una poten­cia occi­den­tal heri­da… pero indis­pues­ta a resig­nar su “patio tra­se­ro”.
Lo cier­to es que los due­ños del país, fie­les a su rapa­ci­dad his­tó­ri­ca, no han siquie­ra insi­nua­do dis­po­si­ción algu­na de com­par­tir una por­ción de la tor­ta con el alar­man­te con­tin­gen­te de pobres e indi­gen­tes que cre­ce a dia­rio, con­tri­bu­yen­do a que abun­den indi­ca­do­res acer­ca de que en la post pan­de­mia la mise­ria y el ham­bre aumen­ta­rán expo­nen­cial­men­te la vio­len­cia y la repre­sión.
Por su par­te, un amplio sec­tor del “sub­sue­lo de la Patria” gas­ta los últi­mos car­tu­chos de una expec­ta­ti­va elec­to­ral que apos­tó por el co gobierno de las orga­ni­za­cio­nes socia­les, mien­tras otro – por aho­ra mino­ri­ta­rio pero nada des­pre­cia­ble -, sis­te­má­ti­ca­men­te nin­gu­nea­do por las polí­ti­cas asis­ten­cia­lis­tas, deba­te su des­tino entre vivir del aire o suble­var­se. Y hará escu­char sus exi­gen­cias duran­te las pró­xi­mas horas.- 

*OLP-Resis­tir y Luchar

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *