Vene­zue­la. Sus­pen­sión par­cial de la pla­ta­for­ma Zelle en el país: las ver­da­de­ras razones

Resu­men lati­no­ame­ri­cano, 8 de junio de 2020 

El pasa­do 5 de junio, usua­rios vene­zo­la­nos que uti­li­zan el ser­vi­cio de trans­fe­ren­cia en dóla­res Zelle noti­fi­ca­ron por las redes socia­les que su acce­so esta­ba restringido.

Zelle
es una pla­ta­for­ma digi­tal con la que se pue­den rea­li­zar transferencias
en mone­da extran­je­ra sin comi­sión e ins­tan­tá­neas. Para ello, las
per­so­nas invo­lu­cra­das deben tener una cuen­ta en divi­sas en bancos
esta­dou­ni­den­ses rela­cio­na­dos con la pla­ta­for­ma, como por ejem­plo Wells
Far­go o Bank Of Ame­ri­ca, entre otros.

Este
ser­vi­cio ha veni­do ganan­do terreno en Vene­zue­la des­de algún tiempo
pro­duc­to del ciclo infla­cio­na­rio que vive el país, sobre todo en los
estra­tos medios, don­de el uso de los bolí­va­res en bille­tes para las
com­pras coti­dia­nas ha sido des­pla­za­do progresivamente.

Wells Far­go emi­tió un comu­ni­ca­do públi­co y envió correos elec­tró­ni­cos a sus clien­tes afir­man­do que a par­tir del 26 de junio ya no podrán uti­li­zar esta pla­ta­for­ma. ¿Las razo­nes? A jui­cio de la enti­dad, la pla­ta­for­ma no está sien­do uti­li­za­da según los tér­mi­nos y condiciones.

Según la enti­dad, Zelle se había dise­ña­do como un medio de pago
y de trans­fe­ren­cias de peque­ños mon­tos entre per­so­nas cer­ca­nas. Pero su
uso en Vene­zue­la se ha ido masi­fi­can­do en diver­sas operaciones
coti­dia­nas, lo que ha sido inter­pre­ta­do por Wells Far­go como movimientos
sos­pe­cho­sos de acti­vi­da­des fraudulentas.

Es pro­ba­ble que la deci­sión de sus­pen­der el ser­vi­cio a sus clien­tes por par­te de Wells Far­go sea repli­ca­do por otras enti­da­des finan­cie­ras que son uti­li­za­das para inter­cam­biar divi­sas y rea­li­zar com­pras a tra­vés de la plataforma.

Algu­nas fir­mas de aná­li­sis esti­man que el 12% de las tran­sac­cio­nes en dóla­res en Vene­zue­la se rea­li­zan a tra­vés de Zelle. Y más allá de las ope­ra­cio­nes entre par­ti­cu­la­res, des­de hace más de un año esta pla­ta­for­ma vie­ne sien­do uti­li­za­da por comer­cios, tra­ba­ja­do­res inde­pen­dien­tes y por per­so­nas que reci­ben reme­sas des­de fami­lia­res en el extran­je­ro, debi­do a que la trans­fe­ren­cia es inme­dia­ta y no se cobra comisión.

Foto: El Diario 

Inclu­so
abun­dan los casos de las per­so­nas que uti­li­zan el ser­vi­cio a “prés­ta­mo”
del pro­pie­ta­rio ori­gi­nal de la cuen­ta con el pro­pó­si­to de cobrar algún
dine­ro, rea­li­zar una com­pra o cam­biar el dine­ro pro­ve­nien­te de las
remesas.

En
líneas gene­ra­les, la res­tric­ción de Wells Far­go repre­sen­ta un duro
gol­pe a la eco­no­mía fami­liar de un sec­tor impor­tan­te de la pobla­ción y
gene­ra un nue­vo obs­tácu­lo para el ingre­so de divi­sas que ali­men­tan el
gol­pea­do teji­do de la eco­no­mía vene­zo­la­na, pre­sio­nan­do la infla­ción por
vías indirectas.

La enti­dad alu­de a razo­nes téc­ni­cas al momen­to de tomar esta deci­sión “admi­nis­tra­ti­va”.

No
obs­tan­te, un bre­ve repa­so por la his­to­ria de Wells Far­go des­ca­rri­la sus
inten­tos de pre­sen­tar­se como una enti­dad decen­te fren­te al uso indebido
de los venezolanos.

El ban­co esta­dou­ni­den­se ha esta­do en el foco de varios escán­da­los finan­cie­ros en tiem­po reciente.

En 2016 se des­ve­ló una tra­ma de corrup­ción y fraude
que con­sis­tía en la aper­tu­ra de cuen­tas fal­sas a espal­das de los
clien­tes con el obje­ti­vo de cobrar comi­sio­nes y reci­bir otras
compensaciones.

En total, los emplea­dos y direc­ti­vos de Wells Far­go abrie­ron 1,5 millo­nes de cuen­tas fan­tas­mas. Esto se venía hacien­do des­de el año 2011, pero no fue has­ta 2016 que las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses actuaron.

La
situa­ción repre­sen­tó un escán­da­lo gigan­tes­co y mer­mó la cre­di­bi­li­dad de
la iden­ti­dad. Wells Far­go reci­bió del Buró de Pro­tec­ción Finan­cie­ra del
Con­su­mi­dor de Esta­dos Uni­dos (CFPB, por sus siglas en inglés) una multa
supe­rior a los 100 millo­nes de dóla­res y obli­gó la devo­lu­ción del
dine­ro a los clien­tes estafados.

El año pasa­do, Wells Far­go vol­vió a ser noti­cia. Un ban­que­ro de la enti­dad (Luis Figue­roa, de ori­gen mexi­cano) admi­tió en una cor­te fede­ral en San Die­go su par­ti­ci­pa­ción en una ope­ra­ción de lava­do de dine­ro del temi­ble Car­tel de Sinaloa.

Los
nar­co­tra­fi­can­tes depo­si­ta­ban las ganan­cias de la ven­ta de la dro­ga en
dis­tin­tas sucur­sa­les, uti­li­zan­do cuen­tas de ter­ce­ros, lue­go Luis
Figue­roa se encar­ga­ba de lim­piar los ras­tros y lega­li­zar el dine­ro en
Wells Far­go. Esto modus ope­ran­di fue apli­ca­do entre
2014 y 2018, dejan­do un rédi­to de 19 millo­nes de dóla­res, has­ta que fue
des­man­te­la­do el plan de lava­do de dine­ro el año pasado.

En
línea con este expe­dien­te, resul­ta difí­cil creer que Wells Far­go ha
sus­pen­di­do el ser­vi­cio de Zelle a sus clien­tes en Vene­zue­la para evitar
ope­ra­cio­nes fraudulentas.

Si
esta razón no pare­ce cohe­ren­te según el regis­tro del ban­co, enton­ces su
deci­sión pudo ver­se for­za­da por el blo­queo esta­dou­ni­den­se contra
Venezuela.

Cier­ta­men­te
Wells Far­go no rela­cio­na su deci­sión con las san­cio­nes puni­ti­vas contra
Vene­zue­la, pero obser­van­do los casos recien­tes, es lógi­co infe­rir que
las san­cio­nes sí han ejer­ci­do peso.

Reco­de­mos
que el mes pasa­do la cor­po­ra­cio­nes de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes AT&T
sus­pen­dió la trans­mi­sión de DirecTV Vene­zue­la debi­do a las sanciones
impues­tas por la Admi­nis­tra­ción Trump.

En octu­bre de 2019, como reac­ción inme­dia­ta a la Orden Eje­cu­ti­va 13884 que for­ma­li­zó el embar­go con­tra Vene­zue­la, la empre­sa de trans­fe­ren­cias elec­tró­ni­cas Trans­fer­Wi­se sus­pen­dió su ser­vi­cio en Vene­zue­la, gene­ran­do con ello un nue­vo obs­tácu­lo para la recep­ción de reme­sas en divi­sas de las fami­lias venezolanas.

Ade­más, los ser­vi­cios
de Mas­ter­Card, Visa, Ame­ri­can Express y Wes­tern Union en Venezuela
están per­mi­ti­dos par­cial­men­te mien­tras con­ti­núa ope­ran­do una licencia
del Depar­ta­men­to del Teso­ro. Es decir, en cual­quier momen­to estas
pla­ta­for­mas para la movi­li­za­ción de divi­sas en el país pue­den verse
inte­rrum­pi­dos por Washington.

Cla­ra­men­te, la Admi­nis­tra­ción Trump bus­ca asfi­xiar el flu­jo de dine­ro en divi­sas que lle­ga des­de el extran­je­ro y que ha ali­via­do par­cial­men­te la caó­ti­ca situa­ción eco­nó­mi­ca deri­va­da de las san­cio­nes. Al mis­mo tiem­po que sir­ve como un sos­tén eco­nó­mi­co para cien­tos de miles de fami­lias, las reme­sas han reac­ti­va­do míni­ma­men­te el con­su­mo nacio­nal y el cir­cui­to eco­nó­mi­co del país.

Tam­bién
cau­sa sus­pi­ca­cia que Wells Far­go sus­pen­da el uso de Zelle cuan­do el
gobierno vene­zo­lano aca­ba de habi­li­tar un con­jun­to de esta­cio­nes de
ser­vi­cio para ven­der com­bus­ti­ble en divi­sas, en para­le­lo a un acuerdo
con el anti­cha­vis­mo para trans­fe­rir recur­sos roba­dos a la nación en el
extran­je­ro a tra­vés de la Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Salud (OPS),
con el obje­ti­vo de con­te­ner la pan­de­mia de Covid-19.

Se
tra­ta de una manio­bra indi­rec­ta para des­ca­rri­lar el buen funcionamiento
de estas nue­vas ini­cia­ti­vas y ele­var el caos mone­ta­rio y en
con­se­cuen­cia la infla­ción, pro­vo­can­do una esca­la­da de los efectos
eco­nó­mi­cos que ha traí­do la pan­de­mia de Covid-19 y una inte­rrup­ción en
el flu­jo de pagos a nivel comer­cial y familiar.

La
medi­da de Wells Far­go y las san­cio­nes que apun­tan a obs­truir el flujo
de dine­ro en el país, des­cri­be la com­ple­ji­dad de nues­tro mapa polí­ti­co y
eco­nó­mi­co actual.

Para­dó­ji­ca­men­te,
Washing­ton ve como una inyec­ción de oxí­geno al país (y por ende al
gobierno) el afluen­te de dóla­res que cir­cu­la tan­to físi­ca­men­te como en
las pla­ta­for­mas que faci­li­tan su inter­cam­bio. Afec­ta direc­ta­men­te a la
base social (la cla­se media) que apo­ya la aven­tu­ra gol­pis­ta del diputado
Juan Guaidó.

Aun­que
la infla­ción con­ti­núa en medio de una cri­sis de ser­vi­cios públi­cos que
se ha ido gene­ra­li­zan­do, los “bille­tes ver­des” han repre­sen­ta­do un
ali­vio, razón que ha moti­va­do cam­bios en la legis­la­ción cam­bia­ria por
par­te del gobierno vene­zo­lano des­de el año pasa­do para faci­li­tar las
ope­ra­cio­nes en divisas.

Un
nue­vo ejem­plo de cómo la polí­ti­ca gobier­na la eco­no­mía, y no al revés.
Esta­dos Uni­dos ve como un peli­gro que el país use su mone­da nacio­nal si
ello deri­va en la esta­bi­li­za­ción del cha­vis­mo y en el relajamiento,
aun­que sea par­cial, de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas que ali­men­tan los
pla­nes de gol­pe de estado.

Tiem­pos complicados.

* Fuen­te: Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *