Esta­do Español.Trabajadoras tem­po­ra­les de la fre­sa, pre­sas de la explo­ta­ción, el aco­so y el Covid-19

Por Aina­ra LERTXUNDI|Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 9 junio 2020 

Foto: Women´s Link World­wi­de lle­va la denun­cia de explo­ta­ción labo­ral y aco­so sexual que pre­sen­ta­ron estas cua­tro muje­res marro­quíes en 2018. (Lau­ra MARTÍNEZ VALERO/WOMEN´S LINK WORLWIDE) 

En abril de 2018, un medio ale­mán denun­ció la vio­len­cia sexual y explo­ta­ción labo­ral de las tem­po­re­ras, en su mayo­ría migran­tes, de la reco­gi­da de la fre­sa y fru­tos rojos en Huel­va, visi­bi­li­zan­do su dra­ma. La cade­na de vul­ne­ra­cio­nes que sufren se han vis­to agra­va­das por y duran­te la pan­de­mia del covid-19, lo que ha lle­va­do a Women’s Link World­wi­de y otras sie­te orga­ni­za­cio­nes a lle­var el tema a la ONU.

Temporeras

Jor­na­le­ras en Lucha: «No pue­de ser que las per­so­nas que nos
encar­ga­mos de un cui­da­do tan fun­da­men­tal obten­ga­mos a cam­bio un latigazo
en la espalda»

En la pri­me­ra de las ins­pec­cio­nes en mar­cha, se des­man­te­ló una
red que obli­ga­ba a inmi­gran­tes sin pape­les a jor­na­das exte­nuan­tes de 12
horas al día cobran­do muy por deba­jo del convenio

Abo­ga­das Socie­dad Coope­ra­ti­va Anda­lu­za: «El pro­to­co­lo de
denun­cia de vio­len­cia sexual es ridícu­lo por­que la ins­truc­ción de estos
abu­sos recae en los res­pon­sa­bles de recur­sos humanos»

Las con­di­cio­nes de explo­ta­ción labo­ral y abu­so sexual que sufren
muchas tra­ba­ja­do­ras de la fre­sa en los cam­pos de Huel­va sal­ta­ron a la
pri­me­ra pla­na de los medios a fina­les de abril de 2018, cuan­do un medio
digi­tal ale­mán publi­có un repor­ta­je hacién­do­se eco de la denuncia
pre­sen­ta­da por varias muje­res marro­quíes por los abu­sos sufri­dos durante
la cam­pa­ña 2016 – 2017.

A prin­ci­pios de junio de 2018, diez
jor­na­le­ras marro­quíes pre­sen­ta­ron una denun­cia por abu­sos labo­ra­les y
sexua­les con­tra una empre­sa de Almon­te. A lo lar­go de ese año, se
inter­pu­sie­ron más deman­das similares. 

En 2019, Women´s Link World­wi­de,
Andai­ra, Tara­ceas Coope­ra­ti­va y otras exper­tas rea­li­za­ron una
inves­ti­ga­ción de cam­po para eva­luar la situa­ción tras el eco mediático
que adqui­rie­ron estas denun­cias. «Lo que con­fir­ma­mos es que sigue
habien­do una situa­ción sis­te­má­ti­ca y estruc­tu­ral de vul­ne­ra­ción de
dere­chos. Con el bro­te del covid-19, nos preo­cu­pa­ba espe­cial­men­te la
situa­ción de las tem­po­re­ras. Con esta comu­ni­ca­ción que hemos envia­do a
dife­ren­tes orga­nis­mos de la ONU que­re­mos lla­mar la aten­ción sobre la
fal­ta de medi­das con­cre­tas para res­pon­der a las par­ti­cu­la­ri­da­des de la
pobla­ción migran­te y de los loca­les que están tra­ba­jan­do en el cam­po, y
la fal­ta de una res­pues­ta con pers­pec­ti­va de géne­ro. Espe­ra­mos que la
res­pues­ta que den sir­va como hoja de ruta para establecer
reco­men­da­cio­nes sobre cómo pro­te­ger a los colec­ti­vos más
vul­ne­ra­bi­li­za­dos», mani­fies­ta en entre­vis­ta a NAIZ la abo­ga­da de Women´s
Link World­wi­de Ain­tza­ne Márquez.

«A tra­vés de la población
migran­te que no ha veni­do den­tro del con­tin­gen­te de las tem­po­re­ras y de
orga­nis­mos loca­les sabe­mos que las con­di­cio­nes labo­ra­les abu­si­vas siguen
sien­do las mis­mas que en otros años. Pese a la pan­de­mia, no se han
toma­do medi­das de segu­ri­dad, de dis­tan­cia­mien­to físi­co, de protección
indi­vi­dual como guan­tes y mas­ca­ri­llas. El ais­la­mien­to –ya exis­ten­te de
antes– de las tem­po­re­ras en las fin­cas aumen­ta la des­pro­tec­ción y, al
mis­mo tiem­po, invi­si­bi­li­za la capa­ci­dad de la socie­dad civil de
demos­trar que se están pro­du­cien­do estas vul­ne­ra­cio­nes. El contexto
actual agra­va una situa­ción que ya se daba y favo­re­ce nuevas
vul­ne­ra­cio­nes», advierte.

Las vul­ne­ra­cio­nes comien­zan en el mis­mo pro­ce­so de selección

Las
vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos, tal y como se reco­ge en el infor­me que
acom­pa­ña la comu­ni­ca­ción remi­ti­da a la ONU, comien­zan en el mismo
pro­ce­so de selec­ción en el país ori­gen, mayo­ri­ta­ria­men­te Marrue­cos. Los
con­tra­tos se des­ti­nan exclu­si­va­men­te a muje­res casa­das o viu­das de entre
25 y 45 años con meno­res de 14 años a su car­go, lo que les sitúa en
«una situa­ción de mayor res­pon­sa­bi­li­dad fami­liar y vul­ne­ra­bi­li­dad y, por
tan­to, con menor posi­bi­li­dad de posi­cio­na­mien­to crí­ti­co ante
situa­cio­nes de abu­so». Las can­di­da­tas deben apor­tar el Libro de Familia
duran­te el pro­ce­so de selec­ción. Esto con­tra­di­ce el artícu­lo sobre
«Igual­dad de tra­to y opor­tu­ni­da­des» que por pri­me­ra vez inclu­yó el
Con­ve­nio Pro­vin­cial del Cam­po fir­ma­do en octu­bre de 2018 por CCOO y
Asaja-Huelva. 

«Al lle­gar a Espa­ña se ven muy con­di­cio­na­das a
acep­tar las con­di­cio­nes que sean por­que tie­nen que ganar el dine­ro que
tenían pre­vis­to para que sus fami­lias pue­dan vivir de ese sala­rio. Estos
cri­te­rios de selec­ción poten­cian la posi­bi­li­dad de que, ya en destino,
se pro­duz­can otras for­ma de dis­cri­mi­na­ción», remar­ca Márquez.

Con­tra­tos en un idio­ma que no entienden

En su
tra­ba­jo sobre el terreno, estas orga­ni­za­cio­nes tam­bién han constatado
que «la infor­ma­ción reci­bi­da en ori­gen es bas­tan­te some­ra. En algunos
casos es inexis­ten­te, o a pos­te­rio­ri no coin­ci­di­rá con la situación
encon­tra­da en des­tino. Las muje­res des­co­no­cen las con­di­cio­nes exactas
que esta­ble­ce sus con­tra­tos labo­ra­les o los dere­chos que garan­ti­za el
Con­ve­nio Colec­ti­vo provincial».

Ade­más «la mayo­ría de los
pre­con­tra­tos que se fir­man en Marrue­cos están en fran­cés, idio­ma que la
mayo­ría de las tem­po­re­ras ni habla ni lee y no se les pro­por­cio­na una
tra­duc­ción escri­ta. Se les infor­ma oral­men­te de algu­nas características
del con­tra­to, el sala­rio apro­xi­ma­do, su dere­cho a des­can­so sema­nal y
pau­sa duran­te la jor­na­da y la posi­bi­li­dad de acce­der a cur­sos de
espa­ñol, aspec­tos todos que lue­go no siem­pre se cumplen».

Una vez
en el des­tino, remar­ca el infor­me, «se ven con­fron­ta­das a una gran
fle­xi­bi­li­dad coti­dia­na. Por ejem­plo, al tras­pa­so infor­mal de
tra­ba­ja­do­ras entre empre­sas, no res­pe­tan­do la vin­cu­la­ción labo­ral con el
emplea­dor. No siem­pre dis­fru­tan de la pau­sa de media hora duran­te la
jor­na­da, mien­tras que en otros casos se pri­va a las tra­ba­ja­do­ras del día
de des­can­so sema­nal o se impo­nen horas extra­or­di­na­rias bajo lógi­cas de
con­trol de la pro­duc­ti­vi­dad median­te las cua­les se fija un míni­mo de
cajas a reco­ger por día, lo que a veces les obli­ga a tra­ba­jar más que
las horas esta­ble­ci­das en el Con­ve­nio. Estas horas extra pueden
impo­ner­se bajo ame­na­zas de cas­ti­go y san­cio­nes que consisten
fun­da­men­tal­men­te en pri­var a las tra­ba­ja­do­res de jor­na­das de trabajo.
Otra de las infrac­cio­nes más habi­tua­les es el impa­go de horas
extra­or­di­na­rias o su pago a una tari­fa normal».

Con res­pec­to al
alo­ja­mien­to, si bien en la ofer­ta labo­ral se indi­ca que será facilitado
por el emplea­dor, han docu­men­ta­do casos en los que «los empresarios
des­cuen­tan a las tem­po­re­ras los cos­tes de agua, luz y alqui­ler y de
mane­ra gene­ra­li­za­da, el gas». Des­ta­can que «la mayor par­te de mujeres
entre­vis­ta­das des­cri­bió en sus zonas de alo­ja­mien­to situa­cio­nes de
haci­na­mien­to, una inade­cua­da ges­tión de resi­duos y aguas feca­les o
esca­sez de agua lim­pia y pota­ble, ya sea para higie­ne personal,
pre­pa­ra­ción de ali­men­tos o con­su­mo». Asi­mis­mo, han cons­ta­ta­do «cier­to
défi­cit en el acce­so efec­ti­vo a la cober­tu­ra sani­ta­ria», debi­do en parte
«al des­co­no­ci­mien­to del fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma sani­ta­rio, la
dis­tan­cia físi­ca con los cen­tros de salud, las difi­cul­ta­des para
tra­mi­tar sus tar­je­tas sani­ta­rias o las barre­ras lingüísticas».

Con­di­cio­nes «muy dife­ren­tes» en ori­gen y destino

En el caso de las cua­tro muje­res que Women’s Link Worldwide
repre­sen­ta legal­men­te, duran­te la selec­ción, se les ase­gu­ró que
tra­ba­ja­rían duran­te 3 meses con un perio­do de prue­ba de 15 días, y que
la empre­sa les faci­li­ta­ría la vivien­da cer­ca de las fin­cas sin coste
alguno para ellas, como esti­pu­la el con­ve­nio colec­ti­vo del campo.

Sin embar­go, cuan­do lle­ga­ron a Huel­va, «las con­di­cio­nes que se
encon­tra­ron eran muy dife­ren­tes. Fir­ma­ron el con­tra­to en espa­ñol sin que
les ofre­cie­ran tra­duc­ción. Por tan­to, no pudie­ron con­tras­tar de si eran
las mis­mas con­di­cio­nes que les dije­ron en ori­gen. Se tra­ta­ba de un
con­tra­to de obra y ser­vi­cio en el que el perio­do de prue­ba era de un
mes, no de 15 días, y no esta­ble­cía una dura­ción de 3 meses, sino el
tiem­po que la empre­sa con­si­de­re nece­sa­rio para la reco­gi­da de la fresa.
Ade­más, les des­con­ta­ban los gas­tos de vivien­da, agua, luz y gas. Durante
el tiem­po que estu­vie­ron tra­ba­jan­do, sufrie­ron explo­ta­ción labo­ral, con
pena­li­za­cio­nes exce­si­vas por no cum­plir los obje­ti­vos de producción,
horas extras no remu­ne­ra­das, fal­ta de asis­ten­cia sani­ta­ria y
dis­cri­mi­na­ción res­pec­to a otras nacio­na­li­da­des, a las que no se les
exi­gían las mis­mas con­di­cio­nes», recuer­da la organización.

Las cua­tro, que tam­bién denun­cia­ron aco­so sexual por par­te de un encar­ga­do, fue­ron des­pe­di­das en dos ocasiones.

«Es nece­sa­rio que se ana­li­ce con una pers­pec­ti­va de géne­ro el impacto
que este mode­lo de nego­cio tie­ne en las vidas de las tem­po­re­ras. Sin
esta­bi­li­dad labo­ral y vivien­do ais­la­das en las fin­cas, ade­más de la
explo­ta­ción labo­ral, pue­den sufrir otros tipos de vio­len­cia, como
vio­len­cia sexual, y es muy difí­cil que pue­dan denun­ciar por mie­do a
repre­sa­lias y a per­der el tra­ba­jo», con­clu­ye Márquez.

«Por estos hechos hay abier­tos dos pro­ce­di­mien­tos, uno por lo penal
en cuan­to a las con­duc­tas sexua­les y otro, en lo labo­ral. Aún no se ha
dic­ta­do aper­tu­ra de jui­cio oral ni en uno ni en otro. Esto es un ejemplo
de las difi­cul­ta­des de acce­so a la jus­ti­cia de estas muje­res, lo que no
solo inclu­ye poder ir a los tri­bu­na­les, sino cono­cer tus dere­chos, los
recur­sos dis­po­ni­bles para tra­mi­tar la denun­ciar. El pro­ble­ma con las
tem­po­re­ras es que si ellas denun­cian, las pro­ba­bi­li­da­des de que no
ven­gan en tem­po­ra­das pos­te­rio­res son muy altas y esto es lo que les ha
ocu­rri­do a las muje­res que repre­sen­ta­mos. Nun­ca más las han llamado
aun­que se vol­vie­ron a apun­tar des­pués de pre­sen­tar la denun­cia. Sienten
una tre­men­da frus­tra­ción. Con su denun­cia que­rían evi­tar que
com­pa­trio­tas suyas pasa­ran por la mis­ma situa­ción», des­ta­ca la abogada
de Women´s Link Worldwide.

«Si la agri­cul­tu­ra es un bien esen­cial, los tra­ba­ja­do­res también»

«El
con­tex­to actual del covid-19 ofre­ce una opor­tu­ni­dad para revi­sar el
sis­te­ma de con­tra­ta­ción en ori­gen de mane­ra inte­gral. La vuel­ta a la
nor­ma­li­dad tie­ne que supo­ner tam­bién un cam­bio hacia un modelo
pro­duc­ti­vo en el que los dere­chos de las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras migrantes
estén en el cen­tro, en lugar de los intere­ses eco­nó­mi­cos. No podemos
vol­ver a la nor­ma­li­dad de antes», inci­de la letra­da de Women´s Link
Worldwide.

«Duran­te el con­fi­na­mien­to la agri­cul­tu­ra fue
con­si­de­ra­da un tra­ba­jo esen­cial, por tan­to las per­so­nas que lo realizan
tam­bién deben ser con­si­de­ra­das esen­cia­les. No pode­mos pen­sar únicamente
en garan­ti­zar el abas­te­ci­mien­to cuan­do hay colec­ti­vos detrás de ese
abas­te­ci­mien­to. Estas muje­res han esta­do tra­ba­jan­do en medio de la
pan­de­mia sin medi­das de segu­ri­dad como mas­ca­ri­llas, guan­tes o distancia
de segu­ri­dad. Esto no pue­de vol­ver a ocu­rrir, por eso hemos presentado
la comu­ni­ca­ción en tér­mi­nos de urgen­cia», concluye.

«Que dejen de tra­tar­nos como mera herramienta»

En
decla­ra­cio­nes a NAIZ, Ana Pin­to, de Jor­na­le­ras en Lucha, remar­ca con
tono indig­na­do que «no pue­de ser que las per­so­nas que nos encar­ga­mos de
un cui­da­do tan fun­da­men­tal obten­ga­mos a cam­bio un lati­ga­zo en la espalda
como el que en esta cam­pa­ña nos han dado para que pro­duz­ca­mos aún más,
tra­ba­jan­do de sol a sol, ponien­do en peli­gro nues­tras vidas y la de
nues­tros familiares».

«Exi­gi­mos que dejen de tra­tar­nos como mera herra­mien­ta de tra­ba­jo y
como un núme­ro más que aumen­ta los bene­fi­cios millo­na­rios, mien­tras que
otros muchos nos sen­ti­mos tra­ba­jan­do como si estu­vié­ra­mos en un cam­po de
con­cen­tra­ción, habien­do inclu­so gen­te que no cuen­ta tan siquie­ra con un
techo digno para des­can­sar des­pués de una lar­ga jor­na­da», añade.

«Que­re­mos
tra­ba­jar en el cam­po pero que­re­mos hacer­lo con dere­chos para todas las
per­so­nas jor­na­le­ras, inde­pen­dien­te­men­te de cuál sea su lugar de
pro­ce­den­cia», excla­ma Ana Pinto.

Pro­to­co­los de la patro­nal «insu­fi­cien­tes»

Por
su par­te, Pas­to­ra Fili­gra­na, de Abo­ga­das Socie­dad Coope­ra­ti­va Andaluza,
con­si­de­ra «insu­fi­cien­tes» los pro­to­co­los adop­ta­dos por la patro­nal a
raíz del escán­da­lo mediá­ti­co de 2018. «Son medi­das enca­mi­na­das a limpiar
el des­pres­ti­gio que sufrió la patro­nal fre­se­ra, más que a esta­ble­cer un
equi­li­brio entre las tra­ba­ja­do­ras y los emplea­do­res. El pro­to­co­lo de
denun­cia inter­na en las empre­sas caso de vio­len­cia sexual es ridículo
por­que la ins­truc­ción de estos abu­sos sexua­les recae en los responsables
de recur­sos huma­nos de las empre­sas, cuan­do en la mayo­ría de relatos
que cono­ce­mos los direc­ti­vos de las empre­sas están directamente
impli­ca­dos en los abu­sos denun­cia­dos», critica. 

«Ade­más, aunque
esto fun­cio­na­ra en algu­nas de las empre­sas, no se ha imple­men­ta­do ningún
tipo de fór­mu­la para que las tra­ba­ja­do­res marro­quíes conoz­can estos
pro­to­co­los y dere­chos que pue­den accio­nar cuan­do han sufri­do algún tipo
de vul­ne­ra­ción o han sufri­do abu­sos sexua­les en el cen­tro de trabajo».

Fili­gra­na
recha­za ade­más las «ame­na­zas» de Asa­ja con­tra la minis­tra espa­ño­la de
Tra­ba­jo por las ins­pec­cio­nes de tra­ba­jo, las cua­les «se ha conseguido
gra­cias a la pre­sión social y a la inci­den­cia polí­ti­ca de colec­ti­vos de
tra­ba­ja­do­res. En la pri­me­ra de ellas se des­man­te­ló una red en una finca
en la que se obli­ga­ba a inmi­gran­tes sin pape­les a hacer jornadas
exte­nuan­tes de 12 horas al día cobran­do muy por deba­jo del con­ve­nio. A
pesar de esta pal­pa­ble reali­dad, Asa­ja se atre­ve a ame­na­zar a la
minis­tra de con no ser pací­fi­cos si con­ti­núan estas ins­pec­cio­nes de
trabajo».

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *