Argen­ti­na. La Cáma­ra de Ape­la­cio­nes falló en con­tra del cen­sor ex can­ci­ller y actual emba­ja­dor en Chi­le, Rafael Biel­sa, en un jui­cio ini­cia­do con­tra el perio­dis­ta Miguel Bonasso

Por Miguel Bonas­so, Resu­men lati­no­ame­ri­cano, 8 junio 2020

foto: Rafael Bielsa

Es una gran noti­cia que ocu­rrió casi en simul­ta­nei­dad con el Día del Perio­dis­ta: la Cáma­ra de Ape­la­cio­nes en lo Civil, revo­có el fallo de pri­me­ra ins­tan­cia que le daba (par­cial­men­te) la razón a Rafael Anto­nio Biel­sa en mi con­tra. Y es una gran noti­cia por razo­nes que me supe­ran y tras­cien­den lar­ga­men­te: por­que el fallo ‑revo­ca­do de mane­ra total y abso­lu­ta has­ta el pun­to de obli­gar­lo a pagar las cos­tas del jui­cio al deman­dan­te- defien­de como prin­ci­pio capi­tal de la de la demo­cra­cia a la liber­tad de expre­sión. Es una gran noti­cia, por­que se rati­fi­ca en sede judi­cial el prin­ci­pio de la real mali­cia, que obli­ga a quie­nes deman­dan a perio­dis­tas, escri­to­res, acti­vis­tas sin­di­ca­les o polí­ti­cos y a cual­quie­ra que inves­ti­gue al Poder con mayús­cu­las, a pro­bar que el denun­cian­te dijo una men­ti­ra a sabien­das de que lo era.
Biel­sa, que empe­zó su bata­lla perio­dís­ti­ca en mi con­tra en el lejano 2011 y empe­zó la gue­rra judi­cial en el 2014, no sólo no pudo pro­bar que yo men­tía a sabien­das para agra­viar­lo, como exi­ge la doc­tri­na, sino que pobló el expe­dien­te con tes­ti­mo­nios y prue­bas que le jue­gan en con­tra para siem­pre y van mucho más lejos de mis crí­ti­cas en el libro “Lo que no dije en Recuer­do de la muer­te” o en este sitio. Hizo cosas inex­pli­ca­bles que un freu­diano no vaci­la­ría en cali­fi­car de actos falli­dos. En el jui­cio que­dó cla­ro que el geno­ci­da Gal­tie­ri no lo visi­ta­ba como a Tucho Valen­zue­la, por­que era un héroe que resis­tía la tor­tu­ra has­ta nive­les de locu­ra, sino que le sal­vó la vida y lo libe­ró a pedi­do de dos mili­ta­res ami­gos de su pro­tec­tor, el abo­ga­do Rober­to Luqui. Así lo decla­ró (y está gra­ba­do) ese mis­mo Rober­to Luqui, que fue sub­se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia del geno­ci­da Alber­to Rodrí­guez Vare­la duran­te la dic­ta­du­ra de Vide­la y se tra­jo a Biel­sa, que esta­ba exi­lia­do, como su “mano dere­cha” en el minis­te­rio.
Pero no es esto ni de lejos lo más impor­tan­te. Lo más impor­tan­te es que las cama­ris­tas que fir­man la sen­ten­cia (las doc­to­ras María Isa­bel Bena­ven­te y Gabrie­la A. Itur­bi­de) y obli­gan al “ven­ci­do” a pagar las cos­tas, no lo hacen por sim­pa­tía con­mi­go o con mi visión polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca de la His­to­ria, sino con ape­go estric­to a la doc­tri­na de la real mali­cia, incor­po­ra­da por la Cor­te Supre­ma como doc­tri­na. Y esta doc­tri­na ‑para poner­lo en tér­mi­nos corrien­tes- pro­te­ge la liber­tad de expre­sión, al exi­gir­le mayor tole­ran­cia res­pec­to a las denun­cias en su con­tra a quien ejer­ce la fun­ción públi­ca y obli­ga a quien deman­da a pro­bar que quien lo cues­tio­na obra con “real mali­cia”, es decir usan­do infor­ma­ción fal­sa, a sabien­das de que es fal­sa.
El argu­men­to de que la doc­tri­na no pue­de ampa­rar ata­ques a la hon­ra de una per­so­na, que es correc­to, no tie­ne nada que hacer en este caso. Biel­sa es una figu­ra públi­ca y yo opino sobre su acti­vi­dad públi­ca y no sobre su vida pri­va­da. Como lo dicen las cama­ris­tas tam­bién: la doc­tri­na invier­te la car­ga de la prue­ba y no soy yo el que debe pro­bar que la infor­ma­ción es cier­ta y la usé de bue­na fe, sino que es él quien debe pro­bar que es fal­sa y que la usé a sabien­das. Hay evi­den­cias tan gran­des al res­pec­to, como el curri­cu­lum vitae que el pro­pio Biel­sa incor­po­ró cuan­do fue can­ci­ller de Nés­tor Kirch­ner, don­de reve­la que fue fun­cio­na­rio de Vide­la, Vio­la, Gal­tie­ri y Big­no­ne y que hizo un via­je a Chi­le ‑don­de aho­ra es emba­ja­dor- para par­ti­ci­par de un pro­yec­to infor­má­ti­co inter­na­cio­nal en la dic­ta­du­ra de Augus­to Pino­chet. Punto.

El periodista Miguel Bonasso brindará una charla en Paraná
Miguel Bonas­so: Se hizo justicia

Des­de aho­ra este fallo se suma a una juris­pru­den­cia que cir­cu­la en el mis­mo sen­ti­do y pro­te­ge a todos los que pue­den ser suma­dos a hechos de cen­su­ra pre­vios o pos­te­rio­res a la publi­ci­dad de sus dichos. Biel­sa, por cier­to, come­tió el error de incluir en la deman­da a la edi­to­rial Pen­güin-Ran­dom Hou­se, que publi­có “Lo que no dije en “Recuer­do de la muer­te”, acu­sán­do­la de no haber exa­mi­na­do con mayor cui­da­do lo que yo había escri­to. Un dato curio­so para el nie­to de un famo­so cons­ti­tu­cio­na­lis­ta: exi­gir­le a una edi­to­rial que ejer­za la cen­su­ra pre­via.
Tam­bién pedía en la deman­da que se supri­mie­ran del libro los capí­tu­los don­de es nom­bra­do. Cosa a la cual no acce­dió en la sen­ten­cia revo­ca­da el ama­ble juez Gas­tón Polo Matías Oli­ve­ra, poco des­pués ascen­di­do a cama­ris­ta. Oli­ve­ra se limi­tó a exi­gir­me que yo publi­ca­ra a mi cos­ta una soli­ci­ta­da en Pági­na 12 rene­gan­do de mis acu­sa­cio­nes. Una per­ver­si­dad, de cor­te esta­li­nis­ta, que obvia­men­te fue recha­za­da en la exce­len­te ape­la­ción de mi abo­ga­do, el doc­tor Nico­lás Tau­ber Sanz.
En suma, el gran Mariano Moreno fue hon­ra­do en su Día por la hones­ti­dad inte­lec­tual de dos jue­zas, a quie­nes no ten­go el honor de cono­cer, que no me dan la “razón his­tó­ri­ca”, por­que esta no es como algu­nos han dicho una “pelea entre dos ex mon­to­ne­ros”, sino una cau­sa judi­cial de enor­me tras­cen­den­cia polí­ti­ca y social, don­de está en jue­go que quie­nes pre­ten­den inves­ti­gar a los pode­ro­sos lo pue­dan hacer a fon­do, sin temor de tener que pagar­les millo­nes de pesos, como me exi­gía en su deman­da el ex eje­cu­ti­vo del arra­sa­dor de bos­ques Eduar­do Eur­ne­kian. Para que los jóve­nes perio­dis­tas (que impor­tan más que este crí­ti­co mar­gi­na­do de los medios) pue­dan hacer honor a la sen­ten­cia del gran Geor­ge Orwell: “el perio­dis­mo que no inquie­ta a los pode­ro­sos no es perio­dis­mo, son rela­cio­nes públicas”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *