Bra­sil. La necro­po­lí­ti­ca y la mili­ta­ri­za­ción de la sani­dad expli­can el «apa­gón» de datos oficiales

Desde que se hizo cargo de la salud, Pazuello ha intentado implementar cambios en la difusión de información sobre la pandemia - Erasmo Salomão / MS

Por Erick Gime­nes. Resu­men lati­no­ame­ri­cano, 9 de junio de 2020. 

Bajo el man­do del gene­ral Eduar­do Pazue­llo, el Minis­te­rio de Salud ocul­tó datos y cifras erró­neas. El oscu­ran­tis­mo en la difu­sión de infor­ma­ción sobre el covid-19 en Bra­sil es el resul­ta­do de una polí­ti­ca de salud mili­ta­ri­za­da que igno­ra la muer­te de la gen­te, dicen exper­tos en el área.

Des­pués de omi­tir los núme­ros sobre los casos de infec­ta­dos en el país, el vier­nes (5) y el sába­do (6), la car­pe­ta enca­be­za­da por el gene­ral Eduar­do Pazue­llo publi­có datos erró­neos el pasa­do domin­go 7 de junio. Pri­me­ro, infor­mó que se habían regis­tra­do 1.382 muer­tes en el Últi­mas 24 horas; Una hora y media des­pués, reti­ró a 857 per­so­nas de la lis­ta e hizo ofi­cial la muer­te de 525.

Este lunes, el Minis­te­rio de Salud man­tu­vo el regis­tro de 525 muer­tes y jus­ti­fi­có, en una nota, que la divul­ga­ción ante­rior fue una «dupli­ca­ción» debi­do a erro­res come­ti­dos por los depar­ta­men­tos de salud esta­ta­les. Sin embar­go, los datos no coin­ci­den con lo publi­ca­do por Conass (Con­se­jo Nacio­nal de Secre­ta­rios de Salud), que regis­tró 1,113 muer­tes el domingo.

Para el médi­co sani­ta­rio Arthur Chio­ro, ex Minis­tro de Salud, la con­fu­sión crea­da con la infor­ma­ción es par­te de la «necro­po­lí­ti­ca» pro­mo­vi­da por el pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro (sin par­ti­do). En otras pala­bras, el pre­si­den­te des­pre­cia el poder letal del virus a cam­bio de man­te­ner su ideo­lo­gía en pie.

«Es la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de» ¿y qué? «. Es lle­var a la admi­nis­tra­ción públi­ca el coman­do para enfren­tar la pan­de­mia, que debe guiar­se solo por aspec­tos téc­ni­cos y cien­tí­fi­cos, el posi­cio­na­mien­to ideo­ló­gi­co del pre­si­den­te ”, dice Chioro.

El ex Minis­tro de Salud dice que la trans­pa­ren­cia en la infor­ma­ción es un pre­cep­to bási­co para la ges­tión de la salud públi­ca, y más aún, seña­la, en la peor cri­sis de salud en la his­to­ria de Brasil.

“En cual­quier manual de salud públi­ca, la pri­me­ra direc­triz es tra­tar la infor­ma­ción de la mane­ra más segu­ra y trans­pa­ren­te posi­ble, de modo que, exter­na e inter­na­men­te, no haya dudas sobre even­tos y ten­den­cias. La infor­ma­ción guía la acción. La base de la vigi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca es trans­for­mar la infor­ma­ción en acción ”.

Aun­que los muni­ci­pios y los esta­dos man­tie­nen con­teos loca­les, la uni­for­mi­dad de los datos ofi­cia­les es esen­cial para que los res­pon­sa­bles y los pro­fe­sio­na­les de la salud tomen deci­sio­nes al tra­tar a las per­so­nas infec­ta­das, según Chioro.

“La infor­ma­ción guía el razo­na­mien­to clí­ni­co, inclui­do el diag­nós­ti­co. Por supues­to, no es deci­si­vo, pero es fun­da­men­tal. Impac­ta de la acción local de los pro­fe­sio­na­les de la salud, la con­fian­za de la pobla­ción, por supues­to, se ve pro­fun­da­men­te sacu­di­da e inter­fie­re con la cali­dad de la deci­sión de los gerentes ”.

El alcal­de, Rodri­go Maia (DEM-RJ), endu­re­ció su tono con­tra el gobierno en una publi­ca­ción en inter­net. Lla­mó «per­ver­so» a la for­ma en que el Minis­te­rio de Salud tra­ta la información.

“Jugar con la muer­te es per­ver­so. Al cam­biar los núme­ros, el Minis­te­rio de Salud cubre el sol con un tamiz. Es urgen­te recu­pe­rar la cre­di­bi­li­dad de las esta­dís­ti­cas. Un minis­te­rio que ocul­ta los núme­ros crea un mun­do para­le­lo para no enfren­tar la reali­dad de los hechos ”, criticó.

El médi­co e inves­ti­ga­dor Rei­nal­do Gui­ma­rães, vice­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Bra­si­le­ña de Salud Colec­ti­va (Abras­co), dice que la reten­ción de infor­ma­ción es una pos­tu­ra típi­ca de los minis­te­rios mili­ta­res, como en lo que se ha con­ver­ti­do el Minis­te­rio de Salud: hoy hay 23 miem­bros del Fuer­zas arma­das en posi­cio­nes impor­tan­tes en la cartera.

“Hay una gran dife­ren­cia entre cómo se debe ges­tio­nar la infor­ma­ción, los datos, en un Minis­te­rio de Salud y en un minis­te­rio mili­tar. En una ins­ta­la­ción mili­tar, tie­nen una ten­den­cia mucho mayor al secre­to que en Salud. El Minis­te­rio de Salud se ha con­ver­ti­do en una ins­ta­la­ción mili­tar. Esto hace que el tra­ta­mien­to de los datos pan­dé­mi­cos siga un mode­lo, una con­for­ma­ción, como si se tra­ta­ra en un hos­pi­tal mili­tar, en una ins­ti­tu­ción militar.

Des­de que Pazue­llo asu­mió el man­do inte­ri­no de Salud, el 16 de mayo, el gobierno ha inten­ta­do imple­men­tar cam­bios en la divul­ga­ción de datos; antes, los núme­ros se publi­ca­ron pun­tual­men­te a las 5 pm; Des­de que se hizo car­go el gene­ral, los datos se han trans­mi­ti­do con demo­ras consecutivas.

Para Gui­ma­rães, el mis­te­rio sobre los núme­ros da como resul­ta­do pro­fe­sio­na­les inse­gu­ros y, en con­se­cuen­cia, inca­pa­ci­dad para avan­zar a un mejor esce­na­rio, con menos muer­tes y casos confirmados.

“La lucha con­tra la pan­de­mia, no solo a nivel nacio­nal, sino tam­bién a nivel local, depen­de de la infor­ma­ción en los datos para saber cómo están evo­lu­cio­nan­do las cosas. Esta igno­ran­cia hace que sea difí­cil des­de este pun­to de vis­ta: si no sé lo que está suce­dien­do, es muy difí­cil para mí poder pro­gra­mar lo que ten­go que hacer ”, dice.

Como no se pue­de con­fiar en el gobierno fede­ral, el vice­pre­si­den­te de Abras­co sugie­re que la pobla­ción y los pro­fe­sio­na­les de la salud con­si­de­ren los datos ofi­cia­les publi­ca­dos en la pla­ta­for­ma del Con­se­jo Nacio­nal de Secre­ta­rios de Salud (Conass).

«Mien­tras el Minis­te­rio de Salud per­ma­nez­ca en esta reten­ción de infor­ma­ción, Abras­co entien­de que es la infor­ma­ción del Con­se­jo Nacio­nal de Secre­ta­rios de Salud del Esta­do la que debe cum­plir el papel de pro­por­cio­nar infor­ma­ción ofi­cial», acon­se­ja Guimarães.

* Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *