Gua­te­ma­la. El abue­lo Domin­go Choc Che, Ajqu’il, Guía espi­ri­tual maya fue ase­si­na­do acu­sa­do de brujo

Por Móni­ca Ber­ger de Whi­te, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 7 de junio de 2020

Exi­gi­mos jus­ti­cia en el escla­re­ci­mien­to de su ase­si­na­to. Más impor­tan­te aún, nece­si­ta­mos visi­bi­li­zar este tipo de per­se­cu­ción con­tra quie­nes prac­ti­can la Medi­ci­na Tra­di­cio­nal y la Espi­ri­tua­li­dad Maya en Gua­te­ma­la, nece­si­ta­mos crear cons­cien­cia y edu­car­nos como socie­dad para apren­der a cono­cer­nos entre gua­te­mal­te­cos, dejar de temer­nos, de per­se­guir­nos.

Cono­cí al Abue­lo Domin­go Choc Che en una reu­nión de la Aso­cia­ción de Con­ce­jos de Guías Espi­ri­tua­les Releb’aal Saq’e’ (ACGERS), con quie­nes tra­ba­jo des­de el 2010. El Abue­lo Domin­go, Tata Min­go, vivía en la aldea Chi­may, cer­ca de San Luis Petén. Era un gran Aji­lo­nel, un maes­tro her­ba­lis­ta, un cien­tí­fi­co Maya exper­to en medi­ci­na natu­ral. Tam­bién era Ajq’ij, Guía Espi­ri­tual Maya, com­pro­me­ti­do con pre­ser­var y trans­mi­tir el cono­ci­mien­to ances­tral sobre la pro­tec­ción de Madre Natu­ra­le­za y su medi­ci­na, a las nue­vas gene­ra­cio­nes y al mundo.

El Abue­lo Domin­go, jun­to a otros sabios Abue­los y Abue­las Q’eqchi’, tra­ba­jó incan­sa­ble­men­te para sacar a la luz el valor de la sabi­du­ría Maya. Por ello era par­te de un equi­po trans­dis­ci­pli­na­rio de cien­tí­fi­cos mayas, gua­te­mal­te­cos y euro­peos que tra­ba­já­ba­mos jun­tos en dos gran­des pro­yec­tos de inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo con la Uni­ver­si­dad de Zurich en Sui­za, el Uni­ver­sity Colle­ge Lon­don, en Ingla­te­rra, y la Uni­ver­si­dad del Valle de Guatemala.

Hace tan solo unos meses el Abue­lo Domin­go cami­na­ba por el bos­que ale­da­ño a su comu­ni­dad con nues­tro equi­po de la Uni­dad de Antro­po­lo­gía Médi­ca, en un via­je etno­bo­tá­ni­co para iden­ti­fi­car espe­cies de plan­tas medi­ci­na­les. Él expli­ca­ba a dos jóve­nes estu­dian­tes cómo hacer las invo­ca­cio­nes para pedir per­mi­so a la esen­cia de la plan­ta antes de cor­tar­la, incluía todo el aspec­to de la sabi­du­ría y la cien­cia Maya ances­tral sobre su uso, cómo pre­pa­rar­la, alma­ce­nar­la, aplicarla.

Está­ba­mos tra­ba­jan­do un inven­ta­rio de espe­cies medi­ci­na­les para poder docu­men­tar y pro­te­ger el cono­ci­mien­to Q’eqchi’ de for­ma que que­da­ra evi­den­cia que todo esto es cono­ci­mien­to indígena.

El Abue­lo esta­ba ayu­dan­do a escri­bir un libro en el que que­da­ría la evi­den­cia de la cien­cia her­bal maya Q’eqchi’, como un meca­nis­mo de docu­men­tar la pro­pie­dad inte­lec­tual de su Pue­blo. Él era par­te de un esfuer­zo de años por crear el Popol Jay de Pop­tún, la Gran Casa del Con­ce­jo, la cual incluía la imple­men­ta­ción de un jar­dín botá­ni­co para pre­ser­var las espe­cies medi­ci­na­les que están ame­na­za­das por la des­truc­ción de Petén. 

El Abue­lo Domin­go tra­ba­ja­ba con otros gran­des médi­cos tra­di­cio­na­les de ACGERS para iden­ti­fi­car los hábi­tats de estas espe­cies y poder recrear­los en este jar­dín. Soña­ba con poder tener res­guar­da­das las plan­tas, las semi­llas, por­que cada vez es más difí­cil encontrarlas.

A medi­da que la sel­va pete­ne­ra es des­trui­da sin pie­dad, el Abue­lo Domin­go soña­ba con tener este espa­cio don­de ase­gu­rar la exis­ten­cia de estas plan­tas, don­de poder ense­ñar­le a las nue­vas gene­ra­cio­nes de Aji­lo­nel el uso de la medi­ci­na ances­tral, don­de poder trans­mi­tir la espi­ri­tua­li­dad Maya, la Cien­cia Maya, a quien tuvie­ra el cora­zón abier­to para recibirla.

El Abue­lo Domin­go es un héroe del Pue­blo Q’eqchi’. EL Abue­lo Domin­go ha sido con­ver­ti­do aho­ra en un már­tir ante el gro­tes­co ase­si­na­to públi­co al que fue suje­to. Repu­dia­mos este acto cruel y lleno de pre­jui­cio e ignorancia.

Exi­gi­mos jus­ti­cia en el escla­re­ci­mien­to de su ase­si­na­to. Más impor­tan­te aún, nece­si­ta­mos visi­bi­li­zar este tipo de per­se­cu­ción con­tra quie­nes prac­ti­can la Medi­ci­na Tra­di­cio­nal y la Espi­ri­tua­li­dad Maya en Gua­te­ma­la, nece­si­ta­mos crear cons­cien­cia y edu­car­nos como socie­dad para apren­der a cono­cer­nos entre gua­te­mal­te­cos, dejar de temer­nos, de perseguirnos.

Nece­si­ta­mos enten­der, reco­no­cer­nos, res­pe­tar­nos en nues­tra diver­si­dad.
Abue­lo Domin­go, Tata Min­go, ha ini­cia­do su tras­cen­den­cia espi­ri­tual al no-tiem­po, ora­mos por su alma, acom­pa­ña­re­mos el camino espi­ri­tual que debe seguir­se para que sea uno con la Luz Divi­na. Su ejem­plo de vida nos guia­rá en el camino que hay que abrir en Gua­te­ma­la, por­que es tiem­po de rees­cri­bir esta his­to­ria de temor y de odio hacia una de paz y res­pe­to, de apren­di­za­je mutuo. Hon­ra­mos su vida, Abue­lo. Gra­cias por su valentía. 

Li q’awa’ ku’ xti­kib’ li xjalb’al li xwan­jik sa’ li jun chik li yuam sa’ li kutaank K’at. Li xchahi­mal ut li xmusiq’ej moko tsachq ta, li xsa­chiq sa’ ruuchich’oc a’an teokq li xb’ehil naq moko ta b’aanumanq ta chik jusu­taq li rai­lal xe’ xbaa­nu li komon. Na koxloq’i li xyuam, sa’ komo­nil to k’anjelaq re xpatz’b’al naq li chaq­rab’ ta t’aneeq sa’ xb’een li xe’ b’aanunk re li na’leb’ ut re naq tuq­laaq li nawon arin Gua­te­maal ut chix­ju­nil ri ruchich’och.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *